arte joven en Cuba


Pasaporte al Mundo interior, paraíso para voyeurs consentidos

Yo, me, myself, amor propio, palabras que son como un espejo constantemente refuerzan la noción de diálogo, o mejor, de monólogos y autorreflexión. Son palabras que parecen negadas a los cuerdos, o que por el contrario, los cuerdos se niegan a reconocer porque simulan estar siempre en un territorio insospechado.

Con una propuesta conceptual que no busca conectar expresamente con el p√ļblico y que por el contrario se basa en el conjunto de aspiraciones, frustraciones y experiencias del autor intenta presentar tal cual las transiciones y los cambios en los estados de √°nimo por los que ha pasado el artista y lo hace con crudeza, como la esencia de la vida que le ha tocado vivir.

Expo Mundo Interior de Yuri Seoane. Foto: Yasmany Herrera Borrero

Mundo Interior no niega el contacto con el espectador invita a compartir el c√ļmulo de sentimientos que habitan en √©l. Con el conjunto de 11 piezas creadas por Yuri Seoane se inaugura el festival Jazznam√° 2020 en Santiago de Cuba. La galer√≠a de la Casa del Joven Creador es el espacio en el que relacionan de manera inusual los dibujos hechos a carboncillo con las instalaciones y el video arte.

Montaje de la Expo Mundo Interior de Yuri Seoane. Foto: Yasmany Herrera Borrero

Seoane expresa su necesidad de experimentar, de enriquecer los espacios de que sus piezas en esa composición diversa den fe de sus sensaciones; cuando se muestra así mismo encuentra la posibilidad también de mostrar lo que quienes se enfrentan a sus piezas intentan esconder y que él decidió demostrar descarnadamente y sin miedos.

Cada pieza en sí cuenta una historia, una parte de la vida de Seoane, quien no busca cerrar un ciclo, sino recorrer los momentos que han marcado su existencia. Sobre todo, las instalaciones son interesantes en esta exposición. Tienen una fuerza inusitada, una capacidad insospechada para ganarse la atención, para mostrar una espiritualidad que se mueve entre la autodestrucción y la fe.

Yuri Seoane en el Montaje de su Expo Mundo Interior. Foto: Yasmany Herrera Borrero

Por su parte, los dibujos tienen altos contrastes en su composición, con formas sinuosas que rompen cualquier intención figurativa en un afán autorreferencial que ilustra muchas veces zonas desconocidas del yo interior, partes en conflicto que obligan a decidir entre dos opciones opuestas. 

El artista afirma que cumple un viejo anhelo al exponer en la sede de la Asociaci√≥n; es una forma de probarse, de proponer la experimentaci√≥n que considera una marca distintiva en su obra y de presentarse a s√≠ mismo a un p√ļblico con ojo agudo, entrenado para un arte que sugiere mirarse contantemente por dentro.

Frank Lahera fue el curador de la Expo Mundo Interior de Yuri Seoane. Foto: Yasmany Herrera Borrero

Nuestros cuerpos son como una casa, y el dise√Īo curatorial que guio la muestra ‚Äďseg√ļn Frank Lehera O¬īCallaghan‚Äď es precisamente el de una casa en la que las piezas te van mostrando cada vez elementos m√°s √≠ntimos en la medida en que te adentras en ella. Se trata de mostrar las contradicciones entre lo que se tiene y lo que se quiere, siempre contextualizado socialmente. Se intenta que la muestra sea universal que les sirva a todos dentro y fuera de Cuba.

Lahera desde la curadur√≠a pretende convertir a los espectadores en voyeurs consentidos, en personas que tienen la licencia para conocer al artista en su aspecto m√°s personal y menos conocido desde el primer encuentro. Con Mundo Interior en el marco del Jazznam√°, las artes pl√°sticas y este g√©nero musical se acompa√Īan para dar rienda suelta a la libertad creativa.