Pensar la ciencia: Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (II)

Estableciendo el enfoque (II): Razones por las que no debes hacer un doctorado

En la primera parte de esta rese√Īa les coment√© acerca de algunos motivos que te pueden servir de impulso para enrolarte en una investigaci√≥n doctoral. Esta vez, traigo para ti tres razones por las que no deber√≠as hacerlo. Si reci√©n terminaste tu m√°ster o licenciatura, probablemente te enfrentes con algunas de estas situaciones. Recuerda que, aunque cada vez son menos, en algunos pa√≠ses como Cuba, no es un requisito tener un t√≠tulo de m√°ster para hacer el doctorado. Si te sientes identificado con alguna, pi√©nsalo dos veces antes de que te veas arrastrado a situaciones poco beneficiosas para ti. As√≠ ahorrar√°s tiempo, esfuerzo y sinsabores.

  1. Embullo

He aqu√≠ el primer escenario ante el que debes estar alerta. En ocasiones, uno trabaja en colectivos j√≥venes y hacen actividades juntos. No solo comparten oficina y horas de trabajo, tambi√©n salen en grupo e inventan un sinf√≠n de acciones extraprofesionales. Los lazos que los unen son estrechos y transitaron por los a√Īos de la carrera como un solo bloque. Ahora tambi√©n comparten los avatares del ambiente profesional y se valora la posibilidad de enfrascarse en la labor investigativa. ¬°Atenci√≥n!

El doctorado es la ruta de un lobo solitario y las razones que motivan a tus compa√Īeros no tienen que ser las tuyas. Adem√°s, el proceso te exigir√° conocimientos y habilidades √ļnicas que deber√°s desarrollar y que no son transferibles de un investigador a otro. No caigas en la trampa del comportamiento del grupo. T√≥mate tu tiempo y asume tus decisiones con responsabilidad.

las im√°genes que acompa√Īan el post son de www.phdcomics.com. No olvides visitar su sitio
  1. Compromisos laborales

Este es el segundo ambiente que debes avizorar con cautela. El n√ļmero de doctores en el claustro de un departamento es un indicador central de su performance. Debes sumar, que la investigaci√≥n cient√≠fica es uno de los motores que atraen proyectos y, con ellos, financiamiento. Por esa raz√≥n, las universidades tienen la formaci√≥n doctoral como una de sus prioridades y ejercen mucha presi√≥n sobre sus profesores para encauzarlos en ese rumbo. Es importante que tengas muy claro tus motivos. Solo as√≠ podr√°s alinear los objetivos de la instituci√≥n donde trabajes con tus propias aspiraciones personales.

Aquí debes tener algo en cuenta. En Cuba, el título de doctor no es imprescindible para trabajar como profesor universitario, a diferencia de la mayoría de los países. No obstante, este es un panorama en transformación, y si te interesa dedicarte a la academia, el doctorado es el primer gran paso para asegurar ese destino. De modo que, al integrarte a un claustro universitario, debes avizorar los proyectos de investigación activos en tu ámbito y orientarte de inmediato hacia el que más te interese. Preparar tu carrera profesional investigativa te permitirá prever los indicadores de tu institución y así evitar el apremio. 

las im√°genes que acompa√Īan el post son de www.phdcomics.com. No olvides visitar su sitio
  1. Dinero

Este es el √ļltimo consejo. Si revisas otros blogs sobre temas similares, encontrar√°s que muchos recomiendan el doctorado como una forma de generar nuevos ingresos. Y tienen raz√≥n‚Ķ en parte. Como ya dijimos, el t√≠tulo de doctor hace que suba tu valor en el mercado laboral y eso viene acompa√Īado con un mejor pago por tus servicios profesionales (tambi√©n en Cuba). M√°s importante a√ļn, durante el proceso investigativo tendr√°s la posibilidad de intercambiar con otros acad√©micos de tu rama y expandir√°s considerablemente tu red de trabajo. Com√ļnmente, eso atrae tambi√©n oportunidades de empleo. Hasta aqu√≠ todo bien.

Pero no te enga√Īes, los beneficios econ√≥micos del doctorado no compensar√°n nunca el tiempo y la energ√≠a que conlleva el obtenerlo (en ning√ļn lugar del mundo). La investigaci√≥n, como todas las profesiones, demanda √≠mpetu y entrega absoluta. Por ello, la motivaci√≥n ha de encontrarse en el proceso mismo y en las satisfacciones de hacer lo que te gusta de manera cotidiana. El dinero no puede ser la zanahoria que hace andar a la tortuga, pues se trata de una recompensa p√≠rrica.

Pi√©nsalo de la siguiente manera: como investigador, eres un profesional que intercambia su tiempo por dinero. El doctorado te permitir√° alcanzar un mayor nivel de especializaci√≥n por lo que tambi√©n aumentar√° el valor de tu tiempo. Hasta aqu√≠ todo bien y si esto te hace feliz no hay ning√ļn problema. Pero en tu d√≠a a d√≠a como acad√©mico de una universidad, dif√≠cilmente te enfrentar√°s a la creaci√≥n de productos en los que est√©s involucrado directamente en su comercializaci√≥n.

las im√°genes que acompa√Īan el post son de www.phdcomics.com. No olvides visitar su sitio

Si lo que te interesa es acumular riqueza entonces deberás dar vuelta a esa fórmula. Es decir, dejar de canjear tiempo por dinero y generar bienes o servicios que solucionen una necesidad de tu entorno. Es decir, debes identificar los flujos de capital de tu área y encauzarte hacia ellos. El doctorado no está en esa ruta.

Hay mejores opciones, por ejemplo, dirigir tus habilidades hacia la producción, el sistema empresarial o de emprendimiento. Las historias de millonarios que abandonaron superuniversidades, como Bill Gates o Mark Zuckerberg, están mal contadas. No hicieron su capital por haber dejado de estudiar, sino que crearon nuevos elementos de alta demanda y se colocaron más cerca del flujo de capital. Como dijimos, la formación doctoral no está en línea con ese fin.  

…

Con estos consejos terminamos las primeras entradas de esta rese√Īa. La prioridad de Estableciendo el enfoque, en sus dos partes, fue presentarte algunas de las interrogantes que afronta todo joven que comienza su camino como investigador. Los an√°lisis y soluciones son solo mi opini√≥n y nada m√°s. Coloca en tu balanza imaginaria los pros y contras de una carrera cient√≠fica. Para m√≠, el ejercicio de la indagaci√≥n, la b√ļsqueda de los ‚Äúpor qu√©s‚ÄĚ, el comprender mejor el ambiente donde vivo, es una pasi√≥n. Dicen que el que trabaja en lo que le gusta es una persona con suerte, porque eso significa que no trabajar√° nunca. En esta columna te ayudaremos a alimentar el entusiasmo por la ciencia y a superar con √©xito los retos de la vida acad√©mica. Te espero. ¬†

 

* El autor es profesor del Dpto. Historia del Arte, Universidad de Oriente

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ