Malena Salazar Maciá: la peregrinación del aprendizaje literario

Hab√≠a una vez es, quiz√°s, el mejor comienzo de un cuento. Hab√≠a una vez, cierta muchacha que decidi√≥ ser escritora. En las aulas del Centro Onelio Jorge Cardoso nos conocimos. √Čramos, si la memoria no me falla, las √ļnicas de aquel curso que dese√°bamos ser ¬†(s√≠, ¬†que no extra√Īe) escritoras de ciencia ficci√≥n y fantas√≠a.

Algunos a√Īos despu√©s ‚ÄĒcuenta la historia‚ÄĒ esa muchacha, Malena Salazar Maci√°, tom√≥ la honda de David (cargada con la piedra textual, dispuesta al impulso, al ataque, a la vehemencia) y asest√≥ un golpe, justo en la frente de un gigante literario. El Premio David 2015 en la categor√≠a de novela de ciencia ficci√≥n fue otorgado al oficio de una autora que tuvo el buen tino de reconocer una obra a la cual le hab√≠a llegado el tiempo preciso, nunca antes ni despu√©s. Durante un buen tiempo de su vida, Malena cultiv√≥ su literatura en silencio; desde ese mutismo que no es signo de esterilidad, sino de paciencia y equilibrio. Reciente miembro de la AHS, Salazar Maci√° nos sorprende con una propuesta est√©tica que inquieta y salvaguarda. Hab√≠a una vez, s√≠, una lectora que descubri√≥ la escritura como estrategia de vida y no dud√≥ en armarse con los escudos textuales, con las espadas simb√≥licas del comienzo literario, para contestarme estas preguntas.

Desde aquellos d√≠as ‚ÄĒno tan lejanos‚ÄĒ en que compart√≠amos aula, oficio y vocaci√≥n de escritoras en el Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, pude ver en ti el af√°n por convertirte en una autora de val√≠a. Sin embargo, pasaron varios a√Īos antes de que conoci√©ramos tu primera obra, la novela corta Nade, reciente Premio David en la categor√≠a de ciencia-ficci√≥n. ¬ŅEres de esas autoras que concibe la literatura como un largo camino regido por la madurez y los procesos? ¬ŅPrefieres los libros a√Īejos como el buen vino? ¬ŅTe resulta f√°cil dejar ir a esos ¬ęhijos simb√≥licos¬Ľ que son nuestros propios escritos, en busca del encuentro y la comuni√≥n con sus futuros lectores?

Pienso que nada posee una fórmula mágica (si no, sería muy aburrido). Para lograr algo es necesario avanzar y tropezar mientras lo haces; probar una y otra vez, estar abierto a experiencias y a la interacción. Nunca se termina de aprender ni de madurar. En cada lectura se descubren cosas nuevas. En cada obra que se inicia, marcas un reto, una meta: muchas veces terminas sorprendiéndote a ti misma. Para este constante aprendizaje se necesita tiempo y perseverancia. Creo que he respondido la pregunta de forma indirecta, pero si quedaran dudas te confieso que sí, es un camino largo el que se debe recorrer. Si es lo que realmente quieres, nada parecerá demasiado largo o corto.

Acerca de los libros a√Īejos, curiosamente, son los que atesoro m√°s. Quiz√°s porque se les dedica m√°s tiempo y hay mayor oportunidad de ser minucioso o, simplemente, porque se disfruta tanto de este imbricado proceso que es la escritura, que quieres estar un poco m√°s de tiempo junto a tus personajes y todo lo que sucede alrededor de ellos, ¬°realmente no quieres decirles adi√≥s tan pronto!

Y a esto va enlazado el hecho de que s√≠ resulta dif√≠cil despedirse de tus escritos. Siempre lo es. Pero a la vez, en total contradicci√≥n, es gratificante verlos ¬ędar sus primeros pasos¬Ľ lejos de tus manos y conocer, ¬°por fin!, si ser√°n aceptados entre los lectores y, quiz√°s ‚ÄĒsi maliciosamente apuestas por los finales abiertos‚ÄĒ puedas entonces volverlos a trabajar.

¬ŅC√≥mo naci√≥ la idea de Nade? ¬ŅPor qu√© escogiste el imaginario religioso y cultural del mundo egipcio? ¬ŅQu√© de novedoso trae tu novela al panorama de la ciencia ficci√≥n cubana?

Nade es una de esas historias que deseé escribir por el mero placer de hacerlo, por convertirla en mía, es un texto en el que solo quise tener libertad: sin ataduras, sin técnicas, sin pensar más allá. Así vi el desierto donde transcurre buena parte de la obra (soy muy visual), las colonias, el punto álgido de la trama. Y sucedió que comencé a escribir un día, sin planearlo, sin pensarlo. Vi a una criatura con cuerpo de hombre y cabeza de perro, vi al dios-bestia, Inpu del Este, en el interior de una caverna, oliendo una futura catástrofe. Me aferré a él con todas mis fuerzas. En ese instante, mientras veía a Inpu, recuerdo haber pensado: tengo una historia. Así nació Nade.

Nade portada

No es un secreto que me fascina la mitolog√≠a egipcia. Considero que es sin√≥nimo de arte. Es una cultura llena de m√≠ticos personajes, muchos de ellos poseen varias versiones de sus propias leyendas; otras se han perdido a causa del tiempo. Creo que fue eso lo que me atrajo del mundo egipcio: su flexibilidad, su aliciente a la imaginaci√≥n, los distintos desdoblamientos que sufrieron las entidades divinas a trav√©s de las diversas dinast√≠as humanas. ¬°Cu√°ntas historias conocidas, por conocer y por imaginar! Y‚Ķ siguiendo el consejo √ļnico ‚ÄĒpero recibido desde varias voces a las que aprecio y admiro‚ÄĒ, en mi primera novela escrib√≠ sobre lo que conozco. ¬ŅPor qu√© no intentarlo? Queda en manos de los lectores comunicarme si obtuve buenos resultados.

Si existe novedad o no en mi novela, ¬Ņpor qu√© no dejarlo, tambi√©n, al criterio de los lectores? Pienso que ellos ser√°n los mejores jueces que mi obra tendr√°.

Tu obra y tu oficio individual como creadora se insertan en un mundo donde hay muchas voces, incluso j√≥venes, establecidas. ¬ŅTe preocupa la competencia, tanto textual, escritural, como en el gusto del p√ļblico? Seg√ļn tu opini√≥n, ¬Ņqu√© busca el lector cubano? ¬ŅQu√© quiere leer y qu√© no? ¬ŅCon qu√© autores de la Isla te gustar√≠a emular?

El p√ļblico es tan diverso como escritores puedan existir. Cada autor cultiva su estilo y avanza en el g√©nero literario en el que se sienta m√°s c√≥modo, sin desatender a otros (por supuesto). De esta forma, puede ganar lectores. Enarbolando este argumento, no considero que exista una competencia marcada entre los escritores actuales, aunque algunos decidan verlo de esa forma. Existen lectores con gustos diversos, los cuales pueden leer a determinado escritor y descubrir que, agradablemente, surge otro novelista que tambi√©n toca su paladar literario y que, as√≠, gana tambi√©n un espacio en su librero.

El p√ļblico cubano, por tradici√≥n, por cultura, siempre est√° √°vido de lecturas con val√≠a: atrevidas, so√Īadoras e innovadoras (y perdona el tr√≠o cacof√≥nico). No busca cosas sencillas o malsonantes, busca libros que lo hagan vibrar para despu√©s sentirse con hambre de m√°s. Y es deber del escritor cumplir con esa demanda.

¬ŅEmular con otros autores? No: solo quiero escribir.

¬ŅConsideras la condici√≥n, la etiqueta, la categor√≠a de autor joven como ventaja o desventaja?

La mayor√≠a de las veces es una desventaja, en especial si se agrega ¬ędesconocida¬Ľ o ¬ęa√ļn no publicada¬Ľ como apellido. La tendencia com√ļn, ante esta condici√≥n, es que no siempre se toma al autor en serio. Es dif√≠cil encontrar personas que conf√≠en en ti lo suficiente para otorgarte una oportunidad u ofrecer un consejo v√°lido que realmente te ayude.

Por fortuna, he encontrado a personas que sí me han brindado apoyo incondicional en mis momentos literarios más oscuros; esos en los que la vela que intentas encender, se apaga siempre con un suspiro. Mi formación literaria ha transitado por un camino abigarrado de luces y sombras en el cual, creo, han caído la mayoría de los escritores en sus inicios. Todos comenzamos alguna vez en la desventaja. La clave es perseverar.

Conozco que, adem√°s de tu oficio como autora, eres una excelente lectora. Muchas veces se olvida que el oficio de lector es uno de los m√°s importantes en la din√°mica de la escritura. ¬ŅC√≥mo concibes a tu p√ļblico ideal?

Idealizar puede sacarte una sonrisa o un suspiro. As√≠ que me atrever√© a so√Īar: me encantar√≠a que mis lectores fueran √°vidos, imaginativos y tambi√©n de gustos diversos. Que puedan abrazar la literatura en cualquier forma y g√©nero, pero sin obviar preferencias. Con ganas de debatir, de cuestionar y de exigir. Que sean capaces de dar argumentos sobre qu√© les gusta y por qu√©. Y tambi√©n sobre lo que no les gusta. Ese intercambio es lo que nos hace crecer a nosotros, los escritores.

¬ŅQu√© importancia le concedes a la formaci√≥n que ofrece el Centro Onelio Jorge Cardoso? Luego de egresada, ¬Ņsufriste uno de esos bloqueos narrativos que impiden escribir sin antes pensar la t√©cnica que puede ser aplicada al libro, al cuento, a la novela en cuesti√≥n? ¬ŅQu√© sucedi√≥ despu√©s de tu paso por el Centro? ¬ŅHas tenido experiencia con la din√°mica de otros talleres literarios?

Se hace imprescindible para el joven escritor cursar el Taller del Onelio Jorge Cardoso. Puede complementarse con otro espacio literario, pero es en el Onelio donde verdaderamente recibir√°n las herramientas, la instrucci√≥n y un curso acertado donde se abordar√°n todos (o la mayor√≠a) de los g√©neros literarios, donde se fomentar√° la creatividad y donde los j√≥venes escritores podr√°n encontrar lo necesario para sentir que su escritura ha madurado, en tanto nivel y forma. A sus magn√≠ficos profesores los recuerdo con mucho cari√Īo: Ra√ļl Aguiar, Sergio Cevedo y Heras Le√≥n, la c√°lida Ivonne Galeano. Todo eso sin restarle cr√©dito a Los desaf√≠os de la ficci√≥n, fant√°stico libro de t√©cnicas narrativas al cual, cari√Īosamente, llam√°bamos ¬ęLa Biblia Naranja¬Ľ y que, en m√°s de una ocasi√≥n, nos sac√≥ de un apuro.

Despu√©s de graduada, ¬°s√≠, por supuesto!: un total bloqueo literario. Cada palabra que iba a escribir se quedaba enredada en la madeja de todo lo que hab√≠a aprendido. Deb√≠a pensar mucho antes de construir una oraci√≥n para despu√©s concluir que, de tanto pensar, el resultado era horrendo. As√≠ que me rend√≠ a pasar casi un a√Īo en asimilaci√≥n de contenidos y a intentarlo despu√©s, cuando todo dejase de revolotear en mi mente y se asentase. Despu√©s, al intercambiar con algunos amigos que tambi√©n pasaron el taller de t√©cnicas narrativas, todos se quejaban de lo que llamaban ¬ęs√≠ndrome post-Onelio¬Ľ. No se los discut√≠. Era el nombre perfecto.

grupo2

He participado, no mucho, en el Taller Espacio Abierto, el cual ha ayudado a la formación de escritores jóvenes desde su fundación en el 2009. Muchos de ellos, aun habiéndose convertido ya en escritores consagrados, todavía asisten a él para compartir su literatura y consejo con los autores que comienzan. Allí se fomenta la creación artística y se propicia un intercambio de opiniones, críticas y textos; muy necesarios para aquellos que se inician en la literatura.

Muchas veces, los jóvenes escritores no asisten a los Talleres por falta de información y divulgación, o porque esta no llega a los lugares donde puede resultar de interés. He conversado con otros autores que desconocen de la existencia de Espacio Abierto u otros talleres en Cuba. ¡Yo misma no los conozco todos! A pesar de que existen cierta divulgación artística, por falta de recursos o medios no alcanza a todos aquellos que podría convocar.

¬ŅC√≥mo se forma un escritor?

El escritor se forma desde el instante en que ama el hecho de escribir. Pero, por supuesto, esto no es suficiente. Es necesario conocer las reglas, las correctas herramientas y el cómo aplicarlas… si se desea crecer y seguir andando por el camino sinuoso de la literatura.

La poca cr√≠tica art√≠stico-literaria que se ha especializado en los g√©neros de la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a, ¬Ņte parece lo suficientemente profunda?

Da una impresi√≥n de marginaci√≥n. Muchos especialistas contin√ļan aferrados a la idea de que la fantas√≠a (F) y la ciencia-ficci√≥n (CF) son g√©neros menores, los cuales no merecen ning√ļn tipo de atenci√≥n. Ignoran y subestiman al escritor que se dedica a cultivar la CF y la F, aun cuando en la propia obra de este autor salte a la vista su versatilidad, su dominio y conocimiento de las t√©cnicas narrativas, el manejo asombroso del lenguaje. Pienso que estos especialistas creen que, si ignoran a estos escritores por suficiente tiempo, un buen d√≠a dejaremos de escribir. Porque ignorar es el m√°s cruel de los ataques, en especial para un autor que tanto necesita del feedback.

Pero, seg√ļn mi perspectiva, esa t√°ctica no parece estar funcionando. Incluso ya existen algunos especialistas que se aventuran a realizar cr√≠ticas literarias o a resaltar el trabajo de los escritores de CF y F en eventos de relevancia nacional.

Aun así, todavía no se presta la atención necesaria al género; no digamos a nivel de medios de difusión masiva sino, incluso, en el mismo patio. La crítica no es profunda, aunque se agradece el esfuerzo de aquellos que la han proporcionado. Se puede hacer un poco más.

¬ŅCu√°les son los g√©neros en los que te sientes m√°s c√≥moda?

La fantas√≠a. Me siento muy c√≥moda en ella. Adem√°s del terror polic√≠aco, aunque no he escrito nada de este g√©nero (espero que pronto pueda hacerlo), prefiero la aventura. ¬°Y no!, nada de romance. Soy terrible para el romance. Y lo expreso porque ya lo he intentado y no funciona. Digamos que estoy bien con la ciencia-ficci√≥n (o no hubiese nacido Nade), pero a√ļn estoy dando mis primeros pasos, sobre todo en cuanto a conseguir material de lectura.

¬ŅCu√°l es el mejor consejo que podr√≠as ofrecerle a un autor novel, o a un lector que se afana en convertirse en escritor?

Leer, leer, leer, leer. Escribir sobre lo que te guste leer. Escribir sobre lo que conoces, luego podr√°s aventurarte en tierras lejanas. Nunca dejar de so√Īar. Mente muy abierta y positiva para recibir las cr√≠ticas, correcciones y se√Īalamientos. Como varios escritores y amigos queridos me han aconsejado, desde la sabidur√≠a de la experiencia: la cr√≠tica no va dirigida a tu persona. ¬°No te la tomes a pecho, no te sientas mal por ello! La cr√≠tica es a tu obra. Si es constructiva, posee una buena base de fundamento. Y si tiene raz√≥n, solo puede mejorar tu historia, nunca destruirla.

Luego del Premio David, del √©xito de Nade, ¬Ņqu√© deseos buscas cumplir como escritora? ¬ŅQu√© tipo de autora no querr√≠as nunca ser? ¬ŅPiensas a√ļn que los concursos son la din√°mica m√°s certera para que un joven autor encuentre su ruta? ¬ŅO apuestas por la escritura solitaria, al margen de los lauros y los √©xitos?

Los sue√Īos: llegar a los lectores, que mis obras despierten en ellos fantas√≠as olvidadas o que los ayude a crear otras; que sean capaces de sumergirse en los mundos que les ofrezco y que, a trav√©s del intercambio, me ayuden a crear algunos nuevos. ¬ŅQu√© escritor no querr√≠a algo as√≠?

No me gustaría ser una autora encasillada. Aunque me sienta cómoda en algunos géneros literarios, me gustaría intentarlos todos o, al menos, la mayor cantidad posible y de la mejor manera. Quisiera ser una escritora abierta, que escucha y observa. Que lee, principalmente eso.

Actualmente es dif√≠cil darse a conocer al margen de los lauros, vivir como autor desde el trabajo en solitario, aislado. No ocurre solo en Cuba ‚ÄĒdonde quiz√°s pueda verse m√°s esta situaci√≥n‚ÄĒ sino, me atrevo a decir, a nivel mundial. Las editoriales suelen consultar detalladamente tu curr√≠culo literario. Aun cuando la historia que propongas se vea tentadora, necesitan estar seguros de que vale la pena tomar el riesgo. Para esto, ayuda un poco tener algunas publicaciones en revistas (impresas o digitales), alg√ļn premio nacional y referencias positivas de otros escritores o cr√≠ticos. Desde mi perspectiva, hubiese apostado por la escritura solitaria (pero abierta a la creaci√≥n a cuatro manos, ¬°me parecen experiencias fant√°sticas!) de buena gana, pero se impone la participaci√≥n en concursos que, dicho sea de paso, ofrecen la oportunidad de encontrar retos variopintos y, sin m√°s, saber cu√°nto puedes dar de ti.

Los concursos son la v√≠a m√°s r√°pida de llegar a las editoriales (principalmente en Cuba). Incluso, puede suceder que no te alces con alg√ļn lauro, pero el jurado puede interesarse en tu historia y recomendarte para publicaci√≥n en la editorial promotora. O recibir consejos √ļtiles del jurado y, ¬°presto!: apl√≠calos. Quiz√°s en el pr√≥ximo concurso, tu obra resulte ganadora.

En doce, quiz√°s veinte a√Īos, ¬Ņd√≥nde te ves? ¬ŅCu√°ntos libros crees haber publicado? ¬ŅEn qu√© escritora piensas te habr√°s convertido?

Me veo en mi casa, cerca del mar, frente a una computadora (tal vez un sistema hologr√°fico cercano al que se presenta en Minority Report, si contamos con los veinte a√Īos que faltan). Estar√© escribiendo o, quiz√°s, requiriendo la opini√≥n de mi hijo sobre alguna obra. Mi esposo me acercar√° chocolate caliente mientras dice: ¬ęhoy cocino yo¬Ľ. Eso ser√≠a ideal. Qui√©n sabe, tal vez asistir√© a una convenci√≥n internacional de fantas√≠a y ciencia-ficci√≥n, ¬°cosa que espero suceda mucho antes del t√©rmino de doce a√Īos! Me gustar√≠a estrechar las manos de algunos escritores que admiro y no me gustar√≠a esperar tanto para ello.

No puedo decir cu√°ntos libros habr√© publicado pero, seguro, los que est√©n impresos tendr√°n la atenci√≥n de cientos de lectores. O miles, ¬Ņpor qu√© no?

Y ser√© escritora. Sin apellidos. Solo escritora porque, ¬Ņqui√©n ha dicho que alguna vez se termina de peregrinar por los intrincados caminos del aprendizaje?

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Muchas Feliciddades Malena por el premio a tu esfuerzo y dedicaci√≥n, al igual que tu mam√° tienes una gran pasi√≥n por la lectura al que se suma el de la escritura. Sigue tus sue√Īos, convi√©rtelos en metas y hazlos realidades, y sobre todo disfruta lo que hagas.

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ