Palabras de Corina Mestre a la AHS

Compañeras, compañeros:

Hace unos años escuché a Luis Carbonell decir que Maestro “era una categoría que otorgaba el Pueblo”. Y aún la razón le asiste a aquel hombre al que varias generaciones califican de tal. No me refiero, como tampoco lo hacía él, a una corriente, o a una fuerza que se desata pero que sin embargo no alcanza nunca a manifestar auténtica potencia creadora.

Estoy, más bien, hablando de lo contrario. Cuando digo Pueblo, lo hago reconociendo en esa palabra lo que de creadores tenemos los seres humanos, lo que de auténticamente revolucionario poseemos como prenda de origen, como sello de identidad; porque solo en esa multitud de fuerza y poesía se podría entender la Historia de esta isla nuestra, en la que ha emergido una verdadera epopeya civilizatoria, ya que ese es el carácter de la Revolución Cubana, una y única, que se ha encarnado de modo cada vez más definitivo, desde el siglo XIX hasta este instante, dando lugar a una comunidad consciente de su lugar y su papel, capaz de hacer, cada vez, lo que tiene que hacer, de modo que podamos vivir más libres, es decir, más dueños de nuestra capacidad y potencia, para construirnos un rostro, un perfil definitivo dentro de la familia humana.

Para esa obra, que está haciéndose, han tenido que pasar los tiempos y los hombres, y en ellos manifestarse voces que sintetizan el sentir y el hacer de muchos, ¿qué son sino los padres fundadores de la Patria, qué sino Varela, Martí o Fidel? Ellos son las lenguas llameantes de todos, la dignidad en el saber de todos, del Pueblo, que habla en ellos, o que en ellos alcanza sus cimas, o que de ellos aprende en esa suerte de pedagogía de la sangre y del ejemplo, de modo que al abrir nuevas sendas, los otros las puedan asumir como propias. Bajo las piedras está el suelo y la savia de las multitudes.

Si este país quiere seguir siendo lo que es, o lo que quiere ser, o lo que es posible que sea, debe continuar escuchando las voces más altas y también los silencios que a ellas les sostienen, como a las rocas el polvo.

Quiero pensar que al llamar Maestros de Juventudes a este grupo de creadores, y a los que en el nombramiento nos antecedieron, se ha escuchado la voz de aquellos que siempre la han tenido, solo que  prefieren el canto coral.

En nombre de los homenajeados, agradezco está invitación a seguir en compañía de los sabios, los virtuosos, de los más humildes cantores que han entonado y entonan la vigorosa polifonía de la tierra cubana.

¡Muchas gracias!

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Es muy cierto, Maestra, que el pueblo cubano se ha forjado un carácter indomable, sabio, sereno como nuestros antepasados nos lo han enseñado. Aquí está uno de ellos que supo encarar la muerte con tanta dignindad : Placido, el pueblo no te olvida. Y como muestra recuérdese este poema dedicado a La Habana que supo, sabe y sabrá hacer frente a cualquier adversidad. Héroïco pueblo cubano.

    Mirad La Habana allí color de nieve,
    gentil indiana de estructura fina,
    Dominando una fuente cristalina,
    Sentada en trono de alabastro breve.
    Jamás murmura de su suerte aleve,
    Ni se lamenta al sol que la fascina,
    Ni la cruda intemperie la extermina,
    Ni la furiosa tempestad la mueve.
    ¡Oh, beldad!, es mayor tu sufrimiento
    Que este tenaz y dilatado muro
    Que circunda tu hermoso pavimento;
    Empero tú eres toda mármol puro,
    Sin alma, sin calor, sin sentimiento,
    Hecha a los golpes con el hierro duro.

  • Suscripción

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico