Sindo Garay vuelve a Guantánamo de la mano de la Asociación Hermanos Saíz

En el a√Īo 150¬† de su natalicio y a 138 de su primera sindadaen tierras del Guaso, Antonio Gumersindo Garay y Garc√≠a, vuelve a Guant√°namo, esta vez, de la mano de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS).

La primera ocasi√≥n, en 1879, lo trajo el padre de la trova cubana, el sastre Pepe S√°nchez y compusoaqu√≠ su √≥pera prima, el bolero Qui√©reme trigue√Īa, inspirado en la guantanamera Mar√≠a Mestre. Nadie imaginaba, quiz√°s s√≥lo Pepe S√°nchez, que el adolescente de doce a√Īos se convertir√≠a en el m√°s grande trovador cubano de todos los tiempos.

De estatura peque√Īa y voz de bar√≠tono, como Jos√© Mart√≠, seg√ļn √©l mismo, Sindo tuvo una vida art√≠stica que va desde finales del siglo xix hasta inicios la segunda mitad del xx, incluyendo los 60 a√Īos que cant√≥ haciendo la voz segunda a su primog√©nito Guarionex, lo que tambi√©n hizo con Guarina, Hatuey y Laura Anacaona, nombres que dio a sus hijos en homenaje a los abor√≠genes cubanos.

Desde muy temprana edad, a la vez que cogía sin permiso la guitarra de Pepe Sánchez, comenzó a colaborar con la causa independentista, cruzando más de diez veces, la bahía de Santiago de Cuba, para llevar documentos a las tropas insurrectas. A su vez, asistía con regularidad junto a su padre a las funciones de óperas y zarzuelas que eran habituales en su natal Santiago, lo que sin dudas contribuyó decisivamente a delinear su universo musical.

Con el tiempo y a base de talento y perseverancia, quien para poder sobrevivir tuvo que trabajar como talabartero, trapecista, acróbata, actor, fabricante de abanicos, maletas y estuches de guitarra, se convirtió en el más alto exponente del bolero oriental que caracterizó con el rallado de la guitarra en las frases finales.

Asombr√≥ a los m√°s encumbrados m√ļsicos de su √©poca, desde Caruso, Segovia, hasta Brindis de Salas, quienes no atinaban a comprender c√≥mo un esp√≠ritu casi silvestre, pod√≠a componer obras maestras, con armonizaciones impecables. Su gran caudal mel√≥dico y arm√≥nico lo llev√≥ a realizar, sobre todo, canciones y boleros, pero tambi√©n extraordinarios lieds como Germania y Guarina n√ļmero 2. Fue adem√°s¬† un maestro en el uso de los melismas, como lo hicieron en su tiempo Bach y Beethoven. Sus acordes y modulaciones deslumbran todav√≠a a los expertos, quienes se preguntan de qu√© lejanas regiones recibir√≠a la luz de la inspiraci√≥n.

Este hombre, muy consciente de su talento pero sencillo, fumador, mujeriego, farandulero, jaranero, que tomaba caf√© en una latica de leche condensada, porque as√≠ le sab√≠a mejor, y a qui√©n la Agencia Cubana de Derecho de Autor Musical, ACDAM, le adjudic√≥ el primer n√ļmero de su registro: 0001, fue sin dudas , sobre todas las cosas, un gran patriota. Con sus creaciones y su ejecutoria personalse opuso no solo a la dominaci√≥n espa√Īola, sino tambi√©n a la intervenci√≥n norteamericana y muy especialmente a la presencia de la base naval en tierras guantanameras, lo que refleja en su obra No se puede vivir aqu√≠. Entre sus amistades queridas estuvo Julio Antonio Mella, para quien compuso Oraci√≥n por todos.

Con Guant√°namo tuvo Sindo una relaci√≥n especial, marcada por su estrecha amistad con el insigne compositor e investigador Rafael Inciarte Brioso, hijo del Capit√°n del Ej√©rcito Libertador Rafael Inciarte Ruiz, director de la banda de m√ļsica de las tropas del Mayor General Jos√© Maceo. Visit√≥ varia veces Baracoa donde compuso su c√©lebre Mujer Baracoesa, dedicada a Etelvina Pineda Luper√≥n.

Pero a pesar de todo lo vivido, de conocer varios pa√≠ses, entre ellos Francia, de recibir m√ļltiples condecoraciones y de ser elogiado por grandes personalidades, para Sindo los momentos m√°s trascendentales de su vida fueron dos. Cuando escuch√≥ a Jos√© Mart√≠ y estrech√≥ su mano en 1895, en Dajab√≥n, Rep√ļblica Dominicana y cuando, en 1961, conoci√≥ y convers√≥ con Fidel Castro en La Habana, teniendo ya 94 a√Īos.

Nada más justo que los jóvenes creadores y artistas, entre otros homenajes y con la presencia de su gran amigo, el investigador Lino Betancourt, dediquen esta 41 Jornada de la Canción Política a Sindo Garay, de quién dos de los fundadores del Movimiento de la Nueva Trova expresaron:

Sindo Garay se adelantó a su tiempo y sigue vigente en todos los sentidos. Su obra no ha envejecido y no envejecerá jamás.

Augusto Blanca

‚Ķ solo a partir de su desmesurada sensibilidad y capacidad para sintetizar y reelaborar hechos sonoros, pudo, desde su analfabetismo musical“, hacer las cosas que hizo;cosas que a√ļn nos sorprenden y que nos hacen concluir que ten√≠a que ser lo que fue: un aut√©ntico genio.

Noel Nicola.

Cubano excepcional, m√ļsico y poeta inigualable, patriota que cant√≥ como ning√ļn otro a su patria, a Mart√≠, Maceo, Mella y otros pr√≥ceres, resumi√≥ quiz√°s el sentido de su vida en una frase que lo retrata a plenitud y tiene plena vigencia: los cubanos √©ramos mambises desde que nac√≠amos, carajo.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico