Abel Prieto


Palabras para abrir caminos

A 59 a√Īos de aquel acto, la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba acogi√≥ el panel ¬ęPalabras a los Intelectuales: Defender la Revoluci√≥n es defender la cultura, en el que se debati√≥ acerca de la vigencia de ese discurso, justo cuando tambi√©n se cumple el primer a√Īo del IX Congreso de la Uneac.

La frase m√°s c√©lebre, m√°s citada, discutida y habitualmente sacada de contexto de aquella alocuci√≥n fue ¬ęDentro de la Revoluci√≥n todo, contra de la Revoluci√≥n nada¬Ľ.

El escritor Miguel Barnet explic√≥ su esencia: ¬ęHab√≠a que salvar a la Revoluci√≥n, hab√≠a que defenderla. Salvar la Revoluci√≥n era salvar la cultura¬Ľ.

¬ęMe di cuenta de que se iniciaba un camino diferente¬Ľ, evoc√≥ el tambi√©n presidente de honor de la Uneac, quien afirm√≥ que las Palabras a los Intelectuales complementaron otro documento esencial de Fidel Castro: su alegato La historia me absolver√°.

El director de la Oficina del Programa Martiano, doctor Eduardo Torres Cuevas, consider√≥ que en 1961, a√Īo de definiciones, se estaba creando la nueva cultura, la nueva intelectualidad, que eran continuaci√≥n de los mejores valores de la tradici√≥n nacional, pero tambi√©n determinaci√≥n de cambio.

El discurso de Fidel, seg√ļn Torres Cuevas ¬ęle dio racionalidad a un proceso: pensamiento y sentimiento‚Ķ Ah√≠ naci√≥ una cultura que no exist√≠a antes de esas palabras¬Ľ.

¬ęLa Revoluci√≥n es cultura, eso el primero que nos lo dijo fue Fidel Castro¬Ľ, concluy√≥ Torres Cuevas.

Rafael González, presidente de la Asociación Hermanos Saíz, consideró fundamental para los más jóvenes creadores el contacto directo con la historia. En las Palabras de los Intelectuales Fidel estableció una relación estrecha con los artistas y escritores, que mantuvo hasta el final.

El presidente de la Uneac, Luis Morlote Rivas, resaltó el método que instauró Fidel en aquellas Palabras. Ese diálogo franco y distendido con los creadores fue un ejercicio cotidiano del líder de la Revolución Cubana.

Morlote instó a revisar también el discurso que Fidel pronunció semanas después en la clausura del congreso fundacional de la Uneac, en el que reafirmó el espíritu democrático e integrador de la política cultural naciente.

Los estrechos vínculos de Fidel con la Uneac, dijo Morlote, odedecieron a su interés permante por conocer el pensamiento y la acción de los creadores.

Morlote recordó el análisis que el presidente cubano Miguel Díaz-Canel hizo de las Palabras a los Intelectuales en su discurso en la clausura del IX Congreso de la Uneac, donde remarcó su vigencia y proyección.

El presidente de la Casa de las Am√©ricas, Abel Prieto, reflexion√≥ sobre la idea de continuidad que defendi√≥ D√≠az-Canel en ese discurso, considerado por muchos de los que lo escucharon como ¬ęunas segundas¬Ľ Palabras a los Intelectuales.

Citando frases de la alocución de Fidel en junio de 1961 y haciendo énfasis en su contexto, Abel Prieto destacó la altura, la honestidad, la meridiana posición de Fidel durante aquellos encuentros.

Reducir Palabras a los Intelectuales a un eslogan, a una receta, es lamentable, pues es un discurso lleno de matices, que partiendo de principios sólidos, no renunciaba al diálogo, al debate. Fidel fue un excepcional constructor de consensos, afirmó Prieto.

En el esp√≠ritu de las Palabras a los Intelectuales, Abel Prieto inst√≥ a los artistas e intelectuales a pensar en c√≥mo la cultura puede seguir siendo √ļtil a la Revoluci√≥n en los tiempos tan complejos que vivimos.

Al acto asistieron el Ministro de Cultura Alpidio Alonso, la secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura, Nereida López Labrada, y miembros de la dirección de la Uneac.

El panel, moderado por la vicepresidenta de la Uneac Magda Resik, será transmitido este martes a las 4:00 p.m. por la Televisión Cubana.

*Tomado de Trabajadores


Memoria Nuestra: un espacio para el debate, pero también para la amistad

Entrevista con la profesora e investigadora Yuleidys Gonz√°lesz Estrada, ganadora del ‚ÄúCongreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra 2019‚ÄĚ de la Romer√≠as de Mayo

Las Romer√≠as de Mayo son el epicentro de los j√≥venes creadores m√°s inquietos de la Isla de Cuba. El ‚ÄúCongreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra‚ÄĚ es su arista m√°s te√≥rica. Convoca a los j√≥venes investigadores de las Ciencias Sociales y Human√≠sticas sobre temas y problem√°ticas de inter√©s para la cultura nacional. Es una especie de simbiosis entre j√≥venes y grandes intelectuales que asisten como conferencistas o jurado a sus sesiones de trabajo. Entre los que han asistido se puede mencionar Eusebio Leal, Fernando Mart√≠nez Heredia, Eduardo Torres Cuevas, Natalia Bol√≠var, Abel Prieto,¬† entre otros.¬†¬†

La edici√≥n anterior, correspondiente al a√Īo 2019 fue premiada en la categor√≠a de investigaci√≥n la joven Yuleidys Gonz√°les Estrada, profesora de la Universidad de Granma y asociada de la AHS en la sesi√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n, en la cual ha ocupado funciones como Jefa de Secci√≥n y Vicepresidenta. Yula, como muchos la conocen, es especialista en el pensamiento filos√≥fico cubano y latinoamericano de la de la d√©cada de 1960-1970 y actualmente una de las activista e investigadoras de g√©nero m√°s relevantes en la regi√≥n oriental, con su proyecto de reanimaci√≥n socio cultural ‚ÄúLa Cuarta Luc√≠a‚ÄĚ.

Actualmente se encuentra en casa, como la inmensa mayoría de los cubanos ante la pandemia de la COVID 19. Inquieta y creativa sigue profundizando sus trabajos académicos y su incesante bregar en el activismo desde las redes sociales. Nos comunicamos con ella vía WhatsApp y gustosamente conversamos sobres sus experiencias en el Memoria Nuestra.

cortesía de yula

Has asistido varias oportunidades al Memoria Nuestra, desde tu trayectoria cient√≠fica. ¬ŅQu√© distingue a este espacio te√≥rico de los dem√°s?¬†

He tenido la suerte de asistir a las dos √ļltimas ediciones del evento. Desde la primera vez se qued√≥ muy cerca de mi coraz√≥n. He participado en varios eventos nacionales e internacionales dentro y fuera del pa√≠s, pero Memoria Nuestra es diferente. Como dije en una entrevista anterior, es un espacio para el debate, pero tambi√©n para la amistad, por eso crea una suerte de comunidad¬† ‚Äúnuestromemoriana‚ÄĚ. Es cierto que dan un premio en met√°lico y eso es atractivo, pero el verdadero premio es poder participar y dialogar con tanta juventud comprometida con la dif√≠cil tarea de crear.¬†

Fuiste la ganadora de la edici√≥n de 2019 en la categor√≠a de investigaci√≥n. ¬ŅCu√°l era la esencia de tu investigaci√≥n? ¬ŅPorque crees que fuiste elegida entre una veintena de ponencias?

As√≠ es. Tuve el alt√≠simo honor de recibir el Premio de Investigaci√≥n del 2019. Mi investigaci√≥n se titul√≥: ‚ÄúLa teor√≠a de la Revoluci√≥n Social Latinoamericana en las publicaciones peri√≥dicas cubanas 1960-1970‚ÄĚ. Tuvo como objetivo demostrar la existencia de una teor√≠a de la revoluci√≥n social para Am√©rica Latina en las Revistas Casas de las Am√©ricas, Cuba Socialista y Pensamiento Cr√≠tico. Ya era una investigaci√≥n concluida con la que obtuve el t√≠tulo de Doctora en Filosof√≠a, el Premio CITMA y el Premio al M√©rito Cient√≠fico. Creo que estos fueron aspectos que pesaron en la decisi√≥n del tribunal, pero hab√≠a ponencias de much√≠simas calidad.

cortesía de yula

¬†¬ŅDesde tu perspectiva cu√°les son las mayores ventajas de este evento? ¬ŅQu√© piensas que se deba mejorar?

Para mí una de las mayores ventajas constituye una oportunidad para los investigadores de mayor y menor experiencia debatan sobres sus temas de investigación pero también sobre los problemas más latentes de nuestra realidad. En eso ayuda mucho la convivencia pues las sesiones de trabajo no terminan con las ponencias. Me gustaría que se incluyeran en el tribunal a jóvenes investigadores de la AHS y que las editoriales de la organización publicaran libros con los resultados de las investigativos más relevantes. 

Yula, un mensaje que quieras trasmitirles a los romeros y el colectivo asiduo del Memoria Nuestra que est√°n en casa.

Para terminar, quiero agradecer a las y los organizadores por no darse por vencidos. Por asumir con responsabilidad el enorme legado del Congreso y Premio Memoria Nuestra. Creo que esta es una oportunidad √ļnica para hacer un evento que late con el esp√≠ritu de las vanguardias. A toda la gente romera que cada a√Īo espera ese encuentro fenomenal sepan que en esta ocasi√≥n no nos abrazaremos ni compartiremos por los caf√© y los parques de Holgu√≠n, pero estaremos en esa conexi√≥n inquebrantable creada por el arte. ¬°Hagamos de estas Romer√≠as las m√°s grandes de todos los tiempos!¬†¬†¬†


Casa de las Américas en su línea de la vida: memorias de una visita

A solo cuatro meses del triunfo de la Revolución cubana, el gobierno revolucionario, por Ley 299 el 28 de abril de 1959, creó la Casa de las Américas, institución con personalidad jurídica propia que realiza actividades de carácter no gubernamental, encaminadas a desarrollar y ampliar las relaciones socioculturales con los pueblos de la América Latina, el Caribe y el resto del mundo. La Casa fue inaugurada el 4 de julio de 1959 en un acto presidido por el entonces Ministro de Educación, Armando Hart Dávalos, en el edificio de la antigua Casa Continental de la Cultura.

Una de las experiencias m√°s interesantes del II Taller y Premio Nacional de Periodismo Cultural ‚ÄúRub√©n Mart√≠nez Villena‚ÄĚ 2020 fue la visita a esta instituci√≥n, uno de los centros culturales de mayor renombre y prestigio en Cuba y el continente. La visita permiti√≥ que todos los presentes pudi√©ramos conocer sus particularidades, adem√°s de sostener un di√°logo ameno con Abel Prieto Jim√©nez, escritor y su actual presidente. Otro momento de gran relevancia fue la visita a la Galer√≠a ‚ÄúMariano Rodr√≠guez‚ÄĚ, especializada en arte popular de nuestra Am√©rica y donde los que participamos pudimos ver la exposici√≥n ‚ÄúViaje de la tierra del Hermano Venado‚ÄĚ.

Pero lo m√°s atractivo fue conocer la historia de la Casa de las Am√©ricas, a partir de la exposici√≥n ‚ÄúLa l√≠nea de la vida». La muestra es una suerte de recuento hist√≥rico de sus 60 a√Īos de labor ininterrumpida. La idea original es del Consejo de direcci√≥n de la Casa y cada una de sus √°reas.

El concepto y montaje, direcci√≥n de Comunicaci√≥n e Imagen, dirigido por Mait√© Hern√°ndez Lorenzo, y la Oficina de Dise√Īo dirigida por Pepe Men√©ndez. En especial, al trabajo del programa Memoria de la Casa y sus trabajadoras Sylvia Gil, Chiki Salsamendi y Ana Cecilia Ruiz. La curadur√≠a y el dise√Īo museogr√°fico son sorprendente, al convertir a toda la Casa en una verdadera galer√≠a de arte. Ning√ļn espacio se hace ajeno a la misma. Con los dise√Īos gr√°ficos de Pepe M√©ndez, la relaci√≥n entre coherencia y espacio f√≠sico permite un deleite √ļnico para el p√ļblico que puede presenciar y deleitarse con el ingenio creativo de este dise√Īador, que una vez m√°s demuestra su amplio dominio del oficio y su exquisito gusto.

Nuestro gu√≠a por la exposici√≥n fue el joven Ernesto Teuma Taureaux, quien demostr√≥ sus amplios conocimientos acerca de las seis d√©cadas de historia de la promoci√≥n cultural que ha realizado Casa de las Am√©ricas. La primera parte de la exposici√≥n muestra la primera d√©cada de trabajo. Donde se destacan los sue√Īos fundacionales de los diferentes hombres y mujeres guiados por Haydee Santamar√≠a; se puede observar a trav√©s de cada foto, carta, libro y cartel que se muestra en la misma. Aqu√≠ distinguir el segmento dedicado al Premio Literario que entrega esta instituci√≥n y el acta del primer jurado donde estuvieron reconocidos escritores e intelectuales de Cuba y Am√©rica Latina y del Caribe. En esta primera d√©cada distinguir La Rosa Sangrante, del guantanamero Alfredo Rosgar, s√≠mbolo del primer Encuentro de la Canci√≥n Protesta celebrado en la Casa y que despu√©s desembocar√≠a en el movimiento de la Nueva Trova.

En la segunda d√©cada de esta exposici√≥n destaca una Arpillera, de la cantautora y artesana Violeta Parra, que no es m√°s que una t√©cnica textil originaria de Chile. Los a√Īos 80 colocada en la subida de las escaleras nos sorprende con la presidencia del pintor Mariano Rodr√≠guez; la fotograf√≠as de los dos Encuentros de Intelectuales por la Soberan√≠a de Nuestra Am√©rica y el apoyo desde la cultura a la Revoluci√≥n Sandinista, en Granada y las guerrillas en Centroam√©rica.

Los 90 nos sorprende en los duros a√Īos del per√≠odo especial y la convenci√≥n de seguir la obra de esta instituci√≥n ‚Äďam√©n de las dificultades‚Äď, con el cambio de paradigma del autofinanciamiento. En 1992 ‚ÄúNuestra Am√©rica ante el quinto centenario‚ÄĚ que fue una toma de posici√≥n frente a los fantasmas del colonialismo y por los pueblos ind√≠genas. En 1994 se muestra el inicio del primer Programa de Estudio sobre la Mujer, a los que con el decursar de los a√Īos se unir√≠an el de Latinos en Estados Unidos, Culturas Originarias y Afroam√©rica.

Y el nuevo milenio, con el aniversario 50 de la Casa siendo un momento de fiesta. El comienzo de los a√Īos tem√°ticos y la Casa como ventana y enlace cultural con los gobiernos progresistas. Adem√°s del encuentro Casa Tomada, donde los j√≥venes artistas, escritores e intelectuales de la regi√≥n se reunieron como un ejemplo de uni√≥n entre la vanguardia art√≠stica de Cuba con la regi√≥n.

La exposición acaba con la máquina de escribir de Conrado Bulgado, quien fue funcionario de relaciones internacionales de la Casa y quien tuvo la tarea de inventariar la mayor parte de los bienes culturales que protege el centro.

Esta exposici√≥n tiene un gran significado porque muestra parte de la obra cultural de la naci√≥n cubana en estos 60 a√Īos de existencia de la Revoluci√≥n. Por lo que visitar esta prestigiosa instituci√≥n para disfrutar de esta ‚ÄúL√≠nea del tiempo‚ÄĚ ‚Äďhecha exposici√≥n‚Äď es una experiencia que no se puede perder.


Conversando con el gran houngan del vud√ļ en Cuba

Una de las experiencias m√°s importantes de vida es poder compartir con los portadores de la cultura popular en su propio medio. Hoy tuve el parecer de hablar con el gran houngan Pablo Milan√©s, quien es un reservorio espiritual de las tradiciones haitianas en Cuba. Una de las religiones de matriz africana radicada en el Oriente de Cuba es el vud√ļ, que aunque viene de Hait√≠, con el paso de los a√Īos tiene su variante cubana, bien descrita en el libro el Vud√ļ en Cuba.

[+]


Abel Prieto en torno a la guerra cultural

Muchos de nosotros, los más jóvenes, conocimos primero al Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura. Desde 1997 lo observábamos en actos políticos, galas, inauguraciones, mesas redondas… Y sabíamos, aun sin leerlo, que el Ministro era escritor. Y eso nos inspiraba confianza: no es lo mismo que un Ministro de Cultura sea un artista, un intelectual, que un cuadro más dentro de un aparato burocrático.

Otros, algo m√°s mayores que yo, lo conoc√≠an desde que Abel fuera designado Presidente de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) a√Īos antes. Despu√©s conocimos al Abel Prieto narrador a trav√©s de varios de sus libros: las selecciones de cuentos Los bitongos y los guapos (1980) y Noche de s√°bado (1989) y sobre todo las novelas El vuelo del gato (Editorial Letras Cubanas, 1999) y Viajes de Miguel Luna (2012). De la primera, ya una especie de cl√°sico de la literatura finisecular cubana, conservo la primera edici√≥n, un libro que ya no aparece en casi ning√ļn lugar, me dijo Abel cuando la dedic√≥.

Del Abel no personaje p√ļblico fuimos conociendo algunas cosas: estudi√≥ Letras en la Universidad de La Habana y fue un joven como otro cualquiera; bueno, quiz√°s no tan as√≠: conjugada en s√≠ al apasionado jugador de ajedrez con el hippie trasnochado y so√Īador que usaba botas, el pelo largo, los pitusas gastados y estrechos‚Ķ que lo han caracterizado; por otro lado Abel se enamor√≥ del Disco Blanco de The Beatles, de la psicod√©lica y veintea√Īera Janis Joplin, y de un Bob Dylan que no pensaba recibir el Premio Nobel de Literatura, mientras cantaba en contra de la agresi√≥n norteamericana a Vietnam.

Aquello entonces no era lo m√°s aconsejable, aunque esos muchachos melenudos y despreocupados que se reun√≠an en Woodstock bajo los influjos del rock sesentero y que romp√≠an sus boletas de inscripci√≥n al servicio militar, muchas veces enarbolando la famosa foto del Che de Korda, se inspiraran en los barbudos que ‚Äďtan j√≥venes como ellos‚Äď hab√≠an bajado de la sierra, tambi√©n melenudos, rebeldes y so√Īadores, para darle una estocada crucial al imperialismo. Esa es una deuda generacional aun no del todo saldada, aunque una estatua de Jhon Lennon custodie un parque del Vedado capitalino.

De su ensay√≠stica apenas conoc√≠amos piezas de un puzzle: algunos de sus art√≠culos dedicados a Jos√© Lezama Lima en las p√°ginas de varias revistas en la d√©cada del 80, La Gaceta de Cuba entre ellas; y un texto cl√°sico, publicado tambi√©n en La Gaceta en 1997, como contribuci√≥n a un dossier sobre teatro cubano contempor√°neo y del cual varios amigos me hab√≠an comentado: ‚ÄúLa cigarra y la hormiga: un remake al final del milenio‚Ä̂Ķ Lo dem√°s se esfumaba en publicaciones, intervenciones, conferencias, pr√≥logos‚Ķ

Apuntes en torno a la guerra cultural ‚Äďpublicado por Ocean Sur en 2017 y por Ediciones La Luz en 2018, como parte de la celebraci√≥n de la 25 edici√≥n de las Romer√≠as de Mayo‚Äď viene a saldar esa deuda editorial con la obra no ficcional de Abel Prieto Jim√©nez, al reunir en un mismo volumen varios de estos textos de amplio perfil ensay√≠stico.

Todos no son ensayos propiamente dichos, si analizamos un género que se resiste a catalogaciones, pero en estos prólogos, presentaciones, charlas, intervenciones… está el ojo y la mente aguzados del ensayista que analiza y presiente, que estudia y propone, que investiga y comparte desde el humanismo y además desde una profunda cubanía.

Si algo que prima en estas páginas es precisamente un humanismo y una cubanía cabal y raigal, que en el caso de Abel Prieto se dimensionan a una mirada martiana que lo inunda todo y que le llegó, entre otros, por ese maestro tutelar que es y será Cintio Vitier. Además, estos textos traslucen frecuentes reminiscencias lezamianas y un antimperialismo que, además de José Martí, Ernesto Che Guevara y Fidel Castro, le llega por la obra de su admirado Roberto Fernández Retamar y su necesario ensayo Calibán…

Apuntes en torno a la guerra cultural aborda principalmente la necesaria relaci√≥n entre la vanguardia art√≠stica y la vanguardia pol√≠tica y tambi√©n ‚Äďsubraya su prologuista, el historiador Ernesto Limia‚Äď ‚Äúnos define el horizonte de la utop√≠a en un mundo en que el imperio absoluto del mercado reemplaza el arte por el entretenimiento balad√≠ y acr√≠tico‚ÄĚ.

Abel Prieto se detiene en cuestiones que ‚Äďal parecer‚Äď siempre le han obsesionado y las matiza con cierta dosis de humor, ese que tambi√©n ha analizado: la dominaci√≥n cultural, aquello que Christiane Rochefort llamara ‚Äúla colonizaci√≥n de las consciencias‚ÄĚ; los c√≠rculos de poder transnacional; el ultraderechismo de algunos filmes de Hollywood y de la cultura de consumo estadounidense; el plattismo; las campa√Īas publicitarias y reality shows que hacen de los ‚Äúfamosos‚ÄĚ patrones a seguir por millones de persona: Abel pone los ejemplos de Rihanna, Shakira, Justin Bieber, Lady Gaga‚Ķ y otros tantos famosos del mundo del espect√°culo, y creo que no se extra√Īar√≠a ahora al comprobar que esos patrones han sido calcados con ‚Äúfugaces estrellas‚ÄĚ del repertorio nacional; la relaci√≥n entre la intelectualidad cubana y la Revoluci√≥n y las contracciones en el seno de esta, incluido el llamado Quinquenio Gris con ‚Äúsu enfoque dogm√°tico, sectario y homof√≥bico‚Ä̂Ķ

Todo ello se redirecciona ‚Äďen la obra y el pensamiento de Abel‚Äď a la consolidaci√≥n de una ‚Äúpol√≠tica cultural unitaria y fidelista‚ÄĚ, seg√ļn sus propias palabras, primero desde la Uneac, despu√©s desde el Ministerio de Cultura, ambas con un amplio enfoque martiano: una pol√≠tica que √©l ha catalogado, adem√°s, de ‚Äúabierta, plural, antidogm√°tica y enemiga de los sectarismos‚ÄĚ que muchas veces suelen asediar un proyecto as√≠. Los textos reunidos en Apuntes en torno a la guerra cultural vienen a sostener de alguna manera su v√≠a crucis personal en pos de esa l√ļcida y necesaria utop√≠a.


Fidel y la AHS: un libro y regalo especial en Congreso

El libro Fidel y la AHS, del compilador Elier Ram√≠rez Ca√Īedo se present√≥ este martes en el capitalino Centro de Convenciones de Coj√≠mar en el contexto del 3er. Congreso de la organizaci√≥n. Se trata de un texto de la editorial Abril que posee intervenciones in√©ditas del l√≠der de la Revoluci√≥n Cubana durante dos encuentros con los j√≥venes artistas e intelectuales de la Asociaci√≥n, en 1988 y 2001.

[+]