Olorum para la Rumba cubana

Al cantante y compositor Wilmer Joel Ferrán, director del prestigioso grupo Rumbatá, se le concedió el importante Premio Olorum 2017, del festival de igual nombre, a desarrollarse en esta ciudad del 19 al 23 de abril, al ritmo de varias agrupaciones danzarias de Cuba, informó Reinaldo Echemendía Estrada, presidente de la comisión organizadora del evento.

El maestro Reinaldo Echemendía, director a demás del Ballet Folclórico de Camagüey, dijo que el reconocimiento se le otorgó a este joven, amante de la más genuina rumba cubana -declarada por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad-, por haber aglutinado, sostenido, expandido y llevado al gran público de la cultura popular tradicional y el Folclor.

Agregó el destacado artista que Ferrán, Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), ha desarrollado un saber cultural en torno a este ritmo de multitudes y una proyección que enaltece y prestigia al género acercándolo a todos los habitantes de la urbe. «Este quehacer -aseguró- es una labor extraordinaria», expresó el también investigador Echemendía Estrada.

«Con el Premio Olorum -dijo- reconocemos la capacidad de Wilmer para nuclear y llevar a planos estelares la cultura popular tradicional, por la labor entrañable de que la rumba le pertenezca a todos; por la inteligencia, la profundidad y la universalización de un proyecto que expone un tipo de cultura que fue marginal», explicó Reinaldo Echemendía, presidente del festival.

Wilmer Ferrán es fundador del Ballet Folklórico de Camagüey, anfitrión del Olorum, y creó hace 21 años a Rumbatá; agrupación considerada la revelación de la rumba cubana del siglo XXI, por la afinación de sus coros y la polirritma de la percusión, entre otros valores, por los que se han declarado admiradores notables músicos como Frank Fernández, pianista vivo más laureado de Cuba.

Manifestó que el cantante y compositor Wilmer Joel Ferrán, con su trabajo sistemático ha contribuido a la universalización de su proyecto músico-danzario, el cual distinguen también por ritmos e instrumentos que no se apartan de la auténtica rumba y que llega a escenarios nacionales e internacionales con una forma contemporánea de defender ese género de raíces afrocubanas.

Puntualizó que Ferrán con su constancia, disciplina, entrega y sin perder la esencia del género ha convertido a su agrupación en una de las mejores del país.

El proyecto que dirige Ferran, se ha nutrido de la sabiduría de agrupaciones como Los Muñequitos de Matanzas, fundada en 1952 y baluarte de la Cultura Nacional, y de los intercambios con rumberos de Colombia, Martinica, Puerto Rico, Senegal, Alemania, España e Italia, entre otros países de América, África y Europa.

En el ámbito universal -precisó- la experiencia y el intercambio cultural son muy interesantes a partir de que los músicos de otras naciones han entendido lo que se hace en Camagüey. «Al introducir la clave de la rumba con los géneros de sus respectivas naciones se obtiene la mezcla deseada», aseguró.

Tras la salida al mercado, en 2012, del segundo disco de este elenco, producido por el director, músico y compositor Manolito Simonet, el musicólogo Helio Orovio expresó que constituía una revelación de la rumba en Cuba en el siglo XXI.

Precisamente en el álbum La rumba del siglo, publicado bajo el sello discográfico de Bis Music, la orquesta dirigida por el cantante y compositor Wilmer Joel Ferrán imprime a cada una de las piezas musicales un sello propio que la diferencia de los iniciadores del género como Los Muñequitos de Matanzas.

En tal sentido, se reconoció además el respecto y vínculo de Ferrán con los géneros más tradicionales de Cuba, especialmente con la música hecha por trovadores de la talla de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Raúl Torres, a quienes les ha regalado o musicalizado en tiempo de rumba creaciones excepcionales.

Ya dos camagüeyanos merecieron el Premio Olorum, la fallecida Eva Lubens y Dalia Aguilar; y otras personalidades de la danza como Zenaida Armenteros y Manolo Micler, primera bailarina y director del Conjunto Folklórico Nacional, compañía a la que se dedica esta edición, junto al Ballet de Camagüey y al sistema de la Enseñanza Artística.

La entrega del Premio Olorum será en la clausura del evento, el domingo 23 de abril, a las 5:00 p.m. en el Teatro Principal.

A la cita se esperan agrupaciones como Bonito Patuá, Endedans y Andarte, todas de Camagüey; Babul, de Guantánamo; el Conjunto Folclórico Nacional y Nataly y su Latino Show, ambas de la capital, además de los estudiantiles de la EVA, la Escuela nacional de Danza y el ISA.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico