actor


El huidizo cuento de los muñequitos cubanos

A mi hijo le gusta, entre otras muchísimas cosas, los muñequitos de Elpidio Valdés; para él todos los caballos son Palmiches y le encanta subirse a una escoba o en una sombrilla o en un plumero (en todo menos en su caballo de rueditas) e imaginarse jinete ágil. Pocas cosas lo alegran más (excepto los dulces y los caramelos) que tener en sus manos un ejemplar de los animados del televisor. Por una cuestión u otra, y en contra de mi gusto más personal, tiene en su cajón a Mickey Mouse, un Monster Machine, a Winnie Pooh y su amigo tigre, un ejemplar minimalista de Dora la Exploradora… y en otros formatos figuran: una chancletas y una camiseta con Bob Esponja, otra con los protagonistas de Paw Patrol y un vaso del Rayo McQueen y el loco de Mate.

[+]


Un Jacuzzi, una Isla. Cuba

Un cuarto de baño es suficiente para desnudar a la Isla y hacerla sangrar. Todavía tengo grabada en mis pupilas la imagen de la mujer que se sentó detrás de mí, secándose los ojos. Reía cuando yo tenía un nudo en la garganta, aplaudía cuando yo prefería el silencio, y cuando se iba, después de la contundente ovación, le oí decir: «como me reí con esta obra y al final terminé llorando». [+]


La escuela de Dorys Méndez

La función concluye y nos acercamos, les pedimos una entrevista a Yanet Carmona y Arazay Suárez, ambas premios Adolfo Llauradó en interpretación femenina. Acceden, pactamos vernos luego del panel «Seis directores en busca de un actor». Cumplimos. Ellas nos conducen al Hotel Don José donde se hospedan, y en el lobby de la segunda planta, sentadas en butacones de madera con tapicería de damasco, conversamos. Son dos actrices que dan alegría por las ganas comunes de hacer Arte. [+]


Juanín el cangrejero

Saludos desde Cienfuegos, La Perla del Sur. Les regalo mi foto de Colorete, mi inseparable y querido personaje. Mi nombre es Frank Armando Pérez Aguayo, actor del grupo Teatro Guiñol Cienfuegos y Presidente de la Asociación Hermanos Saiz, y quiero compartir con mis amigos y con todo el mundo mi más reciente trabajo.

[+]


Adonis Milán y el viaje sin retorno hacia la escena

Acudimos los dos, nerviosos, como al encuentro de una primera cita. Pero no es nuestra primera cita. Han sucedido muchas antes. En teatros, en pasillos, detrás de las candilejas, sobre asientos destartalados, entre cubos y cubos de agua. Nos hemos encontrado, sí, al principio esporádicamente, luego con mayor asiduidad. Una vez coqueteamos, como solo pueden hacerlo los directores con los dramaturgos, o los dramaturgos con los directores. «Un día voy a montar una obra tuya», me amenazó. «Dale, ¿qué texto quieres?», lo amenacé de vuelta. Y, por un tiempo, la amenaza no se concretó hasta que, un día como otro cualquiera, me llamó a la casa: «En dos semanas estreno El árbol de los gatos», susurró, «prepárate». Y yo me sentí conmovida al escucharlo, y también algo asustada, y finalmente alegre cuando la obra se presentó: argamasa textual transformada en escena gracias a Aymeé Reinoso, la actriz y Adonis Milán. [+]


La parábola del buen jardinero o el alarido de los corderos

La vida […] es un cuento que cuenta un idiota,

lleno de ruido y de furia, que no significa nada.

William Shakespeare

 (Macbeth, IV acto)

Par de décadas antes de que el simple e inocente Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994) —basado en la novela homónima (1986) de Winston Groom— se erigiera en conservadora y graciosa alegoría del American Way of Life, glorificador de la ingenua honradez y la llaneza espiritual como virtudes esenciales del americano ideal, el irreverente director Hal Ashby adaptaba al cine la novela Desde el jardín (Being There, 1979), escrita por Jerzy Kosinski en 1971, con muchas menos pretensiones moralizantes. Todo lo contrario. [+]


Un almuerzo con Chaplin

En las Romerías de Mayo, como en Macondo, cualquier cosa puede suceder: lo mismo te arrastra la música por las plazas de Holguín que te sorprenden los teatristas con los telones multicolores de su escenario itinerante. Así mismo puede uno sorprenderse de repente conversando con Fernando Pérez o almorzando con Chaplin. [+]