Misterio resuelto, un a√Īo despu√©s‚Ķ

Luego de mucho tiempo, por fin he descubierto el acertijo. Nunca pensé encontrarle solución, pero la respuesta me invadió en el Pabellón Cuba durante el encuentro de La Red, el espacio artístico-pedagógico que coordina el Departamento de Artes Visuales del Instituto Superior de Arte (ISA).

Mi guagua preferida de la ciudad, un √≥mnibus articulado que sirve indistintamente a la ruta P-4 y P-5, y que rueda con sus ventanillas cargadas de versos, resulta la huella fundacional ‚ÄĒel vestigio, acaso‚ÄĒ del grupo cultural La Rosa, liderado por dos estudiantes de cuarto a√Īo del ISA, Ketty Rodr√≠guez y Mariannys Montes de Oca.

Desde hace meses, las inscripciones sobre el vidrio intrigan a los cientos de pasajeros que a diario lo abordan. ¬ŅQui√©n las habr√° colocado?, ¬Ņpor qu√©?, ¬Ņcu√°ndo?, ¬Ņqu√© querr√°n decir? O sea, es claro lo que dicen, porque todos los cubanos sabemos leer ‚ÄĒincluso los pobres que nos apretujarnos en este transporte p√ļblico‚ÄĒ, pero, detr√°s de las palabras, ¬Ņhabr√° alg√ļn mensaje oculto que no dilucidamos?

La meta es aquí y ahora.
Permiso que me quedo en la otra.
La vida es aquello que se va mientras hacemos otra cosa.
¬ŅT√ļ no vas a darle el asiento a la embarazada?
La meta es a cada momento.
¬ŅCu√°ndo vamos a casarnos?
Estamos tan condicionados y nuestras costumbres son tan mec√°nicas que incluso nuestras mentes est√°n ocupadas cuando no tenemos nada que hacer.

Esto √ļltimo parece una herej√≠a cuando tanta gente lo monta a la 5 de la tarde, con la mirada zombi y las manos aferradas a las agarraderas.

La intervención artística en la guagua, ocurrida el 8 de diciembre de 2014, dio inicio oficial al grupo La Rosa, quien ya suma varios performances y actividades de arte callejero en la capital. En aquella ocasión, además del decorado de las ventanillas, recitaron poemas, cantaron, montaron danzas e involucraron a los usuarios del bus en las actividades.

Lo que tal vez no pudieron prever las autoras del proyecto fue la permanencia de la obra m√°s all√° del viaje inicial. Aun cuando algunas letras han ca√≠do y deben adivinarse las palabras, los pasajeros contin√ļan disfrutando el detalle l√≠rico que ameniza el tortuoso recorrido del √≥mnibus urbano. Solo quedar√≠a que las muchachas se animen nuevamente para dejar huellas en otras rutas de La Habana.

Adem√°s de la presentaci√≥n de La Rosa, L√°zaro Saavedra, estudiante de primer a√Īo, ofreci√≥ una muestra de su trabajo pl√°stico y motiv√≥ el debate sobre el compromiso de los j√≥venes artistas con la profesi√≥n y su tiempo. Transgresora y provocadora, la exhibici√≥n se acerc√≥ a los temas pol√≠ticos, hist√≥ricos y generacionales desde una particular mirada creativa.

La Red, que lleva tres a√Īos present√°ndose en diversos espacios, har√° suya la sala Alfredo Guevara, del Pabell√≥n Cuba, en las pr√≥ximas ocasiones. Por ahora, la invitaci√≥n queda para el pr√≥ximo 19 de diciembre a las 15:00 h, informaron los organizadores al finalizar el espacio.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ