Por los rumbos de un Espacio Vital

Del 19 al 24 de junio de este año tuvo lugar Espacio Vital, el Encuentro de Teatro de Pequeño Formato que cada dos años auspicia el Consejo Provincial de las Artes Escénicas de Pinar del Río.

Y como de costumbre las puertas de la cita teatral pinareña estuvieron abiertas para toda la familia de teatreros del país. Sin dudas, uno de los méritos más agradecibles de este evento, es su carácter inclusivo, su apuesta porque confluyan diversas generaciones, inquietudes y prácticas teatrales. Lo cierto es que quienes seguimos la fiesta de las tablas vueltabajeras desde su reapertura en 2012, pudimos notar que en esta ocasión si bien hubo un mejoramiento en cuanto a la organización del programa, también fueron visibles los altibajos en la calidad de sus ofertas.

En ese sentido sale airoso el Espacio Teórico de la cita pinareña. Todos los participantes y organizadores reconocieron la altísima calidad del taller Textos Teatrales y representaciones: la construcción de la mirada crítica, a cargo del teatrólogo Eberto García Abreu y del Taller de escritura dramática: objetos que miran, impartido por los dramaturgos Mikel Rodríguez y Roberto Viña. Así también fueron muy bien acogidas las presentaciones de títulos de la Editorial Tablas-Alarcos, de la mano de la teatróloga Indira Ruiz, y la entrega, por Ediciones Loynaz, de dos volúmenes imprescindibles:Tras la Cortina(antología de teatro en dos tomos) y el texto teórico, Antonin Artaud: esoterismo, sexo y teatro, del reconocido director Reinaldo León.

Como parte del evento teórico pudo entenderse como polémico y producente el panel Rostros del teatro para niños en Cuba, donde intervinieron figuras de la talla del Premio Nacional de Teatro Armando Morales, los directores locales Dorys Méndez, Luciano Beirán y el teatrólogo Aliocha Pérez. De manera que todo el preciso y rico conjunto de acciones teóricas- en las que todavía se extraña un diálogo de la crítica con los creadores- calzaron, fueron la zona más suculenta y que sentó pautas para próximos advenimientos de Espacio Vital.

Las presentaciones se manifestaron en tono menor con respecto a las propuestas del evento Teórico del Encuentro de Teatro de Pequeño Formato Pinareño. Aunque la convocatoria fue nacional, se extrañó la presencia de proyectos o agrupaciones de primer nivel del teatro dramático y para niños. Pinar del Río debe insistir en una curaduría más raigal, sin paternalismos. Recuérdese que no se trata de la cantidad, sino de la calidad de lo que se exhibe al público. No puede perderse de vista ese aspecto medular.

No obstante, fue meritoria la presencia de espectáculos visitantes como Dos Viejos Pánicos, de A dos manos (Santiago de Cuba), Las bebidas son por Pearl, de Teatro sobre el camino (Villa Clara); Farsa Alarma , por Alas´ de Cuba(Granma);Cuidado hay Perros, de Teatro La Proa (La Habana), Yo no tengo la culpa de haber nacido tan sexy, por Gestus( Santiago de Cuba);Anteo en la HabanaTeatro Pálpito(La Habana); Odi, del Estudio Teatral Aldaba (La Habana); Después del baile, por  Compañía Teatral El Mejunje (Villa Clara). Con respecto a la muestra local sería justo mencionar que, de todo el conjunto de presentaciones, fue de lo más disfrutable. Aquí en primer lugar cabe reconocer a Josefina la cantora, de Teatro de la Utopía, Medea y Casting, por Teatro Rumbo y Voy a perder la cabeza por tu amor, de Alas Teatro. Espectáculos que, desde un cuidado en la factura y el abordaje de la realidad inmediata del espectador, declaran que el teatro pinareño va alejándose de la zona de crisis donde muchas veces se le ubicado.

Bajo una noche densa, en el patio lateral del teatro Milanés, conocido por todos como Piscuala, cerraron los últimos vestigios del Encuentro de Teatro de Pequeño Formato Espacio Vital. Durante cuatro días Pinar del Río fue testigo de una efervescencia, de una inundación de teatralidades de todos los puntos cardinales del país. Pero han quedado tareas pendientes para Vueltabajo como hacer notar la existencia de Espacio Vital, dentro de una ciudad que cada vez más parece agitarse en sus propios afanes y además, como se hizo referencia, ser mucho más selectivos en la curaduría de este evento.Téngase en cuenta que la muestra de un festival o encuentro, como quiera llamársele, es aquello que, entre otras cosas, lo prestigia.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico