San Alejandro sigue con Olor a lluvia

Olor a lluvia es más que una exposición, responde a la sensación de hacer hincapié en algo fresco, en la acción de reunir a estudiantes y profesores de la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro en estos 200 años de la institución sin hacer distinción jerárquica, aunque implícitamente exista.

Así expresa Harold Ramírez, curador de la muestra, que se presenta en el capitalino Centro de Desarrollo de las Artes Visuales hasta el próximo 29 de julio, y que aglutina las piezas de unos 25 artistas.

De acuerdo con Ramírez la expo tiene sus antecedentes en la iniciativa La Profe de Evelyn Álvarez, con quien comparte la curaduría de la exhibición, y aunque ella misma afirma que no es un proyecto pedagógico artístico ha gestado el deseo de trabajar con alumnos y tener una visión integradora del arte contemporáneo.

Para Álvarez su experiencia como jefa de Departamento en el centro le permitió unir lo “útil con lo agradable” y comenzar a gestar un mapeo para visibilizar la labor de la Academia. Esta cita partió de la idea de convocar a educandos y maestros jóvenes activos que tuvieran más cercana la etapa estudiantil pues poseen otro tipo de diálogo con la generación que forman, comenta.

A su vez, manifestó que Olor a lluvia es una muestra circunstancial y espontánea y posee como denominador común la experiencia de los artistas. “Su diversidad de técnicas y la multiplicidad de discursos y poéticas” presentan el contexto cubano y lo que está pasando en la enseñanza artística.

Foto: Eduardo Cedeño Milán

“Es un espacio de reflexión y trabaja las potencialidades intelectuales por su carga conceptual y la belleza formal”, expresa Mario Enrique Briño Álvarez, coordinador de la sección de artes visuales de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) por la provincia de La Habana, para quien “la expo es un impacto para el espectador que no tiene un conocimiento abarcador sobre el arte”.

Además, resalta que, en la exhibición la museografía conduce perfectamente al público y muestra en un solo espacio el quehacer de los nuevos ingresados a la AHS y los afiliados más consolidados, así como el vínculo de la Academia con la asociación.

Según Albert Ortiz Rodríguez, estudiante de San Alejandro, esta muestra es una experiencia interesante donde se socializan las obras. Manifiesta que al coincidir con el aniversario de la institución hace repensar las metodologías de los procesos creativos que se encuentran dentro de la escuela y empezar a reflexionar en qué pautas modificar y cuáles mantener.

Foto: Eduardo Cedeño Milán

Sin embargo, la alumna Amalia Echemendía Fernández reconoce que el centro  ha tenido una perspectiva renovadora y ha persistido en el devenir de la historia del arte cubano e incluso internacionalmente.

“Esta fecha plantea un montón de retos. La Academia empezó haciendo una cosa hace 200 años y hoy es otra muy distinta”. Esa conexión con la realidad, con el ahora se necesita materializar en los planes de estudio, pues ¿de qué manera uno puede mantener la condición de academia cuando lo que se enseña es arte contemporáneo?, así cuestiona Marrero González, docente de la Cátedra Digital de tercer año de la escuela.

Argumenta que hasta cierto punto se genera una contradicción pues el arte contemporáneo trata siempre de escaparse del concepto del estudio académico.

Para González quien presenta la obra Cronotopo número 6 (Tiempo imaginario sobre dos lugares alejados) “esta exhibición es una especie de medidor y de feedback de lo que uno le entrega a los estudiantes y como eso se puede revertir en una muestra específica donde se está en igualdad de condiciones”.

Es la manera en que todos se van vinculando con múltiples subtextos, explica el profesor quien confiesa sentirse orgulloso de que “muchos han comenzado a trabajar como artistas profesionales que son”.

Fotografías: Eduardo Cedeño Milán

 

 

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico