Memoria y contramemoria

Apuntes sobre el libro Arte arcaico, del poeta cubano Alex Pausides

Seg√ļn Wallace Stevens, entre las caracter√≠sticas del arte moderno sobresalen la intransigencia ‚ÄĒpor la naturaleza misma de las cosas y con respecto a los l√≠mites‚ÄĒ, la plausibilidad, o sea, que tiene razones para todo, aun la falta de raz√≥n se convierte en raz√≥n; y que es fan√°tico; por ello mismo incapaz, por momentos, para el compromiso.

No veo en el arte arcaico lo contrario, sino la brecha iniciática para llegar al presente o al futuro, al arte moderno. Este es precisamente el propósito fundamental del libro Arte arcaico (ed. Letras Cubanas, 2017), del poeta Alex Pausides: revelar un arte arcaico que muestra los derroteros de su lírica y crecimiento personal, cual fragmentos de noches, infancias y resquicios imperturbables de su memoria.  

Para ello acude, en primer lugar, a la noche (su elogio en la antesala es indicio de su presencia inexorable a lo largo del poemario). Asidos a la larga tradición que tiene la relación noche-espíritu en la lírica cubana y universal, las miradas oblicuas de sus sujetos líricos envuelven en este espacio/tiempo los instantes más significativos de un pasado que si bien pudo ser feliz, por momentos escapa de esa felicidad con el discurso de la contramemoria y los juegos con el desorden formal y el sarcasmo.

Publicado en lap√°gina oficial de facebook de el caim√°n barbudo

El libro se inicia con una primera parte (‚ÄúNoche feraz‚ÄĚ) en la que la mirada impert√©rrita hacia el pasado ostenta, adem√°s, la nostalgia, la lejan√≠a. En el poema hom√≥nimo no existe escamoteo ni desorden ni contradiscurso: la noche cubre todo y llega a ser identidad en los versos finales, cuando simula penetrar el cuerpo y mutilarle incluso hasta el silencio: ‚ÄúAhora la madrugada parece un tren que atraviesa el poema por la espalda/ lo sangra con la grieta que le abre/ que da grima verle la palabra y el doloroso diptongo/ doli√©ndole de ternura y de p√°jaros‚ÄĚ (Pausides, 2017, p. 16).

A este poema inaugural le siguen otros como ‚ÄúRoma de bolsillo‚ÄĚ y ‚ÄúFormas de cruzar‚ÄĚ donde lo l√≠rico se quebranta a partir de experiencias significativas en todo ser humano (vida, muerte, dolor, amistad), marcadas por sinestesias o diversos recursos expresivos como la personificaci√≥n:

ROMA DE BOLSILLO

[…]

El poema es tan largo

se me instala con fusiles en la sorpresa de la mano

y huele a tanta vida

que no quisiera abandonarlo

pero eso sí

a pesar de la amenaza que deja al penetrarme

les digo: cada vez que abran un libro…

[…]

(Pausides, 2017: 20)

FORMAS DE CRUZAR

[…]

Si llamas siempre a alguna puerta

y brindas un sol joven al invierno

te ir√°s contento o tal vez nunca se cierre y no te vayas

el aire tarda en derrumbarla.

Si llamas y preguntas azul por la salud de alguien

sentirás la pregunta riéndose.

Y allí donde estaba la puerta

un rect√°ngulo de silencio

que echa a andar sin detenerse. (Ibídem, p. 24)

A partir de la segunda parte, ‚ÄúDones‚ÄĚ, se va gestando en el poemario un posicionamiento contracultural, una transformaci√≥n discursiva que confronta y desautoriza paradigmas del canon tradicional o cultura dominante, desde el stablishment de cada regi√≥n o locaci√≥n. Tal posicionamiento, incluso desde el t√≠ulo (‚ÄúBuc√≥lica‚ÄĚ, ‚ÄúUt√≥pica‚ÄĚ), abre, mediante sus contenidos, oquedades complejamente significativas en la memoria, el pasado, la infancia. Emerge, as√≠, lo que hemos denominado en otros libros po√©tica de la contramemoria.[1]

BUC√ďLICA

[…]

Cómo pensar en la ri

                                      sa

des

truida

en la pir√°mide del canto desolado en Hiroshima

en la víscera

colgad            a

            a

los

bamb√ļes de luz

sobre un pan de pólvoras

locas

terebrantes danzantes hilarantes

cr√ļor que se derrama

in√ļtil

tr√°gico.

[…]

(Pausides, 2017, pp. 36-37)

Publicado en Letras cubanas/ internet

La contramemoria, en su af√°n por se√Īalar oquedades complejamente significativas en la memoria como la duda, el deseo ‚ÄĒcausantes, adem√°s, del cuestionamiento de la tradici√≥n: ojo sibilante de lo que debe silenciado‚ÄĒ, propone una din√°mica discursiva desde la estructura anaf√≥rica c√≥mo+infinitvos referentes a actitudes idenficatorias humanas (pensar, leer, escuchar, creer), a trav√©s de cuya negaci√≥n advertimos iron√≠a, sarcasmo, cr√≠tica:

BUC√ďLICA

[…]

Cómo pensar en la leche que decapita las gargantas

en el ni√Īo que no despertar√°.

Cómo leer poemas humanos

o escuchar al sordo enorme de bonn en la

tormenta.

C√≥mo creer en la ma√Īana vestida de payaso

vendiendo una sonrisa con el pregón del viento

empujando a la calle un tranvía de saludos

escondiendo en su vientre diez locomotoras de

sollozos.

(Un sinsonte venía a cosechar su canto

y recogió una queja de ojeras escarlatas).

[…]

(Ibídem, p. 37)

En el poema ‚ÄúPoeta en la isla‚ÄĚ, el sujeto l√≠rico refuta, desde la negaci√≥n, la memoria a partir de la contraposici√≥n ayer-hoy. Recuperando la tradici√≥n l√≠rica de la relaci√≥n sujeto-isla y la proyecci√≥n de lo identitario nacional, se acude a la participaci√≥n del yo en el Otro (t√ļ, los otros, etc.) desde la negaci√≥n discursiva; y a partir de las tres √ļltimas estrofas el sujeto l√≠rico anuncia esperanza, vida, ‚Äúfuete jubiloso‚ÄĚ, hasta convertir la memoria individual en parte de lo nacional, tambi√©n personalizado: ‚ÄúAteje lleno de p√°jaros/ bandera m√≠a‚ÄĚ (Ib√≠dem, p. 42):

POETA EN LA ISLA

[…]

Mi voz mi guamo no te acabes.

Huracán ordéname el latir.

Como brizna en el mundo soy.

y por el pecho del hombre y a deg√ľello

va mi corazón cantando la dicha de las islas. (p. 43)

La contramemoria se agrupa, incluso, en el vaciamiento de las grandes cosas, de la riqueza, fuera siempre de lo grandilocuente, de lo perecedero: ‚ÄúMi infancia est√° sin catedrales sin pianos./ Pero mi infancia est√° colmada de gente alegre [‚Ķ] donde est√°n mis ra√≠ces/ de donde est√°n saliendo los frutos dulces‚Ķ‚ÄĚ (p. 56). Aparece signada por una pobreza irradiante que a ratos se vuelca hacia el dolor y el sufrimiento en una tierra ‚Äúcansada de sufrir/ [que] se echa a andar por todos los caminos‚ÄĚ (√ćdem).

Y por √ļltimo, en textos como ‚ÄúCotidianas‚ÄĚ, la contramemoria se torna tr√°nsito de lo com√ļn a lo extraordinario, de lo individual a lo colectivo, de la tristeza a la alegr√≠a, de la vida a la muerte, de la noche al d√≠a y viceversa:

[…]

Pero he aquí que te estremece un sobresalto y dices

y qué si estamos peleados a vida con las cosas

√ļnicamente a muerte con la muerte y hay que amar

y sales a caminar por el pueblo calletriste a ver

qué de nuevo sucede en el parque en el planeta.

Un día saltas de tu cama al mundo

y en medio del salto ves el mundo y cantas.

[…]

(Ibídem, p. 65)

El libro Arte arcaico es un gran paisaje donde la memoria resulta exaltada y superada. El pret√©rito reaparece constantemente no solo como punto de partida, sino como apoyo para superarlo. Ese ejercicio contradiscursivo apela al extra√Īamiento, a la creaci√≥n lexical, a la nominalizaci√≥n constante; tambi√©n al sarcasmo, a la oblicuidad de la vivencia desde la imago potens que reclamaba Lezama. Se trata, entonces, de un arte verdadero, aun cuando diste de ser intransigente, plausible, fan√°tico, tal cual ve√≠a Stevens el arte moderno. Supremo y dif√≠cil arte arcaico de re-construir las ruinas de la infancia. Supremo y dif√≠cil arte arcaico de colmar los pozos de la memoria, tr√°nsito de lo que han sido el poeta y su permanente mirada sobre el ser.

 

Nota:

[1] La poética de la contramemoria constituye un ejercicio constante (no privativo en las poetas), una forma de construir imaginarios, contenidos, para denunciar herencias mancas y revertir los moldes de una tradición (ya sea personal o colectiva) impugnando la memoria. Aquí no hay producción de verdades otras, ni desautorización de la tradición o del pretérito; sino un choteo, un acto burlesco, una risotada contra la inmanencia e inalterabilidad del pasado. Para profundizar, véase: Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía), ed. Casa de las Américas, La Habana, p. 145).

Datos de la autora: 

Yanetsy Pino Reina

(Sancti Spíritus, 1977). Escritora, profesora universitaria, editora e investigadora. Licenciada en Letras y Doctora en Ciencias Literarias. Entre sus libros más conocidos tanto dentro como fuera de Cuba, está Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía), editorial Casa de las Américas, La Habana, 2018, Premio Casa de las Américas 2018 en Estudios sobre la Mujer. Es miembro de la Uneac y de Honor de la AHS.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Felicidades a la autora por darnos a conocer este nuevo libro de Alex Pausides.
    Felicidades a Alex por sus exquisitos poemas.
    ¬ŅD√≥nde se puede comprar el libro? Tengo inter√©s especial en leer esta √ļltima producci√≥n suya. Gracias. Cari√Īos.

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ