actor


La ciudad alada y sus m√°scaras

Tomado de Tribuna de La Habana

Una gran ‚ÄúBienvenida‚ÄĚ abri√≥ las alas de La Habana para hacernos volar en su delicada m√°scara teatral. Inquietaba la pregunta de qu√© visitar primero de la muestra del 17 Festival Internacional de Teatro de La Habana. Algunas ya las hab√≠amos disfrutado y ser√≠an √©xito seguro, tal es el caso de: 10 millones, del maestro Carlos Celdr√°n con su Argos Teatro; el rebelde Harry Potter se acab√≥ la magia, de Carlos D√≠az y El P√ļblico; las Departures, del Ciervo encantado de Nelda Castillo; o la pol√©mica generada por Osik√°n Plataforma esc√©nica experimental en su espacio ‚Äúoff Habana‚ÄĚ con sus Bakestritbois entre quienes a√ļn buscan significancias en cuadradas formas. Entonces decid√≠ salir un poco del circuito tradicional y aqu√≠ algunas de mis experiencias:¬†

[+]


Polichinela en La Habana Vieja

Gozar entre risas y m√°s risas es la mejor manera de recibir un espect√°culo titiritero. No importa el d√≠a de la semana o si es de ma√Īana, tarde o ya entrada la noche; Polichinela puede aparecerse en cualquier lugar de La Habana. Pero ning√ļn momento mejor puede haber para encontrarle, que durante la Primera Jornada Habana Titiritera: figuras entre adoquines. Acudir entonces a su encuentro no era para pensarlo dos veces. Las descabelladas historias de Polichinela de La Habana, puesta en escena del Proyecto Polichinela de La Habana, perteneciente a Teatro del Caballero, ha sido sin dudas un magn√≠fico pretexto para llegar hasta √©l.

[+]


Hecho con las manos

Siempre vers√°til y despierta La Habana Vieja, gracias a Teatro La Proa y sus invitados, ofrece un carnaval titiritero que se inserta en la ciudad y atrapa la atenci√≥n de los espectadores. La Primera Jornada Habana Titiritera: figuras entre adoquines trajo hasta la capital de Cuba un selecci√≥n de propuestas nacionales e internacionales que durante una semana acompa√Īaron la vida de la ciudad. Talleres, exposiciones, homenajes y espect√°culos ocuparon la agenda del evento. Los grupos se movieron por diferentes espacios y en cada lugar fueron recibidos por un p√ļblico atento y como es habitual cuando de t√≠teres se trata, protagonizado por ni√Īos.

[+]


Actor y t√≠tere en escena: ‚Äújuntos pero no revueltos‚ÄĚ

Es com√ļn que en muchos espect√°culos titiriteros se emplee el recurso de mostrar al actor que hay detr√°s de las figuras. En lugar de ocultarlo se privilegia su papel ya sea como un personaje m√°s dentro de la obra, o como el titiritero que interact√ļa con su figura animada y con los dem√°s int√©rpretes, en franca actitud de sublevaci√≥n o de complicidad. Normalmente este procedimiento trae consigo otro, siendo a menudo su causa y/o efecto: el teatro dentro del teatro. Mostrar en igualdad de condiciones a actores y t√≠teres, es un recurso que por lo general se emplea, cuando hay una expresa necesidad de contar y de a√Īadir est√≠mulos a esa narraci√≥n dram√°tica. Tambi√©n se complejiza m√°s la f√°bula, pues por lo general, aunque se fundan en varios puntos y una se subordine a la otra, suelen haber dos l√≠neas o subtramas: la historia que quieren contar los actores y la historia que cuentan t√≠teres mediante.

[+]


Daniel Carrazana un artista al que le corre teatro por las venas

El teatro tiene que decir siempre la verdad,
y la verdad a veces duele,
pero no podemos edificar una mejor verdad
si no reconocemos la que tenemos hoy.

 

La escena¬†teatral granmense se premia con el talento del joven Daniel Carrazana, quien a pesar de no tener formaci√≥n acad√©mica como actor, s√≠ conoce la premisa de cada puesta en escena: entregarlo todo al p√ļblico d√°ndole vida a un personaje. Forma parte de la vanguardia art√≠stica que se nuclea en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en la provincia, donde dirige la secci√≥n de Artes Esc√©nicas. Daniel es en resumidas cuentas un apasionado de la actuaci√≥n que siempre supo que ese era el camino que deseaba transitar. [+]


El huidizo cuento de los mu√Īequitos cubanos

A mi hijo le gusta, entre otras much√≠simas cosas, los mu√Īequitos de Elpidio Vald√©s; para √©l todos los caballos son Palmiches y le encanta subirse a una escoba o en una sombrilla o en un plumero (en todo menos en su caballo de rueditas) e imaginarse jinete √°gil. Pocas cosas lo alegran m√°s (excepto los dulces y los caramelos) que tener en sus manos un ejemplar de los animados del televisor. Por una cuesti√≥n u otra, y en contra de mi gusto m√°s personal, tiene en su caj√≥n a Mickey Mouse, un Monster Machine, a Winnie Pooh y su amigo tigre, un ejemplar minimalista de Dora la Exploradora‚Ķ y en otros formatos figuran: una chancletas y una camiseta con Bob Esponja, otra con los protagonistas de Paw Patrol y un vaso del Rayo McQueen y el loco de Mate.

[+]


Un Jacuzzi, una Isla. Cuba

Un cuarto de ba√Īo es suficiente para desnudar a la Isla y hacerla sangrar. Todav√≠a tengo grabada en mis pupilas la imagen de la mujer que se sent√≥ detr√°s de m√≠, sec√°ndose los ojos. Re√≠a cuando yo ten√≠a un nudo en la garganta, aplaud√≠a cuando yo prefer√≠a el silencio, y cuando se iba, despu√©s de la contundente ovaci√≥n, le o√≠ decir: ¬ęcomo me re√≠ con esta obra y al final termin√© llorando¬Ľ. [+]


La escuela de Dorys Méndez

La funci√≥n concluye y nos acercamos, les pedimos una entrevista a Yanet Carmona y Arazay Su√°rez, ambas premios Adolfo Llaurad√≥ en interpretaci√≥n femenina. Acceden, pactamos vernos luego del panel ¬ęSeis directores en busca de un actor¬Ľ. Cumplimos. Ellas nos conducen al Hotel Don Jos√© donde se hospedan, y en el lobby de la segunda planta, sentadas en butacones de madera con tapicer√≠a de damasco, conversamos. Son dos actrices que dan alegr√≠a por las ganas comunes de hacer Arte. [+]