n
Un espacio colectivo para el arte joven
Van Van es una cuestión de principios
Jugando Mortal Kombat
Spectrums en La Habana
Vanessa Redgrave suspira en un campo de  lagarteras
Del lobo un pelo: espacio común para las artes
En Camagüey: proyecto artístico interactivo en favor de la naturaleza
Juegos estéticos sobre la arena: Pan y Circo
Zoom a lo cotidiano, Jóvenes en el Lente
Veintiún caminos para el arte o más en la ciudad de Bayamo
Arte joven para provocar una ciudad
Mi arte tattoo
Regalo joven a la añeja villa
Yasser Curbelo Rego, el artista no estereotipado
Los cauces de la cultura en El Canal
La edad de las sonrisas (a peseta cada una)
En tres salas, toda la vida del amigo Lescay
Foto FestAutodidacta: la luz de todos es arte
Técnica: Holguín sobre lienzo
Babel: Mil voces de la Plástica en las Romerías
Sangre Fresca u otra mirada de lo cubano
Lo que al mar pertenece
Otro look para Varadero
Convenio legal entre el ratoncito Dienteduro y las artes plásticas
Tapaste inmemorial
La AHS se impone al Club de los Veintisiete
Dime que te gusta y te diré quién eres
Un “Primer gesto” necesario
Con sabor a Vita Nuova
Convocan a evento de performance puente sur en mayabeque
Daniel Ros Dieguez: Voces en ocre
Tres jóvenes grabadores cubanos en el 33er. Mini Print Internacional de Cadaqués
Las penas que me hacen pintar
Del libro a la galería
Reflejos de un arte; y viceversa
Artes visuales: becas y premios
Bienal de Cerámica (esculturas, instalaciones y proyectos). Convocatoria
Retoños de almendro no solo se queda en papel
El Lovo, la casa y un poeta
Estas miradas que hablan
¿El mérito de la sobrevida?
Saltar las vallas, ser el hereje
Salón Ciudad sin límite
Statement: un alegato generacional
Desde el retoño, un homenaje
Diálogos y confluencias: jóvenes y maestros en una misma muestra
Siguiendo a Kcho, de los ladrillos a Romerillo
Pensar es distinguir
Hablan las manos que esculpen
Descubrir Cuba 513 en Bayamo
Del Encuentro con… Mario Coyula, o para salvar la ciudad
Libro de Asger Jorn se presenta en La Habana
Comienzo y final de una academia ¿adiós felicidad?
Humberto Díaz: Las grandes cosas y el camino de los pequeños pasos
“Le abro mi corazón a Pinar”
Con nombres de estrellas
Bitácora visual de una epifanía creativa
Carteles polacos en La Habana
Una exposición bífida
Pas de deux para una ciudad estremecida
Beca Antonia Eiriz
Beca Juan Francisco Elso
Alejandro Darío
Arien Chang
Eduardo y Orlando García
(Proyecto Siamés)
Darexis Valle Rodríguez
Jeanette Chavez Ruiz
Michel Valdés Meulenert
Galería El Paso
Makinah
Vórtice
Consejo Nacional de
las Artes Plásticas
Revista Arte América
Dos de las piezas de Maikel Domínguez.
Huevos dorados y de otros colores
RESEÑA

Por Damepa
Fotos: JIO

Si con una palabra debiera calificar la muestra colectiva de la plástica, La gallina de los huevos dorados, sin remordimiento alguno con otros términos, elegiría: el color.

Y es que a pesar coincidir las obras en grandes formatos, y apelar, ensalzar, remembrar o añorar etapas o íconos de la niñez y la juventud, resultan los tonos fuertes, brillantes, atrevidos, el por qué de la exposición.

Las obras de Lancelot y de Osailys Ávila revelan la aparición del erotismo y la sensualidad, en actos plenos de inocencia.

Los jóvenes artistas Daniel López, Lisbeth Ledo, Maikel Domínguez, Geiler Corona Morejón, Tai Ma Campos, Osailys Ávila Milián, Carlos Ernesto García, Lancelot Alonso, Adonis Ferro y Yenisley Yanes, además del curador Peter Ortega, proponen al público un recorrido que bien pudiera marcar los avatares entre la infancia y la temprana adultez.

Apelando a las técnicas mangas del arte japonés, a trazos descuidados como en los primeros años de la vida o la representación onírica, los creadores logran causar efectos muy disímiles en cada uno de los espectadores.

Todo se pierde en la yerba

Es así que Todo se pierde en la yerba, de Daniel López, recuerda a algunos Todo lo que usted necesita es amor, de Flavio Garciandía.

Por su parte,  Prometo portarme bien, de Lisbeth Ledo, redunda, desde el título y en cada centímetro de la composición, en una ingenuidad familiar reconocible por quien se detenga a mirarla.

Tai Ma Campos, con las piezas Pollona y Si me pides el pescao te lo doy, descubre risas, juegos, y hasta los complejos de los cuales en más de una ocasión fuimos víctimas en períodos escolares. Sin embargo, la posición de una inmensa nariz y una oreja de proporciones descomunales y variables frente a la entrada del recinto expositivo, desinhiben y convidan al concurrente a indagar en las demás producciones plásticas con una rica naturalidad.

Del artista Tai Ma, Si me pides el pescao te lo doy.

Mientras, Lancelot refleja el erotismo mediante conceptos inocentes, al igual que Osailys Ávila, entreviendo una madurez en el hilo conductor de la exhibición.

Prediseñada como un conjunto, la expo se apropia de los plásticos y sus trabajos y los proyecta como un núcleo inseparable. De exacto modo debe ser asumida.

La gallina de los huevos dorados fue inaugurada el pasado 16 de abril y estará abierta al público hasta la primera semana de mayo, en la galería Wifredo Lam, de la Biblioteca Nacional José Martí.

© Asociación Hermanos Saíz. 2014.