Música cubana en el Centro Cultural de la Amistad de Holguín

El Centro Cultural de la Amistad de la ciudad de Holguín animó su noche de tertulia con un concierto de música cubana. El intérprete invitado de honor fue Franco Rivero Bueno, quien ejecutó al piano temas de Ernesto Lecuona y compartió con los asistentes.

Franco Rivero es un destacado pianista que tuvo su formación entre conservatorios de Cuba y de México, país donde reside desde hace varios años y donde ha desarrollado su carrera como instrumentista. En cambio no se ha alejado en ningún momento del vínculo con su tierra. A la ciudad cubana de los parques llega prácticamente cada año, invitado para compartir en los encuentros del centro.

En su labor resalta el estudio de la obra de Lecuona, la que ocupa un lugar prominente en su repertorio. Fruto de ello fue la grabación con el sello Producciones Colibrí, de un trabajo discográfico que recopila en varios volúmenes la totalidad de las composiciones pianísticas de este clásico de la música cubana, interpretadas por él.

Sobre su presentación en esta provincia comentó:

En los años que llevo viniendo a Holguín veo que es una ciudad muy bonita, de gente amable, y tengo que destacar que gracias a las invitaciones del gran guitarrista Eliécer Travieso hemos podido presentar, casi de manera anual, conciertos dedicados a la hispanidad; en mi caso centrados en la obra de Lecuona, que es el compositor más hispano que tenemos en América, muy respetado por músicos del mundo entero, al que he tenido la dicha de dedicarle parte de mi obra y de mi trabajo.  

¿Por qué tuvo la motivación de investigar sobre Lecuona?

La idea fue surgiendo por el camino, no me lo propuse. Sencillamente escuché su música y me enamoré de ella. Así comenzó, desde niño, desde que escuchaba sus obras más conocidas como La comparsa, La malagueña, Siboney o Damisela encantadora…pues lo que hice fue primero sacarlas de oído y después comenzar a investigar mediante una pesquisa en museos, bibliotecas y otros centros sus particularidades. Así surgió la idea, en la medida en que uno se va adentrando en esta obra no advierte su alcance, y cuando se mira para atrás ve todo lo que ha abarcado y me siento orgulloso de ello.

¿Cuáles retos se enfrentan ante una partitura de este autor?  

Como pianista te puedo decir que considero que Lecuona fue el más grande pianista de su tiempo. Nada más hay que remitirse a las grabaciones, que por suerte existen de él, una serie que realizó en el año 1954 con la RCA Víctor, grabaciones antológicas, y se aprecia la clase de intérprete que era. Es un orgullo que haya sido cubano porque estaba a la altura de los más grandes. Además tenía un pianismo muy personal, de unas dotes naturales que le resultaba de una manera muy espontánea abarcar todo el teclado en su ejecución, eso obviamente rubricaba su música.

Hubo un momento de su vida en que decide no ser más intérprete de la obra de otros y ganamos un músico que ponía su genialidad interpretativa al servicio de su propia creación. Entonces es un reto para cualquiera enfrentarse a una pieza de Lecuona, y por supuesto, las obras vocales abemos que son muy complicadas porque el maestro exigía mucho de las voces. También escribió por momentos música más ligera, adaptándose a los tipos de voces con los que contaba en ese momento, pero tiene obras muy complejas para la voz, por ejemplo está la colección del ciclo de versos sencillos de José Martí, está la colección que dedicó a los versos de Juana de Ibarbouru; en fin tiene una obra tan variada, pero siempre muy delicada, con un profundo sentido del respeto y una gran espontaneidad.     

¿Cómo valoras la música de concierto actual en Cuba?

Tenemos una gran tradición de música de concierto en Cuba. Constantemente estoy viendo como salen talentos, pero creo que se puede reforzar todavía más. Hay otras vertientes que están mucho más en boga, tenemos grandes jazzistas y siguen surgiendo muchos. Pero creo que se le debe dar un impulso a la música clásica. Creo que le debemos a esta música mucho más, quizás se le debía prestar más atención a los espacios, bien es sabido que para esto se necesitan teatros, espacios cerrados con buena acústica y por supuesto, buenos instrumentos. En el caso del piano sabemos que es uno de los más caros, pero tener más instrumentos en los lugares idóneos sería muy bueno.

¿Cómo se siente actuando en el Centro Cultural de la Amistad? 

En el Centro Cultural de la Amistad de Holguín me siento como en casa. Desde hace algún tiempo he venido casi anualmente y me reciben mis amigos. El objetivo de nosotros es llegar cada vez más al público holguinero, que me parece que se siente satisfecho con este tipo de propuesta.

Concierto de Música cubana en el Centro Cultural de la Amistad de Holguín interpretado por Franco Rivero Bueno y Eliécer Travieso

Concierto de Música cubana en el Centro Cultural de la Amistad de Holguín interpretado por Franco Rivero Bueno y Eliécer Travieso

Concierto de Música cubana en el Centro Cultural de la Amistad de Holguín interpretado por Franco Rivero Bueno y Eliécer Travieso

Concierto de Música cubana en el Centro Cultural de la Amistad de Holguín interpretado por Franco Rivero Bueno y Eliécer Travieso

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico