Que los sue√Īos de los Hermanos Sa√≠z sean tambi√©n de los j√≥venes de hoy

La muerte los inmortaliz√≥. Las balas que impactaron sus cuerpos el 13 de agosto de 1957 los convirtieron en historia. La noticia paraliz√≥ al pueblo sanjuanero. Un disparo primero, el otro despu√©s, apenas a unas cuadras del hogar en el que reposaban el padre abogado y la madre maestra. ‚ÄúMataron a los hijos del juez‚ÄĚ, vociferaban unos; el correteo era incesante, la Casa de socorro un hervidero. Eran queridos estos muchachos en su pueblo pinare√Īo.

Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca, despertaron el odio de la tiran√≠a batistiana. La rebeld√≠a de estos muchachos de apenas 18 y 17 a√Īos de edad, puso en rid√≠culo al r√©gimen dictatorial, el cual intent√≥ con sangre, matar las ideas de estos dos j√≥venes. Pero no pudieron como dijo en una de sus √ļltimas entrevistas Esther ‚ÄĒla madre de los Hermanos Sa√≠z‚ÄĒ, una mujer que entre el dolor y el recuerdo habl√≥ del legado de sus hijos.

‚ÄúCreo que hasta el momento en que ellos vivieron, tuvieron una vida que pudiera servir de ejemplo a la juventud, y de ah√≠ seguirse guiando para el futuro. La juventud cubana ha de ser un ejemplo, y este lo buscan en los de atr√°s, no solo en el presente‚ÄĚ, afirm√≥. Por ello en San Juan y Mart√≠nez, pueblo natal de los Hermanos Sa√≠z, cada 13 de agosto es un reencuentro con la historia. Y entre conversatorios, talleres y buena literatura, se recuerda la impronta de estos j√≥venes.

Seg√ļn Yusuam Palacios Ortega, presidente del Movimiento Juvenil Martiano, ‚Äúlos Hermanos Sa√≠z les transmitieron a los j√≥venes cubanos las circunstancias de su tiempo, porque fueron j√≥venes de su tiempo. Cuando se declaran martianos, antimperialistas, nos est√°n dando las herramientas te√≥ricas e ideol√≥gicas, para entender por qu√© hacemos Revoluci√≥n y por qu√© tenemos que luchar‚ÄĚ.

Asimismo, en palabras del presidente de la Federaci√≥n Estudiantil Universitaria, Ra√ļl Alejandro Palmero Fern√°ndez, ‚ÄúSergio y Luis fueron ejemplo digno de la vanguardia juvenil revolucionaria que ha existido en todas las √©pocas, de ah√≠ la importancia de honrar su memoria, porque hoy su esp√≠ritu se multiplica en cada revolucionario. No es momento de acobardarse y quedarse al lado del camino, sino de continuar la Revoluci√≥n, de hacer lo que nos toca. Como dijeran los Hermanos Sa√≠z, ¬ęen esa creemos, de esa somos, por ella, moriremos¬Ľ‚ÄĚ.

Este 13 de agosto se cumplen 61 a√Īos del vil asesinato de Luis y Sergio. La muerte intent√≥ matar su ejemplo, pero ellos se multiplican en cada joven cubano. Como dijera Yanny Jes√ļs Mu√Īoz Labrador, estudiante de la Universidad pinare√Īa ‚ÄĒque se honra el nombre de los dos luchadores‚ÄĒ la impronta de los Hermanos Sa√≠z ha sido m√°s que un legado, un ejemplo a seguir y a ser mucho m√°s de lo que nos toca en nuestro momento.

Los j√≥venes como ellos son ejemplo, gu√≠a, bandera que debemos multiplicar y llevar presente todos los d√≠as, no solamente el 13 de agosto, sino el a√Īo entero en el accionar en cada una de las cosas que hagamos‚ÄĚ, expres√≥ Carlos Rafael G√≥mez Iglesia, especialista principal de Electromec√°nica, en el Taller Provincial de Electromedicina.

Es un honor haber nacido en la tierra de los Hermanos Sa√≠z. Su actitud revolucionaria y madurez pol√≠tica e intelectual los prolongan m√°s all√° de su muerte y los convierte en paradigmas de inspiraci√≥n patri√≥tica para las nuevas generaciones de hoy. Con firmeza nos comprometemos a estar a la altura de sus sue√Īos y de quienes luchan por un mundo mejor, asevera la joven Yenira Povea Bustamante, instructora de arte de la Brigada Jos√© Mart√≠.

Y como ella no tenemos dudas que el ejemplo de Luis y Sergio perdura en cada joven comprometido con su patria.

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ