Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo intelectual cubano

Hace poco un amigo, ahora residente en Argentina, la tierra de Jorge Luis Borges y Mercedes Sosa, me dijo v√≠a Internet: ‚ÄúPasa por esta direcci√≥n y recoge el libro que te dej√© la √ļltima vez que estuve en Holgu√≠n y no nos encontramos‚ÄĚ. Pero aquel no era ‚Äúun libro‚ÄĚ cualquiera, sino ‚Äúel libro‚ÄĚ que public√≥ en 2015 y del que hab√≠amos intercambiado comentarios, correos, mensajes‚Ķ El libro al cual dedic√≥ varios a√Īos de investigaci√≥n exhaustiva y que obtuviera menci√≥n en el cotizado Premio Casa de las Am√©ricas en 2011.

Hoy todav√≠a no he buscado el libro y lo lamento: Leandro Estupi√Ī√°n me hubiera dado otras buenas pistas con su texto¬†Lunes: un d√≠a de la Revoluci√≥n Cubana¬†para comprender mejor los vericuetos de la verdad en otro libro necesario para cartografiar los avatares de la historiograf√≠a cubana, un texto con el que la joven profesora de Historia Grethel Domenech obtuvo el Premio Calendario de ensayo en 2016:¬†Rehabilitaci√≥n de la memoria hist√≥rica: Lunes de Revoluci√≥n en el campo intelectual cubano (1959‚Äď1961).

A varios no les dir√° mucho este nombre:¬†Lunes de Revoluci√≥n‚Ķ pues el¬†magazine, suplemento cultural del peri√≥dico¬†Revoluci√≥n, que entonces era el √≥rgano oficial del M‚Äď26‚ÄďJ en los inicios del triunfo revolucionario cubano, se ubica en lo que podr√≠amos llamar ‚Äúhistoria no oficial‚ÄĚ o al menos aquella que no aparece en los libros can√≥nicos, mucho menos en los manuales docentes de Historia en cualquier nivel de ense√Īanza en Cuba.

Las razones del silencio podr√≠an ser varias. Quiz√° todas ellas juntas. Una de ellas: quiz√°¬†Lunes‚Ķ¬†fue una de las publicaciones m√°s democr√°ticas y atrevidas de la historia del periodismo y la literatura nacional. Una R invertida ser√≠a el identificativo de la publicaci√≥n. Dos: varios de sus creadores, Carlos Franqui, director de¬†Revoluci√≥n, y el temido Guillermo Cabrera Infante, han pasado a ser personas¬†non grata¬†en muchos √°mbitos y escenarios. Muchos de sus colaboradores han corrido similar suerte, aunque quiz√° en menor medida: Virgilio Pi√Īera fue uno de ellos. Tambi√©n Ant√≥n Arrufat, Rine Leal, Calvert Casey, C√©sar L√≥pez, Heberto Padilla, Pablo Armando Fern√°ndez‚Ķ Tres: las pugnas por el poder y el dominio de la cultura en los tambaleantes a√Īos 60 pusieron a¬†Lunes‚Ķ¬†en el centro de mira de los decisores pol√≠ticos y tambi√©n bajo la vigilancia del ICAIC y su director, Alfredo Guevara. Cuatro: Los de¬†Lunes‚Ķ¬†no simpatizaban con el comunismo sovi√©tico en ninguna de sus extensiones, entre ellas el estalinismo Cinco: Esta no era solo una publicaci√≥n. Estaba ampliando su diapas√≥n para convertirse en un complejo proyecto sociocultural y tambi√©n sociopol√≠tico.

Del¬†magazine¬†Lunes de Revoluci√≥n¬†nos habla Grethel Domenech en un libro bien documentado que compendia para el lector cubano la historia de una de las publicaciones m√≠ticas en la Cuba revolucionaria. Grethel se enfoca en su influencia en el campo intelectual cubano a manera de rehabilitaci√≥n hist√≥rica… Pero partamos de algo: los a√Īos 60 eran inciertos y por extensi√≥n tambaleantes en todo su sentido. La Revoluci√≥n misma ‚Äďque nacionalizaba propiedades, entregaba tierras, llamaba a las aulas‚Äď sorprendi√≥ a muchos metidos de lleno en la perplejidad de la noticia. Sarte llegaba a Cuba y dec√≠a que esta era una Revoluci√≥n sin ideolog√≠a y eso asombraba al mundo: una Revoluci√≥n sin ideolog√≠a que convocaba en la euforia de esos d√≠as a miles de personas a las calles. Un hurac√°n sobre el az√ļcar, dir√≠a el famoso fil√≥sofo franc√©s. La cuesti√≥n ser√≠a f√°cilmente resuelta: poco despu√©s se decretar√≠a el car√°cter socialista de la Revoluci√≥n Cubana y as√≠ su inclinaci√≥n en el mapa geopol√≠tico mundial hacia la Uni√≥n Sovi√©tica y sus derroteros.

La pugna de poderes ‚Äďcosa que tampoco aparece expl√≠cita en los libros de docencia‚Äď era intensa y¬†Lunes‚Ķ¬†reflejaba esto: las pol√©micas entre diferentes bandos sobre c√≥mo encaminar la cultura naciente en un pa√≠s tambi√©n naciente entonces‚Ķ Adem√°s, el¬†magazine¬†estaba hecho por j√≥venes con inclinaciones literarias que no hab√≠an participado en la Sierra y ten√≠an sobre s√≠ ese estigma: j√≥venes que desde la cultura y sus inflexiones pensaban acompa√Īar a la Revoluci√≥n siempre que no se asomara la mano peluda del estalinismo cultural.

Grethel Domenech aborda con profundidad y a trav√©s de ejemplares de la misma revista, diferentes temas en relaci√≥n con¬†Lunes: sus inicios, el innovador dise√Īo a cargo del franc√©s Jacques Brout√© y la participaci√≥n de diversos artistas cubanos, las disputas ideol√≥gicas, el compromiso intelectual, las licencias en el arte, la creaci√≥n art√≠stica y literaria en sus p√°ginas, los ataques al grupo Or√≠genes, las disputas con El Puente, los enfoques por una pl√°stica, una literatura, un teatro, un cine revolucionarios y comprometidos‚Ķ

El final de¬†Lunes de Revoluci√≥n¬†de acercaba, la mesa estaba ampliamente servida: la inicial censura del corto¬†PM; la reuni√≥n de los intelectuales con Fidel en la Biblioteca Nacional y la famosa (y tergiversada) frase de que ‚Äúcon la Revoluci√≥n todo, contra la Revoluci√≥n nada‚ÄĚ; la creaci√≥n de la Uneac como acuerdo de su primer Congreso y el nacimiento de¬†La Gaceta de Cuba¬†como una revista en la que se mirar√≠an todas las est√©ticas e inquietudes del momento.¬†

Si algo le reprocho al libro de Grethel Domenech ‚Äďmin√ļsculo el hecho si lo comparamos con las virtudes que aporta la investigaci√≥n, sobre todo para el lector ne√≥fito que desee adentrarse en los vericuetos de los a√Īos 60 en Cuba‚Äď, adem√°s de peque√Īos errores en edici√≥n, es la nula utilizaci√≥n de entrevistas a fuentes vivas que hubiesen equilibrado las intenciones primarias, en contraste con su profusa documentaci√≥n bibliogr√°fica.

Rehabilitaci√≥n de la memoria hist√≥rica: Lunes de Revoluci√≥n en el campo intelectual cubano (1959‚Äď1961)¬†muestra una R en rojo que nos inquieta desde la cubierta. Pero es una R inhiesta, no invertida. Aun me queda leer el otro libro sobre¬†Lunes‚Ķ¬†pero, sin dudas, el de Grethel Domenech constituye uno de los acercamientos m√°s inteligentes, y de por s√≠ necesarios, a una de las publicaciones m√°s importantes, pol√©micas e ineludibles en las casi seis d√©cadas de la Revoluci√≥n Cubana.

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico