¡Siempre en Romerías!

cortesía del entrevistado

Este mes de mayo no vamos a las Romerías, pero de alguna forma recorreremos las calles de Holguín, debatiremos sobre cultura y sociedad, cantaremos, bailaremos, llenaremos de estatuas y lienzos los alrededores… la Ciudad de los Parques descansará, pero las redes sociales serán el nuevo escenario para todo aquel que desee revivir el espíritu del Festival de Juventudes Artísticas mediante la creación online y el compartir entre amigos.

Carlos Urgellés es de esos apasionados que, aunque lamentan en esta ocasión la suspensión del evento por la circunstancia de la Covid-19, será de los primeros en sumarse a ese carnaval cultural que se anuncia del 2 al 8 de mayo, las Romerías desde casa, símbolo de esperanza y vida al que están convidados escritores, artistas, investigadores, promotores, voluntarios, Maestros de Juventudes, Miembros de Honor…

Sobre las razones que lo convidan a esa militancia y fidelidad para con un espacio que se realiza fuera de Guantánamo, su provincia natal, dialogamos con Carlos, vía telefónica, y así nacieron estas memorias muy personales del joven crítico e historiador.

Del temor a la admiración

Lo que m√°s sorprende y enamora de las Romer√≠as, seg√ļn Carlos, es la amplitud, variedad y profundidad de las actividades que promueve cada a√Īo.

‚ÄúEs un im√°n que agrupa a creadores noveles y estudiosos de toda Cuba, y claro que los guantanameros hemos asistido. Yo en lo personal fui desde 2012 y hasta el 2014 como participante del evento Memoria Nuestra, devenido Congreso de Pensamiento pues re√ļne a investigadores, cient√≠ficos sociales y promotores culturales en torno a dos l√≠neas de trabajo: la investigaci√≥n y los proyectos socioculturales.

cortesía del entrevistado

“Para mí ese espacio es la médula de las Romerías pues allí están los pensadores, se gestan los procesos de investigación, de interpretación y análisis de los fenómenos artísticos. Además sirve de manera espontánea a la promoción de saberes nuevos, del quehacer de los investigadores jóvenes y nos pone en contacto con personalidades como Olga Portuondo, Fernando Martínez Heredia, Carmen Almodóvar, Carlos Lloga, quienes convierten el congreso en aulas para disertar y compartir con la Asociación Hermanos Saíz. 

“Cuando llegué por primera vez, me impresioné mucho porque en un día habían decenas de actividades y en todas yo sabía que podía aprender algo, pero el tiempo resulta corto, incluso si vas con una agenda, claro de tus objetivos.

Participar, investigar, aprender

El Memoria Nuestra constituye un reservorio √ļnico de investigaciones novedosas, pertinentes, atinadas, bien concebidas en el √°mbito social, cultural nacional e internacional, as√≠ lo considera Carlos Urgell√©s, quien rememora como ayer aquellas primeras propuestas que llev√≥ al congreso.

‚ÄúEn una ocasi√≥n el eje tem√°tico estuvo dedicado a la figura del Che, y llev√© un ensayo sobre el pensamiento pol√≠tico de esa figura, aplicada al siglo XXI, luego propuse una investigaci√≥n sobre la masoner√≠a en el √°mbito oriental, y la conservaci√≥n del patrimonio construido en Baracoa a partir de trabajo de las logias mas√≥nicas, este √ļltimo fue agasajado por la Casa de Iberoam√©rica de Holgu√≠n con el premio colateral.

cortesía del entrevistado

“Para mí asistir al Memoria… es una oportunidad de lujo, pues te da la oportunidad de conocer fenómenos y teorías sociales a las que uno está ajeno por lo limitada que es la circulación de las investigaciones científicas, además con el jurado del evento uno logra mucha familiaridad, tanto así que por ejemplo allí yo pude invitar a Fernando Martínez Heredia a Baracoa.

‚ÄúAdem√°s, uno encuentra el trampol√≠n para nuevas l√≠neas de estudio, crea alianzas para realizar investigaciones paralelas, colaborativas y definir incluso otras formas de abordar tem√°ticas. Sin embargo, creo que a√ļn hay que buscar otras formas de socializar el contenido de las valiosas obras que se ven y exponen en el Congreso de Pensamiento.

Impresiones y recuerdos

‚ÄúEl encuentro con Fernando Mart√≠nez Heredia, ese aprendizaje constante, el interactuar cotidiano con figuras excelsas de la Cultura, profesoras de Historia del Arte de la Universidad de Oriente, con Armando Hart., la programaci√≥n sin l√≠mites‚Ķ son recuerdos que siempre conservar√© de las Romer√≠as, que podr√≠a considerarse el mejor Festival de Juventudes Art√≠stica que se realiza en el pa√≠s‚ÄĚ, agrega Carlos Urgell√©s, mientras evoca detalles de sus √ļltimas Romer√≠as.

‚ÄúLa m√ļsica es un componente esencial de esos d√≠as, el que va all√≠ se queda encantado por ese himno, esa oda a la alegr√≠a, que te recibe y despide desde la ma√Īana a la tarde, hay quienes la graban y se lo llevan como tesoro, porque si hay algo que han logrado los holguineros es dotar de identidad propia ese evento.

“Aunque hay ediciones a las que no asistí, sí creo que ha crecido mucho como acontecimiento cultural, gracias a la promoción y pasión con que la AHS lo ha acogido, ahora incluso con participación del sector universitario que acude allí ansioso de conocer esos aportes sustanciales que traen los centros de estudios, por ejemplo, sobre la primera computadora hecha en Cuba, las comunidades, el género… socializados en el Memoria Nuestra, que para mí es (o debería ser) una segunda universidad para los teóricos del país.

‚ÄúRealmente es una pena que este a√Īo no hayan Romer√≠as, como las que estamos acostumbrados, s√© que muchos a√ļn les pesa desempacarlas mochilas y esperan que en alg√ļn momento digan que todo fue un mal sue√Īo, que s√≠ habr√° Festival, pero creo que este tiempo ser√≠a bueno aprovecharlo para dialogar online, para repensar el evento y guardar las energ√≠as para el pr√≥ximo a√Īo hacerlo como merecemos los cubanos todos‚ÄĚ.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ