PlayArte

(Notas para mantener el ritmo)

 La música es el gran espíritu del Caribe y sin dudas es el latir del corazón de Santiago de Cuba. El ritmo de esta región está compuesto por sonidos, colores y tonos culturales tan afines, que parece un territorio diseñado para que la música rija nuestras conductas. La música no solo es un componente de lo festivo y el jolgorio para los ciudadanos, también es identidad y carácter en cada una de las manifestaciones sociales y simbólicas del área.

La AHS en Santiago de Cuba todos los años convoca a una serie de jornadas y eventos con el fin de estimular el desarrollo y consumo de este arte. Como organización que acoge y representa a creadores jóvenes, es común que las propuestas discurran sobre sus estilos y géneros que generacionalmente les son acordes. Inquietudes diversas se mezclan con la preservación de nuestras más auténticas expresiones y la renovación paulatina de la música de fondo. Encontrar el espacio adecuado para la representación de cada inquietud es un reto que la AHS asume y resuelve. Véase esta representación como una imagen que puede empezar a definirse por lo sonoro, pero también por la necesidad de visualizarnos mediante nuestras prácticas.

La música para nuestra ciudad siempre ha poseído esa cualidad de aunarnos. Aspecto que se hace visible en carnavales, la conga, la Fiesta del fuego o jornadas más localizadas para la promoción artística y el consumo cultural. Uno de esos espacios de representación y visualización de nuestras fuerzas sensibles, fue la VIII edición del Festival de Música Electrónica PlayArte 2021.

Como cada año, el público esperaba sus tres días de verano bajo el sol y junto a la vista del mar. Lamentablemente el encuentro se vio superado en su tradicional formato por la crisis de la COVID-2019 y las circunstancias sanitarias del país. Razones por la que su mutación al espacio virtual fue siempre la mejor salida para no dejar de celebrar el encuentro.

El espacio digital y la música poseen bastantes similitudes, la contemporaneidad los lleva a ambos de la mano. Esa posibilidad permitió concretar una jornada promocional amplia y viva dentro de las plataformas del ciberespacio. Ante la convocatoria de la sección de música de la filial de la AHS en Santiago, una veintena de cultivadores de la música electrónica acudieron para conformar un programa propositivo, coherente con la situación (incluso desde lo sensible) y de un acabado artístico incuestionable. Conciertos, cápsulas promocionales, entrevistas, videoclips y otros materiales interdisciplinarios, hicieron revivir la alegría y la sensación de estar juntos.

Ese sentido de unidad/enlace/compromiso podrá ser encontrado en los siguientes sitios: Facebook (@AHSStgo), Telegram (t.me/ahssantiagodecuba), Youtube (ahssantiagodecuba) y (lamiradainquieta), Instagram (AHSStgo), Twitter (@AhsStgo). Aquí estarán de forma permanente para su visualización.

Dedicado al aniversario 35 de la AHS y a la música Electro-caribeña, el PlayArte 2021 nos dejó momentos inolvidables, espacios que ameritan seguir siendo tomados en cuenta para próximas ediciones. Algunos de estos momentos significativos en el programa por su profundidad intelectual y técnica, fueron los paneles: “Sonidos transgresores” y “La música electrónica y el Caribe”. Ambos espacios arrojaron evidencia de la preparación de cada uno de los artistas. El debate circuló en torno al sentido estético sobre el Caribe en la música electrónica, la voluntad del sonido en el concepto de lo urbano y la implicación del público contemporáneo con la música.   

Entre los invitados se destacaron: DJ 97 (Santiago de Cuba), DJ Whisper (Holguín), DJ Kelly (Canadá), DJ Somos Santos (México), DJ Legrá (Santiago de Cuba) y DJ Alexey Parra (Holguín), DJ Ballini (Santiago de Cuba), DJ Sally (La Habana), DJ Alavaro (Cienfuegos), DJ Reitt (La Habana), DJ Afronova (Chile-Suecia), Quantum Project (Santiago de Cuba), DJ Adrián (Santiago de Cuba), DJ Tony Screen (Holguín), DJ Knight & Ұai (La Habana) y  DJ Black Wolf (Santiago de Cuba). Todos ellos, sumados a un grupo importante de músicos de otros géneros y artistas de otras materias, inundaron las redes con su obra.

La IX edición está proyectada para Playa Gueycabón. Así el evento volvería a su fórmula itinerante por toda la costa sur del municipio de Guamá. En agosto de 2022 (si la pandemia nos deja) uniremos playa y arte para celebrar la vida y el verano. El comité organizador del evento ya ha decidido dedicárselo al Deep house. Se trata de un género dentro del espectro de la música electrónica que nace en 1980 cuando se mezcla la llamada house con géneros como el jazz, el funky y el soul, para darle un toque más natural y relajante.

Este género es muy popular en nuestro país, muchos DJ hacen uso del Deep house y Santiago de Cuba acogerá para 2022 ese toque más alternativo dentro de la música electrónica. Mientras tanto, que siga la música, son tiempos para no perder el ritmo de la alegría.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico