Marcelo Pogolotti: un arte de vanguardia y de pensamiento

Por los entresijos de b煤squeda de nuevas concepciones art铆sticas se movi贸 el universo pict贸rico de Marcelo Pogolotti, con un discurso tan sugerente como distintivo, tan modernista como irreverente. Ciento diecinueve a帽os han pasado desde que naciera este maestro del arte cubano, el 12 de julio de 1902.

Pogolotti pas贸 su infancia en Cuba y Europa y luego inici贸 estancia en Estados Unidos, de lo que fue aprehendiendo culturas y tomando esencias. Comenz贸 estudios de arte en Nueva York en 1923 con 21 a帽os de edad, y dos a帽os m谩s tarde, participa en el Sal贸n de Bellas Artes en La Habana en la Asociaci贸n de Pintores y Escultores. En 1927 participa en la Exposici贸n de Arte Nuevo que organiza la Revista de Avance, considerada la primera ruptura vanguardista.

Su estilo creativo se alej贸 de las manidas f贸rmulas academicistas, su genio de artista anunciaba que era necesario el cambio en el arte, una transici贸n hacia la b煤squeda de lo nacional, visiones permeadas por el contacto con otras culturas y realidades.

Durante 1928 visita Rotterdam, La Haya, Amberes, y se establece en Par铆s. Comienza entonces a descubrir las novedades del arte moderno, lo seduce el surrealismo y realiza abstracciones.

Estuvo vinculado al Movimiento Futurista, en Italia, que se mov铆a bajo los preceptos de la renovaci贸n art铆stica del pasado. La propuesta de un nuevo arte acorde a los nuevos tiempos y las nuevas necesidades, fue el incentivo de Pogolotti que desarrollar铆a en su pintura incorporando luego la tem谩tica social y revolucionaria.

Una de sus piezas exponentes en esta nueva orientaci贸n y de las m谩s conocidas en su trayectoria es Paisaje cubano, de 1933. El contexto representacional de una sociedad en su pluralidad de visiones y las escenas nada ajenas a una realidad cambiante, reflejan las claras circunstancias 鈥搉o solo de Cuba鈥 sino de un mundo en transformaci贸n.

Su obra El intelectual, de 1937, comenzaba a avizorar los momentos m谩s sombr铆os en la vida de un artista de la pl谩stica; un a帽o m谩s tarde pinta lo que ser铆a su 煤ltimo cuadro, Encuentro de dos 茅pocas, y pierde por completo su visi贸n. Las d茅cadas posteriores fueron fruct铆feras en exposiciones y comienza a publicar sus obras literarias.

El n茅ctar de modernidad que asume el lenguaje pl谩stico de Pogolotti no es sino una actualizaci贸n de c贸digos est茅ticos y conceptuales. Alejo Carpentier expres贸 sobre Marcelo en 1931: Sus concepciones se sit煤an (…) en el campo de las inquietudes pict贸ricas actuales. No pierde nunca vigencia una creaci贸n pilar de la historia del arte cubano; la obra de Marcelo Pogolotti es un necesario referente en la inteligible vanguardia pl谩stica, como 茅l mismo dijera ante esa circunstancia: Un imperativo est茅tico en coincidencia con el tormentoso momento mundial, me impuso una nueva orientaci贸n pict贸rica. (…) el arte hab铆a ido perdiendo grandeza. Era preciso reintegrarlo a la vida, a la historia y al pensamiento vivo.

Este sitio se reserva el derecho de la publicaci贸n de los comentarios. No se har谩n visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que est茅n fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Suscripci贸n

Para recibir nuestro bolet铆n ingrese su direcci贸n de correo electr贸nico