Semillas sobre círculos

Moverse en c√≠rculos no implica repetirse, es un proceso de autorreconocimiento. El grupo Alas de Cuba (Granma) propone Camino a la semilla, un texto del director y dramaturgo camag√ľeyano Freddys N√ļ√Īez Estenoz y direcci√≥n de Reynier Riera Contreras, una puesta que dialoga a partir de su imaginario sobre el dolor y la resistencia a la b√ļsqueda del bienestar propio.

El texto narra, a modo de cuadros de escena, el recorrido de una ara√Īa tras dejar su roble ahuyentada por la guerra. En el camino aparecen otros personajes que tambi√©n tienen un viaje propio, relegando de la compa√Ī√≠a de la protagonista, que m√°s all√° de huir busca paz, terminando en el mismo sitio de donde sali√≥.

La propuesta esc√©nica tiene dos puntos apreciables, la exquisita confecci√≥n de los mu√Īecos/personajes/t√≠teres, la espectacularidad desde su dise√Īo y la experta manipulaci√≥n de los actores/titiriteros.

Hay espacios de silencio donde solo se narra a trav√©s de acciones que terminan por descomponerse en el espacio, cobrando los actores una nueva forma √ļtil en escena, siendo objetos de la escena, viento, ruido, partes de la sinestesia.

La¬† deformaci√≥n de la acci√≥n, la notaci√≥n de cada movimiento del actor en detrimento de la palabra dicha, el vestuario y la utiler√≠a como formas m√≥viles y liberadas en la escena, la autonom√≠a de la teatralidad frente al texto dram√°tico, el objeto en el lugar del actor son valores de una puesta que desborda el texto esc√©nico propuesto por el dramaturgo y logran una identificaci√≥n con el personaje principal, la ara√Īa, un personaje que habla de la apat√≠a y trata de reinventarse en un mundo de caos.

Es un texto pretencioso, cargado de zonas referenciales que remiten a las fábulas de Onelio Jorge Cardoso, zonas donde el pesimismo recae sobre los monólogos que denotan la incomunicación del personaje con lo que vive en derredor. La imposibilidad de escape del destino se resuelve con la posibilidad de replantar el hogar, gracias a las semillas que trae el personaje; su felicidad anduvo consigo todo el tiempo, sus alas. Moverse en círculos no implica repetirse, tampoco sembrar semillas sobre círculos.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ