Rasta danza desde el corazón

Ser fiel a sus creencias y crecer cada d√≠a m√°s como bailar√≠n forman parte de las prioridades de Yaser Dom√≠nguez Oquendo, un guantanamero integrante de Acosta Danza, novel compa√Ī√≠a del bailar√≠n y core√≥grafo Carlos Acosta.

Rasta Rasta, as√≠ se hace llamar en Facebook, porque lo Rastafari forma parte de sus convicciones de vida, pues asegura que hasta sus dreadlocks le han ense√Īado a reafirmar que gracias a su apariencia f√≠sica y creencias ha crecido como artista.

Temeroso por la entrevista, Rasta Rasta refiere que nunca hab√≠a sido interpelado por un periodista: ¬ęsoy mejor danzante que orador, tratar√© de hacerlo lo mejor posible¬Ľ, me comenta Yaser mientras le pido que piense que est√° bailando.

El principio en la danza: la formación

¬ęDe peque√Īo ya estaba vinculado con la danza pues formaba parte de la academia para ni√Īos en la compa√Ī√≠a Danza Fragmentada. Una instructora de arte en la primaria, tal vez vio en m√≠ un futuro bailar√≠n, y me llev√≥ a hacer las pruebas en la Escuela Vocacional de Arte Regino Eladio Boti en esa especialidad, pas√© los ex√°menes y entr√© a la escuela.

¬ĽEn el nivel elemental pas√© un poco de trabajo, era un muchacho gordo, por eso ten√≠a que trabajar el doble y los profesores as√≠ me lo exig√≠an. Con un duro entrenamiento mejor√© mucho, tanto que llegu√© a ser el monitor de la clase t√©cnica, que para un estudiante es algo importante.

¬ĽYa en el segundo a√Īo, que ser√≠a octavo grado, mi cuerpo se fue adaptando a la idea de ser bailar√≠n con las preparaciones f√≠sicas y las diferentes clases. En ese momento, los profesores fueron los que armaron todo, a esa edad uno se deja llevar, todav√≠a no eres consciente de lo que puedes hacer y lograr; los profesores son los que te van sacando el √°ngel de bailar√≠n que llevas dentro.

¬ĽPara el tercer a√Īo a mi grupo lo atendi√≥ Alfredo Vel√°zquez, en la clase t√©cnica, √©l fue el que puso el detalle, fue quien dijo: ‚Äúesto va a ser para ti, de ese modo‚ÄĚ ‚ÄĒrefiere Yaser emocionado‚ÄĒ siempre me dec√≠a que ten√≠a un √°ngel y deb√≠a explotarlo, que no me pod√≠a quedar en la forma, ten√≠a que superar los l√≠mites.

¬ĽRealic√© los ex√°menes para el pase de nivel y entr√© en la Escuela Provincial de Arte de Bayamo. Uno iba all√≠ a comerse el mundo, no era momento de amedrentarse.

¬ĽEn el tercer a√Īo, a mitad de curso, no ten√≠amos profesores en Bayamo y Alfredo Vel√°zquez dijo que nos llevaran para Guant√°namo‚Ķ las ra√≠ces llamaban nuevamente, y para ac√° nos trajeron a los 26 estudiantes que conformaban mi grupo.

¬ĽAlfredo tuvo el apoyo de los maestros Ernesto Llewelyn, director del Ballet Folkl√≥rico Babul y Ladislao Navarro, director de Danza Fragmentada, con ellos tres ya no hac√≠a falta nada m√°s, eran los facilitadores de las herramientas necesarias para salir de la academia con un excelente nivel, era momento de arriesgarse o simplemente quedarse en tu zona de confort.¬Ľ

Danza Contemporánea de Cuba: crece el bailarín

¬ęEstando en el tercer a√Īo del nivel medio particip√© en la primera edici√≥n del concurso Ernestina Quintana y all√≠ me vio bailar el maestro Miguel Iglesias, director de Danza Contempor√°nea de Cuba (DCC), me propuso formar parte de ese proyecto.

¬ĽLlegar a DCC fue un privilegio, all√≠ yo ve√≠a siempre grandes bailarines que admiraba. Est√°bamos en un mismo espacio y yo muchachito al fin, imag√≠nate, al verlos era mucha la pena, pero al mismo tiempo las ganas de llegar a ser como ellos se multiplicaban.

¬ĽMi cuarto a√Īo del nivel medio fue en DCC, una etapa muy dif√≠cil. Estaba becado y muchas veces no ten√≠a qu√© comer, no cobraba, viv√≠a pr√°cticamente de lo que mandaba la familia, y esa situaci√≥n en ocasiones te amilanaba, pero cuando me paraba en el tabloncillo uno miraba a su alrededor y crec√≠an las ganas de llegar a ser como esos grandes bailarines y representar en cualquier lugar a DCC.

¬ĽDurante los primeros 7 meses estuve en la banca para aprender el repertorio de la compa√Ī√≠a y hacerlo bien. Con la core√≥grafa Margarita Vilale, y en solo una semana, aprendimos obras del repertorio de la compa√Ī√≠a, como Mambo 3XXI y Demo-N/Crazy. Dos meses despu√©s yo formaba parte del primer elenco.

¬ĽEn DCC uno madura mucho f√≠sicamente, la experiencia esc√©nica y otras tantas man√≠as de bailar√≠n‚Ķ y aunque a√ļn me falte mucho tengo que seguir trabajando. Cuando piensas que lo lograste todo, todav√≠a te falta mucho m√°s; Iglesias nos ense√Ī√≥ a ponernos al l√≠mite todos los d√≠as, para lograr grandes cosas, eso lo he aprendido de √©l y de mi paso por esa gran familia.

¬ĽDanza Contempor√°nea de Cuba fue ese momento de fogueo, de aprender mucho m√°s sobre la danza, de crecer como profesional en una importante compa√Ī√≠a donde llegu√© a ser primer solista, hasta que decid√≠ irme, a√ļn con las dudas si lo que estaba haciendo era lo correcto.¬Ľ

Acosta Danza: perfeccionar la danza

¬ęEstuve dos meses sin hacer nada luego de irme de DCC, supe entonces que Carlos Acosta estaba en La Habana y que reci√©n hab√≠a comenzado su propia compa√Ī√≠a, as√≠ que fui a verlo. Le dije que estaba sin hacer nada, √©l me mir√≥ y me pidi√≥ que me cambiara e iniciara los ensayos.

¬ĽA Carlos Acosta lo conoc√≠ en una gira con DCC en Londres. Bailamos juntos su obra Tocororo Suite; pieza en la que √©l pudo verme como bailar√≠n.

¬ĽSab√≠a que al incorporarme en Acosta Danza tendr√≠a que lidiar con el ballet cl√°sico y a m√≠ nunca me gust√≥. Lo m√≠o siempre fue la danza contempor√°nea t√≠rate pa¬ī aqu√≠ y pa¬ī all√°, pero me di cuenta que el ballet hace falta y con √©l mi danza ha evolucionado m√°s, el ballet ha limpiado mis movimientos.

¬ĽUno nunca debe restarle valor a nada, debe enriquecerse con varias tendencias y formas de bailar, y eso es lo me que sucedi√≥ en Acosta Danza.

¬ĽCuando entr√© a la compa√Ī√≠a ya hab√≠a un repertorio montado, por lo que tuve que aprender r√°pido. Pude bailar en Carmen y en las √ļltimas presentaciones en el Gran Teatro obras como Hokiri, de Mickael Marso Riviere.

¬ĽSolo tengo 23 a√Īos pero hay bailarines en el mundo que con 55 a√Īos siguen bailando, porque se cuidan, y en Acosta Danza he tomado conciencia de mi cuerpo. He aprendido que es mi herramienta de trabajo y no se puede da√Īar, hay que estirarse, ponerse hielo, y estar en‚Ķ sino ni a los 30 llegas.¬Ľ

Soy puro Guantánamo….

¬ęCuando me preguntan de d√≥nde soy, lo digo bien alto, soy puro Guant√°namo. La Habana est√° contaminada de orientales y guantanameros espec√≠ficamente, quienes hoy son protagonistas de grandes compa√Ī√≠as danzarias de este pa√≠s.

¬ĽA Guant√°namo le debo el ser bailar√≠n, la oportunidad de tener grandes profesores que me inyectaron el bichito, que ha permitido que me mantenga danzando y creciendo como artista. Aqu√≠ la danza se hace de coraz√≥n y por eso es que hay que volver a las ra√≠ces para no olvidar de d√≥nde vienes.

¬ĽLo que sale de mi boca, de mi danza es puro Guant√°namo, yo bailo y expreso de donde soy, sale esa guaper√≠a guantanamera.

¬ĽA Guant√°namo le agradezco haber conocido a Alfredo Vel√°zquez, para m√≠ el fue lo m√°s grande, hizo que explotara la parte creativa, humana. En la escuela nos sent√°bamos con √©l y nos hablaba como profesionales, de cu√°n dif√≠cil y sacrificada es la vida de un danzante, y eso tambi√©n hizo que nos identific√°ramos con √©l, como profesor y persona… que am√°ramos un poco m√°s lo que hac√≠amos.

¬ĽBailar es mi esencia de vida, s√© a d√≥nde quiero llegar, por eso lo hago siempre‚Ķ pisando fuerte, a lo grande, a lo Bombo CLAT‚Ķ esa es mi filosof√≠a.¬Ľ

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico