Periodismo audiovisual en busca de la vocación crítica

“Alguien me dijo: La TV puede seducir con la contundencia de la imagen, pero muchas veces se trata del imperio de la imagen sobre la palabra. La televisión es quizás el medio donde más superficialmente se asume el periodismo cultural. Hay quien cree que por las características del medio es imposible hacer periodismo, «profundo». Y que no es tan propicia para la reflexión profunda, y por lo tanto, tampoco para la crítica especializada, el comentario, el ensayo”.

Con esta motivación, realizada por el periodista y crítico de arte Yuris Nórido, inició “Periodismo Audiovisual”, tercera sesión online del Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena, donde se debatió hasta qué punto se realiza crítica de arte en la televisión, sobre la necesidad de estudiar e investigar, y de la formación general del periodista, así como la necesidad de este tipo de periodismo de forma más asidua en nuestros medios.

“Existen elementos importantes a la hora de hacer periodismo televisivo: tiempo, diafanidad, sencillez en el planteamiento, que no significa menos rigor en el análisis. Por tanto creo que el ejercicio de la crítica en la televisión es quizás el más demandante para un periodista o crítico, porque no todo el mundo puede ser diáfano, profundo y sintético”, argumentó Nórido.

“No todos los críticos (ni siquiera los buenos críticos) deberían hacer crítica en la TV, y eso lo comprendió el mismo Rufo Caballero. A veces teniendo las herramientas nos falta capacidad crítica, el método y la cultura. Y creo que lo primero que habría que hacer en la televisión es propiciar que buenos críticos adquieran esas herramientas y ejerzan su criterio. Por otro lado, los periodistas culturales (y todos los periodistas) tendrían que respetar más ese ejercicio. No todo lo que presentamos como comentario o crítica lo es… En la televisión (y en todas partes) hay ahora mismo cierta indefinición genérica, y no todos los periodistas podrán ejercer la crítica en la TV, asumiéndola como género, pero todos si deberían partir de una vocación crítica, pues es elemental en el ejercicio de todos los géneros”, añadió Yuris.

La otra parte, muy pocos de los que ejercen la crítica la asumen solo si es constructiva o complaciente. “Hablar lindezas siempre será fácil, porque incluso si la crítica es superficial o disparatada, si son todos elogios, nadie va a quejarse. Pero hay quien asume criticar es «hablar mal» de algo o alguien, y si a eso se suma el hecho del impacto tremendo de la televisión… Otra moraleja: Tan peligrosa es una crítica positiva y superficial, como una negativa y sin argumentos”.

El espacio, realizado a través del grupo de WhatsApp del evento, subrayó que en la televisión falta camino para lograr una crítica cultural sistemática; se debe ser más atrevidos pero con conocimientos aprehendidos. Se debe investigar y estudiar más los procesos creativos. El tiempo en TV es corto, lo sabemos, pero si va a ser crítico, solo le bastarán esos cinco minutos, debemos restarle espacio a la promoción de obras y espacios culturales. Además y por encima de todo, ser claros en lo que se dice; en un medio impreso se puede volver una y otra vez sobre el texto, pero en la TV, a menos que los grabes, lo que el televidente no entendió, se fue.

Yuris se refirió al hecho de que la televisión carece de espacios para la crítica cultural, especialmente el Noticiero Estelar, “si se lo dan a temas internacionales, políticos o económicos, por qué no al cultural; y los que existen no están bien aprovechados”, subrayó. ¿Para quién se hace la crítica? fue uno de los temas del debate. “Independientemente del rol de la crítica en el arduo proceso del establecimiento de referencias culturales… se critica para el público, para ofrecer herramientas de análisis y por tanto, de pleno acceso al hecho estético. Es esencial la preparación personal, la formación no debe terminar nunca para un periodista.

“Se necesita en la TV un periodismo cultural que trascienda la mera promoción (que es necesaria, y que tiene que sustentarse en jerarquías artísticas, y un periodismo que cuente historias, con conciencia de la naturaleza de cada género. Además, búsqueda formal, referentes del periodismo contemporáneo, y hace falta responsabilidad, valentía, sensibilidad y cultura”.

Con este taller finalizaron las sesiones teóricas del “Rubén Martínez Villena”, que por primera vez se realizó online, con la participación de más de 200 obras de periodistas de todas las provincias, y debates mediante el Portal del Arte Joven Cubano, sitio web de la AHS, y por WhatsApp. Mañana, Día de la Prensa Cubana, se darán a conocer los ganadores de este evento en los espacios informativos de los medios de comunicación y las plataformas digitales.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico