Mi música va de lo que oigo y de lo que soy

“La gente con metas triunfan porque saben a dónde van”. Esta frase la leí hace algún tiempo. No recuerdo cual es su autor o si es anónima. Solo sé que desde el diálogo con Maylin Quintana Macías, no me sale de la mente.

El encuentro fue planificado con algunos días de antelación. La intención era conocer sobre el trabajo de esta exponente del arte joven que hace alrededor de un año es miembro de la Asociación Hermanos Saíz, y ya lleva en el mundo de la música algún tiempo.

Acordamos vernos en un Café, un lugar pequeño, pero muy acogedor del Vedado capitalino. Subimos unas escaleras y nos sentamos en el piso sobre unos cojines. Nos separaba una pequeña mesita.

Luego de las presentaciones, las primeras palabras salieron de mi parte y fueron precisamente para resaltar lo genuino de aquel lugar, y sobre el que ella me confesó era uno de sus sitios preferidos.

“Soy de Sancti Spirítus, la tierra del Yayabo. Estudié el nivel elemental en la Escuela Vocacional Ernesto Lecuona y el nivel medio lo hice en Santa Clara, en la Escuela Profesional de Arte Samuel Feijó. Luego hice las pruebas de la Universidad de las Arte (ISA), las aprobé y en estos momentos curso el 3er. año en contrabajo clásico”.

Maylín tiene 21 años, pero sabe muy bien lo que quiere, y en ese camino pone todo su empeño. Me dice que “como todo en la vida, es trabajo duro, pasión y compromiso lo que te llevará al éxito”.

Llevas tres años en La Habana desde que iniciaste los estudios superiores. Esta ciudad te ofrece múltiples oportunidades y son varios los proyectos, entre los que surgen y los existentes, ¿te has vinculado en alguno de ellos?

Paradójicamente, a lo que dedico gran parte de mis días, sin descuidar los estudios de contrabajo, es al canto. En estos momentos estoy junto a Funky Groove Project, proyecto de funk y música disco de los años 70 y 80 del pasado siglo, que dirige Yudelkis Lafuente, una de las integrantes de Sexto Sentido. Las actuaciones son en vivo y acompañadas por DJs que mezclan con vinilos originales solamente.

“Hasta el momento, una de las mejores experiencias fue la nominación a la más reciente edición del festival Cuerda Viva, en la categoría de funk. A esta agrupación le agradezco mucho. En ella hacemos un rescate vocal de la música de nuestros padres, revivimos una época. A pesar de lo novedoso de la agrupación hemos tenido muy buena aceptación.

“Recordemos que hoy Cuba es la tierra del son, la salsa, pero somos un país musical, los cubanos también aman y recuerdan la época de la disco, y son capaces de bailar y moverse con ese sonido, incluso, si solamente conocieron una pequeña parte de esta música.

“Ahora estoy también con el proyecto de David Faya y Camino de Santiago, como su vocalista principal. Cuando David me hizo la propuesta y acepté fue un giro total respecto al Funky Groove Project. Aquí he aprendido respecto al jazz, uno de mis principales intereses desde que estudio. Eso me ha abierto de manera insospechada mis horizontes y las diversas perspectivas de la música.

“He realizado otras colaboraciones como un tema dedicado a la Federación Estudiantil Universitaria, grabado junto a otro grupo de músicos. Y también el tema A mi madre, en el cual fui invitada y compartí con amigos especiales como Christopher Simpson, Sandra Ivette y el Dúo Iris”.

Eres aún muy joven y estás en un proceso de crecimiento. ¿Has pensado realizar algún proyecto personal?

En 2017 hice mi primer trabajo en solitario en el ISA. Esa fue la primera tarima para presentar lo que tenía para decir. Fueron temas interpretativos y solo dos de ellos de mi autoría. Ha pasado un año, he crecido, al igual que mi música, que ha adquirido un poco más de cuerpo y por eso me decidí a grabar un poco de esa música.

“En ese sentido uno de los pasos para mi realización fue optar por la beca de creación de la AHS El reino de este mundo. Ya presenté mi proyecto con dos demos. Grabé en el estudio de David Faya, quién me acompañó en el bajo, además de Marcos Morales, en el drum y Miguel Ángel Wiwi, en el piano”.

“Si te vas y Siempre esperé son los temas presentados. Los dos son de mi autoría, aunque el proceso de creación fue en grupo. Entregué el proyecto y espero resultados de la Beca en este mes de junio”.

Decías que Cuba es una isla musical donde confluyen varios ritmos, resultado en gran medida de la transculturación. ¿Qué géneros defiendes, que define tu música?

Mi música va de lo que oigo y de lo que soy, de mi contexto, diría yo. Un poco de jazz, de trova, de feeling, de folklore latinoamericano, que me llega de Argentina, Uruguay… de exponentes como Mercedes Sosa, Jorge Drexler, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Esperanza Spalding, por solo mencionar algunos ejemplos.

“En especial puedo referirme a dos cantantes españolas que para mí son la maravilla del mundo: Silvia Pérez Cruz y Ángela Cervantes. Ellas son mi objetivo a seguir por la música que defienden”.

De los sueños y aspiraciones de Maylin…

Cuando uno sale de su provincia es complicado. Lejos de casa y la familia tiene que crecerse. Soy de metas concretas, precisas, muy emprendedora, soñadora… Me gusta meditar que puedo lograr con mi música y voz cosas grandiosas.

“Llegar a los grandes escenarios del mundo, que mi música, aunque no es absolutamente comercial, sea aceptada, sobre todo, en mi país y luego que crezca en gran medida, es mi anhelo. Quiero, quiero que la gente se sienta identificada con lo yo tengo para decirles”.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Suscripción

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico