¬ęMe gusta el arte contaminado¬Ľ

Pedro Franco habla limpia y claramente. No parece alguien alocado. Sus criterios a cerca de los asuntos que lo inquietan fluyen de una manera envidiable para todo aquel creador joven que se quiera reconocer en el contexto cubano de estos días. Tiene energía, pero esta no desborda su discurso, esas licencias quizás las deja para las obras que concibe. Pero cuidado, Pedro Franco no regala nada, sostiene sus ideas con argumentos que bien pudieran sonrojar al burócrata más audaz y al artista más conservador. A su edad es uno de los directores de teatro más talentosos y uno de los innovadores de gestión cultural del momento en la Isla. Director del grupo Teatro El Portazo y autor del laureado espectáculo CCPC, además de otras puestas de notable performance, Pedro conversa con este periodista acerca de sus intimidades como creador y sus proyectos como gestor cultural.

¬ŅPedro por qu√© actuar y dirigir tan r√°pido?

Yo llego a la dirección por una cuestión de necesidad, de independencia estética propia, de autorreconocimiento. En el grupo dónde estamos a veces los procesos creativos no siempre intencionan y desarrollan las emergencias, las necesidades de la gente de generaciones artísticas que se incluyen en procesos ya establecidos. Los grupos están afianzados, más en Matanzas que es una ciudad de tradición teatral, de voces autorizadas y figuras prominentes y eventos de calidad, por lo que es muy difícil insertarse y poder oxigenar todos los mecanismos ya instituidos. Entonces, una de las soluciones que encontramos fue fundar un espacio que fuera interactivo y por supuesto que bebiera de toda esta tradición, pero que tuviera una autonomía, sobre todo a nivel temático, el inicio fue a nivel temático, después se habló de poética, después se habló de estrategia de posicionamiento o circulación, se trataba de qué queríamos hablar, de reflejarnos, de devolver como espejo, esa función que tiene el arte, a una generación que, en mi opinión muy particular, se ve poco reflejada en el entramado particular de la nación.

¬ŅCu√©ntanos acerca del proceso de fundaci√≥n del grupo?

Todo surge como un ejercicio de programación de la Casa del Joven Creador de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de Matanzas, el grupo ejecutivo que estaba en ese momento, en el que yo me encontraba, necesitaba diversificar la imagen de la Casa del Joven Creador también como un espacio de representación, no solamente como espacio de presentación de grupos de rock and roll, poesía, literatura, sino vincular el teatro y la manifestación de artes escénicas a esa programación que teníamos pensada. Entonces, decidimos montar una obra y programarla por un mes a ver qué ocurría, a ver si la gente quería asistir y crear una convención de qué ese era un edificio también teatral y así surge El Portazo, que primero tiene el nombre de la obra porque ni siquiera teníamos nombre para el proyecto, era un nombre que circulábamos y no nos atrevíamos a decir porque no sabíamos qué iba a pasar. Esto fue en el 2011, en abril del 2011 empezó todo el proceso y el 23 de septiembre estrenamos la primera obra.

¬ŅC√≥mo definiste, despu√©s de los temas, la l√≠nea est√©tica hacia d√≥nde quer√≠as moverte?

A eso que le llaman po√©tica nosotros llegamos poco a poco, a partir de una sinceridad, a partir de la utilizaci√≥n de recursos expresivos que nos quedaban c√≥modos y que en principio parec√≠an amparados por la zona de intuici√≥n, m√°s all√° de todo el cuerpo te√≥rico, m√°s all√° de una investigaci√≥n profunda, m√°s all√° de una intenci√≥n, era m√°s bien a nivel intuitivo. Es decir, qu√© queremos hacer, c√≥mo nos comunicamos, con qu√© nos sentimos c√≥modos, qu√© es lo que creemos que puede funcionar. Situ√°ndonos siempre en la posici√≥n de la potencialidad de los espectadores que ten√≠amos, de ese p√ļblico latente que exist√≠a en la ciudad y que adem√°s ya formaba parte del espacio en el que est√°bamos trabajando, el p√ļblico habitual de la AHS. Ubic√°ndonos en cu√°l iba a ser su sistema de reflexi√≥n, empezamos a armar y a construir los espect√°culos. Yo creo que en Semen, en septiembre del 2013 nosotros empezamos a teorizar o a hacer conciencia, de lo que se puede llamar, nuestra po√©tica; que por supuesto, est√° en formaci√≥n todav√≠a, y que es cambiante, dial√©ctica, del grupo.

T√ļ has declarado en otras ocasiones que te gustar√≠a hacer un teatro que fuera √ļtil en el sentido martiano ¬ŅQu√© significa eso para ti?

Yo creo que, aunque por supuesto hay mucho de subjetividad, el teatro, la escena, es el mundo de lo concreto. Cuando uno establece un di√°logo con un actor o con un t√©cnico le habla en t√©rminos muy concretos, o sea, haz esto, entra por ac√°, establece tal relaci√≥n, es decir algo que se pueda verificar en el imaginario palpable de la experiencia de esa persona con la que est√°s dialogando. Me interesa hacer un teatro que pueda ser utilitario, yo no estoy muy seguro de que, por ejemplo, cuando me preguntan por el significado de las obras, de por qu√© pongo tal iconograf√≠a, trabajo tales zonas emocionales y qu√© significa en verdad, yo no estoy muy seguro de eso. No s√© si el teatro en realidad es esa sirena gigante que puede cambiar a una persona. Yo creo que puede modificar con suerte una actitud, que puede registrar una experiencia del espectador sin que corra un riesgo, yo creo que esa es su utilidad, es como un simulador de realidades, como mismo hay un simulador de vuelos, de conducir autom√≥viles, el teatro es como un simulador de realidades donde el espectador puede sentarse e identificarse, o conectarse en la platea, con el espacio de representaci√≥n sin correr demasiado riesgos; por lo tanto, hay una modificaci√≥n de su actitud al salir, con suerte, al salir de la funci√≥n y yo creo que ah√≠ hay una utilidad del teatro, en ese espect√°culo CCPC en particular, y la investigaci√≥n econ√≥mica que es la necesidad especial de por qu√© montamos el espect√°culo, en eso hay una utilidad econ√≥mica, o sea, vamos a hablar en n√ļmeros, vamos a hacer el balance de ese espect√°culo tambi√©n en n√ļmero, vamos a hablar en un lenguaje de contexto, vamos a insertarnos. Yo quiero hablar de la sostenibilidad de la cultura, yo quiero hablar de la rentabilidad, sobre el consumismo, sobre las potencialidades que tienen el sector, el gremio de artes esc√©nicas en el contexto cubano y la necesidad de que se tome en cuenta para que no haya un desfase, para que la pol√≠tica cultural no se convierta en un boomerang sino para que de verdad sea un impulso y un motor y cumpla la funci√≥n progresista que tiene desde el cincuenta y nueve.

Teatro El Portazo anuncia que trata de ¬ęhacer la luchita un arte¬Ľ. ¬ŅC√≥mo te ha ido con esa idea?

Todo lo que nosotros planteamos como investigaci√≥n econ√≥mica de este espect√°culo (CCPC) ya no formal, ni siquiera tem√°tica, es decir los m√≥viles, la estructura de la puesta en escena puede estar en un informe, es decir yo podr√≠a hablar de sostenibilidad, de rentabilidad, de n√ļmeros, de por qu√© de plantear hip√≥tesis, pero decidimos hacerlo desde el arte, hacer de la ¬ęluchita¬Ľ un arte. Particularmente, yo creo que debemos ir pensando en abrir la posibilidad de que los cubanos tengamos un desarrollo tecnol√≥gico de nuestros negocios, de nuestras empresas, de nuestras fundaciones y no detenernos en parcelas o chocar contra desenfocados objetos sociales o ser v√≠ctimas de recelos totalmente infundados cuando lo que se trata es de progreso y de prosperidad. En s√≠ este espect√°culo y esta investigaci√≥n est√° profundamente anclada en una frase de Mart√≠ que reza: Para ser dichoso hay que ser bueno, para ser culto hay que ser libre, pero en lo com√ļn de la naturaleza humana para ser dichoso y culto hay que ser pr√≥spero. Entonces, es una investigaci√≥n entre la relaci√≥n individuo-prosperidad, por eso hacemos de la luchita un arte, o sea esa evoluci√≥n que tenemos los cubanos de a pie, de eso que entendemos como una necesidad de prosperidad, de c√≥mo podemos traducirla en formas sobre la escena, en luces, en m√ļsicas en sentimientos, en relaciones, en texto, en arte, en acci√≥n, en baile, en choteo y desacralizaci√≥n, en humanizaci√≥n.

¬ŅQu√© tal la escena nacional? ¬ŅQu√© planes hay para el futuro?

Los planes futuros de estas f√≥rmulas que se est√°n ahora mismo teorizando ser√° franquiciarlas. Lo digo as√≠ con total libertad. Intentar hacer de esto una franquicia, hacer de esto una marca de consumo cultural. En Matanzas vamos a continuar con elenco fijo, queremos entrar en La Habana con un elenco CCPC Habana, por ejemplo, aunque sean otros ejes tem√°ticos los que conduzcan esos ejes tem√°ticos del espect√°culo habanero, en funci√≥n del p√ļblico capitalino, del espacio en el que se representar√°. En Trinidad tambi√©n estamos interesados en hacerlo, estamos convers√°ndolo con un n√ļcleo creativo de por all√°, pero reproducir la f√≥rmula a ver si funciona. Ver qu√© pasa cuando interact√ļe con esos territorios espec√≠ficos y para abrir la circulaci√≥n, que no haya una manera √ļnica que no sea hegem√≥nica, no puede ser el n√ļcleo de Teatro El Portazo de Matanzas movi√©ndose por todo el pa√≠s porque no es viable, no es factible, es muy caro trasladar un elenco de veinticuatro personas por todo el pa√≠s. De manera que vamos a cerrar la circulaci√≥n a regiones para que pueda llegar la mayor cantidad de espectadores posibles con los menores costos.

En CCPC rozas aspectos del Cabaret, el burlesque, te interesa interactuar con el p√ļblico‚Ķ

En el inicio no hab√≠a g√©nero. La gente iba a satisfacer una necesidad, el espectador que me interesa va al teatro a satisfacer una necesidad, no aquel espectador que va a cumplir con su ascetismo o su recepci√≥n ¬ęburguesa¬Ľ de lo que √©l entiende que es el teatro idea, el teatro convencional, yo me voy a sentar aqu√≠ y voy desde mi platea a recibir alg√ļn tipo de informaci√≥n, alg√ļn tipo de bien cultural. A m√≠ me interesa algo m√°s visceral y para eso mezcl√©, para poder abarcar a todo el mundo, fue imprescindible. Siempre hay que dejar claro que es un grupo de teatro ¬ęjugando¬Ľ a la ficci√≥n del cabaret, porque si habl√°ramos de cabaret tendr√≠amos que trabajar y ahondar en calidad de movimiento de los bailarines o en otros aspectos much√≠simos m√°s claros y redondos, trabajamos con el caf√© teatro, con el teatro postdram√°tico y el teatro tradicional y todo lo metimos en una batidora, muy Fernando Ortiz y le dimos play, on, start, a ver qu√© pasaba y sali√≥ CCPC que es una especie de pastiche, que no se sabe exactamente por d√≥nde anda pero nosotros nos concentramos mucho en la organizaci√≥n de la energ√≠a del espectador, en la apreciaci√≥n de esa recepci√≥n de manera que las convenciones se abren y se cierran en la medida que el espect√°culo va planteando su estructura porque lo mismo la gente se sienta, llora y hace silencio para escuchar el segundo bloque que baila sobre la pasarela y rompe totalmente el espacio de recepci√≥n en el tr√°nsito del segundo al tercero que es m√°s el cabaret y donde se me permite hacer lo que quiera. Eso forma parte de esa estructura, de c√≥mo fuimos guiando a ese espectador y hasta el momento ha funcionado.

Pedro ¬ŅC√≥mo lidias con las etiquetas?

Yo intento ser sincero, de verdad, con lo que necesito hacer en el momento y trazarme estrategias concretas. Despu√©s se teoriza. Nosotros ahora mismo estamos en un proceso de revisi√≥n de qu√© fue lo que hicimos. Aunque s√≠ tenemos los referentes claros y ya estamos en un proceso de investigaci√≥n no solamente intuitivo pero no nos cerramos en leyes, en reglas, en c√°nones espec√≠ficos. Decimos vamos a hacer esto y esto fue lo que sali√≥, este n√ļmero es tal cosa, este puede parecer tal cosa y roza, coquetea con tal cosa. Hay mucho de cita, mucho de homenaje, mucho de ya. A estas alturas todo est√° hecho lo que nos queda es vamos a hacerlo otra vez. Constantemente, estamos vendiendo la idea de originalidad en los productos art√≠sticos y cuando revisas detr√°s tienen cinco mil a√Īos de tradici√≥n, entonces hay que pactar con eso, lo que hace falta es hacerlo otra vez desde tu visi√≥n personal y por supuesto dejarse influenciar por el contexto. Yo no creo en un arte puro, a m√≠ me gusta el arte contaminado, sobre todo si contamina toda mi creaci√≥n con la econom√≠a. Me encanta esa mezcla porque me resulta muy interesante, me resulta viva y real.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico