Inicio »

No hace falta trascender para Caminar con los Héroes

Casi siempre hay en los seres humanos un interés desmedido por lo trascendente, por lo épico; hay en la naturaleza de las personas corrientes una voluntad perenne de alcanzar lo sobrehumano. En ese afán, es común desdeñar lo cotidiano, resulta fácil, cuando no obvio, pasar de las obras que se consideran menores por estar al alcance de todos.

Sin embargo, lo cotidiano se torna hazaña cuando se sostiene en el tiempo, cuando las pequeñas acciones corrientes devienen en resultado extraordinario. En La Maya, una de las localidades donde tiene sede una célula de la filial provincial de la Asociación Hermanos Saíz en Santiago de Cuba, se sostiene una programación cultural que tiene un impacto directo en la vida de los comunitarios y no por cotidiana esa labor es menor.

cortesía del proyecto

Manifestaciones como la literatura, las artes plásticas, los audiovisuales y el teatro han obligado a los asociados pertenecientes a esa célula a recorrer caminos de creación impensados para ellos, han tenido que transmutarse, investigar, arriesgarse; han tenido la premisa de que el arte es la mejor manera de dialogar y conectar con la gente que los reconoce como eslabón fundamental en sus tiempos de ocio.

Yasser Landazury, coordinador de la célula, abunda las citas que habitualmente componen la programación:

“Espacio de luz, es un encuentro de los pobladores con la literatura y los escritores locales, en el caso de artes plásticas tenemos el Taller Pequeño Gregorio que es para vincular los niños con el dibujo y la pintura. También se promueven concursos de creación como los Juegos Florales de la Juventud con todos los debates que genera sobre la poesía actual y la creación de nuevas formas poéticas, y por supuesto, nuestra jornada Caminar con los Héroes, que se ha convertido en un verdadero proyecto de impacto comunitario. Son 10 días con la mochila al hombro conviviendo con los campesinos.”

La jornada Caminar con los Héroes tiene en las profundas tradiciones patrióticas del municipio su mayor incentivo, un recorrido que tiene la voluntad expresa de llegar a los lugares más recónditos de las montañas de Songo-La Maya. Durante los últimos días del mes de julio y los primeros de agosto los jóvenes de la Asociación se van a la loma.

cortesía del proyecto

Se van a vivir con la gente humilde, se van con el calor soporoso que empapa las camisas hasta obligar a quitárselas; caminan por guardarrayas que no conocen el asfalto, caminan al sol inclemente y se refugian a la sombra de algún mamoncillo enorme que les regala sus frutos dulces para que no pierdan el deseo. Y en ese caminar constante llegan a lugares como Loma del Gato, Ti Arriba, La Juba, La Prueba, Jutinicú, La Perla y Sabanilla:

“Llegamos a regalar nuestro arte a cada comunidad, no importa cómo se llame el lugar, lo que cuenta es vincular a las personas con la historia y la cultura; desandamos caminos ligados a la historia como la Ruta Mortuoria de José Maceo, parte de la ruta que siguió Martí en su paso a Dos Ríos y parte de la que siguió la ruta 18 en sus esfuerzos por liberar al poblado en los últimos días de la lucha por la liberación nacional. Esos son 10 días en los que también traemos algún invitado que nos apoye porque y que se vincula a nosotros para conocer a los pobladores de esos lugares.”

En ese recorrido que al principio parece interminable La rosita es uno de esos sitios que despierta especial sensibilidad con sus cuatro horas de corriente eléctrica en el día, está alejada de todo. Sus pobladores agradecen la llegada de los artistas, quienes llegan con libros para acercarlos a lo que se publica actualmente y ellos agradecen con una sonrisa infinita.

Los artistas llegan siempre con una exposición itinerante de artes plásticas y montan su galería a cielo abierto, ofrecen una experiencia cultural diferente, materializan el acceso a la cultura en los lugares que se mencionan poco en los medios de comunicación; regalan arte para dar fe que aun allá en las montañas esta gente no está olvidada. Los artistas de la Asociación tienen buena memoria y este es un trabajo que lleva unos 10 años realizándose y ya es común que los esperen. En las comunidades apartadas saben perfectamente qué es Caminar con los Héroes.

Pero la tarea no termina ahí, cuando llega el momento del espectáculo se derrumban las distancias. Un escenario improvisado imbrica a los miembros de la comunidad que son parte del talento habitual de esos lugares e intercambian; los artistas de todas partes interpretan personajes, leen poesía, arrancan las sonrisas a los niños, a los viejos, tienen la virtud iluminar los rostros a pesar de la penumbra.

Un día en cada lugar, un día en que los residentes de la montaña son más felices y lo que son 10 días de aventura, para bañarse en el río, para dormir donde se pueda, para comer lo que se pueda, en raciones limitadas; son 10 días que trascienden lo cotidiano de la vida apacible de esas montañas, pero que hablan del valor del arte para cambiar la vida de los seres humanos en cualquier lugar donde se encuentren.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Saludos a ese proyecto maravilloso que vi nacer, que hace historia desde la cultura y pretende, desde su humildad, reflejar las inquietudes y los valores de los jovenes artitas que viven en esas comunidades. significa que auqnue se vivan en lugares como esos, siempre se cumple la fidelidad del arte: reflejar la vida del hombre, motivarlo a lo diferente y enaltecedor. gracias muchachos por darle a esas comunidades vida.

  • Suscripción

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico