Arte


“Cuando decidí crear mi propia revista…”

Alejandro Pérez Zerquera

Nos conocimos a principios de 2017 en el Evento de Promotores Rock de la Loma, que auspicia la Asociación Hermano Saiz de la ciudad de Bayamo. Alejandro Pérez Zerquera (La Habana, 1993), es de esos seres extrovertidos que necesita señalar, comunicar, compartir. Por ello, aún sin ser periodista, asume el trabajo investigativo y de opinión con mucha entrega.

[+]


Atento a Daniel Zayas Aguilera

Tomado de Cuba literaria

Cumple Daniel Zayas Aguilera (Isla de la Juventud, 1987) aspectos propios del ritmo de presentación de la promoción poética de la que forma parte: ganar premios literarios, publicar el resultado de esos lauros, avanzar en un tono conversacional que tiene rasgos narrativos, sin dejar a un lado el lirismo esencial, y buscar temas casi siempre sensoriales (vista, oído…) para expresar el entorno y las circunstancias, la praxis vital. También muestra en sus poemas diferentes el agotamiento de los senderos barrocos, altamente tropológicos, inevitablemente oscuros y hasta herméticos de la poesía cubana de las décadas finales del siglo XX, porque Zayas es un poeta de expresión directa, precisa, atinado en el ahorro de recursos y por ello bien dado a la síntesis. Busca temas sociales y los repasa desde la intimidad. Por ello su poesía sigue una línea «externizadora» que han adoptado algunos creadores cercanos a él por su fecha de nacimiento.

[+]


El libro, un amigo que no decepciona

Tomado de La Jiribilla

Hay amigos que nunca decepcionan, los libros son algunos de ellos, porque más que objetos inanimados y amasijos de hojas con historias atrapadas en letras impresas, están siempre ahí, sin condiciones, alegran el alma y vienen con la oportuna respuesta o consejo ante la vida y sus inesperados trances.

[+]


La política de la promoción literaria

La mayor ganancia de la primera mención que recibí en el Premio David de poesía en el año 2012 fue el efecto rebote. Comencé a formar parte del grupo de creadores literarios de Cienfuegos, un miembro discretísimo, debo acotar, y así aparecieron oportunidades indecibles, sobre todo para despertar esa manía narrativa de lo inverosímil —o real maravilloso según Carpentier— que a uno le pasa.

[+]