Arte Joven


Una voyeur irreverente de las letras

Darcy Borrero Batista conjuga, en su hacer literario, poesía y periodismo narrativo. Es una joven voz que cuenta desde la hibridez y el mestizaje, desde lo coral de una generación que lucha por no definirse y la experiencia individual.

Darcy Borrero Batista
Darcy Borrero Batista

El radar de lo po√©tico tiende hacia ella cierto puente textual que esta entrevista intentar√°, qui√©n sabe si con √©xito, (re)conocer. En todo caso, es una invitaci√≥n para descubrir a la poeta m√°s all√° de los cuadros de la exposici√≥n ‚ÄĒllam√©mosla as√≠‚ÄĒ del cotidiano art√≠stico del patio.

¬ŅHasta qu√© punto influye o no el periodismo narrativo en tu mirada sobre lo real po√©tico? ¬ŅSientes que hay conexiones, menos o m√°s visibles, entre el periodismo y la poes√≠a?

El periodismo desarrolla una habilidad que los especialistas gustan de llamar olfato, pero que a la larga a mí me sabe a sensibilidad. Hablamos de algo que probablemente se presente desde antes en las personas que no saben vivir de otra manera que no sea esta de andar como radar, preguntándolo todo, escuchando hasta el sonido de una hoja al desprenderse y caer sobre una cabeza.

Sin embargo, no es hasta que estudias Periodismo y te decantas por algo que se ha venido calificando como periodismo narrativo, que esas herramientas se instalan en tu dispositivo mental a lo Dan Sperberg y lo incorporas a tu rutina.

Prefiero no apellidar de productiva a esa rutina, aunque en periodismo se le llame así porque el periodismo que intento hacer aspiro a que se desmarque de lo productivo como se entiende tradicionalmente. Y es ahí donde aparece la poesía que llevo en mi manera de ver el mundo. Quizás porque entiendo el ejercicio escritural como un rictus que demanda amor y compromiso ilimitados. Yo estoy casada desde ya con la escritura, con el periodismo y con la poesía, que vienen a ser otro matrimonio del que participo como una voyeur irreverente a veces, en una especie de triángulo amoroso que prefiero ver como poliamor.

¬ŅC√≥mo comienzas a interesarte y a escribir poes√≠a?

Esto que voy a contar te involucra. El periodismo y la poes√≠a, en mi caso, est√°n ligados sin retorno. Digo que entr√© a la poes√≠a por el periodismo, pero en realidad la mirada po√©tica al parecer siempre estuvo sin que yo encontrara la manera de canalizarla. Fui como periodista a una lectura de poes√≠a que t√ļ moderabas y all√≠ estaban las poetas Yosie Crespo, Jamila Medina, Zurelys L√≥pez y Yanelys Encinosa. Yo deb√≠a entrevistar a Yosie, pero me qued√© a escuchar la lectura. Fue como abrir los ojos.

Hasta ese momento mis contactos con la poesía, desde la lectura, eran esporádicos. Pero llegué esa noche a mi casa luego de la lectura y de la entrevista, abrí el documento de word para empezar a transcribir, y lo que salió fue un verso, luego otro, y llegó el amanecer mientras escribía algo que debían ser poemas. Que luego quise llamar poemas, que los viví y sentí como poemas. Así nació mi primer cuaderno.

Entonces háblame un poco sobre tu libro Mestiza (Jugando a escribir po-e-sí-a).

Mestiza (Jugando a escribir po-e-sí-a)
Mestiza (Jugando a escribir po-e-sí-a)

Como te decía anteriormente, nace del contacto con cuatro voces y tonos poéticos contemporáneos. Nace de mi encuentro con la mujer que se va, de Yosie; las sandalias socialistas de Zurelys en un país capitalista y un tanto medieval; el sexo de las lerdas y las lelas, las enanas de Jamila, por si las moscas de Yanelys.

Me qued√© con un tono y una voz que empez√≥ a dictarme durante un mes en el que escrib√≠ varios poemas por d√≠a. Es un libro que quiero much√≠simo porque habla de mi, de mi entorno, y habla desde otras vidas tambi√©n, desde las tantas mezclas que llevo: √Āfrica, Espa√Īa, China, Am√©rica precolombina.

Mestiza nace tambi√©n como un juego, porque no quise otra forma de escribir que desde la frescura, lo l√ļdico, sin que por ello se divorciara del intelecto. Hay cierto darwinismo social en el libro, hay cuestionamiento de s√≠mbolos, hay reivindicaciones de tono feminista, protesta c√≠vica, pero hay una sinceridad a la que quiz√°s no vuelva a llegar nunca.

La identidad femenina, ¬Ņtiene que ver de alguna manera con tu sujeto po√©tico o vas hacia otras b√ļsquedas? ¬ŅExiste en tu poes√≠a el concepto de ‚Äúisla‚ÄĚ? ¬ŅDe qu√© manera el pa√≠s se manifiesta en tu trabajo?

En un primer momento tenía mucho que ver: mi poemario lleva, gramaticalmente hablando, título en femenino. Sin embargo, hay en él sujetos líricos que escapan a lo femenino, está la voz de un hombre en algunos poemas, en otros es la voz de una conciencia que pudiera llamarse femenina, o de un nosotros generacional.

¬†En ese sentido, hab√≠a cierta intensidad del yo mujer en ese libro, pero no estaba √ļnicamente ese yo. Un poeta santiaguero me dijo que le gustaban mis poemas porque no parec√≠an escritos por una mujer, es decir, lo que se construye como literatura escrita por mujeres, lo que la sociedad entiende que escriben o deben escribir las mujeres.

Más adelante, en un segundo conjunto de poemas, sentí que estaba escribiendo como una mujer, una mujer-isla, pero a la vez mujer-continente, y empecé a cuestionarme eso. Me preguntaba entonces si era necesaria esa marca genérica, si debía escribir desde el yo femenino, si no debía desprenderme de esa segregación a veces involuntaria.

Decidí apostar por la espontaneidad más que por la lógica calculada de la conceptualización artística. Que el yo salga directo al oído, sin filtros tonales. Esto se conecta con el concepto que manejo de la isla imbricada con la mujer y con el país, a lo que tampoco me gusta ponerle filtros, sino que dejo a la voz discurrir. Me gusta pensar que en algunos momentos soy la isla y en otros me siento continente, me siento generación, grupo, circunstancia.

¬ŅQu√© aprecias de novedoso o repetitivo en la literatura que se hace hoy en d√≠a en Cuba, sobre todo la vinculada al arte joven? ¬ŅCu√°les son nuestras cualidades y h√°ndicaps?

Creo que estamos en un momento de aprendizaje y concientización en algunos espacios de lo que podemos hacer juntos los más jóvenes, como generación emergente, Lxs eMergentes, y aprovecho para nombrarla a mi modo.

¬†Lleg√≥ un punto en que lo que se escrib√≠a ‚ÄĒa mi juicio y desde lo que he le√≠do‚ÄĒ era repetitivo. Hace poco escrib√≠ que yo era un verso en una an√°fora nacional y esa era una imagen ret√≥rica para discursar sobre la literatura de j√≥venes autores y sobre el pa√≠s en s√≠ mismo.

No obstante, en el grupo de escritores del que me siento parte por afinidades personales y por decisi√≥n tambi√©n personal, emergen voces que se diferencian mucho entre s√≠ y eso es muy sano. Por otra parte, percibo que en este panorama hay escritores que no se limitan a un g√©nero, viajan por el discurso sin acomodarse en un molde, entran y salen de los g√©neros tambi√©n en busca de nuevas maneras de decir lo que ya est√° dicho (nada nuevo bajo el sol). Que compartamos espacios, lecturas, preocupaciones, aun sin pensarnos como generaci√≥n, es ya una fortaleza. No me gusta juzgar. El tiempo siempre dice la √ļltima palabra: lo exaltado sin sentido, cae; lo verdaderamente bueno, trasciende.

¬ŅC√≥mo calificar√≠as los v√≠nculos literarios entre los escritores de una generaci√≥n que lucha por no ser considerada ni definida como tal?

Lo que veo ahora mismo es diversidad aunque 10 personas se lean a un mismo autor y lo vomiten luego como los conejitos de Cortázar; es un proceso por el que hay que atravesar, es grotesco, difícil, pero a la larga cada quien se percata de que no podemos ser un conjunto uniformado y busca su voz.

Un poeta sin voz propia es una línea en una cebra. Hay quienes vuelven a una tradición neoclásica, más o menos romántica con una apropiación más o menos singular; hay quienes se separan del canon en busca de interpretaciones poéticas para este siglo de redes. A todos los une una línea: la maldita circunstancia, el sol recalcitrante de los 12 agostos que estamos viviendo…

Por otra parte, en cuanto a vínculos más personales, de esporádicos van pasando a ser vínculos sostenidos. Lo veo in crescendo: un grupo de whatsapp por aquí, una exposición por allá, una lectura, una acción poética, un encuentro, hasta un abrazo. Siempre hay vínculos.

¬ŅQu√© aporta el periodismo a tu visi√≥n po√©tica? ¬ŅY qu√© cubre, en material de experiencias, que la poes√≠a no?

El periodismo me aporta el diálogo, el contacto directo con los demás y eso se vierte luego en mi poesía. Mis sujetos poéticos muchas veces vienen de encuentros con personas que he entrevistado o con las que me he encontrado en equis caminos. A veces pienso que he reescrito algo que antes estuvo en mis papeles, en mis agendas de trabajo. Me sucede mucho.

He sentido alguna vez que una historia no me da para un reportaje porque no hice las preguntas que hubiera querido y era porque estaba pensando la escena o el personaje desde la poesía. Un poema que le dediqué a una mendiga tiene de eso; aunque luego vino la crónica, que es el género puente, fronterizo con mi poesía.

Claro, en materia de experiencias hay un espectro que le es sagrado al periodismo: lo que me aporta la conversaci√≥n, el placer de investigar, la frustraci√≥n cuando no puedo llegar a lo que creo es la verdad en un trabajo period√≠stico. En poes√≠a, en todo caso, la frustraci√≥n ‚ÄĒque es una experiencia que valoro porque resulta esencial tratar de saltar sobre ella‚ÄĒ se da en un contexto √≠ntimo, entre las palabras, las ideas y las voces.

EDUARDO HERAS LOS PASOS CUBIERTA 1

¬ŅSobre qu√© te interesa escribir, a primera vista, y luego de manera m√°s profunda?

Me interesa escribir sobre cómo se mueve una sociedad, cómo se mueven mis dedos en el teclado de esa sociedad. Me interesa lo inmediato y lo cotidiano y lo moderno aunque también me interesa mucho volver sobre los rastros que deja una Historia nacional poco contada, amueblada con libros de texto que no son todo lo profundos que quisiéramos.

Me interesan mis ancestros. Me interesa contarlo todo, padezco de gula ante la escritura y la investigación, y siento que violo tiempos cuando escribo aceleradamente e investigo para varios reportajes de manera simultánea. Me interesan los espacios, escribir desde cada entorno por el que paso, yo trotamundos… y si me dejas aquí sale un poema.

¬ŅDe qu√© manera transcurren tus procesos creativos y c√≥mo piensas la arquitectura de un libro de poes√≠a?

Eso ha variado. Mis mejores horas son las de la madrugada. A esas horas se me ocurren ideas que me parecen la octava maravilla y luego tengo que analizarlas. Un libro es a fin de cuentas un concepto. Lo que hila Mestiza es la sinceridad de una postura c√≠vica frente a un orden de cosas. Lo que hila a Lxs eMergentes es una b√ļsqueda de lo que somos, ahora, en un tiempo y espacio compartido, un conjunto de personas que no salen de una producci√≥n en serie (¬°menos mal!).

En otros géneros, los libros se me dibujan con más claridad: en testimonio, los imagino en cuanto a forma desde que empiezo aunque siempre es sorprendente el contenido porque son los recuerdos y vivencias de otros. El proceso creativo siempre es agónico mientras se busca el modo, pero es a la vez de lo que más disfruto en la vida.

Has incursionado también en la narrativa. Me interesaría saber si consideras que aquellos escritores que cultivan pluralidad de géneros tienen ante sí mayores posibilidades de asociación que otros que se decantan por un solo género.

Probablemente sí, abrirse a un nuevo género es explorar un universo de posibilidades asociativas, como sucede con los idiomas. El lenguaje creo que se expande, demanda más respuestas creativas si quien escribe no desea acomodarse.

El concepto de la literatura parece muchas veces disociado de la idea de la comercializaci√≥n, ¬Ņes esto un evento favorable o negativo a largo plazo?

El escritor es escritor y lo suyo es escribir, pero vivimos una época de posibilidades reales de interacción y socialización con quienes no están en nuestro entorno físico inmediato. Hay que escribir y hacerlo con sensibilidad y pasión, pero también hay que socializar y entender que en estos tiempos somos tan buenos como amplia pueda ser nuestra red.

Red de amigos, de contactos, de editores, de lectores. Hay que insertarse en las plataformas disponibles. Solo que eso es decisi√≥n de cada cual y habr√° quienes prefieran el ritual √≠ntimo de la literatura y la vida no publicitada. A largo plazo, creo que es preciso que el proceso creativo est√© enlazado con la comercializaci√≥n. En Periodismo, cuando haces la tesis y esta deriva a libro, debes anticiparte y saber para qui√©n, cu√°l es tu p√ļblico meta. Esto no tiene por qu√© cercenar la espontaneidad de la obra.

Cuba tiene ante s√≠ el reto de insertar su literatura a escala global; reto que, hasta ahora, solo han cumplido algunas puntuales voces. ¬ŅQu√© deficiencias acompa√Īan al proceso actual de ‚Äúdar a luz‚ÄĚ un libro en nuestros predios? ¬ŅC√≥mo podr√≠a ser cambiada o transformada esta realidad? ¬ŅCu√°nto de conformismo nos queda por desterrar de nuestras concepciones literarias y promocionales?

Nos falta a veces perseverancia; y otras, nos falta ser inconformes. Si creemos que el espectro de publicación se reduce a la isla; que para insertarse en un capítulo de la Historia literaria cubana hay que hacer una carrera de circuito David-Pinos Nuevos-Calendario; con el siguiente La Gaceta-CASA-Guillén-Carpentier, que es el circuito 2.0, estamos ante un problema de enfoque.

Realmente sucede que esas son vías para publicar, las más seguras. Todos quieren en el momento cumbre el Premio Nacional de Literatura, pero el compromiso tiene que ser con los lectores, no con el lucro social y ególatra de los premios.

La aspiraci√≥n, creo, debe ser en todo caso multiplicar lectores. No me refiero a escribir bestsellers, pero s√≠ trazarnos estrategias para la promoci√≥n, distribuci√≥n, etc. No es agradable para nadie que su libro, despu√©s de publicado, pase meses sin llegar a las librer√≠as. Nos falta llegar a los p√ļblicos. Y a veces nos falta llegar al papel por procesos dilatados. Nos falta movimiento. ¬ŅQu√© podemos hacer?, intervenciones del espacio p√ļblico, lecturas en las calles o lugares populosos. Lo que no podemos es detenernos. Los j√≥venes tienen que publicar. Las editoriales tienen que mirarlos.


Invitación a un ritual

El ritual de las cabezas perpetuas (Ediciones La Luz, 2018) es un texto que bebe de la tradici√≥n epistolar y de los c√°nones de la novela del siglo XIX. Algo de esto, cierto influjo en el lenguaje, en la recreaci√≥n meticulosa de los acontecimientos y en el develado paulatino de las capas y capas que componen a sus personajes, se nota aqu√≠ y all√°. Pero esto no debe convertirse en motivo de reticencia que impida el arribo del lector a las p√°ginas del libro, sino que m√°s bien sirve como una recreaci√≥n, l√ļdica hasta cierto punto, que demuestra el trabajo bien servido de un autor que se preocupa no solo por la construcci√≥n l√≥gica de su universo y de sus leyes particulares, sino tambi√©n por la verosimilitud hist√≥rica y por el mapeo constante de la identidad de aquellos seres que pueblan el imaginario del texto.

Un aparte merecen la utilizaci√≥n y el estudio de las capas profundas del lenguaje. Evelio Traba no se concentra √ļnicamente en recrear la Historia a trav√©s de los detalles superficiales que podr√≠an entenderse como la punta del iceberg, sino en ir a lo profundo, al cuerpo de hielo de la creaci√≥n donde el lenguaje juega el papel m√°s importante: el de la verosimilitud literaria.

El autor busca ‚ÄĒy consigue en amplia medida‚ÄĒ que el discurso de sus personajes se integre al discurso de la √©poca, y esta carga pesada ‚ÄĒque el lector contempor√°neo y adaptado a otras formas de contar percibir√°‚ÄĒ no puede pasar como materia que se ignore. No es este un texto ligero ni sencillo, al menos a priori, y no hablo del simple acontecimiento dram√°tico que la narrativa devela y oculta de manera paulatina; sino de c√≥mo el lenguaje enriquece las fibras profundas de la reconstrucci√≥n hist√≥rica.

Si el lector llega a estas p√°ginas podr√° encontrar una mirada particular sobre los acontecimientos que tienen como trasfondo a la Revoluci√≥n Francesa y su posterior debacle. Pero el texto no es simplemente un manuscrito hist√≥rico, un juego de recreaciones que se desenvuelve con tino y acierto, sino que ha de verse esto como un recurso, un decorado para la escena, un hilo que se extiende desde la mente simb√≥lica del autor a la mente real de quien lee. La caducidad de los cuerpos, las ansias de conocimiento, el poder que trae la inmortalidad ‚ÄĒas√≠ sea a costos elevados, costos en sangre y en √©tica, costos rayados en la piel de la Historia‚ÄĒ son los temas fundamentales de este libro cuya influencia mayor quiz√°s pueda encontrarse en Thomas Mann y en el h√°lito faustiano que Goethe nos leg√≥ en la m√°s singular y reconocida entre sus piezas dram√°ticas.

Ha de advertirse que El ritual de las cabezas perpetuas no es un pastiche ni una relectura de las dos obras mencionadas anteriormente. Todo lo contrario. Evelio Traba posee esa singularidad narrativa que quizás pocos autores jóvenes pueden exhibir con tanto oficio; una singularidad que hace de este libro, más que una lectura agradable, una necesaria.

El ritual es un ciclo donde lo inmortal y lo perpetuo se convierten, más que en deseos humanos, en obsesiones. En estas obsesiones se encuentran todas las ansias que han puesto en movimiento los motores trascendentes de nuestro pensamiento y nuestra ética.

¬ŅEs la muerte nuestro √ļnico camino?, ¬Ņexisten otras veredas que nos alejen de la aniquilaci√≥n?, se pregunta Evelio Traba y en las respuestas a estas inc√≥gnitas es que se alza un texto que bebe de la tradici√≥n fant√°stica y la imbrica coherentemente con el discurso hist√≥rico. Es una novela, sin dudas, escrita desde la t√©cnica, desde el conocimiento intr√≠nseco de un momento en el mapa del mundo; es un texto cimentado en personajes s√≥lidos, llenos de contradicciones, consumaciones, dudas y contaminaci√≥n, si bien termina por primar en ellos un criterio que los separa en dos franjas desiguales: luz y sombra, bien y mal que, en resumen, pueden verse como dos caras de una misma moneda literaria.

En materia escritural, este es un texto que no supera a La Concordia, aquella inolvidable novela que demostró el oficio y el rigor de Evelio Traba. Quizás se trate de una pura impresión subjetiva: la de la lectora que no ha logrado desprenderse del buen sabor de la obra cerrada. El ritual de las cabezas perpetuas, sin aspirar a los vuelos de la novela que le antecede, ofrece sin embargo otra mirada, otro ángulo de la realidad, un fragmento más del talento de un autor que apuesta por la renovación de sus lenguajes y sus maneras de hacer.

Un ritual no es posible sin la existencia de aquel que conduce el espectáculo de los comulgantes. Evelio Traba ha demostrado ser más que capaz de llevar el báculo y el signo de la escritura en sus manos. Esto, más que baza de triunfo, merece elogio y respeto. El ritual de las cabezas perpetuas no es uno de los tantos libros que acunan y cimientan un limbo creativo donde todo está bien y mal en una misma proporción, ya que hay demasiado de igual o parecido entre las creaciones de autores diferentes. Este es un texto que apuesta por lo individual y lo diverso, por la identidad propia y no por la copia o la clonación de fáciles patrones de éxito.


Casa tomada en Santiago de Cuba

Despu√©s de una extensa jornada de trabajo y encuentros entre j√≥venes creadores de la regi√≥n latinoamericana y caribe√Īa con artistas de Cuba, el III Taller Casa Tomada, en su primera versi√≥n itinerante por todo el pa√≠s, concluy√≥ su periplo en la ciudad de Santiago de Cuba, auspiciado por la Casa de las Am√©ricas de esta ciudad.

[+]


Tómate un Clorodiazepóxid2

Lleg√≥ para quedarse. El performance, esa irreverente modalidad que germin√≥ con tremenda fuerza en el siglo XX, ha sido el territorio perfecto desde el cual muchos creadores cubanos, fundamentalmente de las √ļltimas d√©cadas, han realizado importantes abordajes de la realidad social cubana. Entre estos iconoclastas sobresale la tropa de El Ciervo Encantado, Osik√°n Teatro-Plataforma Esc√©nica Experimental; proyectos como el Laboratorio Ibsen o las intervenciones p√ļblicas del santiaguero Yanoski Su√°rez, que desaf√≠an espacios, investigan y devuelven raigales discusiones sobre temas medulares de nuestra cotidianidad.

Sin embargo, el performance, como modalidad esc√©nica, no ha sido una de las plataformas m√°s socorridas para establecer niveles de di√°logo con el espectador pinare√Īo. Se referencian en Vueltabajo, como los intentos m√°s serios en la exploraci√≥n de esta pr√°ctica art√≠stica, las otrora presentaciones de estudiantes de la desaparecida Escuela Profesional de Artes Visuales y las todav√≠a pol√©micas intervenciones p√ļblicas del artista pinare√Īo que se reconoce como Mayim-B. S√≥lo unos pocos ejemplos que no son suficientes para establecer un estudio profundo del comportamiento, desarrollo de la praxis perfom√°tica en la zona m√°s occidental del pa√≠s.

Por tanto, ahora mismo se agradece la presentaci√≥n Clorodiazep√≥xid2, un performance a cargo de Ernesto Naveda ‚Äďjoven estudiante de artes visuales que participa en la XVlll edici√≥n del Sal√≥n de Arte Joven, que auspicia anualmente la Secci√≥n de Artes Visuales de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z de Pinar del R√≠o‚Äď por tratarse de una tentativa que busca reconocer, establecer al performance como espacio de comunicaci√≥n art√≠stica.

Pero esencialmente el principal mérito de Clorodiazepóxid2 reside en que es una interesante indagación antropológica que está tramada a partir de reales inquietudes, obsesiones, desgarres de jóvenes artistas, los performers, que reaccionan frente a un fenómeno global que comienza a afectar principalmente a las nuevas generaciones: el consumismo.

Foto: Del autor.

En ese sentido, podemos estar más o menos de acuerdo con algunos elementos formales de este performance, pero lo que sí no podemos negar es que está defendido conceptualmente, que asistimos a un debate artístico ante el que no podemos permanecer indiferentes.

En Clorodiazep√≥xid2, organizado en una suerte de cuatro cuadros que, en su totalidad rozan los 20 minutos, se puede observar que se plantean dos vertientes fundamentales del consumismo: el performer Ernesto Naveda, desde su experiencia personal, pero tambi√©n con una marcada inclinaci√≥n de tensar a partir de generalidades ‚Äďpeligrosas que pueden ser por cierto‚Äď, se acerca a la supeditaci√≥n del ser humano al consumismo en su estrato m√°s b√°sico y cotidiano: el desquicie por marcas de ropa, de zapatos, etc.

La otra vertiente del consumismo que se analiza en Clorodiazepóxid2 surge de manera muy autorreferencial y corre de la mano de José Armando Crespo (egresado de la Universidad de las Artes de Cuba en la especialidad de ballet), quien nos comenta lo peligrosa que puede ser la estetización de la figura para los artistas de la danza, quienes, en pos de mantener una imagen impecable, pueden someter sus corporalidades a desgastes, maltratos, pérdidas, limitaciones que no sólo marcan nocivamente el cuerpo, sino su comportamiento, una manera de proyectarse y comprender la vida.

Se delinean en Clorodiazepóxid2 el primer performance que tiene a su cargo Ernesto Naveda, saludables evocaciones y apropiaciones de elementos históricos de las artes visuales y escénicas[1]. Con relación a la primera, las artes visuales, es muy latente el influjo del Action Painting; la obra creativa de grandes como Andy Warhol, Joseph Beuys, Marina Abramovich. En lo teatral, modelan el performance elementos como lo ridículo, lo grotesco (Ernesto Naveda aparece al inicio del performance vestido con un disfraz de mona vestida de seda, tomando café) o la parodia.

Y lo interesante en esto, en el diálogo, el completamiento de ambos lenguajes, la teatralidad y las artes visuales, es que conforman un hecho artístico de amplia riqueza de texturas, cuya principal virtud radica en que devela conductas, las carencias progresivas que no sólo se patentizan en el área de las relaciones humanas, sino también de los valores que pierde el ser humano en la medida en que se va haciendo cautivo de tener y acumular más.

Así, en Clorodiazepóxid2, desde que se muestran los comportamientos enajenados, el populacherismo más chato y agresivo (temas musicales de Bad Bunny), la frialdad, objetualización y metalización del sujeto, se convoca a reaccionar contra estas posturas en la vida.

Más fashion y menos drama, es un slogan que aparece en el programa de mano de Clorodiazepóxid2. Sin embargo, en este performance prevalece la tendencia a la construcción de la ilusión, la relación frontal con el espectador, los efectismos, la dramaturgia escénica que se acerca a la forma tradicional de construir la teatralidad.

De manera que se genera un corto circuito entre las expresadas b√ļsquedas formales en que se intenta plantear el performance (menos drama) y el modo real en que se perfila ante el espectador.

Foto: Del autor.

Mas, aclaramos que aun en esta condici√≥n de apego a las estructuras m√°s convencionales de lo teatral, llegamos a apropiarnos perfectamente de la intenci√≥n del artista, tenemos bien claro el n√ļcleo conceptual que se defiende en el performance[2].

En este minuto celebramos el gesto de los jóvenes creadores, José Armando Crespo y Ernesto Naveda, que desde la revisión de sus inquietudes nos han incitado a repensar nuestra existencia en medio de un universo bombardeado, saturado por el consumismo.

Clorodiazepóxid2, en su sentido más inmediato, más allá de lo discutible que pueda ser en lo formal, es un noble intento, una importante alerta sobre la necesidad de valorar lo que se tiene y vivir a plenitud con lo que pueda ser esencial. Y esa certeza que nos deja es aquello que nos lo muestra como una experiencia artística y social de valía.

[1] No obstante, lo más interesante no es la cita, sino la manera en que el responsable del performance se apropia del legado universal y se vale de este, sin dejar de ser original y perder la lógica de lo que plantea.

[2] El responsable de Clorodiazep√≥xid2, Ernesto Naveda, comenz√≥ sus primeros trabajos profesionales como actor en diversos grupos de teatro, Teatro de la Utop√≠a, Polizonte teatro, Teatro D¬ī S√ļbito, de Pinar del R√≠o; de ah√≠ su marcada inclinaci√≥n, un pensamiento marcadamente esc√©nico, desde lo tradicional, en su ejercicio perform√°tico.


El velorio de la bobería, más que un concierto

El velorio de la bobería es el título del concierto que la orquesta La Cruzada regaló este sábado, a las 9:00 P.M., en la sala Tito Junco, del Centro Cultural Bertolt Brecht, en la capital cubana.

Los asistentes pudieron disfrutar de 18 temas, casi todos compuestos por Gustavo Gonz√°lez, l√≠der de la agrupaci√≥n que fusiona varios ritmos y sonoridades, como el hip hop, el rap, la m√ļsica electr√≥nica, la timba y la rumba, en una especie de gran ajiaco acompa√Īado por letras que motivan el pensamiento.

Foto: Cortesía de La Cruzada.

Anteriormente, Gonz√°lez expresaba al Portal del Arte Joven Cubano que el concierto fue concebido como una gran obra, compuesta por partes segmentadas, lo cual constituye, tambi√©n, un homenaje a la m√ļsica cubana desde la diversidad.

‚ÄúOjal√° sea m√°s que un concierto, una manera de hacer disfrutar al p√ļblico y provocar reflexiones sobre la necesidad de eliminar la chabacaner√≠a en las propuestas art√≠sticas‚ÄĚ, afirmaba antes de subirse al escenario.

El graduado de Ingenier√≠a Industrial y fundador de La Cruzada¬†reflexion√≥ adem√°s sobre c√≥mo en ocasiones los p√ļblicos validan propuestas desfavorables, por eso la importancia de jam√°s olvidar lo mejor de la m√ļsica cubana y aprovechar siempre algunos de sus elementos tradicionales.

Neris González Bello, musicóloga y manager del grupo, resaltó que durante el concierto se grabóará la sexta producción discográfica del grupo y también un videoclip, con el mismo título general.

Refiri√≥ que el dise√Īo en la sala Tito Junco estuvo concebido como una especie de teatro arena, con mucho movimiento dentro de la escena y otros elementos, para romper convencionalismos.

Foto: Cortesía de La Cruzada.

Entre los invitados figuraron Rumbatá, César Pupy Pedroso, Yasser Edén, líder de la banda Zona Franca, y Abdel Rapsals, más conocido como El Lele Jr, cantante de los Van Van.

La Cruzada, integrada totalmente por jóvenes, es una orquesta que promete, con una carrera ascendente y cada vez mayor cantidad de seguidores.

Ensayo general!! Con grandes del pentagrama musical cubano contempor√°neo: Pupy Pedroso, Abdel Rasalps (El Lele) y Pancho Amat. La joven generaci√≥n tambi√©n se suma: Yasser Eden (Zona Franca) y Jazz Band del Conservatorio Amadeo Rold√°n. En los √ļltimos minutos antes de ‚ÄúEl velorio de la bober√≠a‚ÄĚ. Nos vemos en la Sala Tito Junco del Centro Cultural Bertolt Brecht. A celebrarle el velorio a la bober√≠a!! HOY s√°bado 2 de noviembre!9pm!#LaCruzadaEstaEnLaCasa

Publicada por Neris Gonz√°lez Bello en S√°bado, 2 de noviembre de 2019

Resulta favorable su manera de concebir la m√ļsica, mediante la fusi√≥n de c√≥digos contempor√°neos y otros elementos de la m√ļsica tradicional cubana.

El velorio de la bobería expresa mucho más que el título de una canción o un concierto, pues constituye una pretensión permanente de la agrupación y sus integrantes, una propuesta sugerente que merece la atención de muchos.

 


‚ÄúLo que me habita siempre es la incertidumbre‚ÄĚ

En un panorama literario tan plural como el de nuestra Isla, seguir los embates de las promociones de autores noveles que, de manera constante, se suman a la creación ya existente es siempre un desafío para cualquier lector o escritor. Entre estos autores, la voz de Ray Veiro es, a mi criterio, una de las más interesantes.

Desde su incertidumbre, el llamado del oficio es una constante que Ray defiende. Atentos: este es un joven escritor que puede, si contin√ļa en la ruta adecuada de lo creativo, sorprender y atraer. En cualquier caso, Ray Veiro es ya una voz a tomar en cuenta.

¬ŅDe d√≥nde nace tu certidumbre de ser escritor?

Lo que me habita siempre es la incertidumbre, a cada paso, a donde quiera que voy. Nunca me presento como un escritor si alguien no me dice ‚Äúmuchacho s√≠, deja la bober√≠a‚ÄĚ. El problema de ser escritor/artista es que eso no se forma, uno siente que tiene el deber de escribir, que no puede hacer otra cosa en la vida. Si no escribo me siento in√ļtil. Yo escribo aunque no me haya ganado el ‚Äút√≠tulo‚ÄĚ de escritor.

¬ŅCu√°n dif√≠cil resulta, para un autor novel, insertarse en el panorama literario del pa√≠s?

Un autor novel es como un recién graduado, entrenas rigurosamente para no hacer nada.

¬ŅPiensas que existe competitividad o competencia entre las voces literarias del patio? ¬ŅEs este un proceso negativo o tiene sus aristas positivas? ¬ŅCu√°les?

La competencia siempre es buena, lo que pasa es que la gente compite con la persona, no con la obra. Ese es un fallo soberbio. Aquí todo se torna personal. Realmente uno no supone competencia para otro. Actualmente hay muchísimos autores con poéticas diferentes, incluso con antipoéticas, y todos tienen cosas que decir de diferentes puntos. Eso es lo bueno de la subjetividad, que hay cierta democracia. Lo que pasa es que a veces esa democracia es desbalanceada, y se le da toda a ciertos poetas que casi son omnipresentes en los medios y se callan a otros.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

El momento de escribir es, para m√≠, estresante. Siempre tengo sue√Īo. Estudio dos carreras y el √ļnico tiempo que tengo para hacerlo es en la madrugada. Por eso siempre escribo molesto, frustrado conmigo mismo por dedicarle tiempo a otras cosas que no s√© para qu√© me van a servir. Pero siempre me mueve la obligaci√≥n de escribir.

A la hora de pensar en un libro, ¬Ņc√≥mo lo construyes, qu√© buscas?

Tengo poemas y relatos sueltos que nunca van a llegar a ser libros. Pero ahora estoy comenzando una relaci√≥n bonita con el teatro. El teatro te permite tantas cosas maravillosas. Lo que busco para construir un libro, es que las historias tengan vida, memoria. Todo tiene cosas ricas que contar, a veces cosas que ocultar…

Ray Veiro (Cortesía del entrevistado)Ray Veiro (Cortesía del entrevistado)

¬ŅCu√°l es el papel del lector en los tiempos que corren?

Esta generaci√≥n es visual, quedan escasos lectores. Hay gente que lee para encontrarse ‚Äúfrases chulas‚ÄĚ y para repetir ‚Äúcositas bonitas‚ÄĚ, para que sepan que saben. Pienso que tenemos que leernos entre escritores. No nos queda un p√ļblico amplio.

¬ŅPiensas que se ha hecho poco de novedoso en las generaciones literarias posteriores a Generaci√≥n Cero? ¬ŅHasta qu√© punto su influencia contin√ļa permeando la creaci√≥n?

La Generaci√≥n Cero siempre est√° ah√≠, es un referente y s√≠ influencia a much√≠simos autores. He le√≠do ya varios poemas que son Legna ‚Äúpasada por agua‚ÄĚ. Debe ser feo parecer una Legna deste√Īida, debe ser terrible no ser t√ļ. Una vez le√≠ en Facebook algo que Jamila le mand√≥ a Legna diciendo ‚Äúaqu√≠ se contin√ļa hablando en idioma Legna‚ÄĚ, y eso lo he comprobado muchas veces.

Pero tambi√©n hay autores que hacen cosas novedosas. Puedo mencionarte a Martica Minipunto, que es perform√°tica desde sus letras hasta su imagen, o a Daniel Duarte y Noel Alonso que tienen una forma inquietante de abordar la filosof√≠a. Y otro hombre, para m√≠, ‚Äúmonstruoso‚ÄĚ es Jorge Garc√≠a Prieto. Hay muchos m√°s que tendr√© la oportunidad de leer, debe haber much√≠simos, pero escondidos.

En los √ļltimos a√Īos se ha entrado en un proceso de contacto, parcial en todo caso, con la literatura de la di√°spora, ¬Ņpiensas en la escritura cubana como un gran bloque, dividido por diversas distancias geogr√°ficas, o lo diasp√≥rico es un fen√≥meno independiente de lo que se gesta dentro de la isla?

La literatura cubana definitivamente es un gran bloque, pero no se divide por distancias geogr√°ficas √ļnicamente. A veces estamos dentro del territorio y sufrimos una rara especie de exilio interno. Eso del contacto parcial va m√°s sobre la rectificaci√≥n de errores que otra cosa, sobre ser bienvenido a medias.

¬ŅCu√°n importantes son las conexiones y las asociaciones en materia de promoci√≥n? ¬ŅPiensas que los escritores se valen de relaciones de amistad para, por ejemplo, publicar o promocionarse?

Las personas escaladoras tienen su mérito, un atractivo risible. Y el mundo literario no está exento de ello. La buena literatura es la que permanece siempre. El tiempo dirá.

¬ŅQu√© libro te hubiera gustado escribir? ¬ŅTienes alg√ļn autor ‚Äúde cabecera‚ÄĚ?

Ning√ļn autor es para m√≠ un √≠dolo supremo. El fanatismo afecta las aperturas al progreso. Me gustan los autores que me muevan, que me desordenen dentro. La √ļltima que le√≠ y me provoc√≥ millones de cosas lindas fue Nara Mansur.

¬ŅC√≥mo definir√≠as a la literatura joven cubana? ¬ŅQu√© la caracteriza?

No me atrevo a dar una definici√≥n de esta naciente generaci√≥n, por ahora muy dispersa. Es como un ni√Īo malcriado que quiere una cosa y la quiere ya, pero falta consistencia. No se puede correr sin aprender a gatear, y eso he tenido que aprenderlo en carne propia.


Un escritor de extremos

Erick J. Mota y sus libros rondan el imaginario de todos aquellos que, alguna vez, hemos escrito, leído o pensado en clave de ciencia ficción. El calibre de su literatura radica en contar la verdad y hacerlo con acierto, en buscar lo cubano más allá de la concepción superficial del fenómeno y en su calidad como escritor (y como amigo, valdría también acotar al margen). Mota ha descubierto que lo universal se encuentra en el interior de la propia historia.

¬ŅExiste literatura de ciencia ficci√≥n y fantas√≠a con sello netamente cubano? ¬ŅQu√© define, a tu criterio, la escritura de ese g√©nero gestada en nuestra isla?

Por supuesto que sí existe. Creo que, incluso, fuera del género toda obra acometida por cubanos llevará un sello de cubanía. Los cubanos tenemos una forma particular de reaccionar a los embates de la vida; podría decirse, una forma específica de pensar y actuar. Compartimos muchas de estas características con los pueblos del Caribe, con los habitantes de América Latina y los países europeos mediterráneos.

Sin embargo, seguimos siendo ejemplares √ļnicos, tanto en la forma de hablar como en la manera de asumir la religiosidad (o el ate√≠smo), en la manera de reaccionar ante las crisis y el modo en que lidiamos con la pol√≠tica. Es imposible ocultar este cuban way of life.

La ciencia ficci√≥n o la fantas√≠a generan situaciones o ambientes en que los personajes son llevados a extremos que desaf√≠an la realidad misma, pero las reacciones humanas son universales. Si nos imaginamos a un grupo humano en un refugio luego de una guerra nuclear o un equipo de exploraci√≥n en el otro extremo de la galaxia creo que ser√≠a muy dif√≠cil ‚ÄĒy dudar√≠a del producto final de una obra as√≠‚ÄĒ si pretendemos (siendo cubanos el autor y los lectores) que el grupo se comporte como si fueran japoneses, norteamericanos o uzbekos.

El escritor de fantasía y ciencia ficción es un escritor de extremos, pero el centro de la trama siempre será el individuo… y ese individuo es forzosamente cubano cuando lo escribimos nosotros.

¬ŅLo que define la escritura de g√©nero hecha en la isla? Creo que su principal caracter√≠stica es que no hay dos obras iguales. Como pasa en m√ļsica, o en la misma literatura fuera de la ciencia ficci√≥n, no hay dos autores que compartan elementos creativos o estil√≠sticos m√°s all√° de las convenciones del g√©nero. Yoss no se parece a Michel Encinosa y ninguno de los dos se parece a Vladimir Hern√°ndez o a m√≠; sin embargo, los cuatro hemos hecho cyberpunk m√°s o menos en la misma √©poca.

Creo que es, precisamente, esta incapacidad para ordenarnos como generaci√≥n lo que nos vuelve √ļnicos dentro de la ciencia ficci√≥n internacional.

¬ŅEl g√©nero ha evolucionado en los √ļltimos a√Īos o sigue apegado a formas, f√≥rmulas y modos de hacer que hemos heredado de otras tradiciones culturales y escriturales, y/o del propio canon nacional?

Parte y parte. Es cierto que el género ha evolucionado. Con la llegada de los libros en formato electrónico los escritores han podido leer obras que no se habían publicado en Cuba. Esto permitió que subgéneros como el cyberpunk, la fantasía heroica o la ucronía aparecieran en el escenario de la ciencia ficción de nuestro país. Pero esto también nos ha atado a un canon ajeno, a veces innecesariamente comercial. Y digo ajeno y no extranjero. No hay nada de negativo en importar una idea o una estética que funciona.

Lo que sucede es que el arte se basa en la respuesta humana a la vida y ciertos grupos sociales comparten formas de responder a est√≠mulos como la guerra, el hambre o la violencia. Es a lo que llamamos identidad nacional. Como narrativa, la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a tienen posibilidades superiores a la narrativa tradicional ‚ÄĒerr√≥neamente llamada realista‚ÄĒ para mostrar estas reacciones. Sucede, entonces, que en nuestro af√°n de seguir un canon ajeno (puede ser extranjero o no) nuestros personajes reaccionen a la presi√≥n de la vida como norteamericanos, suizos o japoneses. Estrictamente hablando, eso no estar√≠a mal. Despu√©s de todo, la literatura habla de verdades universales.

El problema es cuando hay una desconexi√≥n entre los personajes y los lectores. Peor a√ļn es cuando esta desconexi√≥n se nota. Esto funciona igual cuando el personaje se comporta como ‚Äúcubano‚ÄĚ, se viste de guayabera (no tengo nada en contra de la prenda; de hecho, me gusta) y solo piensa en comer tostones y carne de puerco (tampoco hago campa√Īa contra lo anterior). El canon ajeno puede venir de cualquier parte pero debe evitarse.

Sobre las nov√≠simas generaciones de escritores del fant√°stico: ¬Ņnotas que hay similitud en los estilos y temas de escritura, una especie de autofagia literaria?

Creo que, a veces, no queda claro d√≥nde termina la inspiraci√≥n y comienza la copia. La ciencia ficci√≥n anglosajona ha llevado y lleva las riendas de lo aceptado en el mercado como ciencia ficci√≥n. Es correcto estar en fase con estas tendencias pero a la hora de hacer una obra propia creo que sucede que nos excedemos. Entre las obras cubanas dentro del g√©nero en los √ļltimos a√Īos se ha puesto de moda el cyberpunk y luego el steampunk, solo por poner dos ejemplos.

He podido leer intentos de estos géneros que carecen del espíritu y el sentido inicial de estos escenarios dentro del género. Tampoco veo la necesidad de estar tan en fase con la ciencia ficción y la fantasía fuera de Cuba. Todo escenario dentro de la ciencia ficción es extrapolativo y, por tanto, la extrapolación debe partir desde nuestra realidad y eso es lo que falta en la ciencia ficción cubana.

He visto que a veces se tocan tópicos y escenarios determinados solo por moda y no por una necesidad creativa dentro de la literatura. Desconozco si esta moda es una especie de autofagia, pienso que todo escritor comienza imitando lo que le gusta y, posiblemente, haya cada vez más escritores noveles que prefieren copiar de lo nacional hasta que encuentren su propia voz.

De cualquier modo, pienso que es solo un fenómeno natural el hecho de imitar o seguir modas cuando se comienza una carrera. Pero me muestro optimista respecto a las nuevas generaciones. No veo esto como un signo de decadencia dentro del género.

En la ya no tan corta historia de la CF y F cubanas, talleres literarios y ezines han ejercido un rol preponderante en la formaci√≥n e informaci√≥n de los nuevos escritores. ¬ŅSiguen siendo necesarios o piensas que, en la actualidad, se hace importante descubrir nuevas opciones formativas? ¬ŅCu√°les ser√≠an estas, en tu opini√≥n?

Bueno, como yo me formé en talleres (hablo del taller Espiral y más tarde en el Centro Onelio J. Cardoso) es difícil para mí tener una perspectiva fuera de ellos. Sin embargo, trataré de ser objetivo. Los talleres son saludables para el escritor tanto como la terapia de grupo lo es para un enfermo mental. Ayudan, pero no curan.

Un taller provee de ejercicios de creación, debate y valentía a la hora de exponer tu obra a los demás pero, por sobre todo eso, los talleres son una tormenta de ideas temáticas, brindan inspiración al escritor que comienza pero no forjan escritores.

Por otra parte, los talleres vician, son faltos de objetividad y, algunas veces, hasta deforman. Teniendo en cuenta los errores de concepto que manejan muchos escritores a la hora de afrontar el género pienso que tal vez los talleres no son suficientes (jamás diré que los talleres sean innecesarios pues me debo a ellos).

Pienso que deben existir otras opciones como cursos de teoría literaria, técnicas narrativas, apreciación del género o escritura creativa. Incluso, creo que los escritores que comienzan deberían estar pendientes de la crítica literaria, es decir, no contentarse con la crítica de los talleristas sobre su historia sino aprender de la crítica pura y dura hecha a escritores hechos y derechos para así tener un listón más alto que saltar.

¬ŅQu√© opinas de la relaci√≥n entre el mundo audiovisual y el literario, en relaci√≥n con los g√©neros fant√°sticos?

Como siempre he dicho, pese a que el fant√°stico surge como un movimiento literario, este se enriqueci√≥ apenas aparecieron los primeros audiovisuales. Desde M√©li√®s hasta la actualidad, el cine dej√≥ de nutrirse de la ciencia ficci√≥n, la fantas√≠a y el horror literarios para convertirse en un gestor de historias propias dentro del g√©nero fant√°stico. Esta relaci√≥n literatura-audiovisual goza de buena salud y si alguien lo duda creo que Juego de tronos puede aportar n√ļmeros sorprendentes en la estad√≠stica de aceptaci√≥n de un audiovisual inspirado en una serie monol√≠tica de libros de m√°s de 500 p√°ginas.

Lamentablemente, en nuestro pa√≠s no pasamos de los intentos que no acaban de despegar. Creo que, simplemente, tenemos una mala comunicaci√≥n entre los realizadores de audiovisuales y los escritores. Eso, sumado a una creencia respecto a que un audiovisual de ciencia ficci√≥n o fantas√≠a debe estar cargado de efectos visuales, trucaje y vestuario de dise√Īo que encarezca la producci√≥n. No digo que hacer ciencia ficci√≥n sea barato, pero cada vez hacer audiovisuales de cualquier g√©nero es igual de costoso.

Existen formas creativas de hacer cine fantástico que no requieren grandes efectos visuales computarizados o un movimiento excesivo de trucaje. Creo que es algo que puede resolverse con un mejor diálogo llegando a un punto medio entre el arte y las necesidades de producción.

¬ŅEs Cuba un pa√≠s de literatura eminentemente realista/mainstream, o crees que esa coordenada ya se ha equilibrado‚Ķ o invertido?

Cuba es un pa√≠s donde la cr√≠tica ve con mejores ojos la literatura llamada realista o mainstream y donde, adem√°s, no existe un mercado del libro en el cual la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a puedan probar con n√ļmeros (ventas) la predilecci√≥n del p√ļblico. En ese aspecto, al no existir un mercado solo nos queda convencer a la cr√≠tica.

Pienso que despu√©s de muchos a√Īos hemos logrado que algunos escritores de ciencia ficci√≥n y fantas√≠a sean aceptados como escritores por las instituciones, coloquen relatos en antolog√≠as ‚Äúrealistas‚ÄĚ, se autoricen premios dentro del g√©nero e, incluso, se dediquen ferias del libro (provinciales, pero algo es algo) a un escritor del g√©nero (hablo de Yoss).

Sin embargo, todav√≠a un relato fant√°stico ‚ÄĒno un fant√°stico enmascarado como realismo sino verdaderamente fant√°stico o de ciencia ficci√≥n‚ÄĒ no ha ganado un premio reconocido de literatura. A√ļn nos queda mucho terreno por ganar. Eso, asumiendo que realmente necesitemos conquistar esos espacios y congraciarnos con la cr√≠tica literaria cubana.

En otro sentido pienso que, tal vez, nuestros esfuerzos deber√≠an orientarse hacia la creaci√≥n definitiva de un mercado del libro en Cuba y, simplemente, venderle al consumidor ‚ÄĒese lector cubano que lleva consumiendo ciencia ficci√≥n por m√°s de 60 a√Īos y no parece cansarse‚ÄĒ y as√≠, de paso, hacer un poco de dinero.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Me limito a vivir, las historias vienen solas. Tengo la capacidad ‚ÄĒme reh√ļso a llamarlo don y he aprendido a no decirle maldici√≥n‚ÄĒ de procesar todo lo que me ocurre en t√©rminos fant√°sticos. Podr√≠a decirse que mi reacci√≥n ante la vida es escribir cualquier cosa que tenga un nivel de realidad no real. Al pasar el tiempo las historias se acumulan en mi cabeza y, cuando ya no me dejan tener una vida funcional, me siento y las escribo. Tras el punto final llega la paz de esp√≠ritu y regresan los pensamientos claros. Al menos por un tiempo.

Publicar fuera de Cuba: ¬Ņutop√≠a o distop√≠a? ¬ŅC√≥mo ha sido tu experiencia?

Ambas cosas. La parte ut√≥pica es la posibilidad de entrar en un mercado del libro. Dif√≠cil, ocupado por norteamericanos y espa√Īoles, pero siempre mercado. La posibilidad de vender est√° all√≠. Los libros no dependen de un plan editorial o de una distribuidora. Se editan, se imprimen y se venden. Es como estar en un agromercado sin que te importe el precio de la libra de cebolla porque son tus cebollas (en este caso, tus libros) y ganas algo cada vez que alguien compra.

La parte distópica es que llegamos tarde a este mercado. Las editoriales independientes poseen un alcance menor, muchas veces limitado a la mente de sus propietarios, la promoción cuesta dinero y en un mundo de oferta y demanda nadie apuesta por un escritor desconocido y de un país que solo fue famoso por unos misiles nucleares que crearon una crisis en los 60. Las grandes editoriales apuestan (e invierten) por lo seguro.

Esto es, por autores establecidos, traducciones de norteamericanos ganadores del Hugo y cubanos que hablan de política (la política sí vende). En fin, que publicar fuera de Cuba es como ser bajito y delgado y entrar a un ring lleno de armas pesadas para pelear contra varios tipos grandes y fuertes. La ventaja es que fuera del ring no tienes ninguna posibilidad de llevarte el cinturón del campeón. Pienso que siempre será una decisión personal.

Las antolog√≠as son, si se quiere, un ‚Äúrecurso‚ÄĚ que emplean muchos autores para darse a conocer y compartir espacio textual con algunas figuras, menos o m√°s relevantes, de la literatura nacional. ¬ŅSucede igual con los escritores de CF y F? ¬ŅDe cu√°nta importancia son las antolog√≠as del g√©nero?

Pienso que sí, una antología no solo es una oportunidad para muchos escritores noveles o con una obra limitada, creo que también le aportan buena salud al género. Sobre todo en un país donde no existen publicaciones en papel sobre lo fantástico, donde puedan leerse diversidad de relatos o fragmentos de novelas, como sucede en el mundo anglosajón (aunque cada vez son más las revistas que se pasan a formato digital y abandonan el costoso papel).

Una antología siempre se agradece de parte de los lectores asiduos al género. Creo que lo que falta ahora es que los antologadores de libros de corte realista comiencen a incluir autores de fantástico. No creo que resalte para mal un relato de fantasía o de ciencia ficción en una antología de narrativa (al fin y al cabo, eso es lo que es, narrativa).

¬ŅCu√°les son los temas y los asuntos que actualmente te apasionan? ¬ŅSobre qu√© desear√≠as escribir?

Me apasiona la historia, la sociolog√≠a y la pol√≠tica (tambi√©n las armas de fuego, pero esa es solo una relaci√≥n plat√≥nica), cosa que para un licenciado en F√≠sica puede parecer algo extra√Īo, aunque no tanto, si termin√© escribiendo libros.

Creo que la sociedad humana (al menos hasta que aparezcan otros seres inteligentes que vivan en sociedad) es un sistema físico profundamente complejo y, por tanto, fascinante. Es por eso que me apasionan por igual la ucronía y la distopía. Creo que la historia alternativa es algo más que un ejercicio de conocimiento de la historia, es un escenario de la ciencia ficción que requiere un trabajo de mesa tan profundo como una novela histórica y, al tiempo, es una reflexión sobre temas de gran profundidad social.

Existen puntos oscuros en las historias de cada país que solo la ucronía puede sacar a relucir, llevar a debate o llamar a la reflexión. Respecto a la distopía creo que cualquiera que vea las noticias y los discursos políticos con un ojo crítico está obligado a acercarse a la distopía.

Sobre todo, porque durante el siglo pasado parec√≠a que solo habr√≠a unos cuantos sistemas de gobierno que podr√≠an desencadenar en una anti utop√≠a. Hoy en d√≠a creo que las probabilidades se han cuadruplicado. Creo que la distop√≠a llama a la reflexi√≥n sobre el ahora, no solo sobre c√≥mo debemos reaccionar ante la pol√≠tica ‚ÄĒreacci√≥n que creo ha sido demasiado pasiva durante demasiado tiempo‚ÄĒ sino sobre c√≥mo debemos proyectarnos hacia el futuro.

Las noticias de hoy ser√°n la historia del ma√Īana y los errores de hoy ser√°n los holocaustos y apocalipsis del futuro. La gente deber√≠a reflexionar sobre ello y escribiendo sobre estos temas quiz√°s se pueda lograr.

Mucho se ha hablado del rol o papel del lector como coautor o, al menos, de su participaci√≥n en la construcci√≥n conjunta de un libro. ¬ŅPiensas que el lector cubano es creativo o que ha optado por la pasividad a la hora de consumir un producto ‚Äúya hecho‚ÄĚ? ¬ŅEs, adem√°s, un lector complaciente o no?

Ante la inexistencia de un mercado del libro, al lector cubano no le ha quedado otro rol que el pasivo. Pero eso no significa que no tengamos un p√ļblico cr√≠tico y nada complaciente. Nuestro p√ļblico lee de todo y copia todos los audiovisuales que salen del g√©nero. Esta avidez viene dada por la falta de oferta ante una demanda.

Sin embargo, he escuchado cr√≠ticas muy profundas en mi barrio sobre ciertos audiovisuales del g√©nero de dudosa calidad y he tenido la oportunidad de ver c√≥mo, en un lanzamiento del libro, casi todo el p√ļblico se hab√≠a le√≠do mi novela y hac√≠an preguntas que me pusieron a sudar. Creo que nuestro p√ļblico est√° deseoso de un mercado y no ser√° para nada complaciente con los autores cuando esto ocurra.

¬ŅHasta qu√© punto la b√ļsqueda de un sello nacional en la literatura fant√°stica puede ir en detrimento (o no) de la idea de construir una literatura universal y no localista? Y hurgando un poco en este asunto: ¬Ņse busca en realidad hacer libros del g√©nero con temas nacionales o solo se apuesta por lo superficial, e incluso folcl√≥rico, de lo llamado a grandes rasgos ‚Äúlo cubano‚ÄĚ?

Tal vez deber√≠amos comenzar haci√©ndonos la pregunta ¬Ņpor qu√© necesitar√≠amos buscar un sello nacional en el g√©nero? Aparentemente, estamos en buen camino siguiendo las convenciones del g√©nero y buscando conectar con aspectos universales de la naturaleza humana.

Para la ciencia ficción es, incluso, más sencillo, puesto que se basa en la extrapolación de disciplinas científicas que, por lo general, buscan generalizaciones y no localismos. La primera respuesta está en el mercado. En un mundo comercial regido por la pauta anglosajona donde prácticamente todo el canon está establecido a partir de una ciencia ficción y una fantasía concebida en Estados Unidos, Inglaterra y algo de Francia, es difícil competir. A menos que se tenga algo novedoso. Tanto en el mundo científico como en el literario es poco probable una idea nueva al cien por ciento. Generalmente se trata de ideas preexistentes adaptadas al contexto actual o vistas desde una localidad.

En otras palabras, no podemos vender hielo a los inuit a menos que le pongamos algo verdaderamente nuestro. Ahí es donde el sello nacional acude en nuestra ayuda puesto que nadie, en todo el mundo, posee nuestra cultura. Parte del éxito de los primeros clásicos de fantasía norteamericanos radicó en la explotación del imaginario nacional en lugar de intentar imitar la pauta extranjera. Es por ello que obras como El maravilloso mago de Oz resaltan en medio de un mercado controlado en su época por autores ingleses o alemanes.

Otro aspecto radica en que la ciencia ficción no busca exactamente una extrapolación de la ciencia actual sino que explora la respuesta individual y social al desarrollo tecnológico. Y esta respuesta es particular para cada grupo social.

Por otro lado, la fantas√≠a no se basa en extrapolaciones cient√≠ficas o tecnol√≥gicas sino en extrapolaciones tradicionales, culturales y folcl√≥ricas. Tolkien construy√≥ todo el universo del Arda a partir de tradiciones, leyendas y folclore europeo. Lo interesante es que no tom√≥ mucho del folclore nacional pero, indudablemente, El Se√Īor de los anillos tiene un sabor brit√°nico indiscutible.

Claro est√°, apoyarnos en la cultura nacional no nos puede alejar de la b√ļsqueda de verdades universales. Macbeth se desarrolla en la escocia medieval pero es una historia sobre las ambiciones. Lo universal est√° en el interior de la historia, no en c√≥mo luzca.

Y aqu√≠ caemos en la segunda pregunta que para poder responder tenemos que hacernos otra: ¬Ņqu√© consideramos ‚Äúlo cubano‚ÄĚ? Todas las respuestas posibles a esta pregunta se agrupan en dos grandes grupos. Una centrada en factores de identidad que exploran los elementos comunes de cada individuo de nuestra compleja naci√≥n.

Y otra, banal y estereotipada, que busca soluciones f√°ciles para problemas complejos, tales como reducir la totalidad de las tradiciones campesinas (con profundas ra√≠ces compartidas entre la cultura ta√≠na y la europea) al punto cubano y el guateque; o toda la complejidad de las religiones de origen africano (que van desde la regla conga proveniente de Hait√≠ en el oriente cubano hasta la hermandad de los √Ī√°√Īigos en el occidente de la isla) a un simplista pante√≥n polite√≠sta distante de la filosof√≠a yoruba encabezado por una Osh√ļn, un Chang√≥ y un Eleggu√° dise√Īados para agradar al turismo del primer mundo.

Ahora bien, un autor de literatura fant√°stica que asuma la primera definici√≥n de ‚Äúlo cubano‚ÄĚ explorar√° un conflicto universal dentro de la complejidad de nuestra sociedad, nuestra tradici√≥n o de nuestra cultura. En cambio, si se sigue la segunda definici√≥n, solo se obtendr√° controversias campesinas de robots gigantes con sombreros de yarey u orishas vestidos de Armani saltando entre almendrones en movimiento como una mala copia de La Matrix. Creo que la decisi√≥n est√° en cada autor. Que el lector juzgue por s√≠ solo.


Discurso Presidente de la AHS en la entrega de los premios Maestros de Juventudes

Los aut√©nticos nunca renuncian a ense√Īar. Cada octubre, mientras reconocemos su trabajo como formadores, nos dejan nuevos mensajes. En eventos como este llegaron las palabras de Helmo Hern√°ndez, Corina Mestre, Eduardo Torres Cuevas, Olga Portuondo, entre muchos otros, para certificar (como si fuera necesario) el porqu√© son llamados Maestros de Juventudes.

Recordamos, por ejemplo, aquella intervención del maestro Fernando Martínez Heredia cuando recibía de nuestras manos esta distinción, la misma que entregaremos hoy a siete intelectuales y artistas, a siete amigos del arte joven porque irreverente y lozana es también su obra.

Fernando invitaba a trascender a nuestros paradigmas como √ļnica forma de serles consecuentes, nos provocaba a fundar una √©pica basada en los principios del respeto a la historia, del amor a los nuestros. Advert√≠a que la verdadera guerra es cultural, un pueblo sometido por una cultura que aliena, que olvida, que entierra esencias y globaliza estupidez, es m√°s esclavo que cualquiera de los personajes negros de La √ļltima cena de Tit√≥n.

Trabajar es vivir, nos dijo en una ocasi√≥n la eterna Alicia Alonso, otra de las grandes maestras que nos han acompa√Īado desde su compromiso con el arte. Como a ella, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z les debe a tantos hombres y mujeres que trabajaron y trabajan para que exista una cultura emancipadora, soberana y nueva. En Cuba, despues de 1959, la Revoluci√≥n convirti√≥ en sentido com√ļn lo que antes era alternativa, leer y escribir dej√≥ de ser para los privilegiados, porque el √ļnico privilegio es la vida misma; el arte para todos no fue consigna.

«Sin cultura no hay libertad posible», dec√≠a Fidel y se instituy√≥ como lema en el pasado Congreso de la Uneac, el mismo que clausur√≥ el presidente D√≠az-Canel con ese discurso trepidante. Ustedes, maestros, hoy son reconocidos como tal, tambi√©n por ayudar a construir una cultura nueva, la misma a la que se refer√≠a Fidel, la que libera, la que nos salva de ser fantasmas en una realidad que nos suplica que estemos atentos, que participemos de la construcci√≥n de una sociedad justa, sin batallas fragmentadas.

Defendiendo la cultura nueva defendemos las libertades humanas, el derecho a la diversidad, el derecho a vivir sin prejuicios; sin discriminar a la mujer, al homosexual, al negro, al diferente; el derecho a no estar conformes con el estado actual de las cosas, como si la sociedad fuera un ente superior e inmutable; el derecho a cambiar lo que debe ser cambiado. No tenemos dudas, esa «cultura es la primera que hay que salvar».

En la clausura del segundo Congreso de nuestra organizaci√≥n, el entonces primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministro, Miguel D√≠az-Canel nos dijo: «Contribuir desde la cultura al perfeccionamiento de una sociedad socialista, pr√≥spera y sostenible, donde lo que distinga no sea la poseci√≥n material, sino la riqueza de conocimientos, cultura y sensibilidad es la √ļnica respuesta posible».

Por eso, maestros, cada a√Īo nos reunimos para abrazarlos como imprescindibles. Siempre es dif√≠cil la selecci√≥n, Cuba es un pa√≠s lleno de seres luminosos, de personas que siembran todo el tiempo, y despu√©s las ra√≠ces calan en la profundidad de las nuevas generaciones; es una Patria para amar, con muchas mujeres y hombres queribles, besables, como ustedes, siete paradigmas que son felicitados hoy.

Pudo ser poeta o pintora, y lo fue de alguna manera desde la actuaci√≥n. Uno de los rostros cl√°sicos del cine y del teatro cubanos. Todos somos un poco hijos de Luc√≠a, un poco hijos del subdesarrollo visto a trav√©s de sus ojos. Nos complace entregarle esta distinci√≥n a la Premio Nacional de Cine 2011 Eslinda N√ļ√Īez P√©rez.

Al Premio Nacional de Teatro 2012, actor y director, fundador de estilos, inspirador de generaciones, amigo del buen gusto y la consagración, Francisco (Pancho) García Castellanos.

Al cineasta, fundador del Icaic, un conversador ameno y locuaz, un apasionado de la historia. Director de leyendas. El Premio Nacional de Cine 2013 Manuel Pérez Paredes.

Al compositor, arreglista, alumno de grandes maestros y maestro de grandes alumnos. Un artista dedicado a la docencia, un m√ļsico de talla universal. El Premio Nacional de M√ļsica 2015, Guido L√≥pez-Gavil√°n.

Al Premio Nacional de Dise√Īo del Libro 2011, y Premio Nacional de Artes Pl√°sticas 2015, fundador y amigo, un intelectual absoluto. El cr√≠tico, poeta, narrador, pintor y traductor, Pedro de Ora√° Carratal√°.

Al ensayista, poeta, profesor, un hombre que ense√Īa tambi√©n con la palabra cotidiana, el Doctor en Ciencias Filos√≥ficas Virgilio L√≥pez Lemus.

Y a un trovador noble, a un hermano de la juventud, a un ser que se parece a sus canciones, tiernas y contundentes. Uno de los Fundadores del Movimiento de la Nueva Trova, Lázaro García Gil.

Hoy es cualquier día, todo el tiempo a cada uno de ustedes les damos las gracias. Han sido Maestros de Juventudes desde siempre.

Muchas gracias y felicidades.

Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz,

Presidente de la Asociación Hermanos Saíz 

 


Las met√°foras doradas

Dentro del panorama literario joven de Cuba, Elaine Vilar Madruga es, quiz√°s, una de las voces m√°s prominentes en los √ļltimos a√Īos. Capaz de crear obras enmarcadas en varios (o casi todos) de los g√©neros narrativos; se caracteriza por su acertada dramaturgia, composiciones l√≠ricas, po√©ticas, capaces de despertar los m√°s abigarrados sentimientos, personajes vivos, palpitantes, argumentos imbricados, madejas m√°gicas que el lector disfruta deshacer, poco a poco, a trav√©s de la palabra escrita, rastro del hilo de Ariadna en un laberinto de intertextualidad.

Cada nueva publicaci√≥n de Elaine nos trae sorpresas imposibles de ignorar. Cada nueva obra que presenta al p√ļblico lector reafirma el compromiso de la autora de transitar con paso firme por el camino interminable que es la literatura.

Queda evidenciado en su √ļltima novela Los a√Īos del silencio, recientemente publicada por la editorial espa√Īola Dilatando Mentes. Un texto cargado de simbolismo, met√°foras precisas, personajes femeninos fuertes, que golpean, que sufren, personajes que se corrompen bajo las garras del poder, hombres que sue√Īan y presagian destinos desde la muerte, y artistas en busca de la perfecci√≥n.

Porque Los a√Īos del silencio es una novela dedicada al arte en todas sus vertientes, pero m√°s al teatro, donde a trav√©s de varios de estos singulares personajes nos acercamos a las interioridades del Kabuki japon√©s.

‚ÄďCuando comenzaste a planificar la historia de Los a√Īos del silencio, ¬Ņc√≥mo result√≥ ese proceso de investigaci√≥n acerca del kabuki? ¬ŅPor qu√© elegiste el teatro tradicional japon√©s para que resultara hilo conductor de la novela?

Investigaci√≥n teatral y dramaturgia son hilos, con salvedad de la met√°fora que siempre me han servido como materiales textuales. Hay cierta atm√≥sfera de misterio ‚ÄĒocurre cuando la condici√≥n de desconocimiento se troca en curiosidad‚ÄĒ que rodea a otras tradiciones teatrales que no son las precisamente occidentales; dicho en otras palabras: el teatro tal y como lo conocemos desde nuestra condici√≥n hemisf√©rica no es la √ļnica, ni siquiera la mejor, forma de teatralidad o de ritual.

Esa niebla que existe en torno a otros procesos de la escena no occidentales, esa condici√≥n que es liminal, siempre me interes√≥. De alguna manera, Los a√Īos del silencio es el resultado de una investigaci√≥n y una deuda que tengo con mi formaci√≥n dramat√ļrgica.

Antes te mencionaba la palabra ritual. Como ves, unas poquitas s√≠labas que se desbordan en su contenido. Toda teatralidad conlleva una forma, as√≠ sea abstracta, de ritualidad. Lo que sucede es que, en las tradiciones no occidentales, el ritual aparece mucho m√°s imbricado a la condici√≥n de escena. Sucede as√≠ con el teatro kabuki, pero no de manera exclusiva. Habr√≠a que observar con atenci√≥n al mundo hind√ļ, japon√©s, chino, por solo mencionar tres formas de concebir el rito, la escena y el universo.

Mi investigación sobre el kabuki fue limitada, te lo confieso, y hablo de la limitación sin tapujos por lo difícil que resultó para mi mente, signada por lo occidental, entender el fenómeno en toda su extensión y dimensión.

Portada de Los a√Īos del silencio. Editorial Dilatando mentes, 2019.

Hay códigos que se me escapan, y son códigos que no están marcados ni siquiera por cercanía o lejanía geográfica, sino por las diferentes maneras de concebir un mismo fenómeno. La novela es mi intento de encontrar un camino hacia la comprensión. En un mundo ideal me habría gustado ser testigo directo de funciones de teatro kabuki, más que ser espectadora que visualizó los procesos a través del deficiente método de la observación indirecta (dígase videos, conferencias, etc.).

¬†Como en arte todo es proceso ‚ÄĒy camino‚ÄĒ aprovech√© la niebla del conocimiento incompleto ‚ÄĒen arte, todo conocimiento es incompleto‚ÄĒ y la cubr√≠ con la argamasa de mi narrativa, con mis personajes y sus obsesiones, con el hilo o eje conductor que rigi√≥ a estos actantes de la escena del poder y de la vida. Fui en busca de sus objetivos, de lo que en realidad los quebraba, los conten√≠a o los desbordaba. Fue un m√©todo no vindicativo ni de omisi√≥n, sino de construcci√≥n conjunta.

Del teatro kabuki me interesaba, sobre todo, la disciplina del oficio y los largu√≠simos a√Īos de formaci√≥n y preparaci√≥n a los que se someten los actores. La tradici√≥n se hereda, es un preciado don familiar que se piensa como legado y merecimiento.

Y luego, tambi√©n, me atra√≠a la figura del onnagata ‚ÄĒactor masculino que asume los roles femeninos‚ÄĒ y el proceso de transformaci√≥n y transmutaci√≥n que ocurre en este sujeto; proceso que no es solo f√≠sico, ni de enmascaramiento, sino metamorfosis espiritual. Como ves, exist√≠a material suficiente para la curiosidad y la provocaci√≥n, dos de los ejes fundamentales que deben poner en movimiento cualquier proceso de escritura. La literatura es eso: curiosidad y provocaci√≥n. Todo lo dem√°s es un sin√≥nimo o una resultante.

‚ÄďA trav√©s de diversos cap√≠tulos nos acercamos a personajes que al inicio tienen un breve destello de presencia, y despu√©s cobran vida a trav√©s de mon√≥logos que se adaptan al desarrollo de la historia, ofreci√©ndonos un punto de vista interesante, sosteniendo un armaz√≥n de intrigas y traiciones. ¬ŅC√≥mo estos fantasmas que sue√Īan en la Ciudad del Silencio se convierten en parte importante del argumento? ¬ŅCu√°l es el simbolismo encerrado en sus discursos, y su v√≠nculo con el teatro?

La novela en s√≠ es muy teatral, no solo por las conexiones evidentes que tiene con el mundo del kabuki sino porque la escritura del texto ‚ÄĒde alguna manera no tan mist√©rica‚ÄĒ se impregn√≥ de ese esp√≠ritu.

 El libro es teatralidad llevada a la narrativa, no puedo pensarlo de otra manera. Si a eso le sumas que es una novela contada desde diversos puntos de vista, entonces te darás cuenta que todo está relacionado con una condición de escena y de personaje.

No es secreto: en mi escritura, los personajes siempre son el centro; no creo hayan ‚ÄĒo al menos no las noto‚ÄĒ excepciones en todo mi proceso de trabajo. Encontrar sus tonos, sus historias, sus secretos, es mi gran b√ļsqueda. Luego viene la forma, el c√≥mo se cuenta lo develado, el c√≥mo se aborda el ritual desde un espacio que no solo sea el cuerpo de los personajes ‚ÄĒaunque tambi√©n‚ÄĒ sino tambi√©n el recurso de su(s) m√©todo(s) y del mundo que los habita.

Algunos de los personajes de esta novela viven a un costado de la realidad; pero esta es siempre una realidad llena de costuras, una realidad permeable, que puede ser transpuesta. La Ciudad del Silencio no es m√°s que el velo donde se produce ese cruzamiento.

Creo que, en sentido general, todos los personajes de esta novela son cadáveres andantes, colindan en los límites de la vida y la muerte; de ahí que les sea tan simple comunicarse con un tipo de mundo otro. Si ese mundo es real o no, queda en mano de los lectores: como autora, no aventuro a tanto.

‚ÄďHablamos sobre el personaje de Harune y su af√°n por lograr la perfecci√≥n de su arte: ¬Ņesto ocurre realmente en el teatro, en el mundo de la actuaci√≥n?

Ocurre en el mundo del arte. Ya no s√© si es una obsesi√≥n recurrente o algo que parezca demod√© a los ojos de la mediocridad que reina en todos lados en estos tiempos que corren. Pero la b√ļsqueda de la perfecci√≥n, ¬Ņacaso no es un motor humano, m√°s que art√≠stico? Este es un concepto que tiene que ver ‚ÄĒo est√° muy relacionado‚ÄĒ con la sed de conocimiento de Fausto, el de Goethe.

Y es el motor silencioso ‚ÄĒquiz√°s menos visible‚ÄĒ de muchas de las criaturas de Shakespeare. Te menciono dos casos, hay otros, y eso que solo me circunscribo al contexto literario, o m√°s espec√≠ficamente, al dram√°tico.

Harune, de alguna manera, es la s√≠ntesis y la sumatoria de estos otros personajes. Se debe a ellos y es, a su manera, igual de monstruoso. Solo que su monstruosidad ‚ÄĒque es tambi√©n su belleza‚ÄĒ est√° ligada a la idea de alcanzar todo su potencial, de hacer que el potencial eclosione, de llegar a un pelda√Īo m√°s alto en un ciclo infinito de ascenso.

En el teatro kabuki, la perfecci√≥n es, m√°s que una b√ļsqueda aislada, la meta, y es este un concepto que mucho tiene que ver con la transmisi√≥n del conocimiento a las nuevas generaciones y la conservaci√≥n de la tradici√≥n. De ah√≠ que lo actores del kabuki se enfoquen en la especializaci√≥n de determinados roles, a los cuales dedican toda una vida de trabajo y cuya formaci√≥n comienza desde las m√°s tempranas edades.

Te confieso que mi relación con los personajes de esta novela fue de fricción, no de convivencia ni de conveniencia. Pero la fricción fue interesante, provocó escoriaciones y, una vez que la piel textual volvía a crecer, provocó también nacimientos. Con Harune, el proceso se hizo especialmente lijoso. Creo que eso sucede cuando hay vida y divergencia, que es mejor que el sencillo asentimiento, el asentimiento acéfalo.

Cortesía de la entrevistada.

‚ÄďMezclas de manera homog√©nea teatro y ciencia ficci√≥n para ofrecer una visi√≥n √ļnica, con lo cual, la novela adquiere tintes de un universo ya conocido por tus lectores a trav√©s de Salom√©, la primera entrega de El trono de Ecbactana, y la mayor√≠a de los cuentos que aparecen en Los arcos del norte. ¬ŅTienes planeado conectar estas historias a trav√©s de una novela o una saga?

Desde hace unos a√Īos soy especialmente consciente de que todos mis universos se tocan, incluso aquellos que parecen m√°s lejanos o divorciados a una primera y superficial mirada. Escribir al tanto de este fen√≥meno es algo positivo, no te lo niego, porque te permite establecer conexiones, hilar una madeja con otra, despierta la curiosidad y la provocaci√≥n.

Pero tambi√©n ‚ÄĒnada es perfecto‚ÄĒ es un ejercicio que te obliga a realizar constantes asociaciones. En este universo que contiene a todos los otros, no puede haber tejido suelto. La mirada tiene que ser macro, no microsc√≥pica, aun cuando me ocupe lo peque√Īo y lo invisible. El oficio ayuda un poco, s√≠.

Ayuda en el sentido de que he planificado mi escritura como un mapa que se va develando en la misma medida en que los lectores consuman m√°s de mis libros. No pasa nada si leen solo uno, porque el universo contenido dentro de este es aut√≥nomo, pero siempre he intentado dejar pistas, zonas en blanco ‚ÄĒal menos zonas nebulosas‚ÄĒ que hagan que el lector inquiera sobre las conexiones posibles.

Sé que quien lee dos o más de mis libros empieza a establecer esos vínculos. El lector es sabio. El lector es inteligente. Uno no debe deglutir la materia de la literatura, sino entregarla pura, en bruto, diamante contenido en la piedra. El escritor debe confiar en el lector. Ahí ocurre el primer pacto ficcional.

‚ÄďSurge en la novela la alusi√≥n a la trinidad femenina (La Doncella, la Madre, la Vieja), no a trav√©s de un conjunto de personajes cercanos, que tampoco son conectados con facilidad, pero s√≠ dispersos a trav√©s de las diferentes voces que componen la obra. Se percibi√≥ un destello de esta trinidad en la primera entrega de El trono de Ecbactana, as√≠ como en otros cuentos con reminiscencias de este universo que comienzas a tejer; ¬Ņqu√© tan prominentes se han vuelto los personajes femeninos en tu obra?

Siempre han sido prominentes. Imag√≠nate: si escribo desde mi cuerpo, y mi cuerpo es femenino, esta es una condici√≥n que me acompa√Īa, que es dif√≠cil de obviar, aunque ‚ÄĒcomo siempre digo‚ÄĒ no es limitante, no es barrera, no es muro. Con esto quiero decir que no siento que ha habido una transici√≥n evident√≠sima en mi obra, digamos, de un estado donde los personajes femeninos fueran secundarios a un ahora donde parecen ser los ejes de mi pensamiento.

Hay lecturas y lecturas sobre ese tema, por supuesto, y no vamos a discutirlas en esta pregunta de la entrevista porque forman parte de la prehistoria. En este momento de mi vida como escritora se han abierto ‚ÄĒo develado, no s√© con honestidad‚ÄĒ una serie de preguntas que giran en torno a la identidad femenina.

¬†O, mejor dicho, porque no me gusta limitar la literatura a un asunto biol√≥gico, prefiero anotar: sobre la identidad, omitamos otro calificativo. Biolog√≠a y g√©nero parecen conceptos asignados al nacer ‚ÄĒcuestionable esa afirmaci√≥n cuando menos: no hay tama√Īa irreversibilidad en este mundo‚ÄĒ; por tanto, esta inmovilidad deber√≠a ser vetada en literatura.

A m√≠ me gusta construir buenos personajes o, al menos, personajes vivos, no importa si estos son criaturas femeninas o masculinas (sospecho que esta b√ļsqueda es com√ļn a tantos otros como yo). No deber√≠a ser visto con sospecha que una escritora pueda erigir personajes masculinos s√≥lidos como tampoco se le ha de pedir a priori que se enfoque en desarrollar personajes femeninos dotados de igual densidad, solo porque se supone que es lo que le toca hacer en favor de su g√©nero.

No, eso no es literatura, no es libertad ‚ÄĒni libertad creativa ni de g√©nero‚ÄĒ, es simplemente un enfoque biol√≥gico permeado por una ideolog√≠a hecha a palos. Entonces mi letra es esta: que cada cual otorgue forma a los personajes que quiera, siempre que lo haga bien.

Como mismo me encanta ver que mis colegas hombres son capaces de doblar una condici√≥n biol√≥gica para crear a sus dramatis personae femeninos, disfruto ver a escritoras que no sienten que su cuerpo es la barrera que define su literatura, su oficio ni su pensamiento. En materia de libertad siempre vamos atr√°s, anquilosados, ¬Ņpero hasta cu√°ndo‚Ķ?

Cuando esos temas dejen de importar, entonces podremos hablar de una literatura sin barreras, sin apellidos o calificativos, sin condiciones ni exclusiones. Los a√Īos del silencio, en espec√≠fico, es una novela sobre mujeres, s√≠, y he intentado que estas tengan relieve, fricci√≥n y escoriaci√≥n. En otras palabras, que respiren y que me nieguen. Ese es su papel en este mundo.

‚ÄďUna de las protagonistas de Los a√Īos del silencio, Kiandara, atraviesa por varias etapas en su crecimiento espiritual (Kiandara Ruise√Īor, Kiandara Princesa, Kiandara Reina). ¬ŅC√≥mo ha actuado el poder sobre este personaje al que vemos levantarse desde las cenizas?

Bueno, esta es una pista importante, has dicho la palabra clave desde el principio: poder. Digamos que es un concepto antiqu√≠simo relacionado con la frase ‚ÄĒlugar com√ļn‚ÄĒ: una ‚Äúespada de dos filos‚ÄĚ. Esos dos filos, esas dos visiones, aparecen resumidas en Kiandara. Pero no solo en ella, tambi√©n en Harune, en Orsini, en Oma, en todos aquellos que habitan el universo espec√≠fico de esta obra.

Los personajes han sido atravesados por esa hoja y, por tanto, se han contaminado. Hay belleza y horror en ese acto y, creo tambi√©n, en las vidas de todos los personajes, hasta el punto de que sus monstruosidades se transforman ‚ÄĒal menos as√≠ lo entend√≠ yo como autora, proceso deficiente, por otro lado‚ÄĒ en sus excusas para lidiar con la realidad.

En determinado punto de la novela, la realidad los desborda, la realidad se niega a contener a los personajes. Hay impureza en el poder pero también purga. En mis criaturas no hay monstruosidad irreversible, y es lo que espero que los lectores puedan ver y descubrir. Lo anhelo profundamente.

‚ÄďEl t√≠tulo Los a√Īos del silencio posee un sinf√≠n de met√°foras, referencias e interpretaciones. ¬ŅC√≥mo lo concibes como autora?

Es un título que habla de la libertad. De esa libertad que solo se alcanza cuando se ha perdido todo, cuando se ha cruzado demasiadas veces la frontera entre el bien y el mal. Esta es una libertad silenciosa (y pírrica, quién lo duda), que no es cuantificable en palabras y, por lo tanto, tampoco calificable.

‚ÄďAdem√°s de esta novela, ¬Ņcu√°les son las publicaciones futuras de Elaine Vilar Madruga? ¬ŅSeguir√°n el camino de la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a?

Mi escritura ahora mismo es una sumatoria de incertidumbres donde, por suerte, no falta la creación. He vuelto a escribir teatro luego de un tiempo en que me negué a retornar a los predios dramáticos. Es una relación hermosísima la que tengo ahora mismo con la dramaturgia: hay en ella mucho de cuestionamiento, de revisitación.

En alg√ļn lugar de mi mente se est√° incubando una novela ‚Äúrealista‚ÄĚ ‚ÄĒvamos a destacar la palabra con comillas, por aquello de las definiciones entre g√©neros que nunca me han interesado‚ÄĒ y al menos una decena de otros proyectos relacionados, directa o indirectamente, con lo fant√°stico.

Entre ellos, culminar la trilog√≠a El trono de Ecbactan‚ÄĚ, cuyo segundo libro ver√° la luz ‚ÄĒcruzo los dedos, voy a necesitar mucha suerte‚ÄĒ en la pr√≥xima Feria Internacional del Libro de La Habana.

Con el fin de la trilog√≠a termina una etapa en mi creaci√≥n y nace otra. Los a√Īos del silencio es ya una muestra de lo que se avecina. Despu√©s de un libro que sientes definitorio se necesita una renovaci√≥n del pensamiento ‚ÄĒproceso que deber√≠a ser totalmente org√°nico, aunque en ocasiones requiere impulso‚ÄĒ, de los modos y formas de decir. ¬ŅLo que vendr√°?, a√ļn no lo s√©. Pero en la incertidumbre hay belleza, y tambi√©n mucho de certidumbre.