Inicio ¬Ľ

Recorriendo los trechos de mi Camag√ľey

Camag√ľey es una tierra rica en tradiciones culturales, reconocida por su historia, tierra de vaqueros al estilo criollo, criadores de ganado, de pastizales llanos que han perdido con el tiempo su color verde intenso pero donde a√ļn mantiene latente la cultura rural de cada poblado.

Santa Mar√≠a del Puerto del Pr√≠ncipe devino en uno de los primeros asentamientos constituidos por los espa√Īoles en Cuba y, seg√ļn la tradici√≥n, qued√≥ fundada el 2 de febrero de 1514 a orillas de la norte√Īa bah√≠a de Nuevitas, bajo la protecci√≥n de la Sant√≠sima Virgen, de ah√≠ su nombre beatificado.¬†¬†

Callej√≥n del Silencio, el m√°s estrecho de Camag√ľey y del pa√≠s/ Foto de Internet

Camag√ľey, su nombre oficial desde 1903, ostenta un aire colonial imperecedero con m√°s de medio siglo de existencia. Su trama urbana conserva el encanto de las urbes cristiano-musulmana andaluza colmadas de iglesias parroquiales, casonas se√Īoriales con tejados a dos aguas, patios interiores al modo sevillano e inmensos ventanales abalaustrados, que alguna vez sirvieron para enamorar con serenatas a las mujeres m√°s lindas de Cuba, al decir de muchos.

Su centro hist√≥rico, con 54 hect√°reas de patrimonio colonial espa√Īol y republicano, es el mayor del pa√≠s en extensi√≥n y fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2008.

Academia de las Artes Vicentina de la Torre/ Foto de Internet

El trazado asim√©trico y enmara√Īado que se fue dibujando en los vaivenes de la comarca lugare√Īa en el siglo XVI¬† por los ataques de corsarios y piratas, adquiri√≥ su forma actual con calles laber√≠nticas, angostas y sinuosas que se abren en plazas y plazuelas como plato roto.

M√°s de 60 callejones han sobrevivido el paso del tiempo dando la peculiar atm√≥sfera de aparente desorientaci√≥n que a√ļn distingue a la ciudad. Pasear por ellos es una sugerente rutina para el disfrute de naturales y extranjeros, quienes a su paso por la adoquinada traves√≠a siempre descubrir√°n historias o leyendas que perduran en esta elegante ‚Äúdama‚ÄĚ que no pierde sus encantos en sus 507 cumplea√Īos.¬†

Plaza del Gallo y la Iglesia de la Soledad/ Foto de Internet

Si de longitudes se trata, el callejón de la Miseria, más conocido como el de Tula, situado en la Plaza Bedoya, es considerado el vial más corto y menos poblado de la urbe con solo dos casas en 15 metros de longitud. Mientras que el callejón del Cura o del Silencio es considerado el más estrecho del país con tan solo 1,40 metros de ancho y 52 metros de largo.

En alg√ļn momento se le llam√≥ la ‚ÄúCiudad de las Iglesias‚ÄĚ, pues su alma cat√≥lica se trasluce en cada una de sus iglesias y templos barrocos donde se entremezclan los diversos movimientos de la arquitectura neocl√°sica que hoy convergen en la tradici√≥n constructiva contempor√°nea.

El barro marc√≥ sus construcciones y sus espacios majestuosos: muros de ladrillos y techos de tejas; y en los amplios patios, sus tinajones, tradici√≥n heredada de los maestros ib√©ricos asentados en la otrora villa y quienes hicieron de los tonos ocres y rojizos s√≠mbolos absolutos de la metr√≥poli lugare√Īa y que hoy es reflejo de su edad milenaria.¬†

‚Äú¬°Ese s√≠ es un pueblo, el Camag√ľey! El s√°bado vienen todo, como un flor√≠n, a la ciudad, al baile y al concierto, y a ver a sus novias; y hay m√ļsica y canto y es liceo el pueblo entero y la ciudad como una capital‚Ķ‚ÄĚ

Plaza de San Juan de Dios/ Foto de Internet

As√≠ se refer√≠a Jos√© Mart√≠ en una de sus cr√≥nicas escritas en 1893 sobre el Camag√ľey legendario, tierra de mujeres ‚Äúhermosas, √©picas y sencillas‚ÄĚ, un pueblo de trabajadores y de hombres cultos, cuna de patriotas, quienes un d√≠a, con el Mayor Ignacio Agramonte al frente, demostraron que con la verg√ľenza, como arma de combate, se puede hacer libre a un pueblo.

Celebrar los or√≠genes de esta ‚Äúcomarca de pastores‚ÄĚ, como la describiera el Poeta Nacional Nicol√°s Guill√©n, por dem√°s hijo ilustre de estas tierras, es tambi√©n una forma de homenajear a muchos otros que la distinguieron en su quehacer por forjar una idiosincrasia cultural y los cimientos de una naci√≥n igualitaria y soberana.

Entre ellos se encuentran Ana Betancourt de Mora, quien dejó escuchar su voz en Guáimaro, sede de la Asamblea Constituyente para decir:

‚ÄúCiudadanos: la mujer, en el rinc√≥n oscuro y tranquilo del hogar, esperaba paciente y resignada esta hora hermosa en que una revoluci√≥n nueva rompe su yugo y le desata las alas‚ÄĚ.

Muchos nombres han transcendido en la historia de esta patria chica de notables personalidades, pero Gaspar Betancourt Cisneros, m√°s conocido como El Lugare√Īo, fue una de las voces m√°s preclara del progreso en el siglo XIX, un hombre que sirvi√≥ a su tierra y con su pluma y voz manifest√≥ cu√°nto la am√≥:

‚ÄúQuiero ser los ojos del Camag√ľey para ver todo lo que le sobra o falta; quiero ser los o√≠dos del Camag√ľey para estar siempre de escucha; las narices del Camag√ľey para olfatear todo lo que le pueda servir de alimento o deleite; la lengua del Camag√ľey para cacarear la verdad y pedir cuanto necesite; las manos del Camag√ľey para agarrar todo lo que le adorne o derribar lo que le desaire; las piernas del Camag√ľey para traerle siempre en movimiento.‚ÄĚ

Se suman tambi√©n Gertrudis G√≥mez de Avellaneda, ‚ÄúLa Peregrina‚ÄĚ, nuestra Tula, la m√°s grande dramaturga de la lengua espa√Īola y precursora del modernismo; Fidelio Ponce de Le√≥n, una de las m√°s c√©lebres figuras de la pl√°stica cubana; Jorge Gonz√°lez Allu√©, autor de la Amorosa Guajira, canci√≥n casi obligada en las tardes de tertulias camag√ľeyanas de anta√Īo; Patricio Ballagas, importante innovador de la trova tradicional, y Luis Casas Romero, quien adem√°s de compositor y flautista fue el iniciador de la radiodifusi√≥n en Cuba.

Sin dudas la cultura camag√ľeyana es un fiel ejemplo de cu√°nto ha logrado la sociedad cubana en 61 a√Īos de Revoluci√≥n y cu√°nto falta a√ļn por crear. A pesar de que esta provincia se ubica a m√°s de 500 kil√≥metros de la capital, es un territorio donde los j√≥venes creadores a trav√©s de la AHS desarrollan importantes eventos nacionales con proyecci√≥n internacional.

El Ballet de Camag√ľey presenta El Lago de los Cisnes/ Foto de Internet

Este es el caso de la Muestra Audiovisual El Almac√©n de la Imagen, uno de los m√°s antiguos y prestigiosos de la filial agramontina, La Cruzada Literaria, el Coloquio Nacional de Periodismo Cultural, el Sal√≥n de Artes Visuales Gestos, La Feria de J√≥venes Creadores Golpe a Golpe, el Festival de M√ļsica Electroac√ļstica Beat 32, el los festivales de Rock Sonidos de la Ciudad y el de Rap Trakeando, entre otros.

Tambi√©n es la sede de otros eventos y talleres con un notorio poder de convocatoria, como el Taller Nacional de la Cr√≠tica Cinematogr√°fica, y los festivales Internacional de Videoarte y el Nacional de Teatro de Camag√ľey. Adem√°s de que cuenta con m√ļltiples proyectos comunitarios de artes pl√°sticas, narraci√≥n oral, audiovisuales, danzarios y teatrales como son el Proyecto Socio-Cultural ‚ÄúGolpe a Golpe‚ÄĚ y Cine en los Barrios, auspiciados por la AHS en el territorio, la Compa√Ī√≠a Teatral La Andariega y el Conjunto Arlequ√≠n, ambos con m√°s de 25 a√Īos de creados, devenidos con el transcurso del tiempo en canteras de otras agrupaciones, dirigidas al arte para infantes.

La provincia posee hoy un sistema de ense√Īanza art√≠stica de excelencia a nivel nacional gracias a la labor que ha desarrollado la Escuela Vocacional de Arte Luis Casas Romero, el Conservatorio de M√ļsica Jos√© White, la Academia de las Artes Vicentina de la Torre y la filial del Instituto Superior de Arte, instituciones que son la cantera del talento art√≠stico del pa√≠s.

Camag√ľey cuenta con algunas de las compa√Ī√≠as m√°s representativas de la cultura cubana como el Ballet de Camag√ľey, digno exponente de la Escuela Cubana de Ballet con 53 a√Īos de virtuosismo y destreza; el Ballet Folcl√≥rico de Camag√ľey, una de las compa√Ī√≠as m√°s trascendente de la escena danzaria nacional en las √ļltimas tres d√©cadas, pues representa el colorido, la fuerza, la din√°mica, el ritmo y alegr√≠a de un pueblo cargado de tradiciones afrocubanas e hispanocubanas.

Agrupaciones como Rumbat√°, Los Soneros de Camacho, Las Maravillas de Florida, Desandan y la Orquesta Sinf√≥nica de Camag√ľey, forman parte de la esencia musical del territorio y de su arraigo art√≠stico, portadora adem√°s de la riqueza y diversidad del acervo popular de su gente.

En este aniversario de su fundaci√≥n, la Villa de Santa Mar√≠a del Puerto del Pr√≠ncipe contin√ļa enigm√°tica ante los ojos de quienes la descubren por primera vez y tambi√©n ante los de aquellos que nacimos en ella, y en los que, como yo, somos hijos adoptados de su impronta, porque forma parte indisoluble de nuestras vidas. Recorrer sus trechos, resistentes a la circulaci√≥n diaria de transe√ļntes y choferes, es como viajar por ese pu√Īado de a√Īos en los que se acumula lo mejor de nuestra cultura.

Plaza Bedoya/ Foto de Internet

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Me encanta tus escritos, has definido a Camag√ľey como lo k es, una ciudad k cautiva a todo √©l k la visita, llena de traducciones y como dice el refr√°n: El k bebe agua de tinajon se queda en Camag√ľey

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ