Si yo encontrara tu piano rojo sobre la nieve…

Toma este vals con la boca cerrada.

Federico García Lorca

Y se serv√≠an all√≠, sobre la mesa, los platos m√°s gourmet de su ni√Īez, sus viajes, y uno pod√≠a degustar, dejar al √≠ndice acercarse hasta la escena, rozarla y luego llevarlo a la boca abierta,para ofrecer a las papilas ya casi intactas del p√ļblico holguinero el gusto arrobador del buen Teatro.

Otra vez el dise√Īo de t√≠teres y la escenograf√≠a de Zen√©n Calero vienen hasta las tablas holguineras y otra vez el p√ļblico lo aplaude con sus manos grandes y justas.

Hay en esta obra, original de Norge Espinosa y dirigida por Rub√©n Dar√≠o Salazar, una b√ļsqueda notable de la belleza; en la puesta se fusionan escenograf√≠a, luces, interpretaciones, sonido, creando un balance esc√©nico propicio para el desarrollo dram√°tico.

Se les ve√≠a gozar a los actores, sentir el personaje, entreg√°rnoslo. Eran plateados los chalecos, plateados los delantales, plateados los zapatos atados con cordones plateados. Y ven√≠an manteles, vengan y vengan manteles, como suertes de historias circulares a cubrir la mesa, lista para ofrecer otras exquisiteces. ¬°Qu√© dise√Īo!

Y qu√© suerte la del p√ļblico holguinero, ya asiduo a este Festival de Teatro Joven: poder conocer la vida de este gran cubano, El Bola, s√≠, el gran pianista de esta isla, ese artista total que fue Ignacio Jacinto Villa Fern√°ndez, de esta manera tan singular que integra la comedia y rescata el music hall.

Rub√©n Dar√≠o Salazar demostr√≥ una vez m√°s al p√ļblico su profesionalidad como director y actor, y la interpretaci√≥n de su compa√Īero en esa noche de piano y Monseigneur, Iv√°n Garc√≠a, fue como para celebrarla durante todo el espect√°culo.

Esta obra ha reafirmado el valor de Teatro de Las Estaciones para el teatro cubano actual: la compa√Ī√≠a ha crecido progresivamente en sus m√°s de dos d√©cadas y cuenta con un repertorio que ha hecho aplaudir las r√≠gidas manos de la cr√≠tica neoyorkina. S√≠, Baudelaire, estos albatros andan sobre los escenarios del mundo y sus alas de gigantes no le impiden caminar.

Por el monte Carulé es ya una suerte de ícono dentro del teatro de títeres cubano, y homenaje necesario a ese artista que fue Bola.

Esta obra que, asimismo, mereci√≥ en el 2010 el premio Villanueva de la Cr√≠tica, casi una d√©cada despu√©s de su estreno en el Festival Mundial de Marionetas de Charleville‚ÄďM√©zi√®res, Francia, crea una atm√≥sfera de homogeneidad esc√©nica que provee al p√ļblico de un espect√°culo √≠ntegramente cubano.

Yo solo les pido a los camareros que enciendan los candelabros aunque sople el viento, que los enciendan, y vuelvan a servirnos en bandeja de oro esa puesta que obliga a no dejar nada en el plato.

Y por favor,

por favor,

por favor,

que

√Čl se siente al piano.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ