Alejandro Hern√°ndez


‚ÄúCaja de Luz‚ÄĚ para talentosos j√≥venes camag√ľeyanos

Caja de Luz es el nombre de un nuevo proyecto que auspicia la filial camag√ľeyana de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z; y que se prev√© tenga su primera edici√≥n en el pr√≥ximo mes de julio.

La iniciativa re√ļne a j√≥venes menores de 35 a√Īos, profesionales o aficionados a la fotograf√≠a, como es el caso de Alejo Rodr√≠guez, Ihordan Torres, Norlys Guerrero, Alejandro Hern√°ndez y Argel Ernesto Gonz√°lez.

Son ellos quienes formar√°n parte de la primera Caja de Luz, que incluir√°, seg√ļn la p√°gina en Facebook de la joven vanguardia art√≠stica e intelectual, un programa con conferencias, paneles, conversatorios con reconocidos creadores de la provincia, y de manera especial, exposiciones fotogr√°ficas.

Caja de Luz pretende crear un dossier a los artistas y fot√≥grafos que est√°n vinculados a la secci√≥n de Artes Visuales de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, filial Camag√ľey.

De igual manera refiere AHS Camag√ľey que en una primera idea, la propuesta formar√≠a parte del Sal√≥n de Artes Visuales para J√≥venes Creadores Gesto, pero se decidi√≥ crear un proyecto independiente con fotograf√≠as en vivo, que hasta hoy no existe en la demarcaci√≥n, m√°s all√° de ser una subsede del evento Noviembre Fotogr√°fico, con sede principal en La Habana.

«Este es un evento que so√Īamos hace mucho tiempo. Es la primera vez que contamos con un espacio propio creado desde la AHS para los amantes de la fotograf√≠a y es algo que se agradece much√≠simo», expres√≥ el joven Alejandro Hern√°ndez.


Un ‚Äúviejo‚ÄĚ escritor de 25 a√Īos

Deshacerse de la ingenuidad; un derrotero para muchos j√≥venes que asumen la creaci√≥n literaria como proyecto inmediato, o que alistan sus nombres entre la vanguardia art√≠stica como un angustioso desaf√≠o. Pero, el santaclare√Īo Alejandro Hern√°ndez Rodr√≠guez, carece de prisas, aunque su carrera apunta en subida y sus textos parecen escritos por alguien que le doble la edad.

Y como los textos de Ale pasan de mano en mano, se leen en las pe√Īas y los caf√©s, se beben, y degustan por la ligereza, el rasgo limpio, gran econom√≠a del lenguaje y finales abiertos. El Portal del Arte Joven Cubano se acerca hasta el preuniversiario Osvaldo Herrera para develar al autor de Filetes, Vaya por la puerta de atr√°s, Homeless, entre otros.

En la vida real Alejandro cuenta con 25 a√Īos de edad, es Licenciado en Pedagog√≠a-Psicolog√≠a por la Universidad Pedag√≥gica Osvaldo Herrera de Villa Clara. Miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Result√≥ entre los cinco finalistas de la beca de creaci√≥n Casa Seoane 2019 de la AHS en esta provincia, por lo cual fue invitado al V Encuentro Hispanoamericano de Escritores.

‚ÄúYo comenc√© a escribir durante las largas noches de guardia del Servicio Militar. Compart√≠a varias ideas con los amigos y nos re√≠amos, les gustaba. Luego comenc√© a estudiar Psicolog√≠a, lo cual me nutri√≥ de herramientas para la elaboraci√≥n de personajes, sobre todo para comprender las perspectivas de vida que se van asumiendo».

‚ÄďMuchos psic√≥logos devienen excelentes escritores‚Ķ

Es que a la vez que vas conociendo personas muy diversas haces extractos de situaciones inh√≥spitas de la vida. Adem√°s, la Psicolog√≠a te da las herramientas para meterte introspectivamente dentro de cada personaje, para lograr a partir de all√≠ una diferencia, puesto que todo el mundo es √ļnico en su forma de pensar y de actuar. Como tambi√©n funcionan a su modo la Filosof√≠a, la Comunicaci√≥n o cualquier otro tipo de especialidad, de saberes a modo general, de los cuales bebe un escritor.

‚ÄďSin embargo, aun cuando est√°s rodeado de adolescentes, y de los conflictos y tramas que puedan suscitarse en esta etapa preuniversitaria; los temas que abordas y sus protag√≥nicos pertenecen a otra etapa m√°s adulta de la vida.

Sí, tiene que ver con el tipo de literatura que prefiero consumir, por ejemplo, Charles Bukowski, Raymond Carver, autores del realismo sucio cuyos personajes resultan muy controvertidos.

Sentí cierto gusto por los análisis que hacen, la forma en que se inmiscuyen en contextos y situaciones complicadas. Comencé a buscar textos cada vez más hondos en este sentido.

Estoy muy influenciado por Hemingway, y otros de la escuela norteamericana. La consecuencia ha sido que desde los 18 a√Īos comenc√© a sentirme por dentro como una persona mucho mayor, un viejo casi.

‚Äď¬ŅC√≥mo es tu vida de escritor joven a pesar de todo?

Aparentemente soy muy asequible, tengo amigos y la gente busca mi compa√Ī√≠a. Disfruto de mi familia. Pero cuando cae la tarde, me gusta estar solo, no tener que dejar de escribir por nada, o que alguien llegue a interrumpirme ese espacio privado de concentraci√≥n. ¬°Como cierta gru√Īoner√≠a!

Quienes lo han pillado en el ejercicio creativo ‚Äďesposa, amigos, etc‚Äď, delatan a un ser perfeccionista y meticuloso que se pasa largas horas frente al ordenador. De ah√≠ la consecuencia de unos cuentos muy preciosistas en cuanto a los di√°logos, las escenas bien narradas, sin ‚Äúcabos sueltos‚ÄĚ, o personajes incre√≠bles.

Lo peor que puede pasarle a un escritor es que sus historias tengan ‚Äúcabos sueltos‚ÄĚ. Por ejemplo, que a un esquizofr√©nico le asesten un machetazo y nunca te enteres por qu√©. Tampoco me gusta impresionar al lector, hacerlo re√≠r, o llorar sin que haya un prop√≥sito m√°s alto, o una trama realmente compleja por debajo.

Es por eso que pienso mucho; días, semanas, meses. Edificando la obra, atendiendo al más mínimo detalle. Elaboro un proyecto, con mapas de los lugares que describo, con la ficha de cada personaje. A veces ni los incluyo en la caracterización de estos detalles, pero que me resultan indispensables para hacerlos creíbles. Por ejemplo, la marca de leche que prefiere un asesino X.

‚ÄďEsos personajes a que te refieres suelen tener nombres internacionales, se ubican en contextos indefinidos ¬ŅPor qu√© casi siempre escapas de los localismos en tus textos?

Algunos prefieren, incluso, continuar el enfoque provinciano, o la literatura de denuncias de los nov√≠simos, y puede ser v√°lido abordar las conversaciones en una parada de guaguas, quejas de hospitales, chismes de bodega. Pero hay un despertar, como una peque√Īa vanguardia de j√≥venes autores que abordan tem√°ticas m√°s universales.

En mi caso hasta me invento lugares y denominaciones ambivalentes para situar un relato. Con todo respeto, me parece absurdo seguir insistiendo en algo que se ha hecho mucho y muy bien, y que tuvo su momento, como es esa literatura de mera denuncia social. Sobre todo, porque estamos cada vez m√°s abiertos al mundo exterior, a los derroteros del arte fuera de la isla.

‚ÄúYo creo que mi generaci√≥n est√° buscando una nueva manera de expresarse.‚ÄĚ

Psicopedagogo, escritor, y desde antes de licenciarse, editor en Sed de Belleza, una de las casas editoras de los asociados ubicada en el centro de Cuba y cuyo prestigio ha cruzado las fronteras provinciales y nacionales.

De este trabajo nacer√° un cancionero de la trova santaclare√Īa que mucho agradecer√°n los amantes del g√©nero. A√ļn aguarda para entregarnos un libro propio.

‚ÄúQuiero que mi primer libro tenga unidad conceptual. Que no sea una especie de collage. Bukowski public√≥ a los 45 y eso no demerita su obra. As√≠ que mientras m√°s pueda trabajar y regalarle a la gente un producto de calidad, mejor. No hay prisas.‚ÄĚ