No hago un arte complaciente

Tomado de Juventud Rebelde

El joven artista matancero de la pl√°stica Jorge Yunior Guti√©rrez Salom√≥n, a sus 30 a√Īos de edad, ya cuenta con obras en colecciones privadas de m√°s de 60 pa√≠ses

Sus manos y u√Īas est√°n descuidadamente manchadas de pintura. Huele a pintura fresca. El pantal√≥n que tiene puesto est√° lleno de coloridos pincelazos. Usa espejuelos grandes, que contrastan con su barba copiosa. Lleva collares y pulsos religiosos. Fuma incesantemente. Le apasiona la pesca y el campo. Confiesa haber le√≠do todo tipo de literatura y disfruta el cine. Ama la m√ļsica de Sindo, Pablo, Silvio y Ra√ļl Torres. ¬ęHay d√≠as en que oigo desde lo m√°s selecto hasta un reguet√≥n¬Ľ, comenta.¬†

Jorge Yunior Guti√©rrez Salom√≥n cumpli√≥ el pasado mes de diciembre 30 a√Īos de edad, e inaugur√≥ su exposici√≥n Los caminos no se hicieron solos, en la Galer√≠a de Arte Pedro Esquerr√©, de esta provincia.

Este miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, en 16 a√Īos de trabajo acumula numerosas obras pict√≥ricas, incluyendo esculturas, dibujos, instalaciones, grabados ni cer√°micas. Estad√≠sticamente esta es su expo 155, con obras en colecciones privadas en m√°s de 60 pa√≠ses.

¬ŅCu√°ndo comenz√≥ tu afici√≥n por la pintura?

Perm√≠teme comentarte primeramente que nac√≠ en Holgu√≠n, pero vine para Matanzas a los tres a√Īos de edad. Viv√≠a en Can√≠mar, en Indaya, en una casita peque√Īa que mi mam√° construy√≥ con sus propios recursos. All√≠ pintaba en el patio, al aire libre.

¬ęPor aquel tiempo el lienzo era algo privativo y como mi mam√° ten√≠a amigos en una panader√≠a ellos le regalaban los sacos de harina, que los preparaba para pintar. La compleja situaci√≥n del entorno familiar me llev√≥ a tener motivaciones tempranas por el trabajo y por ayudar a la econom√≠a de la casa.¬†

¬ęA los diez a√Īos alcanc√© el Primer Premio en un Sal√≥n Nacional Juvenil que convocaban las casas de cultura, eso fue una sorpresa grande. Hasta ese momento era autodidacta. No ten√≠a otra afici√≥n que no fuera pintar.

¬ęEn esa √©poca trabajaba con √≥leo. El artista L√°zaro Mu√Īiz me ense√Ī√≥ las posibilidades de los pigmentos y la creaci√≥n. Realmente a √©l le debo mucho. Fue una etapa de muchas¬† precariedades en la casa, y mi mam√° no pod√≠a comprarme los materiales. Las propias carencias que experiment√© en varios momentos alimentaron mi imaginaci√≥n y c√≥mo resolver los problemas desde una est√©tica m√°s contempor√°nea.

¬ęCuando aprob√© la Academia de San Alejandro me fui para La Habana, pero para matricular ten√≠a que residir legalmente en la capital y eso no fue posible. Entonces regres√© para Matanzas y comenc√© a estudiar Qu√≠mica industrial en el polit√©cnico Ernest Thaelman.

¬ęMemorias fue mi primera expo en el hotel Velasco, a cuya inauguraci√≥n solo fuimos mi mam√° y alguien m√°s. Pero el director de la escuela de arte de Matanzas la vio y habl√≥ para que me hicieran una prueba, y si sal√≠a bien, pod√≠a entrar a ese centro.

¬ęAprob√©, matricul√©, estudi√© y, una vez graduado, me ubicaron como especialista de Montaje en la galer√≠a de arte Pedro Esquerr√©. Estaba reacio a ese trabajo. No entend√≠a qu√© hac√≠a metido en un almac√©n, y¬† lo mismo ten√≠a que cargar los bafles, las sillas, mesas, cuadros, hasta que un d√≠a me fui.

¬ęPara sobrevivir nunca quise pintar catedrales ni autos cl√°sicos ni vender cuadros con tales im√°genes a los turistas. Siempre aspir√© a una carrera art√≠stica. Y convencido de eso me lanc√© para La Habana otra vez a vivir la aventura y estudiar, al precio que fuese. La experiencia result√≥ dura, bien dura. Despu√©s de cinco a√Īos en la capital dej√© todo, vine para Matanzas y me cas√©.

¬ęEn una ocasi√≥n tuve el privilegio de conocer a la coleccionista Livia C√°rdenas. Y me dijo, al presenciar uno de mis cuadros, que aquella obra, espec√≠ficamente, ser√≠a mi pasado, presente y futuro. Con el paso del tiempo he comprendido que la est√©tica de aquella propuesta ser√≠a realmente el camino de mi carrera¬Ľ.

¬ŅPrincipales influencias en tu obra?

Amo la pintura de Nelson Domínguez, Moisés Finalé, Antonia Eiriz, Wifredo Lam y Julio Girona. Ellos están y estarán en todos mis cuadros mientras yo pinte. Sin temor a la crítica no he reparado en  decir que en tal cuadro hay un personaje de Nelson, porque sentí la sensación y el placer de hacer algo de ese creador. He logrado con mucho trabajo y humildad demostrar que lo que pinta Salomón es auténtico, sin dejar de estar influenciado por grandes creadores, a quienes he llevado a mi terreno, a mi estética y a mi visión de artista, hombre y religioso.

¬ęNo hago un arte complaciente, sino m√°s bien extra√Īo, personal, con una caracterizaci√≥n de las cosas. Cuando hago un retrato pinto el alma de la persona y no la esencia de su rostro.¬†

¬ŅCu√°l es tu ambici√≥n en el arte?

Antes quer√≠a obtener un premio nacional de Artes Pl√°sticas y ser famoso. Ahora, solo deseo que mi arte me d√© la posibilidad en alg√ļn momento de tener mi techo, sobrevivir de lo que puedo vender y dedicarle mucho tiempo a mi familia. Quiero levantarme cada d√≠a a pintar y morirme pintando, aunque me interesa vivir muchos a√Īos. Estoy seguro de que no voy a hacer como otros pintores que se van de Cuba. Yo me quedo aqu√≠.¬†

¬ŅC√≥mo es el momento de tu creaci√≥n?

Trabajo todos los días. Conozco artistas que se encierran y es imposible molestarlos en su estudio. Pinto con personas hablando conmigo. No tengo ese nivel de enclaustramiento, porque considero que el acto de creación es un parto. Crear es mi vida y lo hago tomando lo mismo un trago de café que de lo que sea. No cierro la puerta a nadie; la soledad me asusta. Y nunca retoco los cuadros porque creo que hacerlo cercena la originalidad real de la obra.

¬ŅQu√© color identifica tu obra?

Puedo trabajar en cualquier lugar si tengo rojo, amarillo y azul. Tengo la singularidad de que el rojo destaca por encima de los demás colores en mis cuadros. Y no es que abuse de él, sino que me gusta analizar en qué zona del cuadro va el rojo para que tenga protagonismo.

¬ŅQu√© admiras del ser humano?

La transparencia. Detesto todo lo contrario. Todos los días doy gracias a la vida por darme la posibilidad de equivocarme. La amistad y el amor son las dos virtudes del ser humano para salvarse.

¬ŅCu√°nto ha influido la creencia religiosa que profesas en tu propuesta?

Mucho. Ando en el mundo de la religi√≥n desde hace 12 a√Īos y ahora soy sacerdote de If√°. Mi obra es pura transculturaci√≥n, entendible en cualquier lugar del mundo. Soy babalao y tengo un mundo de pr√°cticas religiosas, de orishas, de simbolog√≠as, que tienen una riqueza de transculturaci√≥n universal, y domino secretos que nadie conoce porque son propios de lo que significa babalao (padre de grandes secretos), misterios que muchas personas no conocen. Cada elemento es un s√≠mbolo que conecta con un universo personal¬Ľ.

¬ŅSi te fuera bien como babalao, qu√© ser√≠a de tu arte?

Nunca me dedicar√© a eso completamente. Soy un artista y lo que hago como practicante de la religi√≥n no me permite que ning√ļn ser humano me ponga un peso cubano en mi bolsillo. La religi√≥n no es para eso. He entendido que la religi√≥n salva en todos los aspectos de la vida.

¬ŅQu√© significa haber pintado a Mart√≠ y a Fidel?

Tiene un valor extraordinario. He pintado a Fidel porque soy cubano y reconozco su luz. He pintado tambi√©n a Mart√≠ porque el cubano que no lo haya le√≠do se va a morir sin saberse hombre ni cubano. Y mientras tenga deseos de agarrar un lienzo en mi estudio y pintar al H√©roe Nacional o al Comandante en Jefe, lo voy a hacer por encima de todo.¬† ¬ęPintar a Fidel me cerr√≥ puertas en Estados Unidos. En algunas de las pinturas que he hecho de √©l he puesto en su mano derecha el casco de un caballo como muestra de su fuerza. Creo que mi trabajo tendr√≠a que estar en el mercado estadounidense, pero con el respeto que merece. Si me llaman para hablar mal de Cuba, simplemente lo rechazo¬Ľ.

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico