artistas


De inicio a fin: Trovándote 2020 (fotorreportaje + audios y videos)

Trovándote cumplió aniversario cerrado y los lauros volaron alto. Se escuchó la música  desde los más asistidos conciertos hasta en el más íntimo espacio. Se presenciaron estrenos tanto de locaciones, como de artistas. No solo para el Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores fue el festejo, muchos fueron los homenajeados. Fueron disimiles las ganancias de esta edición, entre ellas, contar con una voz latinoamericana fiel a la defensa de la paz y la soberanía de los pueblos, Cecilia Concha; así como la implementación del patio del Hotel Rueda como una de sus sedes, contribuyendo así al certero intercambio cultura-turismo en Ciego de Ávila.

Hubo noches íntimas en el Teatro Abdala junto a las baladas y canciones. Allí descubrimos del amor de Eduardo Sosa y sus afluentes, aunque esa noche vino de a dos, Sosa compartió el espacio con Noel Batista/ Foto: José Antonio García

Un pedacito de “Ella y yo” en espacio teórico como muestra de la obra de la mujer cantora en Cuba/ Foto: José Antonio García
Un homenaje a obra de toda la vida “Un canto a María Teresa Vera” y al aniversario 125 de su natalicio. Con la presencia de Alexey Musulí Suárez, Marta Campos, Yeni Turiño, Motivos Personales, Cecilia Concha y Heidi Igualada, de izquierda a derecha/ Foto: José Antonio García

 

Kamankola, quien subió la meca, “¡Voy a dar un concierto mañana!… ¿y hoy? ¡también!”. “…esto es Cuba carajo y cuentapropismo…”. El intérprete más asistido del Trovándote 2020. Con intervenciones únicas en descargas y conciertos/ Foto: José Antonio García

La trova santaclareña se vio representada en las serenatas nocturnas en Café Barquito de la Asociación por Yeni Turiño y Alain Garrido/ Foto: José Antonio García

Con su asistencia, honraron los 15 años del evento: Natasha Cabrera, Michel Pérez Abreu, Oristela Pérez Betanzo, Santa Massiel Rueda Moreno, Ricardo Bustinza Montes de Oca, cuatro de los anteriores y actual presidente de la AHS en Ciego de Ávila/ Foto: José Antonio García

La joven trova presente en el escenario de la UNEAC. Con la interpretación de Pedro Antonio Sánchez apoyado por Yurisdel (Yuri) Hernández al bajo, Yordankis Sánches en el cajón, Jorgito Kamakola (coros) y William Martínez en la guitarra eléctrica/ Foto: José Antonio García

El gran cierre por todo lo alto del, por primera vez invitado, Polito Ibáñez en el patio del Hotel Rueda. En Trovándote 2020/ Foto: José Antonio García

… Trovándote y Fin.


Memoria de La Luz (+ galería de fotos)

Con muchas razones para celebrar, la sala principal del Centro Provincial de Arte de la conocida ciudad de los parques acoge por estos días la exposición Pensar a La luz. La muestra es una especie de recorrido por los diseños de las diferentes colecciones de Ediciones La Luz en la última década.

[+]


Trovándote, Kamankola y el cuentapropismo ( fotos y audio)

Este XV cumpleaños de Trovándote se acercó lleno de sorpresas tanto en invitados como en nuevas locaciones que brindaron una mayor diversidad del público que lo asiste. Mostrando una gran aceptación la inserción de los escenarios «El Patio de Artex», en Ciego de Ávila, y el patio del Hotel Rueda, con un confort extraordinario y belleza descrita por su categorización, «Encanto». Asistida por la cuidadosa selección de expositores de la música para cada uno de ellos se demostró que el público ignora lo que le gusta hasta que es capaz de escucharlo, le tocó demostrarlo, entre otros, a Jorgito Kamankola.

Kamankola. poster en la entrada al patio del Hotel Rueda/Fotos: Celia Molina Sánchez

Las 5:30 de la tarde, se diría que no es horario en Ciego de Ávila para trovar a su pueblo, salvo que sea domingo. Este sábado 14, un artista alternativo cambió la suerte. Quién dijo que existe un lugar ni un horario para Kamakola; he visitado tarde por tarde cada concierto, peña y serenata; y aquellos que tienen un público fijo en Ciego de Ávila se han llevado el regalo de mayor asistencia, incluso en lugares habituales de reguetón:

«La era del reguetón la he sufrido mucho –se sincera Jorgito–; artistas que yo admiraba con los que andaba puño arriba, los vi montarse al tren. Pero no tengo nada en contra del género, de hecho, pienso que por su carácter de movimiento, por estar unidos, han logrado un lugar, cosa que lamentablemente se perdió en el rap, se perdió en la trova y el rock. Puedo decir abiertamente del reguetón: hay cosas que me gustan, hay cosas que no y otras que detesto.»

Respecto al espacio dijo que «Kamankola canta donde le digan, en el parque, en el arrabal, en la plaza o en un lugar de público de reguetón. Los seguidores, por suerte, nunca han tenido problemas para presenciar cada lugar que se me ocurra, algunos, bastante raros.»

Kamankola en concierto en el Patio de la UNEAC/ Fotos: Celia Molina Sánchez

Este intérprete, que como bien él dice, hace mucho tiempo dejó de caracterizarse por un género, ha pisado suelo avileño en más de una ocasión: «Sí, mi primera vez fue en el festival de Rap Sector Hip Hop, ahí fui invitado por José Ernesto Frithz Camot, rapero y organizador. Estuve en el patio de la AHS durante la gira nacional que realicé con el fin de la realización del documental «Trovadores», actualmente en estado work in progress, donde tengo que agradecer a Liubin Lima, entonces vicepresidente de la sede, por el trabajo que me dedicó. Me realizó un escenario sorpresa bellísimo, con parles. Y en otros Trovándote, también estuve, sí.»

Kamankola en AHS Ciego de Ávila, escenario montado por Liuvin Lima, durante la gira 2019. Tomada de Internet

 

«La primera edición del festival de Jóvenes Trovadores que presencié ni siquiera era invitado, viajaba a oriente e hice estancia en Ciego, casualmente en el marco del evento, allí tuve la oportunidad de escuchar a Ariel Barreiro, creo que la mayoría de las canciones que tengo están basadas en la obra de Ariel. Cuando conocí su poesía, también conocí la mía. Este evento siempre me parece lindo, la gente de aquí hace sentir como en casa; cuando hago giras siento que el mejor lugar donde la voy a pasar es acá, porque aquí es como que la trova apetece, se siente el hambre por ella.»

Con un estilo entre lo underground, la balada y el rock, este intérprete que se considera trovadicto, mantiene su carrera con ya publicados tres álbumes de estudio «Antes que lo prohíban», «Hasta precisar el aire» y «Viento», un directo «Kamakola Live», y la producción de su cuarto fonograma oficial «Desde dentro» a lanzar en abril. Sus creaciones han ocupado espacio en obras ajenas, como la aparición de «La ponina» y «Tráfico de luz», dos de sus letras, en el libro «Cantarle a La Habana», de Geraldo Alfonso, dedicado a los 500 años de La Habana. «Es un honor para mí que Gerardo se haya fijado en mis humildes canciones, sabiendo que la canción más hermosa que se le ha escrito a La Habana es Sábanas Blancas», confiesa Kamankola.

Kamankola. en concierto en el Patio del Hotel Rueda/Fotos: Celia Molina Sánchez

En sus interpretaciones pueden encontrarse temas como la protesta «y nosotros con la lengua afuera…esto es Cuba, carajo y cuentapropismo», el amor, «mi sentimiento en comparsa arrollando pa’ tu carrosa».

Y odas a la madre Patria como «vamos a hacer una ponina pa’ comprarle un suspiro a La Habana». Se siente atraído en mayor grado por la trova en la que se centra su creación, fundamentalmente por su pasividad, pero es evidente al escuchar sus canciones que rapear le incrementa la fuerza espiritual.

Kamankola. público en el patio del Hotel Rueda/ Fotos: Celia Molina Sánchez

La producción de estos materiales se ha realizado mediante la técnica CrossFunding, usando la plataforma BellCammill. Este sistema consiste en la recaudación de fondos por personas interesadas en que una obra vea la luz. Obra la cual, en el caso de Kamankola, luego es distribuida de forma gratuita en las redes o de mano a mano. Su música se promociona con giras autofinanciadas o invitaciones a peñas y eventos como Trovándote. De esta forma, Jorgito Kamankola se trova junto a nosotros.


Capítulo # 3 Ladrillos y parcelas (Primera parte: La bitácora Joven)

¿Qué caminos tiene hoy la creación artística-literaria en Santiago de Cuba?

¿Cómo hacen su obra los jóvenes creadores en Santiago de Cuba?

¿Cómo lidiar con las instituciones/el contexto/las musas/las angustias?

¿Cómo renovar un país?

¿Qué valor tiene el quehacer artístico de los más jóvenes en una ciudad tan mística?

¿Hay una vanguardia significativa en la ciudad?

Empiezo con la duda. Empiezo con las preguntas que me hago como creador. Tal vez esa conexión no me permita responder con frialdad cada una de ellas, pero aun así pregunto y respondo.

Vivo en Santiago de Cuba, una ciudad que intento superar. Aquí hay una parte de la isla que no se mueve igual, que no respira igual.  Famosa por su cultura, su gente, sus artistas; Santiago ha adquirido una mística heroica/adictiva/musical. Para quienes tratamos de definirnos tras el lenguaje que proyecta desde sus sombras y luces,  Santiago es una bitácora y a la ves un paisaje inalcanzable.

Desde aquí se construye un país. En ocasiones no siento que los ladrillos que levanto son iguales que los de mis contemporáneos en otras partes del archipiélago, pero igual los levanto y construyo. Aprender a poner ladrillos es algo que siempre voy agradecer a la ciudad.

Desde algunos años, he visto como el hueco generacional entre los notables creadores del siglo XX y mi generación, ha ahondado a nuestros pies. El éxodo ha roto la cadena y ha facilitado el acomodo de quien no tiene una disputa dialéctica con quien lo sucede. Cuando llegué al arte en la ciudad, las parcelas de la cultura ya estaban repartidas y eran intocables. Así vi como algunos de mis contemporáneos se fueron, no querían profanar ningún espacio, o no pudieron con el contexto.

Miro a mi alrededor y analizo las malditas circunstancias de las parcelas por todas partes, y me pregunto:

¿Tendré que irme también?

¿Si me quedo me convertiré en dueño de una parcela?

¿Quiero una parcela? 

Así habito, con la duda. Mientras cada amanecer me impulsa a crear nuevos lenguajes, a subvertir hasta mis propias imágenes, a encontrar fe, a no detenerme ante un “no se puede”.

¿Puede una ciudad como esta ignorar esa lucha?

¿Cuántos levantamos ladrillos días tras días en la misma lucha?

Momentos de la grabación del material sonoro en los estudios Siboney (Fotos: Carlos Alberto Gómez)
Momentos de la grabación del material sonoro en los estudios Siboney (Fotos: Carlos Alberto Gómez)

Tengo que admitir que la Asociación Hermanos Saíz ha sido mi único aliado en la hermosa tarea de levantar ladrillos en pos de un país. O al menos, con la dignidad que merecen esos ladrillos.

Tengo que admitir que no solo yo levanto ladrillos con la AHS como único aliado.

El futuro de la creación joven de vanguardia en esta ciudad, depende en gran medida, de la existencia de la AHS. Miro a mi alrededor y mientras pongo ladrillos alguien los quita. Mientras algunos construimos caminos y catedrales otros utilizan nuestros propios argumentos para construir muros. Entonces la ciudad sangra y me siembra la duda, entonces acudo al lenguaje y comunico, entonces vivo.

Momentos de la grabación del material sonoro en los estudios Siboney (Fotos: Carlos Alberto Gómez)
Momentos de la grabación del material sonoro en los estudios Siboney (Fotos: Carlos Alberto Gómez)

Poner ante la vista del mundo la fuerza de los ladrillos que hemos logrado colocar con nuestras obras, es una tarea hermosa de la AHS. Pero si a esa divulgación y promoción, se le suma la creación de un proyecto colaborativo, capaz de poner en un mismo camino a estos nobles constructores del arte, entonces el barro se convierte en milagro como nos profetizó el apóstol.

Hoy la ciudad es testigo de un acto de fe. La Asociación Hermanos Saiz ha decidido dar un salto, un salto para superar la programación de las Casas del Joven Creador en todas sus estructuras, el sistema de becas y premios, los programas de radio y televisión liderados por miembros de la organización, así como las jornadas y eventos que se articulan como una red decisiva en la promoción y visualización del arte joven.

Ante la escasez de materiales que aglutinen varias manifestaciones artísticas al unísono (como proyecto integrador) y que al mismo tiempo reflejen la época/las angustias y el pensar de los jóvenes; surge el proyecto LaBitácora Joven. Proyecto que aparece en Santiago de Cuba, impulsado por la AHS y el realizador Carlos Alberto Gómez Ramírez líder de la productora Wajiros Films. Santiago fue seleccionada como la ciudad para hacer el piloto, y probar la iniciativa, decisión que también reconoce el trabajo de la filial de la AHS en la provincia durante este periodo de trabajo, iniciado a partir de las proyecciones que nos dejó el Tercer Congreso de la asociación.

La Bitácora Joven, es un proyecto para crear un registro audiovisual del quehacer del arte que realizan los miembros de la AHS en el país y al mismo tiempo dialogar sobre sus realidades locales, y la proyección e impronta de su obra en esa realidad.

Este proyecto permitirá realizar varios materiales que muestren en 40-45 min, una parte del trabajo realizado por los jóvenes en distintas ciudades de Cuba. Cada obra firmada desde la perspectiva de la creación colectiva, con el fin de mostrar los diferentes tópicos creativos sobre los que se dialogan en la actualidad.

Los beneficios en función de los jóvenes creadores y para la AHS en su cometido de promocionar a estos, serán muchos. Al finalizar este material, se tendrá un EPK de música con 6 temas, 7 audiovisuales, y con las entrevistas un gran reportaje sobre el arte en Santiago. Todo el material será filmado en 4K Ultra HD, el estándar para poderlo insertar en cualquier televisora o plataforma streaming del planeta. El EPK servirá para subirlo en los canales de cada artista y los propios de la AHS, además de las plataformas Spotify, ¡Vox, o ¡Tunes. Aunque tal vez lo más importante es, que en el territorio quedará la experiencia y el conocimiento de trabajar con altas tecnologías audiovisuales y nuevas formas para la producción.

Momentos de la grabación del material sonoro en los estudios Siboney (Fotos: Carlos Alberto Gómez)
Momentos de la grabación del material sonoro en los estudios Siboney (Fotos: Carlos Alberto Gómez)

Lo antes expuesto es una luz ante la cotidianidad y la insolencia. Allí donde las propias instituciones locales no han visto los ladrillos por estar cuidando parcelas (ya no productivas), la AHS ha visto un sentido/lenguaje/renovación/un país. Hay que encontrar la manera de no llenar de vacíos las palabras y sus significados. El discurso no sirve si no parte de la acción.

¿Por qué nuestras instituciones no son capaces de generar estos proyectos?

¿No debería ser tarea diaria de las instituciones programar/promocionar/y visualizar lo más notable de la creación joven?

¿Cuántos ladrillos equivalen a una parcela?

Habrá que encontrar las fórmulas para que puedan gestarse desde la institución en los territorios proyectos como Tocadiscos o La Bitácora Joven. Habrá que encontrar las fórmulas para que las instituciones funcionen según su misión. Mientras no nos queda más que aprovechar/agradecer/y crecer junto a proyectos como estos que se gestan en la AHS.

Lo demás son los ladrillos, los caminos y las catedrales.

Lo demás son las parcelas.

Lo demás es lenguaje y la innegociable voluntad de creer y crear.


Sonar en Cubano: mis pretextos para comprar espejos

Primer Movimiento (Moderatto)

En Cuba todos “saben” de béisbol, medicina, cocina y música. Los debates en torno a tumbaos, cantantes, sonoridades y disímiles cuestiones del espacio sonoro, acontecen lo mismo en esquinas, centros laborales, fiestas, que en espacios académicos. Incluso en el discurso de presuntas “voces autorizadas”, el término “Música Cubana” suele presentar una condición reduccionista, especie de postal para exportación donde géneros canonizados por la academia o el gusto popular se presentan cual rostro homogéneo de la identidad sonora insular. Nada más falso, puesto que disímiles sonoridades en cada etapa se integran al concierto.

He disfrutado reencontrarme en mi estantería con las entrevistas compiladas en Sonar en Cubano. Músicos en La Gaceta de Cuba, un material donde coinciden varios de los personajes más polémicos de los últimos 40 años en materia musical. Los textos que conforman el volumen aparecieron en la citada publicación en el periodo del 2000 al 2011 aproximadamente.

¿Qué es la música cubana? ¿Para qué sirve contar la música? La compilación realizada por Arturo Arango y Norberto Codina, salida a la luz por la Editorial Oriente en 2012, propone un punto de conciliación entre el lenguaje popular y el académico.

En el arte de abordar la música con-ciencia algunas revistas culturales y las propiamente especializadas en los cursos de las siete notas, llevan la delantera. Si bien una mirada por los anaqueles dedicados al arte musical en cualquier librería del país arroja una diversidad de títulos, creo hallar juicios de actualidad y transdisciplinariedad en los ensayos, artículos y entrevistas circulados en las publicaciones seriadas.

Los entrevistadores se plantean indagar en varios de los ámbitos que inciden en la obra de cada creador en cuestión y el modo en que son devueltas a sus públicos. Ese sentido analítico dota de un carácter imperecedero las conversaciones que el soporte impreso preserva más allá del momento mismo de la publicación.

La Gaceta que a Cuba suena, presenta caminos múltiples para abordar la obra de los creadores que concurren a la cita. Las entrevistas asumen un enfoque sociomusical desde aristas como las identidades músico-culturales, la atención a los consumos culturales, la preocupación por los públicos, el tema de la diáspora, un acercamiento a la temática de género, los nexos entre los músicos, sus producciones musicales y las instituciones culturales, entre otros ejes temáticos que trascienden todo aislamiento cognitivo.

Segundo Movimiento (Alegro  andante)

Como advierte Arango, desde 1992 una de las características de la publicación ha sido sacar a la luz entrevistas que en el seno de la redacción de la revista llaman “de personalidades”, he ahí uno de los vórtices filosos por los cuales transita esta selección, al asumir una categoría quizás demasiado excluyente y cuestionable.  

No dudo que muchos de los que en este volumen se reúnen ostenten todas las cualidades para merecer el calificativo, pero… ¿acaso todos? Yo preferiría defender la idea de que hay artistas cuyo devenir en la cultura musical cubana les merece aparecer en esta u otras páginas sin que necesariamente deban optar por el adjetivo.  

Por otra parte, estoy segura que cada uno de los entrevistados encontrará su lector-escucha ideal; sin embargo, muchos lectores ––entre los que me incluyo–– quedamos a la espera de que, ya sea La Gaceta en proyecto de continuidad o cualquier otro equipo editorial, ofrezcan cabida además de…, a otras voces del país, innecesariamente desapercibidas.

Aun así y a pesar de las ausencias citadas por el prologuista y aquellas que cada lector pueda extrañar, justo es señalar que entre el conjunto de músicos y entrevistadores a estas páginas convocados no aparecen falsos congraciamientos.  La música, como en pocos acercamientos, se despoja del halo mítico, anecdótico, ingenuo, para funcionar como vocero de los diferentes contextos socioculturales que aparecen reflejados.

Tercer Movimiento (Piano Forte)

¿Quién le tiene miedo a la música? Parecería una interrogante absurda de formular. Sin embargo, ausencias, solapamientos, eufemismos para abordar ciertas zonas de la creación musical en Cuba, en la mayor zona de la bibliografía correspondiente pueden contestar.

¿Por qué aún no cuentan con la misma visibilidad los estudios de rock, rap, música electrónica…?  O en el otro extremo, ¿por qué a pesar del amplio reconocimiento social al que se asocia la llamada música de concierto, apenas es reconocida por la bibliografía?

¿Quién le tiene miedo a la música? Es un estribillo que me reitero a diario cuando no encuentro suficientes publicaciones que visibilicen de forma responsable estudios en torno a lo que denomino “Sonidos Incómodos” de la nación. Sonidos que en el argot institucional se han convertido en términos tabú con inadecuadas políticas para el tratamiento de sus cultores y audiencias, así como para una zona considerable del análisis intelectual que opta por el silencio o casi siempre por juicios carentes de seriedad científica, sustituidos por lamentos catárticos.

La música cubana abarca sonidos plurales, de ahí que las entrevistas compiladas en este libro trasciendan las definiciones y acojan exponentes de la música popular, la llamada música de concierto, el jazz, la cancionística y el rap. Las conversaciones aquí contenidas logran la coexistencia responsable de zonas tan aparentemente distantes como la timba de los 90 y 2000, hasta la pianística de concierto, por solo citar algunos ejemplos.

Permítanme presentar someramente a los artistas que por estas páginas, además de virtuosismo musical, muestran capacidad de análisis y conciencia de su arte creativo, y los contextos donde éste transita:

No me sorprende que a las puertas del volumen nos reciban los criterios que Juan Formell  ofreciera a Abel Sierra Madero y Nora Gámez en No veo el Relevo… Uno de los líderes indiscutibles de la popular bailable cubana manifestó su preocupación en cuanto a la revitalización de ésta en las generaciones de músicos más jóvenes. El vanvanero discurrió en torno a disímiles tópicos como el fenómeno de la timba durante y después del denominado periodo especial; el intergénero en relación con el reguetón, asuntos como los espacios para su socialización y públicos; música-músicos, redes de comercialización y medios de difusión. Se avezó en asuntos como bloqueo versus desarrollo de la música cubana, ejes todos que demuestran el alcance social de esta manifestación.

César Pupy Pedroso, se remite a los momentos en que un grupo de músicos muy jóvenes entre los que contaba él mismo, siendo integrantes de la Revé forman los Van Van. Expresa sus criterios respecto a la música cubana en la coyuntura de los 60 y los 70 de la vencida centuria, momentos en que a pesar de las contradicciones, considera que el baile cubano no sufrió crisis como muchas veces se apunta.

En ésta y todas las entrevistas concernientes al universo bajo la etiqueta de lo popular bailable cubano la entidad “Bailador” cobra una connotación sociológica y es abordado como fenómeno de comunicación.

Norberto Codina (izq.), Director de La Gaceta de Cuba y Darsi Fernández, en la presentación de “Sonar en cubano”. Foto: Marianela Dufflar/ Tomada de Cubadebate

No puedo negar que Algunos secretos malditos de José Luis Cortés es una de las entrevistas del libro que más me seduce a la idea de releer una y otra vez sus páginas.

Emir García Meralla había concebido la entrevista para la revista Salsa Cubana como parte de un dossier dedicado a las figuras o hechos polémicos dentro de nuestra escena musical. Era el año 2003 y no fue sólo hasta el 2008 que pudo materializar su idea pero esta vez acogida desde La Gaceta. Bajo el sobrenombre del Tosco, José Luis Cortés desde finales de los 80, y sobre todo durante la década siguiente, fue uno de los representantes de la timba más cuestionado en la Isla.

Por su parte, el compositor y productor musical Joaquín Betancourt ubica su reflexión en la interrogante ¿Música para el bailador o Música para sobrevivir? Disyuntiva agudizada de los 90 en adelante.

Y como Cuba no es sólo baile, aquí aparecen las teclas trocadas en ideas hacia el piano de Mayarí, Frank Fernández. Y es que el propio entrevistador, Emir García Meralla[1], asegura, bien como ejecutante del piano, como profesor, productor discográfico o como espectador.

Una de las disquisiciones más punzantes es aquella que intenta colocar como eternos contrarios el desarrollo de los géneros populares y el de la llamada música de concierto o “culta”.

Sin embargo, el entrevistado opina que: “Hacer bien la música popular es tan difícil como hacer bien la música de concierto, lo fácil es hacer mal cualquiera de las dos. Para eso no hace falta talento”.

Ernán López Nussa, pianista y compositor; músico que se pasea por el jazz, la música de concierto y la pianística popular, es otro de los estilos a los que estas páginas dan voz. De sus opiniones nos llegan momentos que marcaron el desarrollo musical como lo fuera Afrocuba hasta llegar al Ernán de Habana Report en sus varias etapas.

El tercer pianista de esta nómina es Ulises Hernández, defensor del reconocimiento a la formación de pianistas en Cuba desde comienzos del siglo XIX, aunque no se hable propiamente de una escuela cubana de piano.

Otra de las entrevistas que manifiesta el carácter diverso y abarcador de Sonar en Cubano, es la conversación sostenida con el director de orquesta Manuel Duchesne Cuzán, quien destacó como director de importantes orquestas sinfónicas del mundo, y quien frente a la Orquesta Sinfónica Nacional fuera el responsable de la música de casi la totalidad de los dibujos animados cubanos producidos por el ICAIC en décadas pasadas.

La Gaceta también evocó el diálogo que por 1962 sostuviera Octavio Cortázar con Gilberto Valdés y Gonzalo Roig en torno a la versátil y controvertida Rita Montaner. Ambas conversaciones transcurren desde el talento de la artista, a los abruptos giros y excentricidades de su carácter, e incluye anécdotas en disímiles etapas de su trayectoria. Creo que merece la pena esta visita a partir de terceros en tanto quizás Gonzalo Roig tuviera razón cuando sentenció: “Lo que sí le puedo decir es que Cuba no sabe aún quién era Rita”.

Un acorde llamado Cotán nos devela la guitarra popular de Octavio Benedino Sánchez, Banes 1922.

Sus entrevistadores le eternizaron en 1994, dos años antes de su fallecimiento y nos revelan “¿quién era este hombre que invitó a beber a Errol Flynn, que estuvo en la casa que habitó Martí en Tampa, que fue atrapado por el flash junto a Gary Cooper, sembró pinos con Fidel, fue amigo de Ernest Hemingway, conoció a Faustino Oramas cuando todavía no era el Guayabero y a finales de los sesenta se vinculó al quehacer de la primera generación de la Nueva Trova cuando todavía eran vistos como muchachos inquietos ?”

Con la voz que trajo al mundo, Marta Valdés nos presenta más allá de la cantautora y compositora que es, a la periodista y una de las personalidades más comprometidas con el quehacer musical. Y es que como bien la presenta Darsi Fernández, es “pensadora recia y profunda, una persona de imponente cubanía, una mujer con criterios sólidos y atendibles sobre casi todo”.

Considero que la entrevistadora cae en la reiteración cuando de conversar con mujeres músicos y artistas se trata, al formular la pregunta respecto a si la creadora en cuestión fue víctima o no del machismo. Pero también he de confesar que en materia de respuestas, Marta Valdés ofrece un camino diferente:

“La única manifestación de machismo más o menos sutil que me han aplicado a lo largo de mi vida como creadora, la he percibido cuando me miden siempre en relación con otras compositoras, pero jamás de igual a igual con compositores, y eso ha sido una tendencia general a lo largo de más de medio siglo.”

Por la ruta de la canción de autor podremos hallar a Santiago Feliú y Gerardo Alfonso, de manera inevitable no puedo obviar el hipervínculo que estas entrevistas trazan con un libro como Trovadores de la Herejía y La luz, bróder la luz. 

Como para gustos el arcoíris, la melómana que soy se hubiese complacido un poco más si en lo que respecta al universo del rap, más allá del mito Orishas y sin descontar la página que les concierne, La Gaceta por aquellos años se hubiese acercado a otros exponentes (¿acaso también personalidades o al menos variopintos personajes?) que representaron y en algunos casos aun representan este decir de modo más inmediato en la Isla.

Sin embargo, dentro de la llamada escena alternativa o canción cubana contemporánea creo oportuna traer ante lectores y escuchas, a alguien como Yusa, cuyo trabajo es prácticamente desconocido en Cuba, sobre todo en los ámbitos ajenos a la capital.

Descemer Bueno, X Alfonso y Kelvis Ochoa cierran esta entrega desde la llamada escena alternativa. La manera en que ellos observaron para esta entrega el fenómeno musical en relación con los procesos sociales y el tiempo de la creación nos develan interesantes percepciones desde la óptica de tres artistas representativos del escenario musical cubano más o menos reciente.

Si eres de los que considera la historia nacional puede ser contada desde varias perspectivas, incluyendo el devenir musical, te invito a alborotar algún rincón de estante donde todavía y de modo lamentable dormite el título. Sumergirse en Sonar en Cubano implica el debate y, sobre todo, una lectura a la “música como espejo social”.

[1] Este nombre está ligado a gran parte de los acontecimientos y la historia de la música cubana del último medio siglo.


Jornada de Luz para homenajear al Apóstol

Con la sencillez de sus palabras, Es mi verso lo que ves, se le dio nombre a la Jornada por el aniversario 167 del natalicio de José Martí, en Las Tunas. Auspiciada por el Comité Provincial de la UNEAC en colaboración con la AHS y el Consejo Provincial de la Artes Plásticas, la ocasión valió para rendirle homenaje desde el arte al más universal de todos los cubanos. Ese que fue tanto poeta como crítico y cuyas concepciones artísticas se adelantaron a su tiempo.

La celebración comenzó en el Parque Maceo donde se reunieron varios de los artistas plásticos más importantes de la provincia para realizar un mural pictórico. En el lienzo gigante, la visión del artista se asumió desde la noción colectiva y la seducción a un público citadino, que desde la mirada a veces escurridiza, también rendía su homenaje.

Jornada de Luz en Las Tunas/ Foto Yeinier Aguilera

El otro mural, no menos interesante y emotivo, nos llegó gracias a los pinceles de los niños, esos en los que tanta fe tuvo Martí. Los pequeños del proyecto cultural Sueños Verdes también pintaron al Apóstol con su eterno bigote y la mirada lúcida desde la inocencia del dibujo.

Más tarde la jornada continuó con poesías y canciones dedicadas al Héroe, en las que se incluyeron la musicalización de sus versos sencillos. La trovadora Iraida Williams y la maestra Elvira Skourtis, junto a los escritores Raúl Leyva y Junior Fernández  acompañaron el homenaje.

Jornada de Luz en Las Tunas/ Foto Yeinier Aguilera

Las actividades terminaron con la inauguración de la exposición colectiva Luz en el alma, donde los artistas enriquecieron la iconografía martiana desde su cosmovisión personal y la interpretación de su legado a partir de su vigencia y actualidad. Así visto, Martí es fuente de inspiración desde el diálogo personal entre el artista y el espectador.

 La jornada sirvió de especial tributo al Apóstol, mas el homenaje es constante, desde el respeto y la multiplicación de sus ideas en el hacer cotidiano.


Cargar la isla, pero cargarla en peso (+ galería de imágenes)

Cartel Otra isla… otro peso – Aneli Pupo

Palabras del catálogo de la muestra fotográfica Otra isla… otro peso, de la joven artista Aneli Pupo Rodríguez (Holguín, 1987), expuesta en la galería Antón Morales (CPAP) como parte de la Jornada literaria La isla en peso, realizada en Guantánamo, del 15 al 17 de enero, con dedicatoria a la joven poesía del Oriente cubano y al escritor santiaguero Eduard Encina (1973-2017).

Virgilio Piñera reconfiguró la isla en toda su dimensión. La isla antes y después de Piñera, uno de los más insubordinados, lúcidos y necesarios escritores cubanos, no es la misma. Es la isla en peso. Esa que, además de estar sumida en la metafísica y palpable maldita circunstancia del agua por todas partes que ha signado al poema, es una isla cargada, desde los días genésicos, de un desbordante erotismo. De cuerpos que invitan a despojarse de sus ropas para nadar, cuerpos que intentan poner en claro el primer contacto carnal en este país, y el primer muerto. He dado las últimas instrucciones. Todos nos hemos desnudado, escribe Virgilio.

El himno de la doncella – Aneli Pupo

Desnudos, como hubiera querido Piñera, entramos a la isla de cuerpos y significantes que nos propone la obra fotográfica de Aneli Pupo; una, a mi entender, de las más interesantes artistas jóvenes en Cuba. Los cuerpos en la misteriosa llovizna tropical, en la llovizna diurna, en la llovizna nocturna, siempre en la llovizna, los cuerpos abriendo sus millones de ojos, los cuerpos, dominados por la luz, se repliegan ante el asesinato de la piel, los cuerpos, devorando oleadas de luz, revientan como girasoles de fuego encima de las aguas estáticas, los cuerpos, en las aguas, como carbones apagados derivan hacia el mar, leemos en una de las sinfonías más sensuales y procaces de la lírica cubana. Nos adentramos en las piezas fotográficas de Aneli ––cuyos títulos, además, se regodean lúdicamente con versos del poema–– casi instintivamente, de manera sensorial, para palpar cuerpos, contornos, laceraciones, sensualidad… Y para preguntarnos además: “¿Qué trajo la metamorfosis?”. Otra isla, ¿otro peso acaso?

Hamacas invisibles – Anelí Pupo

La claridad invade – Aneli Pupo

Los cuerpos de Aneli Pupo ––cuerpos femeninos que insisten en “el desentrañamiento de una identidad–– han recorrido, e insisten aun en hacerlo, diferentes ruedos antes de adentrarse en los caminos de la isla: la fragilidad corporal (la silueta humana, el dolor, los objetos del dolor) en antagonismo a la fortaleza del carácter femenino, en series como Manual de la artista; el hecho plástico y la aptitud femenina (un acto, además, de liberación imprescindible como ser social) en Matriarcado y Perestroika; el cuerpo como receptáculo de la psiquis (la ansiedad, la depresión, la agresividad, las dudas, los miedos) en Insight y Plegaria; lo efímero de la existencia humana en Monocromos de un ocaso y Estampas de la memoria; “la figura que constantemente se acopla y se renueva” en Evoluciones; las marcas del embarazo, los cambios físicos evidentes en el cuerpo femenino que niegan los cánones de belleza, en InPerfectas…

Los cuerpos desnudos de Aneli ––Piñera insiste en quererlos así, desnudos–– se adentran aquí en la inmensidad vegetal de la isla. Ella cava esta tierra para encontrar los ídolos y hacerse una historia. Son cuerpos incorporados naturalmente a la flora, a las variaciones del verde, al agua, a las formas (troncos, ramas) de los árboles… Árbol del poeta, árbol del amor, árbol del seso. Cuerpos que recuerdan la inmensa obra de la también cubana Ana Mendieta; cuerpos sufridos (colgantes, en equilibro) como muchas piezas de Marta María Pérez y Cirenaica Moreira, pero que se reconocen libres, autónomos, posibles, en la cosmogonía poderosa de esta artista.

Bajo la lluvia, bajo el olor, bajo todo lo que es una realidad… Aneli Pupo sabe que la isla, ese amplio bosque difuso, erótico, maternal, como la luz o la infancia, aún no tiene un rostro fijo. Desnudos entramos a los territorios de la isla; desnudos también salimos, pero menos livianos. Hemos dejado, para cargar en cambio más. La isla, sobre los hombros, realmente pesa.


El viaje musical del Dúo Iris (+ videos)

*Tomado de Juventud Rebelde

Entraron a la casa de miles de cubanos durante algunas noches de domingo. Cantaban, recibían elogios y se ganaban el cariño de muchos. Dayamí Pérez Sánchez y Javier López Elías, integrantes del Dúo Iris, desde hace varios años están unidos por el arte, pero especialmente por el amor. Primero sintieron esa conexión singular y luego subieron juntos a los escenarios.

El concurso televisivo Adolfo Guzmán 2019 los ubicó en el centro de atención, y ellos lucían tranquilos, a pesar de los nervios. Caminaron con seguridad desde la gala inicial hasta la última, y salieron con el segundo lugar, confirmador del talento de ambos.

Su canción Haciendo fe sobresalió por su espíritu amoroso y sincero, como homenaje a José Martí, hacia quien sienten una profunda admiración desde hace mucho. Aseguran que es diferente al resto de sus creaciones: «La hicimos cuando estábamos en tercer año de la Universidad de las Artes (ISA). Recordamos que se nos acercó nuestra profesora de Literatura para invitarnos a participar en el Evento Martiano que cada año se efectúa en la escuela y nos aconsejó musicalizar unos versos sencillos de El Maestro vinculados al arte».

«A nosotros nos encantó la idea, y mientras estábamos en el proceso de creación decidimos que haríamos una propia que reflejara nuestro sentir por su obra y las lecciones de vida que nos legó. Haciendo Fe no es un simple homenaje, va más allá, es una filosofía de vida, es una visión del mundo a través de dos jóvenes músicos que desean ver viva toda una generación, con sueños y con esperanzas, ahí está la verdad».

«El éxito de la canción nos ha sorprendido un poco, porque nunca pensamos que iba a ser la primera obra nuestra que conocería el público cubano, pues teníamos más esperanza en otras. Sin dudas, seguirá formando parte de nuestro repertorio habitual, y le agradecemos muchísimo por darnos tantas alegrías en un viaje que ojalá no termine nunca.»

Estos dos carismáticos jóvenes, quienes en 2018 ascendieron hasta la cima del Pico Turquino para homenajear al Apóstol junto al busto situado en lo más alto, se sienten muy entusiasmados con el video clip de ese tema, bajo la dirección de Asiel Babastro y con el equipo de producción Alternativo Art.

Dayamí luce casi siempre sonriente, habla con suavidad, narra parte de su infancia entre canciones desde los tres años, cuando comenzó en el grupo infantil Carrusel de Fantasía, en el Municipio Especial Isla de la Juventud, su tierra natal. En festivales y, más tarde, en la vocacional de arte Leonardo Luberta Noy, siguió su crecimiento como artista.

Para Javier, la guitarra siempre fue su instrumento preferido. En la ENA nació el amor entre ellos. Según expresan, no recuerdan cuando surgió el Dúo Iris, porque todo sucedió de manera orgánica y espontánea. «Comenzamos interpretando canciones de otros autores, visitamos peñas de trovadores y comenzamos a componer juntos.

«Es cierto que al principio la composición nos resultaba complicada, porque tenemos distintos gustos y puntos diferentes de ver la música. Además, debido a nuestra relación sentimental, el respeto se perdía un poco a la hora de crear una canción, pero hemos superado eso.

«Casi siempre nos inspiramos en alguna situación o emoción. Alguien nos preguntó en una ocasión porqué hacemos canciones tan tristes siendo aparentemente felices. Hacer canciones es un proceso sobrenatural, místico, misterioso, que trae consigo la hermosa satisfacción de contar quién eres en poco tiempo. Es por eso que tratamos de ser lo más honestos con nosotros mismos, porque es lo más bello que podemos dejar como legado cuando ya no estemos en este mundo.

– ¿Cuán difícil es ser músico en la actualidad?

-Creemos que la dificultad radica en todas las personas que no valoran el sacrifico, la tenacidad y el empeño que realiza un músico. Dedicarse al arte es un trabajo como cualquier otro, necesita ser remunerado y reconocido, porque también somos seres humanos, tenemos necesidades y sueños que cumplir. Los músicos debemos ser tratados con respeto porque, aunque parezcamos un divertimento en escena, llevamos a cuestas muchísimos años de estudio, desvelo y esfuerzo como en cualquier otra profesión.

– ¿Cómo se definen como artistas y personas?

Como artistas consideramos que somos bastante exigentes con nosotros mismos. También disfrutamos hacer amistades y compartir. Somos sencillos, muy familiares, soñadores, tratamos de ser buenas personas en todo momento.

– ¿Cuánto influyen en ustedes las reacciones del público?

-Disfrutamos muchísimo cantar en escena, sentimos la necesidad de comunicar y trasmitir lo que pensamos y sentimos. Nos retroalimentamos de las reacciones del público. Siempre recibimos positivamente los comentarios y las críticas con el fin de superarnos.

-Y sobre el disco que están grabando actualmente con el sello EGREM, ¿cómo va el proceso?

-Este disco es un gran regalo que la vida nos hace, un sueño próximo a cumplirse, un privilegio enorme. Mi suerte (como tenemos pensado llamarle) será el primer fonograma que acompañará y mostrará el trabajo musical que hemos realizado hasta el momento. Bajo la producción de Yoel Martínez (artista que admiramos y queremos), y dentro de un corte minimalista, íntimo y espacial, este disco intenta mostrar la esencia que nos distingue como dúo.

«Dentro del género canción, cuenta por ahora con 12 temas, 11 inéditos, escritos por nosotros, y uno compuesto por el gran intérprete y compositor cubano Francisco Céspedes, Vida vida, el cual tendremos la dicha de interpretar junto a él.» 

– ¿Cuán difícil es para los jóvenes músicos ascender en sus carreras? ¿Cuán numerosos o no son los obstáculos?

-Nosotros llevamos estudiando música 12 años, nos hemos sacrificado muchísimo para llegar hasta donde estamos, pero nunca nos ha faltado el apoyo. Desde nuestro inicio varios amigos músicos nos llevan a sus peñas, nos han invitado a programas de televisión y radio, a festivales en otras provincias…

La AHS nos promueve en sus espacios y nos dio la oportunidad de grabar un clip gracias a la beca de creación El Reino de este Mundo. No podemos quejarnos de nada, gracias una y otra vez a quienes nos ayudan a salir adelante, nuestros logros son de ellos también. Siempre existen obstáculos, pero nos enfocamos en lo positivo.

– ¿Cuáles son algunos de sus referentes en la música, cubanos y extranjeros?

-Referentes en la música tenemos miles, porque nos encanta escuchar distintos géneros, pero es obvio que unos marcan nuestra carrera más que otros. Entre los artistas cubanos que nos encantan se encuentran David Torrens, Carlos Varela, Haydee Milanés, Buena Fe, Pablo Milanés, Ivette Cepeda, Pancho Céspedes. Y en cuanto a los referentes extranjeros nos gusta Alejandro Sanz, Jorge Drexler, John Mayer, Andrés Cepeda, Kanny García, Vanessa Martín, Pablo López y Juan Luis Guerra. Nos faltan unos cuantos, pero por ahí va la lista.

– ¿En su opinió, como deben ser los jóvenes creadores en la Cuba de la actualidad?

-Antes que todo, soñadores y perseverantes, creemos que ahí está la clave. Hemos aprendido que todo llega en el momento justo. Nosotros vinimos a tener un poco más de visibilidad después de siete años de creado el dúo, y no es motivo de vergüenza. Ahora tenemos cierta madurez y sabemos hacia dónde queremos ir.

– ¿Qué otros intérpretes y músicos jóvenes recomiendan?

-Recomendamos, por la buena música que hacen y por su enorme talento, a Maylin Quintana, Christopher Simpson, Annie Garcés, Camila Daniela Felibertt, Abel Geronés, Teamglao, Dúo Saudade, Sandra Ivette Berriel, Ron con Cola, Kausa Justa, Jayler Martín, Annys Batista, Motivos personales, la Trovuntivitis, Adrián Estévez, Luis Franco y Foxy.

-Sueños en el arte y la música

-El sueño próximo es terminar nuestro disco. Deseamos que puedan disfrutarlo personas de las diversas edades, pero principalmente la juventud. Para nosotros sería un privilegio lograr el respeto y la admiración de quienes lo escuchen.

 


Motivos para celebrar

Los noveles artistas de Cienfuegos celebraron por estos días el aniversario 33 de la Asociación Hermanos Saíz. La Casa del Joven Creador, ubicada en el Centro Cultural Julio Antonio Mella, fue el escenario de las actividades.

La noche estuvo dedicada al Maestro de Juventudes Lázaro García Gil, imprescindible cantautor que mantiene una entrañable relación con los artistas menos experimentados de la ciudad.

“Tengo excelentes vínculos con los trovadores de la AHS. Me parece que le cantan a su tiempo y muy bien, cosa que me place mucho. Esto demuestra que la trova cubana es una sola que va viajando por las diferentes etapas, siempre con la motivación de la poesía y la buena música”, afirmó García Gil.

Foto: Anay González Figueredo.

Fue una oportunidad propicia además para entregar el carné de asociada a la cantante Farileidy Calderón y para presentar los tres últimos videos clips del trovador Nelson Valdés. También se dieron a conocer los eventos fundamentales que realizará la AHS sureña durante los últimos meses de 2019.

Diana Padrón González, vicepresidenta de la Asociación en esta provincia, comentó que en este mes aconteció el Premio Reina del Mar Editores, dedicado a la crítica y a la investigación. “Estuvieron vinculados a este evento las dos universidades del territorio y también varios ensayistas de todo el país. En diciembre retomaremos el Rockasol, festival que estaba previsto para septiembre pero que tuvimos que posponer a partir de la situación del país”, añadió Padrón González.

Foto: Anay González Figueredo.

¡Participa en el Salón de la Ciudad de Camagüey!

La Galería de arte universal Alejo Carpentier y la Dirección Municipal de Cultura en Camagüey, convocan a la XXX Edición del Salón de la Ciudad a realizarse en Camagüey entre el 2 y el 5 de febrero de 2019, con motivo a la celebración del aniversario 40 de la Galería Alejo Carpentier.

BASES DE PARTICIPACIÓN PARA ARTISTAS:

Tema del Salón: Cuba: imagen y concepto en el lenguaje contemporáneo de las artes visuales.

  • -La convocatoria está abierta a todos los creadores cubanos.
  • -Se recibirán obras en todos los formatos y técnicas, así como las más diversas concepciones morfológicas, estéticas e ideo-temáticas.
  • -Las obras deben ser inéditas en Camagüey y no deben haber obtenido premio en otros eventos.
  • -Cada artista podrá presentar un máximo de tres obras a la Galería Alejo Carpentier, con dirección en la Calle Luaces No. 153, entre Independencia y San Pablo, Camagüey.
  • -Los artistas interesados en participar deben traer en formato digital o enviar a los correos que se indica al final de esta convocatoria, la siguiente información antes del viernes 10 de enero de 2020:
  • -Imagen digital de las obras en formato JPEG de 1024×768 pixeles por pulgada (Equivalente de estándar de visualización en escritorio de PC)
  • -Ficha técnica de las obras: Título, materiales y soporte, dimensiones, año de realización y necesidades especiales de montaje. En caso de los performances el proyecto con el guion y los esquemas gráficos.
  • -Currículum del artista (datos personales, premios, exposiciones y eventos más importantes)
  • EL PLAZO DE ADMISIÓN CIERRA EL VIERNES 10 DE ENERO DE 2020.
  • LA SELECCIÓN DE OBRAS SE PUBLICARÁ EL VIERNES 17 DE ENERO DE 2020.
  • LAS OBRAS SELECCIONADAS SE RECIBIRÁN HASTA EL VIERNES 24 DE ENERO DE 2020.

La Galería de arte universal Alejo Carpentier convocará un jurado de admisión conformado por especialistas de reconocido prestigio artístico e intelectual. Dicho jurado será el encargado de realizar la curaduría del Salón y de negociar con los creadores cuestiones específicas del montaje o producción de las obras.

PREMIO DEL SALÓN DE LA CIUDAD

El Jurado otorgará un Premio Único, y tantos reconocimientos como considere justo, consistentes en diploma acreditativo y compendio de literatura sobre artes visuales.

Se invitará a otras instituciones y personalidades a otorgar premios o realizar adquisiciones según sus propias bases.

BASES DE PARTICIPACIÓN PARA CURADORES:

  • La convocatoria está abierta a todos los creadores cubanos.
  • Los curadores interesados en participar deben traer en formato digital a la Galería de arte universal Alejo Carpentier, con dirección en la Calle Luaces No. 153, entre Independencia y San Pablo, Camagüey, la siguiente información antes del viernes 10 de enero de 2020:
  • Proyecto Curatorial que contenga obligatoriamente los siguientes datos:

 

  1. a) Imagen digital y ficha técnica de las obras que integran el Proyecto: Título, statement, materiales y soporte, dimensiones y necesidades especiales de montaje. En caso de los performances el proyecto con el guion y los esquemas gráficos.
  2. b) Currículum del Curador (datos personales, premios, exposiciones y eventos más importantes).
  3. c) Especificidades de montaje.
  • Se recibirán proyectos que defiendan las más diversas concepciones formales, morfológicas, estéticas e ideo-temáticas.
  • Los proyectos curatoriales deben ser inéditos en Camagüey.
  • Cada curador podrá presentar hasta dos proyectos curatoriales.
  •  
  • EL PLAZO DE ADMISIÓN CIERRA EL VIERNES 10 DE ENERO DE 2020:
  • LA SELECCIÓN DE LOS PROYECTOS SE PUBLICARÁ EL VIERNES 17 DE ENERO DE 2020.

La Galería de arte universal Alejo Carpentier convocará un jurado de admisión conformado por especialistas de reconocido prestigio artístico e intelectual. Dicho jurado será el encargado de seleccionar los proyectos que serán defendidos durante el evento teórico del Salón.

PREMIO DE CURADURÍA DEL SALÓN DE LA CIUDAD

Consistente en:

Exposición del Proyecto Curatorial ganador en la Galería Alejo Carpentier, durante el año en curso, garantizando los gastos de promoción, cartel, catálogos y brindis inaugural.

Coproducción de una muestra itinerante con el Proyecto Curatorial ganador, en espacios importantes de otras ciudades y eventos de las artes visuales del país.

BASES DE PARTICIPACIÓN PARA ARTISTAS JÓVENES:

La convocatoria está abierta a todos los creadores camagüeyanos menores de 35 años, con tema libre.

Se recibirán obras en todos los formatos y técnicas, así como las más diversas concepciones morfológicas, estéticas e ideo-temáticas.

Las obras deben ser inéditas en Camagüey y no deben haber obtenido premio en otros eventos.

Cada artista podrá presentar un máximo de tres obras a la Galería Alejo Carpentier, con dirección en la Calle Luaces No. 153, entre Independencia y San Pablo, Camagüey.

Los artistas interesados en participar deben traer en formato digital o enviar a los correos que se indica al final de esta convocatoria, la siguiente información antes del viernes 10 de enero de 2020.

Imagen digital de las obras en formato JPEG de 1024×768 pixeles por pulgada (Equivalente de estándar de visualización en escritorio de PC)

Ficha técnica de las obras: Título, materiales y soporte, dimensiones, año de realización y necesidades especiales de montaje. En caso de los performances el proyecto con el guion y los esquemas gráficos.

Currículum del artista (datos personales, premios, exposiciones y eventos más importantes)

  •  
  • EL PLAZO DE ADMISIÓN CIERRA EL VIERNES 10 DE ENERO DE 2020.
  • LA SELECCIÓN DE OBRAS SE PUBLICARÁ EL VIERNES 17 DE ENERO DE 2020.
  • LAS OBRAS SELECCIONADAS SE RECIBIRÁN HASTA EL VIERNES 24 DE ENERO DE 2020

 

La Galería de arte universal Alejo Carpentier convocará un jurado de admisión conformado por especialistas de reconocido prestigio artístico e intelectual. Dicho jurado será el encargado de realizar la curaduría de Salón y de negociar con los creadores cuestiones específicas del montaje o producción de las obras.

PREMIO DEL SALÓN DE LA CIUDAD

El Jurado otorgará un Premio Único, y tantos reconocimientos como considere justo, consistentes en diploma acreditativo y compendio de literatura sobre artes visuales.

Se invitará a otras instituciones y personalidades a otorgar premios o realizar adquisiciones según sus propias bases.