Barnet


La poesía, una condición más allá de la poesía en sí misma

La poes√≠a es y ser√° reino aut√≥nomo, dijo un poeta. Donde hay seres humanos, hay poes√≠a. Una rara condici√≥n la acecha desde siglos inmemoriales: la sensibilidad verdadera. Para los poetas es la patria libre hacia el gozo y la sabidur√≠a. La poes√≠a es condici√≥n de sabios y enamorados, de ricos y pobres, de odiados y odiadores, de blancos y negros, de hombres y mujeres, de ni√Īos y adultos, de ciegos y videntes, pero siempre hombres.

La poesía nunca dio riquezas materiales, por lo sutil del verso. La poesía solo abre el diapasón al entendimiento del mundo desde otras posibilidades estéticas y eso no vale dinero alguno, ya en ello va la riqueza. Ahora se nos ocurre pensar y sentir que la poesía es reino inconmensurable hacia la vital espiritual del reino humano, sin ella no es posible la existencia.

Con la inauguraci√≥n de un evento po√©tico para la juventud en Songo La Maya, se produce una mirada para el intercambio, pensado desde una instituci√≥n siempre joven: la AHS o ‚Äאּmejor!‚Äď como su nombre m√°s intenso indica Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Encuentro que pretende un acercamiento entre generaciones po√©ticas diferentes, entre hacedores de poes√≠a de diversos territorios de nuestra vasta provincia po√©tica Santiago, pero continuadores de una tradici√≥n ancestral e identitaria de nuestra racialidad doblemente conformada por nuestros antepasados espa√Īoles y cubanos. Hemos querido que confluyan voces femeninas para enaltecer los matices. La diversidad en ello nos ayudar√° a la prolongaci√≥n del evento; la inclusi√≥n de otros municipios en las posteriores ediciones ampliar√° la multiplicidad de voces provenientes de San Luis, Segundo Frente, Contramaestre y Mella. Toda una combusti√≥n interna que nos impulsar√° a declarar a Songo La Maya: La Capital de la Poes√≠a Joven en Santiago de Cuba en no muy lejano tiempo. Hablaremos de poes√≠a con la misma pasi√≥n que del alcohol pendenciero, al decir de Borges, o del pollo que llega a la bodega, al decir de nuestras aguerridas madres, o del man√≠ que se vende en unos estuches provenientes de Una fiesta innombrable de Jos√© Lezama Lima. Hablaremos de poes√≠a como de la piel, como del polvo y el viento. Estaremos en las plazas del pueblo, desplazando enso√Īaciones de adolescentes.

El término, desde una dimensión etimológica, proviene de poesis que significa creación, acción de hacer; palabra proveniente, a su vez, de poiein que significa hacer, crear, componer. Si lo miramos desde muchos lados, siempre está enfrascado el significado en el acto mismo de la creación y como acto de creación proponemos que se vea a la poesía, en este tipo de evento, que junto a otros géneros deben sacarnos triunfantes ante la inoperancia.

La poesía refuerza la ética y la ética a la poesía, en la medida que se relacionan se nutren. Estos son tiempos en que se debe acudir a las dos. José Martí fue el más alto ejemplo cubano, le suceden otros no menos éticos.

Al decir de Roberto Manzano[1]: La poesía cubana posee tanta riqueza que se comporta como esfera de sortilegio y abundancia: por cualquier punto en que se penetre en ella siempre se regresa a la superficie con piezas atractivas en las manos.

La poesía es también arma de defensa e identidad, muchos de nuestros mejores poetas, digo nuestros con toda la intencionalidad que merece, porque la patria del poeta y de la poesía es el mundo. No importa donde se viva, importa cómo se siente y expresa en versos los altares que encumbran al hombre o los pesares que lo acongojan de manera perenne.

En el sentido de la unidad, los poetas se reconocen y afilian de manera voluntaria, no importa las latitudes donde se vive, o las naciones a las que pertenecen. Se expresan y mancomunan por los sentimientos a expresar en pos de una causa com√ļn. Citemos el encuentro que sostuvieron en la primavera de 1930 entre Nicol√°s Guill√©n y Federico Garc√≠a Lorca, cuando el segundo ‚Äďde paso por la Isla‚Äď reconoce la fuerza el vigor y el florecer po√©tico de Nicol√°s. Por Lorca lleg√≥ Guill√©n a Espa√Īa entre un mundo de enso√Īaciones y descubrimiento de sonoridades profunda de la poes√≠a antillana, y m√°s all√° de todo espa√Īola. No era dif√≠cil para el granadino redescubrirse desde la poes√≠a; hab√≠a una identidad tambi√©n extraliteraria y profundamente humana. Cuando muere Lorca, asesinado por las hordas fascistas, Guill√©n lo evoca desde una angustia que se pierde en interrogante insatisfecha. Por tanto, esa capacidad de entenderse desde la poes√≠a le permiti√≥ a Guill√©n ser una de las figuras que m√°s se referencia en el siglo XX cubano y americano. Guill√©n es la poes√≠a de la identidad, marc√≥ un camino que no tiene vuelta atr√°s.

Por ejemplo, se ha dicho que la poes√≠a de Baraga√Īo es un tigre que salta a la vida. La poes√≠a de Baraga√Īo es una eterna inconformidad. Quien, por cierto, ha dicho que ‚Äúpoema es todo lo que consciente o inconscientemente trata de expresar el universo. Uno de sus defensores, Marcelo Morales, en relaci√≥n con su obra ha manifestado: La verdadera poes√≠a ‚Äďpara el que logra consumirla; para el que pueda sentirla o escribirla, pensarla‚Äď es una revoluci√≥n del ser, un cataclismo; no saldr√°s ileso. Como en el amor, para bien o para mal, la poes√≠a, cuando llega a la categor√≠a del arte, siempre te cambia.

Seamus Heaney creía en la poesía como capacidad de crear un orden acorde con el impacto de la realidad exterior y, a la vez, sensible a las leyes internas del propio poeta.

Para Miguel Barnet, la poesía no es lujo sino una energía, una fuerza creadora que es la que ha salvado hasta ahora a la humanidad. Otra, que fue lo primero que inventó el hombre para sobrevivir a la catástrofe que desde las eras paleolíticas han amenazado al planeta y ahora lo amenaza con armas nucleares de exterminio masivo. Si no tuviéramos la poesía, qué tendríamos: un planeta sin adjetivos, una especie sin nombrar, un vacío insoportable. Ha sido la poesía lo que le ha otorgado el sentido a las cosas. Ha sido la poesía a lo largo de la historia la que ha salvaguardado la cultura, la que ha expresado los más profundos sentimientos del ser humano, lo que lo ha liberado de atavismos ancestrales[2]. Cito un fragmento de su poesía que refleja mejor que sus palabras el sentido:

Oh, Dios, ¬Ņqu√© har√≠amos si no

Tuviéramos un poema

Que sirviera para todos?

Para Enrique Saínz la gran poesía permite vislumbrar algo del misterio que todo encierra. Teresa Melo habla de la poesía a través del poeta, al que ve como modelo de su propia obra y a su obra como modelo en sí misma, cuando goza de la calidad suficiente, para imponerse a otras generaciones más jóvenes de poetas y poesías.

La √ļltima generaci√≥n de poetas y poes√≠as en Cuba ha desacralizado a las figuras de la poes√≠a anterior en antifiguras (en el mejor sentido de la palabra) y a su discurso po√©tico en antipo√©tico. Reniegan del discurso¬† anterior, pero aun en s√≠ mismos, llevan la poes√≠a con la misma enso√Īaci√≥n y deseo de perdurar que sus predecesores. Aman la poes√≠a con la misma pasi√≥n.

 Notas:

[1] Tomado de El bosque de los símbolos. Patria y poesía en Cuba. Tomo I. Selección, prólogo y comentarios Roberto Manzano.

[2] Miguel Barnet, El triunfo perpet√ļo de la poes√≠a en La Gaceta de Cuba # 4, julio-agosto 2006.


Fidel Castro, artífice de la política cultural cubana

Una revolución educa, una revolución combate la ignorancia y la incultura, porque en la ignorancia y en la incultura están los pilares sobre los que se sostiene todo el edificio de la mentira, todo el edificio de la miseria, todo el edificio de la explotación.

A Fidel no se le puede encasillar en estereotipos preconcebidos; Fidel es una malgama de virtudes humanas que le hicieron florecer como revolucionario, político, abogado, pensador, escritor e intelectual cubano de alto calibre. Para muchos es la figura más trascendental del siglo xx.

El Fidel que yo conoc√≠ fue el artista vinculado con la obra cultural trascendental que se formaba a partir del a√Īo 1959 con el triunfo de la naciente Revoluci√≥n Cubana. Fundada sobre la base martiana para crear con todos y para todos, donde no se puede excluir a los artistas e intelectuales cubanos que desempe√Īar√≠an un papel de transformaci√≥n cultural, como portavoces de la obra magna que se forjaba.¬†

Sería el 30 de junio de 1961, tras varios encuentros con artistas, escritores e intelectuales, donde se formaría el vínculo transformador de las perspectivas del arte en Cuba. (Palabras a los intelectuales)

El arte cubano que se fecundaba llev√≥ a cabo una pol√≠tica cultural de democratizaci√≥n a todos los sectores de la sociedad a trav√©s de la campa√Īa de alfabetizaci√≥n del ’61, la difusi√≥n masiva de m√ļsica, libros, revistas, espect√°culos teatrales y las unidades de cine m√≥viles que llegaban a los lugares m√°s rec√≥nditos de la isla para proyectar filmes.¬†

 A la par se creaban instituciones culturales como como el Instituto de Arte e Industria Cinematográfica (Icaic), referente obligado del cine latinoamericano, la Casa de las Américas, el Consejo Nacional de la Cultura, El Teatro Nacional de Cuba, el Teatro Escambray, la Unión de Escritores y Artistas (Uneac) y la Imprenta Nacional, que después pasó a ser la Editora Nacional de Cuba, permitiendo darle una institucionalidad a la cultura, donde pudieron convivir y converger artistas de disímiles manifestaciones artísticas y de ideologías políticas diferentes. 

Una revolución cultural, que también era comprensiva con los artistas que tenían una manera diferente de pensar respecto al proceso revolucionario cubano. 

‚ÄúLa Revoluci√≥n tiene que comprender esa realidad, y por lo tanto debe actuar de manera que todo ese sector de los artistas y de los intelectuales que no sean genuinamente revolucionarios, encuentren que dentro de la Revoluci√≥n tienen un campo para trabajar y para crear; y que su esp√≠ritu creador, aun cuando no sean escritores o artistas revolucionarios, tiene oportunidad y tiene libertad para expresarse‚ÄĚ.

                                                   Fidel Castro Ruz. (Palabras a los intelectuales)

El arte se convirti√≥ en una maza social emancipadora, cuestionadora, reflexiva, autocritica, democr√°tica y de unidad. Que dar√≠a respuesta a la pregunta ¬ŅQu√© funci√≥n deben cumplir el arte, la literatura, y la cultura en una naci√≥n socialista?

Fidel germin√≥ la idea, la cultiv√≥ como quien hace renacer las mejores virtudes del arte cubano cuando expresara: La cultura cubana es ‚Äúalma‚ÄĚ, ‚Äúenerg√≠a‚ÄĚ, ‚Äúescudo y espada de la naci√≥n.‚ÄĚ

Palabras que hay que interpretarlas como un ente vivo, como un corazón que late, como voz viva que no debe morir en un papel, que lleva cuestionamientos y reflexiones de invitación a comprender que lo primero que tenemos que salvar es la cultura; sin cultura no hay libertad.

Tal importancia revisten estas palabras cuando la patria amada quiere ser mancillada, ultrajada, desvalorizada y cuestionada, por sus valores políticos, sociales, culturales. En este contexto histórico y social sale a luz la verdad que deben imponer los artistas; la verdad de educar, de combatir la ignorancia, sensibilizar, visualizar los logros de la Revolución mediante las manifestaciones artísticas, de afirmar nuestra identidad, no utilizando el halago desmedido, sino la crítica formadora y correctiva de lo que se puede hacer mejor. 

‚ÄúUna revoluci√≥n educa, una revoluci√≥n combate la ignorancia y la incultura, porque en la ignorancia y en la incultura est√°n los pilares sobre los que se sostiene todo el edificio de la mentira, todo el edificio de la miseria, todo el edificio de la explotaci√≥n‚ÄĚ.¬† Fidel (1961)

El intelectual Miguel Barnet dijo una vez: ‚ÄúEl art√≠fice de la pol√≠tica cultural cubana, el gestor, es Fidel… Todas las opciones culturales que hoy tenemos se las debemos a Fidel.‚ÄĚ

Debemos utilizar todas las opciones culturales presentes que so√Ī√≥ y llev√≥ a la vida nuestro Comandante en Jefe, hacerlas nuestras, trasmitir el mensaje emancipador de Fidel y seguir desarrollando el arte y la cultura, para que el arte y la cultura lleguen a ser un verdadero patrimonio de todo el pueblo cubano, rompiendo todas las barreras sociales y de espacio, que permitir√°n construir una generaci√≥n mejor.

Los artistas junto con Fidel somos los artífices de la política cultural cubana que forjará el hombre nuevo.