Actuación


Los desafíos de Camila Rodhe (+ fotos, video y tuit)

Era algo tímida, le temía al ridículo, pero su pasión por el jazz y la actuación es más fuerte que lo demás. Ahora encanta desde las tablas, encarna personajes con naturalidad y despierta aplausos.

Camila Rodr√≠guez, m√°s conocida como Camila Rodhe, es actriz del grupo El Portazo y cantante del conjunto Mestizaje, en Matanzas, su provincia natal. La obra CCPC La Rep√ļblica Light III Temporada fue como una especie de vitrina que le permiti√≥ demostrar su fuerza y talento.

Oriunda del municipio de Cárdenas, posee entre sus principales reconocimientos el premio de actuación femenina Adolfo Llauradó (2019), uno de los más importantes entregados a jóvenes en Cuba, miembros o no de la Asociación Hermanos Saíz.

Con naturalidad, narra que cuando conoci√≥ la noticia no lo pod√≠a creer. Tal vez porque nunca imagin√≥ que con su primer estreno como profesional pod√≠a recibir ese tipo de aplauso. ‚ÄúSent√≠ mucha alegr√≠a, sobre todo porque significa que mi trabajo va por buen camino. Cada reconocimiento de la AHS alienta a que el creador contin√ļe con ese deber de aportar a nuestra cultura y cada vez con m√°s √≠mpetu‚ÄĚ.

‚ÄĒ¬†¬ŅCu√°nto favorece tu formaci√≥n actoral estar en¬†El Portazo, un grupo que a pesar de su juventud da pasos importantes a nivel nacional?

‚ÄĒ¬†Ser parte de El Portazo ha sido y sigue siendo un placer y una suerte. Incluso, ya estudiando en la Academia, no ten√≠a claro si quer√≠a ser actriz. Desde ni√Īa he amado el musical, y cuando me gradu√© no exist√≠a ninguna agrupaci√≥n desarrollando ese g√©nero. Llegu√© a Matanzas y me incorpor√© a este grupo sin saber qu√© hac√≠a all√≠‚Ķ no tard√© en entender. He aprendido el rigor, la belleza, el placer de hacer arte.

‚ÄúHe aprendido el riesgo, a disfrutar el proceso, a entregarme sin miedo en las tablas‚Ķ Era muy cohibida, le tem√≠a al rid√≠culo. En el El Portazo he ido conoci√©ndome como actriz, cu√°les son mis lagunas, c√≥mo mejorarlas y c√≥mo sacarle provecho a mis cualidades‚Ķ, consciente de que la b√ļsqueda y el crecimiento han de continuar. Tanto su director, Pedro Franco, como sus actores (a quienes admiro y respeto mucho) me han ayudado y me gu√≠an en esta b√ļsqueda‚ÄĚ.

‚ÄĒ¬†¬ŅQu√© tipo de personajes prefieres o los asumes todos con el mismo entusiasmo? ¬ŅPor qu√©?

‚ÄĒ¬†Creo que todav√≠a no puedo decidir qu√© tipos de personajes me gusta hacer, y por eso, me entrego a todos con igual pasi√≥n‚Ķ todos suponen un reto para m√≠. Desde la escuela me han tocado personajes dram√°ticos y me gusta‚Ķ ahora tengo la oportunidad de hacer una comedia. Estoy tan entusiasmada como temerosa, pues nunca me he considerado una persona simp√°tica‚Ķ Se me da mejor re√≠r que hacer re√≠r. Pero la curiosidad y la oportunidad de descubrir de qu√© soy capaz son m√°s fuertes que mi miedo, y estoy muy contenta con ello.

‚ÄĒ¬†Tambi√©n tienes experiencia como actriz de la¬†emisora Radio 26, en Matanzas. ¬ŅC√≥mo es el trabajo en ese medio? ¬ŅCu√°n enamorada est√°s de la actuaci√≥n radial?

‚ÄĒ¬†Llegu√© a la radio gracias al actor y director del dram√°tico de Radio 26, William Quintana, que m√°s que mi director en este medio y mi compa√Īero de escena, es tutor y amigo. Mi primera vez en la radio¬†fue aterradora. Muy buenos actores me acompa√Īaban y no sab√≠a qu√© hacer (aclaro, que en la academia recib√≠ clases de radio, aunque en ese entonces no las valor√©). Pero me acogieron con paciencia y pronto descubr√≠ el deleite.

‚ÄúEs una escuela por la que todo actor deber√≠a pasar. Aprend√≠ agilidad. Es impresionante cu√°ntas cosas se pueden hacer de un personaje solo usando tu voz. Sin dudas es un trabajo muy dif√≠cil, pero divertido‚ÄĚ.

‚ÄĒ¬†El teatro implica muchos retos m√°s all√° de la escena. ¬ŅC√≥mo es en tu caso?

‚ÄĒ¬†No creo que sea muy diferente al resto de los actores de mi generaci√≥n. Yo soy de C√°rdenas, pero El Portazo radica en la ciudad de Matanzas, por lo que pronto tuve que buscar alquiler en la capital provincial, lo que supone estar lejos de mi familia y aprender a mantener todo lo que ello conlleva.

‚ÄúAdem√°s de eso, y hablando concretamente del trabajo, siempre es un reto el proceso de investigaci√≥n y b√ļsqueda al que debemos entregarnos con cada obra. El p√ļblico ve un resultado, pero el proceso es la parte m√°s divertida e importante. Lleva horas de estudio, y constante b√ļsqueda. La vida social es limitada en esos momentos y a veces tus amigos y familiares no lo entienden y eso afecta un poco tu lado emocional‚Ķ Fuera de eso, nada del otro mundo‚ÄĚ.

‚ÄĒ¬†Te gusta mucho el jazz. Sin dudas tu padre, director del conjunto Mestizaje, seguramente tuvo mucha influencia en eso‚Ķ

‚ÄĒ¬†Desde peque√Īa la m√ļsica cubana y el jazz era todo lo que o√≠a en casa. Crec√≠ rodeada de discos y m√ļsicos ensayando. Pasaba horas escuchando a mi pap√° practicar en la bater√≠a‚Ķ Siempre pens√© que ser√≠a m√ļsico, pero la vida me llev√≥ por otros caminos.

‚ÄúDe todas formas, nunca he podido separarme del jazz y de la m√ļsica en general, ni es mi intenci√≥n dejarla atr√°s. No fui a una escuela, pero aprend√≠ canto coral (lo suficiente) desde los seis a√Īos de edad hasta los 15 con el maestro Reynaldo Montalvo, integrante del Coro de C√°mara de Matanzas, que est√° bajo la direcci√≥n de Jos√© Antonio M√©ndez. Con √©l me cultiv√© y me enamor√© m√°s del arte‚ÄĚ.

‚ÄĒ¬†Entre 2017 y 2019 tuviste varias presentaciones musicales en Egipto ¬ŅC√≥mo fue la experiencia?

‚ÄĒ¬†Fue incre√≠ble e intimidante, porque ten√≠a entonces 19 a√Īos, me acababa de graduar y nunca hab√≠a enfrentado un p√ļblico que no fuera de escuela (d√≠gase padres y amigos que asist√≠an a los ex√°menes de actuaci√≥n). Era la primera vez que me alejaba tanto de mi familia y empezaba a descubrir otros lugares, otra cultura, y daba mis primeros pasos en el mundo profesional, muy importante adem√°s porque fue parte de un proceso de b√ļsqueda sobre cu√°l ser√≠a mi camino. ¬ŅQuer√≠a ser m√ļsico o actriz? Result√≥ que quiero ser las dos. La m√ļsica siempre ha estado en m√≠, y la actuaci√≥n me lleg√≥ por azar, a√ļn no s√© por qu√©, pero estoy contenta de que haya llegado.

‚ÄĒ¬†Llama la atenci√≥n¬†tu versatilidad como artista, a veces la m√ļsica y el teatro se unen encima del escenario. Ahora mismo preparas¬†la Comedia Musical¬†Todos los hombres son iguales‚Ķ ¬ŅCu√°l ser√° tu papel en esa obra?

‚ÄĒ¬†Interpreto a Susana, un personaje algo hist√©rico y burl√≥n, que se deja llevar por sus amigas (Liza, que la interpreta Mar√≠a Laura German, y Marie, a cargo de la actriz Odette Mac√≠as), y luego las culpa por haber perdido el control.

‚ÄĒ¬†¬ŅCu√°l consideras que ha sido tu principal desaf√≠o profesional hasta el momento?

‚ÄĒ¬†Precisamente el enfrentamiento con esta comedia musical. Ya hab√≠a mencionado el hecho de que no se me da muy bien hacer re√≠r y, para m√°s tensi√≥n, comparto escena con actores muy simp√°ticos y ocurrentes. Como dice el buen cubano, he tenido que ponerme las pilas.

 

‚ÄĒ¬†¬ŅQu√© sientes encima de las tablas? ¬ŅCu√°nto le temes o no a las reacciones del p√ļblico?

‚ÄĒ¬†Lo que siento cuando subo al escenario es dif√≠cil de explicar. Son muchas cosas. Pero, sin duda, me siento libre, y sin importar cu√°l sea el resultado, me siento complacida‚Ķ Para el p√ļblico trabajamos y por eso su reacci√≥n y opini√≥n es muy importante, eso siempre resulta aterrador, y provoca mucha tensi√≥n, pero nunca ha sido un freno para m√≠. Al contrario, procuro que funcione como motor impulsor. Aprender a escuchar a quienes te observan es algo muy importante.

‚ÄĒ¬†Por lo general, se piensa que las actrices son desinhibidas. ¬ŅC√≥mo te defines como persona?

‚ÄĒ¬†Mitad y mitad. La profesi√≥n que he elegido me ha ido sacando esos demonios que antes tem√≠a mostrar, pero a√ļn siento pudor en varias ocasiones.

‚ÄĒ¬†¬ŅQu√© piensas del teatro cubano? ¬ŅCu√°les son sus principales desaf√≠os?

‚ÄĒ¬†Siempre se puede hacer m√°s y mejor. Sobre todo porque en pleno siglo XXI competimos con la tecnolog√≠a, y las personas ya no quieren tomarse la molestia de llegar hasta un teatro. Creo que en Cuba se hace buen teatro, y que muchas agrupaciones ya han comenzado a actualizar sus repertorios y est√°n en la b√ļsqueda de hacerlo m√°s atractivo e interesante.

Pero para que la lucha tenga resultados, el teatro cubano necesita m√°s apoyo, m√°s all√° de los festivales que ya lo respaldan. Es m√°s f√°cil ir a un concierto que a una obra. Y hablo de la isla entera. He conocido personas que, a√ļn hoy, no han visto una obra de teatro. Simplemente no se enteran, y eso es algo triste.

‚ÄĒ¬†En tu opini√≥n, ¬Ņc√≥mo deben ser los j√≥venes actores y actrices en la Cuba de hoy?

‚ÄĒ¬†M√°s arriesgados. M√°s estudiosos, m√°s curiosos. El mundo cambia a minutos, y mantenernos actualizados es importante. Creo que tambi√©n debemos ser conscientes de la importancia de nuestro oficio‚Ķ no perder la belleza y la pasi√≥n.

‚ÄĒ¬ŅQu√© importancia le concedes a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como aglutinadora, impulsora de proyectos y defensora de los j√≥venes escritores, artistas e investigadores?

‚ÄĒ¬†Justo esa. Como j√≥venes creadores, contar con una asociaci√≥n que nos respalde, aliente y oriente en este camino, es muy importante.

‚ÄĒ¬ŅCu√°les son tus principales sue√Īos en el mundo creativo?

‚ÄĒ¬†Rescatar el musical en Cuba. Creo que es muy importante, sobre todo porque somos una isla muy r√≠tmica, y este es un g√©nero de mucho virtuosismo, belleza y grandeza que nunca debi√≥ perderse.


La amarga soledad del Pinto

La noche del Pinto, basada en un original de Reynaldo Montero, fue la entrega de Teatro D` Sur para este Mejunje Teatral. Una puesta resentida en aspectos como el dise√Īo escenogr√°fico y sonoro, pero que logra comunicarse con el espectador gracias ‚Äďporque hay que agradecerle en verdad‚Äď, a la actuaci√≥n de Jorge Luis Castillo.

[+]


Yisel, con Y

Una joven aldeana de la Renania medieval inspira el amor de Loys, bajo cuyos andrajos de pueblerino se encuentra el duque Albrecht. Hilarion, cazador, tiembla de celos. En dos actos de un ballet con m√ļsica de Adolphe Adam suele contarse la historia de Giselle. Pero la Directora Art√≠stica Idania Garc√≠a Casta√Īeira prefiri√≥ decirlo de otra manera.

Para contarnos su Yisel, bebió de la pieza romántica y dispersó su propia versión sobre las tablas. Una que recurre al humor en registro coloquial, para presentarnos personajes con identidad y carisma. Cuyo referente inspira a lo sublime, pero que a la velocidad de la luz nos aterriza en la circunstancia bucólica de Gisselle.

Y por si pareciera poco atrevida la parodia, tres t√≠teres interpretan a los personajes principales y nos conducen por una suerte de secuela jocosa de la obra original. Estos son presentados mediante la recurrencia a algunos actos y la m√ļsica incidental o en primer plano, en muchas ocasiones, del cl√°sico; trascendencia textual que agradece el p√ļblico, pero que responde tambi√©n a cierto objetivo pedag√≥gico detr√°s de esta entrega.

foto Dorisbel Guillén

‚ÄúTanto los ni√Īos como los adultos que no conocen la obra original pueden acercarse a la trama, porque es narrada con naturalidad y desenfado‚ÄĚ, explica al Portal del Arte Joven Cubano Idania Garc√≠a, quien adem√°s de actuar y dirigir, concibi√≥ este original y todo el dise√Īo escenogr√°fico y sonoro.

Comenta tambi√©n que el trabajo con t√≠teres fue un elemento de singular importancia en esa intenci√≥n subyacente. Debido entre otros aspectos, a que ‚Äúresultan muy atractivos se logra sensibilizar al p√ļblico con la representaci√≥n de valor universal.‚ÄĚ

De este modo, la reconocida actriz de la Compa√Ī√≠a Teatral Mejunje se desdobla en escena a trav√©s de tres personajes, dos de ellos masculinos; t√≠teres que manipula con maestr√≠a y a los cuales imprime con su voz matices espec√≠ficos.¬†

En escena, Yisel, es maniobrada por Denet Garc√©s √Āguila Garc√≠a, quien cuenta con cinco a√Īos de estudio del ballet, pero asume por primera vez la actuaci√≥n y tambi√©n se inicia como titiritera. ‚ÄúIntercambiamos experiencias‚ÄĚ; afirma acerca de lo que signific√≥ colaborar con la directora en el montaje de pasos y figuras propias del ballet.

Pero aun cuando esta retroalimentación pudiera mantener una intensidad dramática, puesto que se nutre de recursos bastante atractivos, pasado el primer acto comienza a resentirse el ritmo de la obra teatral. Puesto que los diálogos se tornan algo vacíos. El romance se convierte en melodrama. Se entiende, está claro, la intencionalidad, la ironía hacia el edulcoramiento del romance. Pero redunda en un estancamiento momentáneo del ritmo narrativo que nos deja también un sabor superfluo del tema.

Aun así, captan la atención la recurrencia a localismos jocosos, destellos de improvisación y la gran originalidad de la puesta en sí. Se superpone a todo esto el magistral manejo de los títeres.

Madre e hija so√Īaron esta singular puesta que tuvo su debut en marzo del a√Īo pasado con motivo del ejercicio de graduaci√≥n de Denet √Āguila. Una vez egresada de la Escuela Provincial de las Artes de Villa Clara seguir√° convidando a su disfrute en la sede del Proyecto Mejunje y en otros escenarios del pa√≠s.

La invitaci√≥n se agradece, si se tiene en cuenta que esta ‚ÄúGiselle‚ÄĚ, convida a las propias lecturas paralelas de la leyenda una vez que nos atrevemos a despojarla del preciosismo del ballet para encontrarla en otras po√©ticas. Y es que mientras Yisel ‚Äď‚Äďla puesta‚Äď‚Äď nos hace re√≠r, podr√≠amos preguntarnos nosotros tambi√©n: ¬ŅC√≥mo pudo haber sucedido realmente?


«El arte es de percibirlo, no de comprenderlo»

Fue un regalo para los j√≥venes teatristas del pa√≠s que la directora del grupo El Ciervo Encantado, Nelda Castillo, aceptara la invitaci√≥n para ser homenajeada en el Festival de Teatro Experimental Desconectado a 969 que se realiz√≥ en Santiago de Cuba. En un intercambio con j√≥venes amantes del arte de las tablas Nelda nos regal√≥ muchas ense√Īanzas y una frase que nos acompa√Īar√° por mucho tiempo:

‚Äúel arte es de percibirlo, no de comprenderlo‚ÄĚ

‚Äď¬ŅH√°bleme un poco acerca del trabajo que hace El Ciervo Encantado y la manera de encarar el teatro?

‚ÄďLo importante es siempre la investigaci√≥n. Uno nunca deja de investigar cada tema. Realmente uno entrena siempre, la vida es un entrenamiento. Todo te sirve y por eso uno debe ver a un artista en qu√© gasta su tiempo, qu√© es lo que mira, porque uno se cultiva o se descultiva.

Uno siempre est√° entrenando porque lees, porque ves, porque estudias. Uno entrena el esp√≠ritu, uno entrena la sensibilidad, y el cuerpo es el que acompa√Īa al esp√≠ritu. Un artista entrena ambos, m√°s que el cuerpo, eso tiene que estar unido.

‚Äď¬ŅUsted nos habl√≥ de la importancia de ba√Īarnos de realidad y eso convertirlo en obra de arte. ¬ŅC√≥mo eso se logra en El Ciervo Encantado?

‚ÄďEs que uno no imita la realidad, uno construye esa realidad como un equivalente, observada o percibida en otra dimensi√≥n. En una dimensi√≥n que quiz√°s no te des cuenta, no lo ves, pero el arte es como para enfocar de manera artificiosa y art√≠stica esa realidad. Uno descubre o redescubre la realidad.

‚Äď¬ŅCu√°nto usted considera que un evento como Desconectados a 969 contribuye al desarrollo del teatro joven en el pa√≠s?

‚ÄďEs magn√≠fico porque su direcci√≥n se ha propuesto activamente invitar a personas que tienen una lecci√≥n que brindar, es decir, que se piensa en creadores que tengan un objetivo concreto. Y dado ese objetivo, un investigador que tenga un estudio fundamentalmente sobre Cuba y sus ra√≠ces m√°s profundas y c√≥mo hace ese creador para reflejar la cubanidad.

‚ÄďAparte del fuerte entrenamiento que realiza, su grupo se nutre de una profunda investigaci√≥n. ¬ŅQu√© necesita El Ciervo Encantado para interpretar una obra?

‚ÄďEl problema est√° en que no es ir a la calle y ver solo la realidad y la persona que le ocurre lo que reflejamos, el detalle est√° en que uno cuando investiga tiene que tener el compromiso con lo que se est√° investigando.

No es una investigación desde una distancia, es estar dentro de ese tema y ser responsable con eso.

Yo tenía un actor que cuando lo mandaba a investigar me decía que ese proceso no le conmovía, y yo le decía que así no podía ser actor.

No es un problema de conmoverse, es sentirte comprometido con eso, no puedes estar distanciado. Si estás distanciado y eso no es capaz de llegarte, pues entonces no tienes nada que decir. Porque tu vives en este país, en este contexto y eso te involucra.

‚Äď¬ŅEl g√©nero influye en la forma de ver el teatro desde la actuaci√≥n y la direcci√≥n esc√©nica?

‚ÄďYo no te puedo decir eso. S√≠ me imagino que pueda haber su diferencia pero no porque sea un teatro de mujer o de hombre. Te voy a decir una cosa, he tenido la experiencia con mis alumnados que la mujer quiz√°s tengan un poquito m√°s de voluntad, de constancia. Eso no quiere decir que todos los hombres sean iguales.

Y es Nelda Castillo es una de esas mujeres nos hace ver la riqueza del arte como esa necesidad de percibirlo, no de comprenderlo.


La actuación, una locura hermosa

La actriz Amada Morado fue la protagonista del √ļltimo espacio Encuentro con de este verano, en el Sal√≥n de Mayo del capitalino Pabell√≥n Cuba, en el contexto de la Feria de la Cultura Cubana, Arte en la Rampa.

Durante la entrevista de la periodista Magda Resik, los asistentes conocieron a una Morada más allá de la pantalla, reflejo de resistencia, valentía y pasión en su camino por la actuación.

De ella, Resik expres√≥: ‚Äúes una artista que muestra su histrionismo y capacidad en cada puesta en escena, dejando su sello de calidad en los trabajos que realiza desde el √°mbito comunitario hasta en el giro sindical‚ÄĚ.

Proveniente de una familia humilde donde no exist√≠an artistas, Amada se interes√≥ por la actuaci√≥n desde peque√Īa escuchando novelas radiales y luego televisivas.

‚ÄúYo quer√≠a ser como esas mujeres (Gina Cabrera, Aurora Pita, Margarita Balboa) porque cada noche se transformaban en un personaje diferente y me gustaba vivir distintas vidas‚ÄĚ.

Aunque también la escritura y la pintura llenaban su tiempo, para su familia eso era cosa de locos. Ella debía estudiar corte y costura, taquimeca o para maestra de primaria, que era lo hacían las muchachas decentes.

Sin embargo, confiesa que era traviesa como su padre, y un d√≠a leyendo el peri√≥dico se enter√≥ de un curso de Arte Dram√°tico en la escuela municipal del Vedado y ‚Äúni corta ni perezosa‚ÄĚ fue a inscribirse falsificando el autorizo de su mam√°.

Pero la mentira tuvo patas cortas y la descubrieron. Ten√≠a entonces unos 12 o 13 a√Īos.

En la casa de la familia paterna aprendió el oficio de la peluquería, y tras el triunfo de la Revolución cruzó el muro de su casa y se fue a andar La Habana, pues su abuela había decidido irse de Cuba y ella no iba para ninguna parte.

Tomada del facebook de la Asociación Hermanos Saíz.

Comenta que en lo personal ‚Äúla Revoluci√≥n represent√≥ mucho, yo aprend√≠ en esos primeros a√Īos lo que es la Patria, lo que son los derechos de la mujer, la defensa de la mujer, y me hizo confiar en ella y seguir adelante, porque iba a cumplir mis objetivos y triunfar‚ÄĚ.

Solo ten√≠a cuando aquello 16 a√Īos, unos deseos inmensos de salir adelante y unos 10 pesos en el bolsillo que le ayudaron a pasar las noches en una casa de hu√©spedes. Con un pr√©stamo de su abuela materna compr√≥ algunos utensilios para arreglar u√Īas y por algunos a√Īos trabaj√≥ de casa en casa.

Para los 60 se inscribe en las Casas 26 de Julio, y tras la invasión, se incorpora en los Jóvenes Rebeldes, donde le proponen un trabajo con los pioneros, que le permitía un sueldo mínimo para sobrevivir.

Luego entró a trabajar en el centro de confecciones de camisetas Flex como operaria, un taller de danza folclórica y hasta en el grupo de aficionados de trabajadores del Sindicato de la Cultura.

Eran a√Īos de mucho revuelo, el d√≠a entero laboraba y las noches las dedicaba a estudiar en la Facultad Obrera Campesina o en los grupos de aficionados.

M√°s tarde, conoce sobre unos cursos en Teatro Estudio, donde se encuentra con distinguidas personalidades como Mario Aguirre. El 19 de mayo de 1967 tiene su debut esc√©nico al lado de la se√Īora Mar√≠a de los √Āngeles Santana, quien la ayud√≥ much√≠simo en sus inicios.

En el 67 pasa a formar parte de la bolsa de actores y entra en el grupo de Raquel Revuelta. Un lugar donde aprendió muchas cosas en el escenario viendo a los grandes maestros.

‚ÄúEra una etapa de mucho trabajo, se hac√≠an obras martes y mi√©rcoles, y de jueves a domingo secciones nocturnas con una extensi√≥n por la ma√Īana.

‚ÄúYo tengo que darle gracias a la vida por muchas cosas, porque aquella ni√Īa que so√Īaba tanto delante del televisor con aquellas actrices, tiempo despu√©s puedo compartir con ellas‚ÄĚ.

De su decursar por los diferentes medios manifest√≥ que en el teatro descubri√≥ la relaci√≥n directa con el p√ļblico, un lugar que demanda mucho del actor en la b√ļsqueda constante.

Tomada del facebook de la Asociación Hermanos Saíz.

En la radio pod√≠a ser cualquier personaje, desde un ni√Īo hasta una anciana, ‚Äúsiempre que manejes bien la dicci√≥n y los c√≥digos de ese espacio‚ÄĚ, en tanto la televisi√≥n no vale solo la concentraci√≥n, sino que es muy importante el autodominio para los percances que pueden aparecer.

“Es estimulantes cuando la gente opina. Si tienes los pies en la tierra sabes cual personaje quedó bien y cual necesita más. Te dan el personaje y tienes que estudiarlo, su época, sus costumbres, características de esa personalidad en esas circunstancias, contando con la colaboración del equipo que esté a cargo.

‚ÄúHay papeles que se te quedan por muchos a√Īos, tal es el de Angustia en Bernarda Alba, la misma Bernarda, do√Īa Clara, Do√Īa In√©s en los Soles Truncos, o Emelina en Destino Prohibido‚ÄĚ.

Los actores ‚Äúsomos un poco locos porque cambiamos de personaje seguidamente. ¬°Pero que locura m√°s hermosa! Porque empiezas a conocer tantas vidas, tantas personas, tantos personajes con caracteres tan diferentes‚ÄĚ.

Pero en medio de todo esto, tambi√©n hizo trabajo comunitario con un grupo de teatro infantil llamado por ella Hacedores de sue√Īos, que eran infantes de la barriada del Vedado quienes nunca hab√≠an ido al teatro. Era como saldar una deuda con su infancia.

Sobre la actuación en estos tiempos reconoció que debe existir una mayor disciplina para organizarse y poder participar. Respetar el trabajo y, sobre todo, amar lo que uno hace.

Con el paso de los a√Īos Amada sigue con el esp√≠ritu de librar mil batallas, porque el camino se hace al andar, confiada de que Cuba va y seguir√° adelante.


A una sola dirección

Como espectador valoro y creo fervientemente en el teatro nacido de la investigación social. Quizás por eso agradezca tanto que en esta semana haya transitado por la escena del Teatro Milanés de Pinar del Río, 8 grados al noreste, a cargo de Charles Wrapner y su grupo La Quinta Rueda.

Ganadora de la Beca de Creaci√≥n Milan√©s (2017), que otorga la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y estrenada en febrero de este a√Īo en la sala-museo ‚ÄúEl Arca‚ÄĚ; 8 grados al noreste[1], como texto y espect√°culo surgi√≥, seg√ļn afirma su autor y director, de dos a√Īos de investigaci√≥n que le facilitaron detalles, cartas[2] de aquellos que se arrojaron en el centro del pa√≠s, Villa Clara, al √©xodo mar√≠timo que sacudi√≥ a Cuba en 1994.

Mas, en la puesta en escena que dirige Wrapner pesa la voluntad de presentar, exponer, más que de juzgar. Por eso notamos que no se privilegia, sino se confronta los discursos que encierran las cartas que exponen los puntos de vistas, los afectos sociales, políticos y filiares de quienes abandonaron el país vía marítima en los 90 y los que permanecieron en territorio nacional.

No obstante, en los relatos que integran la puesta en escena y que parecen sólo estar vinculados por un tema, la migración, quedan zonas indeterminadas para que el espectador las llene con sus propias fabulaciones.

La puesta en escena no ofrece criterios concluyentes, de manera que el p√ļblico puede acceder y razonar lo que ocurre seg√ļn sus propias motivaciones, formas de sentir y entender la realidad. Esa es la gran virtud de la propuesta teatral que presenta La Quinta Rueda.

En 8 grados‚Ķ se delinea, como tambi√©n se revela en la obra de muchos j√≥venes creadores cubanos, que se ha asumido un producente influjo de lo posmoderno y de lo posdram√°tico (inclinaci√≥n a la presentaci√≥n del referente real, pues todo el tiempo sabemos que la escena es un espacio de comentario y no un lugar donde sucede la vida); del ritual en escena[3] (herencia del Odin Teatret, Grotowski); la hibridaci√≥n de lenguajes art√≠sticos (m√ļsica, teatro, danza,), el establecimiento de relaciones de cercan√≠a f√≠sica entre la acci√≥n esc√©nica y el espectador (el p√ļblico se coloca a ambos lados del espacio esc√©nico).

8 grados al noreste es un resultado activamente performativo. La acción no se limita a lo que se ve, a lo que acontece o hacen las actrices en escena (no estando estas, hay acción escénica), sino se gesta y robustece en lo que no observamos, pero que sensorial y activamente golpea nuestros sentidos, la razón.

del autor

Un apag√≥n ‚Äďque de por s√≠ ya encierra sus significaciones y cercan√≠as de todo tipo‚Äď, el sonido del serrucho que corta desesperadamente la madera, el ruido del martillito que tal vez clava unas √ļltimas tablas, el agua que se estrella contra la orilla, ser√°n los resortes de una dramaturgia sonora y musical coherentemente seleccionada que estimula la lectura, dibuja mapas y refuerza lo que a nivel de f√°bula esc√©nica acontece en la obra.

No obstante, los engranajes, la habilidad de la direcci√≥n para decir mucho con poca materialidad y sintetizar, en apenas una hora, los dolores y hechos que han extendido sus efectos por m√°s de 30 a√Īos, resulta un trabajo actoral digno por parte de Lissette de Le√≥n y Mait√© Zamora. Estas j√≥venes que integran el elenco de 8 grados‚Ķ, con organicidad, con la pasi√≥n y la contenci√≥n que reh√ļye al melodrama barato, con un dinamismo absoluto, una capacidad de transitar limpia y r√°pidamente de un estado a otro: del juego al drama, de la narraci√≥n o lectura a la acci√≥n esc√©nica; dibujan un universo, nos enciman realidades ignoradas, dan vida a cada letra que compone las cartas de los posibles testimoniantes involucrados en la traves√≠a mar√≠tima de los ’90.

M√°s all√° de los reclamos que podamos hacer en cuanto a desbalances en el ritmo y de algunas zonas l√ļdicas que quiz√°s no se ajustan al tono del espect√°culo, a la necesaria s√≠ntesis de temas musicales; nos parece que 8 grados al noreste es una puesta en escena esencial ahora mismo, porque es sincera y abierta al debate que, desde la meridianidad de sus estructuras teatrales que exploran nuevas resonancias, busca articular relaciones y di√°logos con estos tiempos, tocar sensibilidades, necesidades, marcas que han permanecido en la piel del cubano.

Por ello, es que agradecemos la presentación de una puesta que desde su propio título incita a repensar la Cuba de ayer, y por qué no, también la de hoy.

[1] 8 grados‚Ķ, debe su nombre a un fen√≥meno particular: seg√ļn aseguran algunos pescadores villare√Īos[1], al entrar en las aguas profundas del mar y tomar 8 grados al noreste, las corrientes marinas conducen las embarcaciones de manera directa y segura a las costas de EE.UU.

[2] Los familiares facilitaron las cartas para que el entonces estudiante armara lo que en 2018 sería su ejercicio de graduación de la especialidad de Dramaturgia de la Universidad de las Artes.

[3] Se agradece un rasgo particular que contin√ļa la herencia del teatro cubano y es que, en 8 grados‚Ķ, se denota el influjo de lo ritual, la b√ļsqueda de lo antropol√≥gico desde el teatro que heredera Charles, de Roxana Pineda, quien fuera su maestra de actuaci√≥n y lo iniciara en el teatro, y que a su vez est√° muy influenciada por el teatro barbiano.


Trébol Teatro: Las Hembras no lloran

Ay, en la Habana y cualquier lugar/

Quien se lleva por las aparencias/

Quien esconde toda la inocencia/

Quien no aprende a respetar.

¬†¬†‚ÄúCiudad Hembra‚ÄĚ

Tr√©bol Teatro se ha ganado un espacio por derecho propio en el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICG). Con la presentaci√≥n de su √©xito ‚ÄúJacuzzi‚ÄĚ (2017) y ‚ÄúHumo‚ÄĚ (2018) en colaboraci√≥n con Teatro Del Sol.¬† Con el lema ‚ÄúUn mar de Artes‚ÄĚ y en palabras de Jorge Perugorr√≠a, presidente del FICG, la intenci√≥n del evento es que confluyan todas las artes, en especial al arte joven del Oriente Cubano.

Este a√Īo se incluyeron los temas de g√©neros desde varias manifestaciones art√≠sticas entre las tem√°ticas del Festival, lo que brindaba la doble posibilidad al grupo de teatro holguinero de reincidir nuevamente en esta ocasi√≥n con una presentaci√≥n de estreno: ‚ÄúHembras‚ÄĚ.

Bajo la direcci√≥n de Yunior Garc√≠a, esta es la primera obra del grupo donde la tem√°tica femenina es la principal trama. Aclaro para nuestros lectores rigurosos que tendr√© que prescindir de los elementos de la puesta en escena. La ausencia de un teatro en la ciudad (el cual sufre de una reparaci√≥n capital hace varios a√Īos) ha sido un reclamo del Comit√© Organizador. Es que la presentaci√≥n fue efectuada en la Casa de la Cultura de Gibara, espacio no tradicional para las artes esc√©nicas, e imposibilitado de varias condiciones t√©cnicas para una funci√≥n como la iluminaci√≥n y la escenograf√≠a.

Sin embargo el grupo se adapt√≥ a las condiciones semi hostiles para brindar una funci√≥n a p√ļblico lleno, con actores de renombres entre sus sillas y varias docenas de j√≥venes. ¬† ¬† ¬†¬†

Otra vez un fenómeno meteorológico en la sempiterna y enigmática Habana es el pretexto para un guión, aunque la situación no es novedosa y ha sido reiterada veces en diferentes obras de distintas artes.

Penetrada por el mar en el medio de la depresi√≥n (tropical), una casita de alquiler alberga a dos j√≥venes Ana y Eva. El uso correcto de la met√°fora pa√≠s-cuerpo-circunstancias brinda la posibilidad de discursar sobre el pa√≠s en crisis y acosado por el fen√≥meno meteorol√≥gico. Las dudas, miedos, prejuicios e ilusiones en contrapunteo de las dos j√≥venes muestran t√≥picos trabajado por la compa√Ī√≠a: el desarraigo, la di√°spora, las utop√≠as destrozadas, las realidades marchitas y los avatares de una ciudadan√≠a rodeada por agua.¬†

Resulta acertado el uso preciso de lo tragicómico, la intertextualidad con una realidad vertiginosa y la crítica al uso y abuso de las imperante y tiránicas tecnologías. 

La irrupción de Lillith (portadora de un nombre bíblico maldecido y censurado) reclama su espacio como propietaria del alquiler y víctima de una típica agresión masculina, aporta a la trama nuevos discursos sobre los prejuicios y  acosos que sufren las mujeres. En este caso Lilith es la muestra obvia de una mujer rehén de la sociedad y sus funcionales prejuicios y opresiones. Las tres mujeres intentan escindir los mitos y desasosiegos que las persiguen, gravitando la ilusión de crear alianzas. 

Desde su nombre, Hembra, es la alusión a esa condición de la mujer y la reinterpretación de su lado más animal y biológico aunque no evade los discursos antropológicos. El erotismo con cierta dosis de sicalipsis no falta,  aunque no es lo esencial de la obra.

Sin embargo los discursos no son exclusivos y a veces rozan con estereotipos sociales, ni reinventan una compleja realidad de la que es v√≠ctima la mujer. La inserci√≥n en la banda sonora de la reci√©n estrenada canci√≥n ‚ÄúCiudad Hembra‚ÄĚ, de Alex Cuba y Kelvis Ochoa ¬†por el aniversario quinientos de la ciudad de la Habana, le da un tono sensual y actualizado. Tambi√©n el dise√Īo aleg√≥rico y creativo del cartel de la obra es un algo bien favorable.¬†¬†

Escena de la obra teatral Hembra (Tomada del perfil de Facebook de FICG)

En el caso del elenco es una gran fortaleza de la obra. Fue un gran atrevimiento darles protagonismo a dos estudiantes Jennifer Soriano Candedo (Ana) y Aimeé Mojena Aguilar (Eva) recién egresadas en actuación de la Escuela de Arte con sede en Bayamo. La obra prima que sirvió de examen final en una presentación especial de working in pogress en la ciudad de Holguín a finales de mayo demostró la importancia y confianza de Yunior García en los jóvenes talentos. 

En el caso de Jennifer Soriano demostró excelente dominio del guión y de los recursos dramáticos mostrando gran profesionalismo. En la actuación de Aimeé Mojena le resulto más difícil acoplarse. Es meritoria la actuación de Heidy Beatriz Torres uno de los principales pétalos de Trébol Teatro que muestra su progresiva madurez escénica y facilidad de desdoblarse. 

No creo que Hembra sea una obra feminista netamente. La obra muestra relatos universales sobre la endeble frontera del dolor que diario cruzan las mujeres. Pero su principal logro es la subversi√≥n de las l√≥gicas machistas y el rol de la mujer en la sociedad cubana. Por eso su apotegma no puede ser otro que aquel dicho nuevo que reza: ‚ÄúLas mujeres no lloran‚ÄĚ. ¬†

 


Los 45 de El hombre de Maisinic√ļ

Han trascurrido 45 a√Īos de que El hombre de Maisinic√ļ tuviera su estreno. Como muchos recordaran la obra dirigida por Manuel P√©rez Paredes ‚ÄĒla cual constituy√≥ su primer largometraje de ficci√≥n‚ÄĒ nos relata como en los primeros meses de 1964, en las monta√Īas del Escambray, subsistieron bandas contrarrevolucionarias. Y fue en ese contexto, cuando es hallado el cad√°ver del administrador de la finca Maisinic√ļ, Alberto Delgado, colgado en un √°rbol.

[+]