artistas


El videoarte camag√ľeyano en el FIVAC 9

Reci√©n concluye el Festival Internacional de Videoarte de Camag√ľey (FIVAC) en su novena edici√≥n donde concursaron tres miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la provincia.

Celebrado del 8 al 10 de noviembre de 2021, el primer evento de Videoarte instituido en Cuba acogió está ocasión 79 obras entre los más de cuatrocientos artistas presentados.

Los asociados a la AHS agramontina Heidy Almarales, Ihordan Torres y Jos√© Fornet Lezcano estuvieron entre los ocho cubanos seleccionados para esta edici√≥n del FIVAC donde compitieron artistas de 23 pa√≠ses como Espa√Īa, Francia, Turqu√≠a, Chile, Estados Unidos, Venezuela, Israel, Yugoslavia, entre otros.

Est√° edici√≥n estuvo definida por las circunstancias sanitarias a√ļn vigentes que reestructuraron su tradicional manera de hacer. Faltaron los talleres, d√≠as de intercambio, muestras del videoarte en instalaciones diversas; sin embargo demostr√≥ la esencia y esa comuni√≥n del artista con su expresi√≥n y necesidad de crear.

Tres miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Camag√ľey clasificaron en la rigurosa selecci√≥n del FIVAC 9, como refiri√≥ el presidente del festival del Videoarte en Cuba, est√° es una oportunidad para que «artistas, curadores, cr√≠ticos, galeristas y dem√°s profesionales de la videocreaci√≥n de Cuba y el mundo encuentren en nuestro evento el mejor espacio para la reflexi√≥n inteligente, el di√°logo fraterno y la experiencia extraordinaria de vivenciar el arte como la m√°s humana de todas las utop√≠as posibles.»


Desde el audiovisual, Rostros del Alma que combaten la COVID-19

El perfil institucional en Facebook de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Guantánamo socializa por estos días la serie de cápsulas audiovisuales, Rostros del Alma, la cual compila seis testimonios de médicos y creadores guantanameros que enfrentan la COVID-19 con su labor humanista, desde instituciones de salud y centros de aislamiento en esta oriental provincia.

Rostros del Alma es un proyecto conjunto de la organización que agrupa a los jóvenes creadores en el territorio, (AHS),la Dirección Provincial de Cultura y la Productora Audiovisual Independiente OL’LEYO, que lidera el realizador Leandro Michel Romero.

La serie muestra en un material de corta duración, las experiencias de vida de artistas guantanameros, desde diferentes perspectivas de acción, que de manera altruista se sumaron a colaborar en el enfrentamiento a la pandemia, entre ellos el percusionista Rodelkis Barbier Sanregré, trabajador de la Escuela de Danza Alfredo Velázquez, la cual funciona como una extensión del Hospital Pediátrico Provincial.

De igual modo las c√°psulas registran los testimonios del rapero y miembro de la AHS en la provincia, Luis Ollantay S√°nchez, El Peregrino, voluntario en el centro de aislamiento ubicado en la Universidad de Guant√°namo, as√≠ como el de la virtuosa actriz e integrante del grupo humor√≠stico Komot√ļ, Ana Chelys Matos, quien relata la vivencia de padecer junto a su peque√Īo hijo esta peligrosa enfermedad

Las cápsulas, con idea original y guion de los jóvenes creadores Jessica Elías y Carlos Urgellés, revelan también las experiencias de los galenos guantanameros Geanny Gómez Cachimaille y Leonardo Fernández Fernández, integrantes de la Brigada Médica Cubana Internacionalista Henry Reeve, y ambos profesionales encargados de dirigir dos centros de atención a pacientes con COVID-19 en la provincia.

Por otra parte, esta serie audiovisual se acerca al quehacer del joven periodista del Telecentro Solvisión, Miguel Reyes Mendoza, quien comparte también en este material audiovisual lo que para él representa asumir el ejercicio de su profesión en el contexto pandémico.  

El proyecto Rostros del Alma surge a raíz de la convocatoria de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de rendir merecido tributo y reconocimiento al personal de la salud, de apoyo y voluntarios que luchan contra la COVID-19 en toda la nación, y como iniciativa de la membrecía de esta organización en Guantánamo, de contar desde el lenguaje audiovisual las historiasy vivencias de estos VALIENTES.

*Tomado de Radio Guant√°namo.


Eusebio, nuestro Maestro de Juventudes

Sus pasos se sentir√°n siempre en su Habana. La voz pausada, la capacidad para convertir sue√Īos en realidades gravitan en esta urbe de retos y esencias, en toda Cuba.
Este 31 de julio se cumple el primer a√Īo del fallecimiento de ese hombre tremendo, que logr√≥ un estilo tan propio como intelectual y ser humano, ese Quijote humilde que despert√≥ el cari√Īo de millones de personas en gran parte del mundo, pero especialmente en su Patria, por la que tanto hizo. Eternamente habr√° s√°banas blancas para √©l en La Habana, en el alma de este pueblo, que lo deber√° evocar y querer siempre.
Eusebio, Maestro de Juventudes de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), nos hablaba a los j√≥venes creadores con un cari√Īo especial, nos aconsej√≥ y alert√≥, nos explic√≥ y convoc√≥ a ser constantes so√Īadores. Es inevitable recordar, por ejemplo, algunas de sus palabras en el tercer congreso de nuestra organizaci√≥n, realizado en octubre de 2018, cuando asegur√≥ que ‚Äúquien no ama a su barrio, el pedazo de tierra donde naci√≥, nunca amar√° lo grande. As√≠, conociendo, amando, se har√° mejor arte‚ÄĚ.
√Čl siempre fue consecuente con eso, y nunca se dej√≥ llevar por los √©xitos ni los aplausos, no olvid√≥ sus ra√≠ces. En su libro Hijo de mi tiempo, compilaci√≥n de discursos, intervenciones, conferencias, entrevistas y pr√≥logos, nos alerta: ‚ÄúNunca uno debe olvidar sus or√≠genes; los or√≠genes son muy importantes. Mi origen est√° en mi ciudad; est√° en la memoria de los que me quisieron, de mi familia; est√° en mi madre, Silvia Spengler, en lo que aprend√≠ de ella, y est√° en su terca voluntad: ‚ÄėEstudia, para que no pases lo que yo pas√©‚Äô‚ÄĚ.
En aquel encuentro, en el cual debat√≠amos sobre desaf√≠os de la cultura y la sociedad cubana, con voz de hermano grande nos dijo que tambi√©n tenemos una responsabilidad con la unidad de los cubanos, la cual ‚Äúno puede ser vista solo desde los hechos hist√≥ricos sino tambi√©n desde la poes√≠a‚ÄĚ. Y mencion√≥ a Carlos Manuel de C√©spedes y a Jos√© Mart√≠. Indudablemente en esa alma po√©tica de Cuba tiene un lugar importante tambi√©n Eusebio Leal Spengler, quien cultiv√≥ los versos desde las acciones y la pasi√≥n, desde el decoro y la fidelidad a la naci√≥n y a Fidel.
Solemos hablar del Eusebio, historiador de La Habana, Doctor en Ciencias Históricas; Doctor Honoris Causa de varias universidades, gran intelectual con una lista enorme de reconocimientos.
En lo particular lo que m√°s me sol√≠a llamar la atenci√≥n era su vocaci√≥n de servir, la pasi√≥n con que asum√≠a los retos e intercambiaba con personas diferentes, ese encanto para despertar aplausos con facilidad, para cautivar a campesinos, m√ļsicos, escritores, maestros‚Ķ, al pueblo en general.
Me impresionaba mucho su capacidad para contribuir al consenso, a la unidad, que defendió. Tenía el don de emplear siempre las palabras adecuadas. No importaron nunca los esfuerzos personales, su estirpe, su pensamiento y voluntad estaban más allá de lo individual.
Debemos recordar siempre tambi√©n a Eusebio, el ni√Īo, el adolescente de formaci√≥n autodidacta, el disc√≠pulo apasionado que tanto aprendi√≥ de su maestro Emilio Roig.
Casi nunca se dice que Eusebio ten√≠a apenas sexto grado escolar, y que se present√≥ a ex√°menes de suficiencia acad√©mica en la Facultad de Filosof√≠a e Historia de la Universidad de La Habana, cuando ya pasaba los 30 a√Īos de edad. Comenz√≥ a estudiar en ese centro acad√©mico en 1974 y se gradu√≥ en 1979. La superaci√≥n fue constante en √©l.
√Čl comparti√≥ varias veces con miembros de la AHS en espacios como el Congreso de Pensamiento Memoria Nuestra, dentro de las Romer√≠as de Mayo, y el Dialogar, dialogar. Precisamente en este √ļltimo Eusebio expres√≥: ‚Äúnunca me preparo para las cosas porque creo que el que no est√© preparado siempre, que no vaya‚ÄĚ. Obviamente √©l no se preparaba para algo en espec√≠fico, pero esa voluntad de aprender siempre le permiti√≥ ser manantial de conocimientos sobre temas diversos.
Esa vez habl√≥ tambi√©n del significado en su vida del Pabell√≥n Cuba, actual sede nacional de la AHS, un lugar que √©l quer√≠a mucho. Fue ah√≠ donde sinti√≥ su destino, seg√ļn sus propias palabras. Ah√≠ conoci√≥ a intelectuales cardinales, como a su querido amigo Alfredo Guevara.
En agosto de 2019 Eusebio estuvo otra vez con nosotros en el Pabell√≥n, convers√≥, sonri√≥, hizo chistes. Percibimos nuevamente esa armon√≠a entre sus gestos, las palabras y la pasi√≥n con que so√Īaba siempre. Luego, escuchamos varias veces rumores sobre su muerte, pero el 31 de julio del 2020 se convirti√≥ en verdad. Ya no est√° f√≠sicamente, no estar√° m√°s, pero nos deja una obra y un ejemplo que deber√° acompa√Īarnos siempre.
Su dimensión como intelectual y sus valores como ser humano le permitieron representar a Cuba en importantes espacios académicos de diversas partes del mundo. Fue y es un símbolo del país también a nivel internacional.
Quiero terminar con una frase de Eusebio en un Dialogar, dialogar dedicado a Alfredo Guevara. Esa vez dijo: ‚ÄúAqu√≠ para el olvido nada m√°s hay que morirse, por eso este acto tiene un gran valor, por ah√≠ van del brazo dos malos sentimientos: la ingratitud y la envidia que constituyen una serpiente bic√©fala. Por eso es tan importante insertar la memoria, construir el legado y darnos cuenta de que no nos hacen falta seguidores, nos hacen falta disc√≠pulos‚ÄĚ.
Debemos aspirar a ser siempre discípulos dignos de Eusebio. Nuestro abrazo eterno a ese Maestro.


Palabras por un mejor país

No hay mejor ant√≠doto para un contexto convulso que la palabra; la que traza, anima, se√Īala, sacude y convoca. Ha sido as√≠ a lo largo de la historia de la humanidad. Por tanto, volver a la que nos antecede es obligaci√≥n certera para no errar e intentar despojar del camino todo obst√°culo.

Sucede as√≠ al profundizar en los di√°logos sostenidos entre los d√≠as 16, 23 y 30 de junio de 1961. La Biblioteca Nacional Jos√© Mart√≠ fue el escenario. De un lado, hombres y mujeres de nuestra cultura: Alfredo Guevara, Roberto Fern√°ndez Retamar, Graziella Pogolotti, Lisandro Otero, Jos√© Lezama Lima, Virgilio Pi√Īera, Miguel Barnet, Pablo Armando Fern√°ndez; del otro, Fidel Castro, entonces primer ministro del Gobierno revolucionario y secretario del Partido Unido de la Revoluci√≥n Socialista de Cuba. Horas intensas de planificaci√≥n, fundici√≥n, pujanza y creaci√≥n del sost√©n de todo un pa√≠s en franco renacimiento.

Por ello, a 60 a√Īos de esas jornadas, se ha hablado mucho y se har√°, porque en Palabras a los intelectuales¬†se transciende el arte. En esas l√≠neas se dibuja el desarrollo de una naci√≥n con una voluntad transformadora.

Tomado de Trabajadores

‚ÄúY ustedes tienen la oportunidad de ser m√°s que espectadores: de ser actores de esa revoluci√≥n‚ÄĚ, expres√≥ el Comandante en Jefe en uno de los momentos de los en√©rgicos di√°logos.

Naci√≥ de esa forma un ejercicio cr√≠tico sin precedentes porque con humildad y franqueza se desnud√≥ p√ļblicamente un contexto con sombras y luces, como toda obra humana. De ah√≠ que cada palabra se ali√≥ a la confrontaci√≥n y contradicci√≥n como procesos vitales en b√ļsqueda constante de acercarse mucho m√°s a los otros y dejar atr√°s el tan da√Īino ‚Äúyo‚ÄĚ.

‚ÄúEn realidad, ¬Ņqu√© sabemos nosotros? En realidad, nosotros todos estamos aprendiendo. En realidad, nosotros todos tenemos mucho que aprender‚ÄĚ, acot√≥.

En esa convocatoria de unidad y pensamiento se habla de la creaci√≥n para las mayor√≠as, de la necesidad de revolucionar cuanto espacio exista como f√≥rmula exacta para desterrar el desconocimiento, la desigualdad en los p√ļblicos y posibles nuevos actores del venidero contexto que posteriormente se gestaron. ‚ÄúCreo que cuando al hombre se le pretende truncar la capacidad de pensar y razonar lo conviertes, de un ser humano, en un animal domesticado‚ÄĚ, tambi√©n dijo Fidel Castro en aquellos acalorados d√≠as en que esta isla a√ļn sent√≠a fresco el dolor de Playa Gir√≥n; se lloraba la partida de cada infante mediante la Operaci√≥n Peter Pan y eran sistem√°ticos los actos terroristas contra objetivos econ√≥micos y sociales.

En medio de tanta turbulencia fue necesario el diálogo con esos hombres y mujeres, en cuyas condiciones de vida y posibilidades de creación también se pensó, para moldear anhelos, limar asperezas, poner sobre la mesa las cartas de presentación mediante el respeto, consensuar los próximos pasos y sumar.

‚ÄúLa Revoluci√≥n no puede renunciar a que todos los hombres y mujeres honestos, sean o no escritores o artistas, marchen junto a ella. (‚Ķ) La Revoluci√≥n solo debe renunciar a aquellos que sean incorregiblemente reaccionarios‚Ķ‚ÄĚ

Se trata de un sugerente llamado a volver siempre a Palabras a los intelectuales, desde la visión crítica y contextualizada, como sucedió en aquellos días de junio de 1961, cuando se fundaron, abrazaron nuevas ideas y conceptos, así como se crearon los sedimentos de un mejor país.


Palabras a los intelectuales a debate en Dialogar, Dialogar

Fotos: Eddos

La vigencia del discurso de Fidel Castro, Palabras a los intelectuales, y el papel de los creadores en el actual contexto, centró el intercambio del espacio Dialogar, Dialogar que realiza cada mes la Asociación Hermanos Saíz y el cual tiene lugar en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba.

Conducido por el periodista y Vicepresidente de la AHS, Yasel Toledo Garnache, en el espacio, en el que participaron j√≥venes creadores de varias manifestaciones art√≠sticas, trascendi√≥ que Palabras a los intelectuales contin√ļa siendo un texto con vida y constituye la forma de consenso en el plano intelectual y art√≠stico del pa√≠s.

Si bien el discurso ¬†est√° pensado para una Cuba que no es la de hoy y responde al contexto que en ese entonces le toc√≥ vivir al l√≠der de la Revoluci√≥n Cubana Fidel Castro, el discurso sigue teniendo un n√ļcleo de ideas, un concepto de hacer la Revoluci√≥n aplicable a la realidad cubana de hoy, desde el di√°logo creador que siempre es necesario, aseguraron los participantes del Dialogar, Dialogar.

Al respecto, el profesor de la Universidad de la Habana y Dr. C Fabio Fernández, subrayó que Palabras a los Intelectuales es una expresión de la mejor convergencia posible de dos lógicas, la lógica política porque es un discurso político y al mismo tiempo la lógica que emana de la creación artístico literaria.

‚ÄúFidel en este documento est√° definiendo la necesidad de una pol√≠tica de consenso, suficientemente inclusiva y necesitada de ganar para s√≠ a todos con excepci√≥n de los incorregiblemente reaccionarios, pero con el magnetismo suficiente para ser y representar un foco de atracci√≥n‚ÄĚ, asever√≥ el joven investigador Yosvany Montano.

Fotos: Edos

En el espacio se reafirmó que Palabras… representa el deber ser de la cultura cubana y marcó un camino para el diálogo continuo con los artistas, y representa un documento con el que se debe continuar trabajando y de necesario estudio.

Fotos: Eddos

En 1961, Fidel sostuvo encuentros con escritores, artistas e intelectuales los d√≠as 16, 23 y 30 de junio en la Biblioteca Nacional de Cuba, cuya intervenci√≥n de ese √ļltimo d√≠a es recordada como Palabras a los Intelectuales, texto devenido plataforma de la pol√≠tica cultural de la Revoluci√≥n.

Con motivo del aniversario 60 de aquellos sucesos, la AHS realiz√≥ otras actividades, incluidos un concierto de j√≥venes por el canal Cubavisi√≥n, y la presentaci√≥n de los libros Palabras a los intelectuales, publicado por la Casa Editora Abril; Apuntes en torno a la guerra cultural, de Abel Prieto; y Cuba libre: La utop√≠a secuestrada, del historiador Ernesto Limia; estos dos √ļltimos de Ediciones La Luz.


Sesiona jurado del Radio Festival Online Ultrasonido 2021

Por estos días sesiona en Las Tunas el jurado del Radio Festival Online Ultrasonido 2021, que se efectuará del 6 al 9 de abril, en el que compiten más de 100 obras en las distintas categorías convocadas.

Con √©nfasis en los testimonios y los programas humor√≠stico, la cita pretende reconocer lo mejor que se ha producido desde los medios en el √ļltimo a√Īo, en el cual la pandemia de la Covid-19 ha transformado vidas y formas de concebirse como seres humanos.

El apartado te√≥rico recoge un selecto n√ļmero de investigaciones que aportar√°n a una mejor edificaci√≥n de las rutinas de los medios desde su interior, seg√ļn refiere Yannier Leyva Valdemira, desde el Departamento Metodol√≥gico de Radio Victoria.

¬ęLas ponencias que hemos evaluado sirven como punto de partida para pr√≥ximas investigaciones en las emisoras de la provincia, pero tambi√©n para la radio en el pa√≠s porque tienen sus aportes por el nivel de actualidad, lo novedosas.

¬ęTenemos muestras de Radio Libertad de c√≥mo hacer radio en tiempos de crisis, de los efectos psicol√≥gicos desde la programaci√≥n para la audiencia. Son experiencias que se pueden valorar para hacer estudios en otros medios del pa√≠s¬Ľ.

Yenima D√≠az Vel√°zquez, al frente de los profesionales que eval√ļan los 67 trabajos que concursan como g√©neros period√≠sticos, comenta que estos son reflejo de la sociedad cubana de hoy y sus derroteros.

¬ęDe manera general los trabajos han tenido una buena calidad, fundamentalmente porque est√°n centrados en destacar la historia de muchas personas que se han dedicado a enfrentar la Covid-19, ya sea en la zona roja o como pacientes, familiares y trabajadores de diferentes sectores de la econom√≠a en apoyo al combate contra esa pandemia.

¬ę¬īUltrasonido¬ī ha demostrado que desde la radio se puede trabajar mucho para lograr ese bien com√ļn que es terminar con la pandemia e impulsar la econom√≠a, otra de nuestras prioridades en estos tiempos¬Ľ.

Por la programación variada intervienen en el radio festival Ultrasonido 60 obras, pertenecientes a emisoras de las provincias de Pinar del Río, La Habana, Artemisa, Mayabeque, Las Tunas y Guantánamo, con predominio de los programas históricos, de tradiciones y musicales, temas de actualidad y el humor criollo como aderezo.

La cita que auspicia la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) y se organiza desde la Emisora Provincial Radio Victoria de Las Tunas est√° dedicada a la actuaci√≥n en la radio, al g√©nero testimonio y a los programas humor√≠sticos; adem√°s celebra los cumplea√Īos 35 de la AHS y el 60 de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba .


‚ÄúLas ra√≠ces de un √°rbol no proyectan sombras‚ÄĚ, una oportunidad para dialogar

La exposici√≥n ‚ÄúLas ra√≠ces de un √°rbol no proyectan sombras‚ÄĚ del Proyecto Fractura perteneciente a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z est√° presente en el espacio de la Galer√≠a Oriente de Santiago de Cuba, una iniciativa que propone una mirada interpretativa a la realidad actual desde m√ļltiples expresiones visuales.

[+]


Internet, entre espejismos y realidades: Desafíos para Cuba (+ Videos y tuit)

El ser humano, jinete y no corcel del destino, impulsa el desarrollo industrial y tecnol√≥gico hasta los l√≠mites de lo impensable. El dominio absoluto de los medios tradicionales es polvo en el camino del olvido. Internet y las nuevas tecnolog√≠as imponen una nueva realidad. ¬ŅTe incluyes o pereces? Esa es la m√°xima en la contemporaneidad de internautas y amantes de lo digital.

La huella de la tecnología asoma por todos lados, como símbolo ubicuo de universalidad con diversos rostros, receptores convertidos en disparadores de información, redes sociales, naciones en hemisferios diferentes a la distancia de un clic, abruman o motivan sonrisas, dividen al planeta en tecnófilos o tecnófobos. Otros, los menos, intentan mantenerse al margen, lo cual resulta casi imposible.

La red de redes es un pa√≠s gigantesco, con miles de millones de usuarios, sitios web y perfiles. El idioma ingl√©s campea, con la mayor cantidad de contenidos, seguido del chino y el espa√Īol. Nadie se queda como estatua frente a los dispositivos. Cada quien recibe y emite informaci√≥n, incluso sin pretenderlo. El simple hobby de compartir fotos, videos, poemas, libros‚Ķ forma una especie de biblioteca borgeana dentro de la pantalla, pero poco depurada. Posicionar los contenidos es cada vez m√°s dif√≠cil, porque la competencia crece, lo mismo desde una oficina en las alturas que desde una PC en la sala de cualquier casa, a lo cual se suman otras particularidades.

Internet estremece los cimientos de los medios tradicionales. Rompe paradigmas de comunicaci√≥n y hace a√Īos termin√≥ con el ‚Äúnosotros hablamos, ustedes escuchan‚ÄĚ. Esos cambios requieren el desarrollo de habilidades. No basta con impulsos, p√°ginas oficiales de medios ni instituciones.

Todo esto forma también una especie de selva digital en lo ideológico, campo de batalla o cancha deportiva moderna, en que los internautas más inteligentes, preparados, intencionales, rápidos y con los recursos materiales indispensables tienen ventaja. Muchas de las estrategias políticas tienen como escenarios principales esas plataformas, con gran influencia en la conciencia de la gente; por eso toda la ética y formación moral y profesional de los ciudadanos será siempre base importante de cualquier comportamiento en las plataformas hipermediales.

Más allá de lo novedoso tecnológicamente, esos espacios virtuales se sustentan en particularidades de las relaciones entre los seres humanos, por lo que varios investigadores, incluidos Samuel Martínez, José Luis Orihuela e Ignacio Ramonet, coinciden en definirlos como comunidades digitales.

Verdaderamente los cibernautas se agrupan seg√ļn gustos, conversan mediante chats y foros e intercambian fotograf√≠as y videos. Con frecuencia, planifican encuentros en espacios f√≠sicos y hasta acciones en beneficio o no de la sociedad.

El carácter empírico o no de internautas y la atracción por el intercambio y la información caracterizan al nuevo entorno. Lo cultural y los recursos tecnológicos influyen en la fuerza que pudiera alcanzarse. Internet constituye un sistema complejo, que no alcanza total autorregulación porque es sensible a la información de medios tradicionales y de la sociedad en general.

Debemos estar conscientes de que suministrar constantemente informaci√≥n personal, incluida la psicol√≥gica, implica muchos riesgos, pues facilitamos nuestra propia manipulaci√≥n con fines econ√≥micos, pol√≠ticos o de otro tipo.¬†Internet es tambi√©n una megaempresa y una plataforma sin precedentes para recopilar datos y lograr grandes impactos en la pol√≠tica y la cultura. Es preocupante que sus hilos sean dirigidos mayormente desde EE. UU. (donde fue creada y permanecen la mayor cantidad de servidores y otros soportes), cuyos gobernantes reconocen el prop√≥sito de terminar con la Revoluci√≥n cubana y destinan cada a√Īo millones de d√≥lares a la subversi√≥n con ese fin, especialmente mediante las redes.

¬ŅCu√°les son las peculiaridades en nuestro pa√≠s? ¬ŅCu√°nto se potencia la participaci√≥n ciudadana en esos espacios? ¬ŅCu√°les son las din√°micas de debate? ¬ŅCu√°nto m√°s podemos aprovechar las particularidades de los blogs y las redes sociales para tomar decisiones y trazar estrategias gubernamentales, para construir entre todos y enriquecer las agendas medi√°ticas y pol√≠ticas? ¬ŅC√≥mo contrarrestar la campa√Īa de descr√©dito e intimidaci√≥n que se impulsa contra Cuba especialmente desde Estados Unidos?

La navegación en el ciberespacio ya forma parte de la cotidianidad de las mayorías aquí. Los niveles de acceso rebasan el 80 % de la población. Las personas se conectan mediante redes wifi, datos móviles, navegación en escuelas, hogares y centros laborales…

Verdaderamente, Internet pudiera contribuir a la construcci√≥n de sociedades m√°s democr√°ticas, como socializadora de experiencias, expresi√≥n de ideas cotidianas y de sentimientos de los pueblos, reveladora de la opini√≥n p√ļblica, especie de imprenta y papel en √©poca digital, en manos de muchos.

Varios internautas exponen sus criterios y refieren su desacuerdo con políticas gubernamentales mediante análisis profundos y pleno conocimiento de las problemáticas o desde el ímpetu, la inconformidad y el propósito de crear caos. Economistas, juristas, cineastas, historiadores del arte, ingenieros, campesinos, amas de casa, literatos… están en esa amalgama emitiendo y recibiendo ideas, informaciones, historias…

Pero cuidado, esa aparente democracia suele ser espejismo, pues esas plataformas y redes tienen sus propios algoritmos de funcionamiento, los cuales suelen privilegiar la hegemonía capitalista, con mayor alcance de sus contenidos. Quienes tengan más dinero poseen también una ventaja indudable con la posibilidad de pagar para que sus publicaciones sean vistas por millones de internautas con las edades preferidas, países y hasta ciudades determinadas. Sin embargo, otros contenidos pueden ser encerrados en burbujas digitales específicas.

Con buscadores como Google pasa similar, al poderse pagar por el posicionamiento web. Así, por ejemplo, un post cualquiera desde otra nación podría ser configurado para que sea visto por millones de personas en diferentes provincias de Cuba, mientras que otro con una visión diferente del suceso podría ser limitado hasta el punto de ser prácticamente invisible.

En la situación de nuestro archipiélago influyen muchos aspectos desfavorables, incluida la deficiente infraestructura. Otra de las desventajas es que el posicionamiento de nuestros sitios web, páginas y perfiles es solamente natural, o sea, fruto del trabajo, por eso resulta fundamental comprender mejor las dinámicas de las diferentes plataformas, conocer su funcionamiento y las maneras de llegar a sectores de internautas más diversos, a partir de lo atractivo de las publicaciones y alternativas sin pagos para rebasar nuestras burbujas, en lo cual las formas creativas y sugerentes son primordiales.

El pa√≠s enfrenta obst√°culos adicionales. Rema desde hace m√°s de medio siglo contra problemas de diversas √≠ndoles y recibe altas dosis de castigo por su herej√≠a revolucionaria. Como parte del bloqueo econ√≥mico, desde 1962 se le prohibi√≥ el acceso a las telecomunicaciones y a equipos de computaci√≥n de cualquier compa√Ī√≠a o subsidiaria estadounidense. Solo a partir de 1996 se permiti√≥ el uso de Internet con fines de penetraci√≥n ideol√≥gica y subversiva, como resultado de la Ley Torricelli. A eso se unen dificultades econ√≥micas para invertir en grandes dimensiones en la tecnolog√≠a y el acceso a la red, m√°s all√° de todos los avances.

Tenemos mucho por hacer. Aqu√≠ ninguna p√°gina o perfil institucional en redes llega, por ejemplo, al mill√≥n de seguidores. A eso sumamos que muchos de esos contenidos suelen lograr d√©bil alcance en otras regiones, y son consumidos casi totalmente por el p√ļblico cubano, aunque resulta justo reconocer las buenas experiencias impulsadas en el sector de la cultura, especialmente durante los meses m√°s recientes, con conciertos¬†online¬†y una presencia m√°s intencional en el mundo hipermedia.

Debemos continuar dise√Īando m√°s y mejores campa√Īas comunicacionales tambi√©n para el exterior, realizar m√°s alianzas con artistas y organizaciones de otras partes del mundo que nos permitan llegar m√°s lejos. Es preciso compartir m√°s contenidos en otros idiomas, adem√°s del espa√Īol, analizar estad√≠sticas y readaptar el trabajo en funci√≥n de lo que queremos, tener en cuenta los horarios m√°s pertinentes para publicar seg√ļn la hora a la que acceden nuestros p√ļblicos‚Ķ En correspondencia con nuestros objetivos, se pueden tener en cuenta otros elementos como sus edades, sexo, ciudad donde residen‚Ķ, informaci√≥n que brindan con facilidad las administraciones de p√°ginas en las redes.

En todo ese contexto la fuerza de los argumentos y las formas atractivas de presentar los contenidos son indispensables. Desafortunadamente, en el caso cubano suelen apreciarse dos bandos opuestos, en el que algunos responden, sobre todo, con ofensas y visiones catastróficas y otros con criterios triunfalistas. Algunos hasta reciben dinero de fondos federales de EE. UU. para lanzar su veneno.

Proyectos gestionados y sustentados econ√≥micamente desde el exterior, incluidos diferentes sitios web con sus correspondientes extensiones en redes sociales, mantienen una activa labor alejados de la √©tica que debe acompa√Īar siempre el ejercicio period√≠stico y comunicacional en general. Empe√Īados en mostrar una Cuba negra, tergiversan la realidad y presentan partes hiperbolizadas en su af√°n de cumplir una agenda impuesta sobre todo desde aquella naci√≥n norte√Īa.

Son muchos los ejemplos de mentiras, ofensas y hasta amenazas en las redes contra l√≠deres, artistas u otros profesionales. Nadie tiene el derecho de asumir ese tipo de actitudes en plataformas digitales, como tampoco en espacios f√≠sicos. La cr√≠tica, el debate o el criterio diferente nunca debieran ser confundidos con la bajeza ni el prop√≥sito de da√Īar.

Poco a poco, deber√°n ser m√°s crecientes las estrategias de participaci√≥n, gobierno y control popular en l√≠nea aqu√≠, lo cual tendr√° que ser acompa√Īado por mayor infraestructura y un pensamiento m√°s distante de lo tradicional.

Las ideas y los modos de hacer deben seguir renov√°ndose, seg√ļn los nuevos retos. El continuar atados, de forma excesiva, a ciertos convencionalismos es negar las nuevas potencialidades. La web y todo lo que implica se unen a viejos desaf√≠os, que exigen pasos seguros, pero valientes. Tampoco se trata de intentar correr, sin tener la base necesaria.

Resulta esencial formar una mayor conciencia cr√≠tica sobre las din√°micas y formas de funcionamiento de las redes sociales, lo cual debe comenzar desde edades tempranas. Nuestros planes de estudios y todo el sistema de ense√Īanza en la naci√≥n debieran tener en cuenta esos elementos.

Conscientes de las campa√Īas realizadas desde esas plataformas en contra del pa√≠s, se necesita un protagonismo siempre creciente de los intelectuales, artistas, maestros, profesores universitarios, m√°steres y doctores en ciencias, periodistas, historiadores‚Ķ, que aporten con sus criterios. Los medios tradicionales, con gran impacto en la sociedad, deben mostrar an√°lisis cada vez m√°s coherentes y desenmascarar con inmediatez los¬†shows¬†que suelen montarse de manera intencionada en esos espacios contra Cuba y algunos de sus hijos.

Tambi√©n puede leer¬†‚ÄúLas nuevas generaciones en Am√©rica Latina deben conquistar la soberan√≠a tambi√©n en el ciberespacio‚ÄĚ (Dialogar, dialogar + Fotos, video y¬†tuit)

Aqu√≠, como en todo el mundo, resulta necesaria la implementaci√≥n de leyes para sancionar conductas en el entorno digital, teniendo en cuenta que las restricciones de las propias redes suelen ser indefinibles en muchos casos o demasiado generales. El hecho de que los comportamientos ocurran en esos espacios no exime a nadie de cumplir la ley en su Naci√≥n‚ÄďEstado. Si bien al principio muchos defendieron el criterio de que el ciberespacio ser√≠a capaz de conformar su propia estructura regulatoria con eficacia, no ha sido as√≠, en cierta medida por las din√°micas de funcionamiento que lo caracterizan.

Desde 1998, el investigador Jack Goldsmith indic√≥ que los problemas legales planteados en Internet son, en esencia, iguales a los presentes en el espacio f√≠sico, los que adem√°s han sido solucionados por el campo jur√≠dico, por lo tanto, el tratamiento no debe ser diferente. En ese sentido, varias naciones tienen sus marcos regulatorios definidos. ¬ŅAcaso se permitir√≠a un crimen, solo porque sea mediante Internet? ¬ŅPor qu√© permitir entonces ofensas, amenazas y ataques a las personas o lo que representan, lo cual podr√≠a provocar da√Īos de diversas √≠ndoles? Cualquier paso en ese sentido debe ser con mucha inteligencia, flexibilidad y fruto de la construcci√≥n de las amplias mayor√≠as.

En las redes pululan los j√≥venes y adolescentes. A los c√≥digos hipermediales se suman tambi√©n los predominantes en esas etapas, elementos importantes a la hora de concebir y compartir contenidos. Algunos internautas reflejan lo personal casi sin l√≠mites, de manera consciente o no, al compartir o consumir im√°genes, m√ļsica, videos‚Ķ, sus momentos o motivos de m√°s alegr√≠a y tristeza, y a la vez suelen segmentarse a partir de esos gustos, amigos en com√ļn y actitudes como en comunidades, a veces con muchas de las mismas personas que comparten en espacios f√≠sicos. Las explicaciones de por qu√© ocurre eso est√°n en las propias din√°micas sociales y en los aspectos generales y particulares de los individuos. Facebook, por ejemplo, para muchos suele convertirse en una especie de barrio digital, con todo lo que eso implica en cuanto a comportamientos, reacciones, opiniones‚Ķ

Resaltamos que los criterios de los ciudadanos en el mundo hipermedial, incluidos no solo los comentarios, deben ser tenidos en cuenta para el desarrollo de políticas en el país o su perfeccionamiento. Es posible continuar incrementando los canales de comunicación entre los diferentes niveles de dirección y los ciudadanos.

Para Cuba, Internet es también la posibilidad de aplastar mentiras y mostrar a internautas de todo el mundo su realidad. Eso no se logra con solo estar. Es importante situarse en la parte superior del iceberg.

Necesitamos articular estrategias a nivel de país con ese objetivo, incluyendo el aporte de la mayor cantidad de personas posible. La izquierda internacional tiene también en las redes una oportunidad tremenda para fortalecer vínculos y trazar caminos de conjunto. Líderes de movimientos sociales y otras personas progresistas de todo el planeta pudieran mantenerse comunicados por esa vía e impulsar más acciones colectivas. Sin dudas, Internet es fuente o reflejo de realidades, pero también de espejismos construidos en correspondencia con objetivos específicos, de lo cual debemos estar conscientes siempre.

 

*Publicado en Cubaperiodistas


La crítica de arte y su indispensabilidad cuestionada

La cr√≠tica de arte es tambi√©n una forma art√≠stica y por tanto emana de las im√°genes conscientes e inconscientes del propio cr√≠tico. Se sabe que cada obra, con independencia de las sensaciones y las emociones que la pulsan, tiene una parte objetiva y concreta que puede verse, palparse u o√≠rse; y esa parte es la que eval√ļa el cr√≠tico a trav√©s de su filtro subjetivo, vali√©ndose de herramientas acad√©micas.

En los √ļltimos tiempos, en que el mercado parece obviar el ejercicio del criterio especializado, cuando compra y vende la obra de los artistas a su antojo, o cuando los creadores se autopromueven en las redes sociales ante una masa numerosa y explican su obra sin intermediarios, ¬Ņcu√°n necesaria es la cr√≠tica de arte para los artistas? ¬ŅPueden los creadores prescindir de ella?

La funci√≥n de la cr√≠tica no es precisamente ‚Äúdespedazar‚ÄĚ y ‚Äúmatar‚ÄĚ la creaci√≥n. Existen juicios a favor de la obra de arte que la prestigian, explicando sus valores. Incluso, cuando el ejercicio cr√≠tico niega esos valores y reprueba la obra, pretende generar un gusto est√©tico y estimular el ingenio de los artistas en la b√ļsqueda de originales formas de expresi√≥n.

La doctora Graziella Pogolotti dijo al respecto: ‚ÄúLa cr√≠tica tiene entre nosotros un sentido negativo‚Ķ Esa opini√≥n bastante difundida, oculta el verdadero sentido de la labor que corresponde a un cr√≠tico, limita su actividad y no tiene en cuenta el papel que le toca, situado entre el autor, la obra creada y el p√ļblico, el de hoy y el de ma√Īana‚ÄĚ.

La crítica debe entenderse también como un proceso comunicativo en el que intervienen emisor, contenido, canal, receptor y efecto.

El emisor es el especialista: el teórico, investigador…; el contenido es el mensaje, el criterio en sí. El canal sería el medio donde se transmite el mensaje, entiéndase prensa plana, digital, radio, televisión o revista especializada. El receptor claramente es la audiencia que leerá, verá o escuchará el juicio experto, y el efecto se asocia a la sugestión que el mensaje sobre la obra transmitió o no.

No existe un manual reducido para el oficio crítico, y sí criterios encontrados sobre cómo debe ser el discurso especializado en función del canal (el medio comunicativo que promueve esas disertaciones).

La profesora, investigadora y cr√≠tico, Adelaida de Juan, estimaba la interpretaci√≥n y el juicio de valor seg√ļn el destinatario y los soportes en los cuales ser√≠a publicado. Un texto escrito para el peri√≥dico deb√≠a ser m√°s claro y conciso en su lenguaje, para que los lectores no entrenados pudiesen comprenderlo. Un texto publicado en una revista especializada pod√≠a permitirse un lenguaje m√°s t√©cnico y enriquecido en tropos.

En cambio, el periodista, investigador y curador Israel Castellanos Le√≥n, en una de sus rese√Īas concluy√≥ que la esencia de la cr√≠tica se resume a un estilo especializado y asequible al mismo tiempo, al margen del soporte en el que aparezca: ya sea un cat√°logo, un peri√≥dico o la revista m√°s elitista.

A estos criterios sumo otro, atinad√≠simo, que hall√© revisando distintos libros y ensayos. Fue el razonamiento del historiador, cr√≠tico de arte y poeta, Orlando Hern√°ndez, que vio la luz en una edici√≥n de la revista La Gaceta de Cuba de 2004. Han trascurrido cerca de 17 a√Īos y todav√≠a est√° vigente:

‚ÄúMe molesta la jerga tecnicista y el bizantinismo en que tan a menudo se enfrasca la cr√≠tica de arte, su exceso de conceptualizaci√≥n, de teorizaci√≥n, de generalidades y su poca confianza en la sencillez de expresi√≥n y en el sentido com√ļn, que oculta a menudo un vergonzoso vac√≠o de criterios propios, de inteligencia, de sensibilidad real. Este lenguaje de capilla, ret√≥rico, falsamente te√≥rico y escasamente sensible, constituye por su ilegibilidad un obst√°culo para el acercamiento del p√ļblico al fen√≥meno art√≠stico y para la comprensi√≥n de sus mensajes‚ÄĚ.

Los artistas necesitan la cr√≠tica; no la halagadora que acomoda el hacer cotidiano. Necesitan una que demarque los terrenos estil√≠sticos con an√°lisis serios y plausibles, que arroje luz y de ‚Äútama√Īo de bola‚ÄĚ sobre la actualidad de la creaci√≥n, los discursos, los p√ļblicos. Esa que ‚Äúpe√Īizque‚ÄĚ al artista cuando se atrofie en caminos autocomplacientes.

La cr√≠tica impulsa y promociona los procesos art√≠sticos. Y el arte, como es sabido, tiene una funci√≥n social. Digo m√°s, el cr√≠tico puede contribuir a educar el gusto de las personas y a acercar el arte a los p√ļblicos, porque tambi√©n es un promotor.

La cr√≠tica llena vac√≠os te√≥ricos y contribuye a la historiograf√≠a. ¬ŅEllo no significa tambi√©n contribuir al patrimonio cultural de una naci√≥n? Cuando el experto rese√Īa, deja testimonio hist√≥rico de un suceso art√≠stico y sus protagonistas. El cr√≠tico hace futuro desde sus palabras; y no solo porque gu√≠a procesos culturales (eso queda claro) sino porque los valora y atestigua.

No ser√© absoluta. El artista contempor√°neo no precisa (forzosamente) intermediarios para explicar su obra, es autosuficiente y puede hacerlo √©l mismo. Conoce sobre edici√≥n, fotograf√≠a, dise√Īo, marketing y otras materias que le permiten gestionar su promoci√≥n en Internet. No ocurre con todos, pero s√≠ en la mayor√≠a. Apunto: vivimos un arte cada vez m√°s conceptual, que obliga a sus creadores a mostrar no solo sus piezas sino los argumentos que las rigen. ¬†¬†

‚ÄúEsclarecer, promover y testimoniar son tres posibles atributos de la cr√≠tica que bien vale considerar para poder reconocer su importancia en un mundo en que la informaci√≥n deviene hecho imprescindible de supervivencia y conocimiento‚ÄĚ, subray√≥ el ensayista, profesor, bailar√≠n y core√≥grafo habanero Ramiro Guerra.

No obstante, pese a esa autonomía del artista, apoyada en las tecnologías y la accesibilidad de información, la crítica resulta imprescindible si está en constante diálogo con el creador, si lo dota de lenguaje, si llama la atención sobre estilos y conceptos que ni él había percibido en su trabajo. La crítica siempre convidará a degustar la obra de arte, haciéndola atractiva a los sentidos de la audiencia.

Sirva ella, no como dictador sino como redentora: argumentación de base para reflexiones propias, traductora del arte para la sociedad, promotora de la experimentación y el talento.