Dialogar, dialogar

dialogar dialogar invitaEl 19 de abril de 2013 nos dejaba f√≠sicamente Alfredo Guevara, tras d√©cadas de vida consagrada a la Revoluci√≥n, al socialismo, la cultura ‚Äďen especial al cine cubano y latinoamericano- y a los j√≥venes.

A la juventud dedic√≥ sus √ļltimos anhelos y esperanzas el entra√Īable amigo de Fidel y Ra√ļl. Entre los j√≥venes, Alfredo se mov√≠a como pez en el agua . Con ellos discut√≠a sobre los problemas pasados y presentes de Cuba, y so√Īaba el futuro del socialismo. Era un gran privilegio poder ser part√≠cipe de tales actividades, alejadas de cualquier formalismo, protocolo y esquematismo. Las ideas frescas brotaban a raudales de sus labios, junto a la pasi√≥n revolucionaria y la m√°s consecuente militancia anticapitalista. Alfredo adem√°s fue muy √≠ntimo de la Asociaci√≥n Hermanos Saiz (AHS). Se le ve√≠a continuamente ir al Pabell√≥n Cuba a intercambiar con la joven vanguardia art√≠stica e intelectual de la Isla. Era, sin duda, un verdadero Maestro de Juventudes.

Pasado solo un mes y unos d√≠as de la irreparable p√©rdida, la AHS inici√≥ el espacio de debate Dialogar, dialogar, como una manera de rendir tributo permanente a Alfredo y a sus deseos de fomentar una cultura del debate en nuestro pa√≠s, y que en ese debate los protagonistas por excelencia fueran los j√≥venes. El propio nombre del espacio fue tomado del t√≠tulo de su √ļltimo libro, publicado por Ediciones Nuevo Cine Latinoamericano, en el cual se reproducen algunos de los intercambios del destacado pensador revolucionario con j√≥venes intelectuales, profesores y estudiantes, entre el 2005 y el 2011.

Tambi√©n Abel Prieto, actual asesor del presidente Ra√ļl Castro, hab√≠a servido de catalizador al explicarnos la necesidad que exist√≠a de multiplicar los espacios de reflexi√≥n y di√°logo en nuestra sociedad y solicitarnos que fuera la AHS la abanderada. Como compart√≠amos esa percepci√≥n, nos enamoramos inmediatamente de la idea y comenzamos en el lluvioso mes de mayo de 2013, con el c√©lebre psic√≥logo Manuel Calvi√Īo, el viceministro de Cultura Fernando Rojas y un sugerente tema: ¬Ņes posible el cambio de mentalidad en Cuba? Los asuntos que escogimos para establecer los di√°logos tienen todos que ver con la realidad cubana actual y la historia de la Revoluci√≥n Cubana en el poder, de 1959 en adelante, al ser por desdicha la que menos conocen los j√≥venes cubanos de hoy.

Luego, durante dos a√Īos, nos acompa√Īaron intelectuales como Fernando Mart√≠nez Heredia, Esteban Morales, Rafael Hern√°ndez, Heriberto Feraudy, Ariel Terrero, Ivette Garc√≠a, Juan Triana, Agust√≠n Lage, Carlos Alzugaray, Enrique Ubieta, Ra√ļl Antonio Capote, Jorge Luis Acanda, Jes√ļs Arboleya, Mar√≠a del Carmen Arriet, Rafael de la Osa, Eduardo Torres Cuevas, Pedro Urra, Jacinto Vald√©s Dapena, Milena Recio, Pedro Urra, Elena N√°poles, Rafael Acosta de Arriba, Ren√© Gonz√°lez Barrios, Pedro Pablo Rodr√≠guez y Luis Toledo Sande. Pero tambi√©n j√≥venes talentosos que, desde ya, est√°n haciendo importantes aportes a las ciencias sociales y al pensamiento en nuestro pa√≠s, por ejemplo: Oscar Fern√°ndez Estrada, Yordanka Cribreiro, Fernando Luis Rojas, Jaqueline Laguardia, Harold C√°rdenas, Israel Rojas, Beatriz P√©rez Paz y Yusuam Palacios.

Los debates y otros textos pueden consultarse en nuestro blog www.dialogardialogar.worpress.com. Pretendemos que Dialogar, dialogar contribuya al cambio de mentalidad que necesitamos, y se imponga el respeto al pensar diferente y el fomento de una cultura del debate.

Elier Ram√≠rez Ca√Īedo (coordinador)

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ