Ronel Gonz√°lez S√°nchez: La historia como necesidad vital

Quiz√°s, como hubiera rese√Īado Carlos Manuel de C√©spedes el trayecto hasta San Lorenzo en su diario de campa√Īa, el escritor holguinero Ronel Gonz√°lez S√°nchez (Cacocum, 1971) registra su recorrido hasta el hist√≥rico sitio, el √ļltimo lugar sobre la tierra que estuvo el Padre de la Patria.

‚ÄúSalimos el 22 de agosto de 2018 alrededor de las diez de la ma√Īana en el √≥mnibus 1231 de monta√Īa desde Contramaestre. Hasta San Lorenzo hay 48 kil√≥metros, pero el trayecto es arduo a trav√©s de un zigzagueante camino en mal estado que varias veces atraviesa el r√≠o Contramaestre‚Ķ Recuerdo el viaje como una experiencia estremecedora. Llegamos poco despu√©s de la una de la tarde. Por una escalinata de piedras, ladrillos y m√°rmol fuimos hasta la cima desde donde cay√≥ Carlos Manuel por un barranco‚Ķ‚ÄĚ, escribe Ronel, autor de varios libros publicados por los sellos de la AHS, entre ellos los t√≠tulos Temida polisemia. Estudio de la obra literaria de Delf√≠n Prats, por √Āncoras, en Isla de la Juventud, en 2016, y la antropolog√≠a de d√©cimas humor√≠sticas √Črase un elefante bocarriba, por Ediciones La Luz, en Holgu√≠n, en 2018.

Cortesía del entrevistado.

Recuerda que llevaba una bandera y tomaron prestada la de La Demajagua, que ondeaba en una de las dos astas de la cima. Luego, junto al barranco, completamente cubierto de maleza, con la ense√Īa sobre los hombros, ley√≥ uno de esos poemas dedicados a C√©spedes, le rindi√≥ tributo.

¬ŅPor qu√© ‚Äďpodr√≠amos preguntarnos‚Äď revisitar los lugares de la historia de nuestra Patria es para Ronel Gonz√°lez S√°nchez un acto continuo de fe y sensibilidad concretado en versos de alto calibre? Quiz√°s sea porque el poeta tiene su propio grito, como el del 10 de octubre en La Demajagua, y prefiere la m√©trica que amplifica la historia como necesidad espiritual y humana.

Con m√°s de 50 libros, en g√©neros como la poes√≠a, el ensayo y la literatura infantil, siendo uno de los escritores cubanos m√°s publicados, Ronel ha mostrado un marcado inter√©s por los procesos independentistas cubanos y justo detr√°s de esas palabras existen infinidad de horas dedicadas por completo a la investigaci√≥n, entre estos se encuentran los cuadernos Teor√≠a del fulgor accesorio, La marcha de la bandera y ¬ŅC√≥mo se manda un campamento?, ganador este √ļltimo del Premio Nacional Beca Ciudad del Che 2019, convocado por la Uneac en Villa Clara y entregado recientemente en el Memorial Che Guevara de esa ciudad central.

Cortesía del entrevistado.

El primero de estos poemarios fue publicado por Ediciones √Ācana, de Camag√ľey, en 2016, e inicia el abordaje de este importante per√≠odo de la historia patria. Acompa√Ī√°ndose de las posibilidades de la d√©cima, Ronel se acerca a los principales momentos y protagonistas de la gesta del 68, para acercarse a los h√©roes y devolv√©rnoslos en carne y hueso, con sus virtudes y defectos. De esta primera exploraci√≥n a nuestras gestas, asegura Ronel, se desprendi√≥ el poemario La marcha de la bandera, pues la tem√°tica no se agot√≥ y continu√≥ trabaj√°ndola en ese libro.

El texto, bajo el sello de la Editorial Barajagua en formato digital (e-book), fue iniciativa del historiador holguinero José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, para conmemorar el aniversario 150 de la gesta independentista del 10 de octubre de 1868, por lo que se inspira en este y otros sucesos históricos e importantes figuras del siglo XIX cubano.

‚ÄúEl autor de esas p√°ginas se ha dedicado a investigar y a explorar la historia patria desde hace varias lustros, con intenciones de vivenciar e integrar a su trayectoria vital las heroicas secuencias que ahora se entregan transformadas en poemas que nos impresionan por la honestidad y hondura con que fueron escritos‚ÄĚ, asegura el escultor Julio M√©ndez Rivero, presidente de la Uneac en Holgu√≠n.

“La historia está entre mis principales intereses creativos desde que comencé a relacionarme con la literatura. Escribí mis primeros textos en abril de 1980, sin embargo, no tuve verdadera conciencia de la historia hasta que estudié Arte en Santiago de Cuba y me relacioné con estudiosos de esos temas.

Cortesía del entrevistado.

‚ÄúDigamos que soy de los que se dispuso a buscar con el alma a aquel inmenso poeta enamorado y fundador de revoluciones que dijo que por Cuba se dejaba clavar en la cruz‚ÄĚ, rememora el tambi√©n promotor cultural, humorista y guionista radial, los lejanos d√≠as en que sinti√≥ la necesidad de contar desde la perspectiva l√≠rica parte de nuestra historia.

Las guerras por la independencia de la Isla, asegura el historiador Pedro Pablo Rodr√≠guez, Premio Nacional de Historia, han sido hasta hoy uno los acontecimientos m√°s interiorizados por la conciencia cubana. La historiograf√≠a ha tenido ‚Äďy tiene‚Äď una alta responsabilidad en ello, pero han sido infinitos los recursos empleados por la sociedad para preservar la memoria de aquellos procesos b√©licos que consolidaron la nacionalidad y la naci√≥n y que culminaron en un estado nacional.

Precisamente, para Ronel Gonz√°lez S√°nchez el recurso, el arma o el machete ante la manera de entender y acercarse a los procesos historiogr√°ficos ha sido la poes√≠a, pues asegura que ‚Äúla escritura de la historia en nuestro pa√≠s quiere desbordar lo acad√©mico, la camisa de fuerza de los datos y las cifras, fr√≠os como una granizada sobre un techo de zinc, la elaboraci√≥n de rugosos e insufribles ladrillos, porque lo reclaman a voz en cuello estos tiempos que se esfuman a toda velocidad‚ÄĚ.

Cree que la historia se enriquece con la mirada de los poetas y narradores. Adem√°s, ‚Äúel historiador, junto con el escritor, o integr√°ndolo, tiene que hacer m√°s atractiva su obra, m√°s placentera, m√°s entretenida‚ÄĚ, confiesa.

Cortesía del entrevistado.

Lo palpable en la obra de este poeta de estirpe mambisa lo logra el lector al acercarse a la cotidianidad manig√ľera de grandes figuras de nuestra historia, como C√©spedes, Antonio Maceo, Ignacio Agramonte y Amalia Simoni, el poeta Juan Clemente Zenea, Bartolom√© Mas√≥, Quint√≠n Bandera, Jos√© Mart√≠, Vicente Garc√≠a, Pedro Figueredo, M√°ximo G√≥mez, Calixto Garc√≠a, e incluso desde la visi√≥n del soldado espa√Īol Antonio del Rosal V√°zquez de Mondrag√≥n‚Ķ y es que este poeta holguinero ha vivido y revivido junto a los campamentos mambises que se enarbolan bajo las fr√≠as y h√ļmedas sombras de los campos cubanos.

Leer su poes√≠a es ‚Äúcomo mirarse en un espejo de la Patria‚ÄĚ y esta le ha servido para desmantelar cualquier acorazado, porque hombres como Ronel, que viven bajo la palabra, seg√ļn el poeta Mois√©s May√°n al rese√Īar uno de sus libros, son en s√≠ mismos un ej√©rcito.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ