“Poema y libro hablan por sí mismos, solo tengo que escuchar…” Conversación con Zulema Gutiérrez Lozano

Zulema Gutiérrez Lozano (Holguín, 1986) es una de las voces jóvenes más interesantes del panorama literario holguinero. Dueña de un universo lírico donde confluyen familia, identidad y país. Ha publicado los poemarios Islas que intentan salvarse y Sentada junto a los crisantemos, ambos por Ediciones La Luz, sello de la AHS en su provincia.

Recientemente obtuvo el Premio “La llave pública”, en Ciego de Ávila, con un libro de narrativa infantil que verá la luz próximamente. Su obra es reflejo de las inquietudes que pueblan una escritura “isla en sí misma” –parafraseando a John Donne– y que sumergen a esta joven, hija, madre, mujer, ser social y habitante de un país propicio para los embistes de la escritura, en una especie de acto misterioso y sabio llamado poesía, desde donde Zulema nos mira detrás de un abanico oriental, mientras se maquilla el rostro con polvo de arroz.

Con Zulema Gutiérrez Lozano conversamos en especial para el Portal del Arte Joven.

¿Cómo llegaste a la literatura? ¿Cómo supiste que serías en algún momento escritora?

No lo supe. Escribía sin saber que era ser un escritor, lo descubrí siendo bastante mayor, y después todo vino junto: escritores amigos, talleres y mi primer libro; aterricé de una sola vez.

Hace poco publicaste el poemario Sentada junto a los crisantemos bajo el sello Ediciones La Luz, un libro que ha sido un éxito y está agotado en librerías. ¿Crees que, actualmente, las personas se interesan por la joven literatura cubana?

Creo que la literatura es literatura independientemente de su autor; rara vez compramos un libro por la edad de quien lo escribió, eso se le deja a los especialistas. La buena literatura, el buen arte en general, no tiene edad, existe y se sitúa dónde debe estar, sin depender de su padre, y creo que sí, es consumida la literatura escrita por jóvenes con el interés con que se consume cualquier otra.

Después de leer tus poemas, notamos que la familia, el hogar y de alguna manera, la nación como una amplia casa, son temas recurrentes en muchos de tus versos… ¿Qué deseas expresar y qué esperas recibir de la escritura?

Zulema-Gutiérrez-2
Foto cortesía de la entrevistada

En el caso de la poesía solo espero que me acompañe mientras tenga algo que decir porque poema, poeta y poesía son cosas muy diferentes. Con respecto a los temas van cambiando: en Sentada junto a los crisantemos eran unos y en el libro que acabo de terminar son otros, estos son de corte histórico; creo que el poeta tiene que evolucionar.

Eres una ávida lectora, hablemos de las influencias en tu obra… ¿Qué autores consideras imprescindibles a la hora de conformar una antología de influencias personales?

Sí, soy una ávida lectora, pero el tema de la influencias no creo que se resuma a citar a quienes leo y releo. La obra se parece a las lecturas, sí, pero también a las vivencias, a las frases de los abuelos, a las conversaciones de esquina. Hay autores de cabecera que no tienen nada que ver con lo que escribimos. Kundera, Tolkien, Lorca, Kafka y todo lo que llegue a mis manos que me estremezca, aunque no sepa quién es o cómo se llama. A veces un poema anónimo te marca para toda la vida.

¿Crees que un poeta deja parte de sí en lo que escribe? ¿Hasta qué punto un escritor va “dejando su vida” en la escritura…?

Yo no podría hablar por todos, hay quien escribe desde la inteligencia, hay quien desde la emoción, otros emplean un poco de todo, se exorcizan unos, otros fabrican y ya, pero cada maestro tiene su librito. En mi caso dejo ahí lo que tengo que dejar, ni más, ni menos. Creo que debemos aprender a contenernos, dar lo necesario.

¿Cómo valoras el trabajo de divulgación y promoción de la joven literatura cubana?

Zulema-Gutiérrez-1
Foto cortesía de la entrevistada

Creo que la promoción es necesaria, para todo el arte, cada vez hay menos consumidores del mismo, de ahí que la salud espiritual decaiga tanto, por lo que yo apuesto por la promoción adecuada, incluso por el estudio de mercado y las presentaciones de libros en los lugares adecuados para cada género. También explotar con inteligencia y responsabilidad los medios digitales que están al alcance de muchos.

Durante años has mantenido un taller literario con jóvenes estudiantes y niños interesados en la creación literaria…

Claro, el taller no fue para nada mi idea, fue la continuación del taller en el que estuve, no diré al inicio porque en esta carrera siempre estamos al inicio… Ese taller me marcó, era de escritura creativa impartido por Rafael Vilches; cuando él se fue yo quise continuarlo, porque muchos jóvenes no tienen un espacio donde se les escuche, me atrevo a decir que durante cuatro años fue más bueno para mí que para los muchachos, porque aprendí mucho. Ahora el taller esta en espera de nuevos miembros para volverlo a comenzar.

¿Cuándo sabes que un poema está terminado? ¿Y aún más, cuándo sabes que un libro ya ha cobrado su cuerpo, su consistencia…?

Usaré una frase derivada de un verso de Reina María Rodríguez: el poema nunca está terminado, para mí al menos, siempre creo que sobran cosas, en el caso del libro siempre creo que le falta. Es un problema sin solución, pero poema y libro hablan por sí mismos, solo tengo que escuchar.

También escribes narrativa y publicarás un libro de cuentos próximamente… ¿A diferencia de la poesía, qué posibilidades expresivas te brinda la narrativa como género?

Ese libro de narrativa es infantil, fue Premio “La llave pública”, en Ciego de Ávila. Es algo que me da mucho placer escribir y que descubrí por casualidad, luego no he podido parar y todos los demás proyectos de poesía y novela para adultos se han quedado en pausa, porque después de este libro de narrativa infantil han venido más en los que estoy trabajando ahora.

Podrías valorarme, a simple rasgos, la literatura escrita por los jóvenes cubanos actualmente…

Hay mucho talento en los jóvenes, y creo que en este momento se están escribiendo y publicando cosas muy buenas que colocaran muy alto el nombre de nuestro país en el panorama internacional. Pero no solo hay talento en los jóvenes que conocemos, esos que han ganado premios y se les promociona, también hay otros desde las sombras, otros que no mandan a concursos ni a editoriales y que hacen cosas aun más válidas; yo apuesto por ellos.

Muchos dicen que Holguín, al igual que es la ciudad de los parques, es también la ciudad de los poetas. ¿Crees que hay algo que caracteriza sus obras respecto a otras partes del país?

No, recientemente descubrí que hay tantos jóvenes poetas en Holguín como en Las Tunas, por ejemplo. Cuando voy a Camagüey descubro a muchos más que incluso no les interesa hacerse públicos; cuando voy a otros lados igual. En Holguín somos muchos poetas, pero tengamos en cuenta que es una de las poblaciones más grandes del país.

Finalmente, Zulema, qué misterios crees puede entregarnos la poesía…

¡Todos! Ella lo sabe todo, somos nosotros los incapaces.

Zulema-Gutiérrez-3
Foto cortesía de la entrevistada

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico