Rayssel Cruz: un artista que se siente árbol

En el panorama de las artes escénicas de Cuba, principalmente en el mundo audiovisual, destaca el joven actor Rayssel Cruz, por su versatilidad y alta calidad histriónica.

Ray tiene un amplio camino en el mundo de la actuación. Sus inicios se dieron en el teatro con Tony Díaz, espacio donde ha desplegado todo su talento a través de obras como Muerte en el bosque, Escándalo en la Trapa, Tren hacia la dicha ─ que le valió el premio al Mejor Actor en el Festival de Teatro de Camagüey─, Los siete contra Tebas, Cabaret, Sueño de una noche de verano, Chicago, Plácido, entre otros. Mefisto Teatro es el grupo al que pertenece; a este le debe parte importante de su desarrollo en el mundo de las tablas.

Entre sus interpretaciones en televisión destacan el guajiro de la telenovela Latidos compartidos; el teniente Sergio de LCB, la otra guerra;  la serie Adrenalina 360; el unitario Teorema ─con el que obtuvo el premio Adolfo Llauradó a la actuación masculina en televisión en 2012─;  su papel en Las trampas le valió el premio de actuación masculina secundaria en la Convención de Radio y Televisión de 2014, entre otros muchos materiales donde ha dejado su talentosa huella.

La actuación  “pudiera ser muchas cosas pero es lo que me mueve”, comenta Ray en exclusiva para los lectores del Portal de la AHS. Y efectivamente, solo un hombre con esos pensamientos puede sentir predilección por papeles que signifiquen un reto profesional: “Me encanta, no trabajo si no es complicado… De las propuestas que me hacen me quedo con el 20%, rechazo el resto…”.

De ahí el resultado del personaje Alberto en Nitrox –cortometraje que concursó en la recién finalizada Muestra Joven ICAIC–, acerca del cual nos comenta: “Me llamaron un 24 de diciembre, en Nochebuena. El director del corto me propuso un personaje de un muchacho que bucea y es sordo. Yo le dije: “Lo voy a hacer gratis, primero porque me encanta bucear, y segundo porque mi mamá era sorda“. Los realizadores no tenían esta información, o sea, hice el corto como si estuviera escrito para mí”.

Ray confiesa que cada puesta en escena le revela una rutina que funciona únicamente para esa realización. “Tiene siempre que ver con el personaje. Por ejemplo, en Nitrox, yo miraba fijo a la actriz Yenisse Soria, con la nariz pegada a la de ella todo el tiempo antes de hacer cualquier escena”.

No siempre se logra la satisfacción ante el trabajo realizado… “Soy bastante exigente, pero me siento satisfecho. Después digo si valió la pena todo el tiempo de preparación, porque me exijo mucho. No me siento satisfecho del todo, pero estoy contento. Veo mis interpretaciones en la televisión y casi siempre me gustan las cosas que hago”, confiesa.

 La actuación le brinda al artista la posibilidad de tocar y representar muchas realidades y tipos de personajes, ¿desea Ray alguno en particular?

“Personajes complicados. Me gustaría hacer un loco, por ejemplo, no el típico cliché del loco sino un loco diferente, o me encantaría hacer un asesino en serie”.

Rayssel también hace música, una vez hasta llegó a presentarse a un casting para ser la voz líder de Wena Onda, y lo mejor fue que lo consiguió, pero en aquel momento pudo más la actuación; hoy lleva las dos cosas: forma parte del grupo I Love. Sobre cómo llegó definitivamente a este último nos comenta:

“Soy plantilla del grupo Mefisto Teatro, que hace musicales. Un colega del grupo, mi novia y yo, nos reunimos y decidimos hacer música. Él tenía un estudio en su casa y era muy fácil. Empezamos hasta que un productor musical nos dijo que no íbamos a lograr nada porque lo hacíamos como un hobby, y a partir de ahí nos propusimos hacerlo de manera seria y nos salió bien”.

Ante la interrogante de si actúa mientras canta, respondió: “Estoy siendo yo, no me monto un personaje para nada, mi personalidad es bastante particular y creo que tiene mucho que ver con la música. Me cuesta más actuar que cantar”.

Cuando le pregunto si es un actor que hace música o un músico que actúa, responde radicalmente: “Soy un artista”.

Ray ha hecho cine en películas como José Martí, el ojo del canario, Madrigal, Inocencia; televisión en el programa Pensando en 3D y dramatizados; música con I Love; teatro con Mefisto… ¿cómo se define a sí mismo?

“Soy como un árbol, tengo que tirar ramas para todos lados porque de lo contrario me vuelvo loco. Tengo ganas de hacer muchas cosas. Casi nunca digo que no a lo que me proponen, luego estudio y doy una respuesta definitiva, pero en principio lo acepto todo. Al lo que intento hacer es porque me siento cómodo haciéndolo”.

Sobre sus proyectos futuros, Ray nos adelanta: “Voy a empezar una novela que me tiene sin  dormir porque es demasiada responsabilidad. Es un guión de Amílcar Salatti, su primer guion. Le pedí a Yaremis Pérez, su esposa y mi colega y amiga, que cuando se hiciera el casting me avisara para presentarme. Me aceptaron para hacer el protagónico de la novela, un profesor de Historia de Cuba, con mi edad, en esta generación, de 12 grado, que quiere dar la asignatura de otra manera. Este trabajo me ha obligado a estudiar mucho. Ahora mismo trabajo con el Diccionario del Pensamiento Martiano.”

Estamos ante un actor de gran talla que se siente comprometido con lo que hace, consigo mismo como ser social y con todos los que disfrutamos cada una de sus actuaciones. Rayssel Cruz es un artista de estos tiempos con los pies en la tierra, que se sabe conformador de gustos y públicos. La mejor de las suertes en todos sus proyectos, que la profesionalidad y la buena onda siempre lo acompañen.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico