Los lectores tienen la última palabra

Entrevista a Raúl Piad, Mención Premio Calendario de Ciencia Ficción 2017

Los escritores cubanos de ciencia ficción y fantasía solemos llamarnos familia. Más que gremio, hablamos de casa, de camaradería, de hogar, a pesar de que la realidad muchas veces asesta fuertes puñaladas a nuestra confianza en los otros. Raúl Piad llegó a esta enorme “familia” hace un par de años y se convirtió en uno de esos “benjamines” que es preciso seguir de cerca, sin perder ojo ni pisada. Los pronósticos no fueron en vano y hoy es uno de los autores noveles cuyo nombre se escucha más en concursos nacionales, tanto los organizados por el fondo como por diversas instituciones culturales de nuestro patio. A nadie sorprendió la noticia de que Raúl Piad había cosechado mención en la más reciente convocatoria del Premio Calendario en la categoría de ciencia ficción.

PiadMáser en mano, le lanzo la primera ráfaga de preguntas.

¿Por qué escribir ciencia ficción en estos tiempos que nos tocan de cerca, tiempos de tanta distopía?

Creo que la ciencia ficción es un género infinito y que, si bien no es menos cierto aquello de que “el futuro no es lo que se esperaba”, también es verdad que sigue existiendo un futuro al que algún día llegaremos. ¿Cuán luminoso u oscuro? —y perdón por los términos abiertamente maniqueístas—, todavía no sabemos… pero podemos aventurarlo: pienso que es ahí donde entra la CF. Ahora más allá del “¿qué pasaría si?”, tenemos un “¿qué pasaría si seguimos así?”.

Escribo CF porque sigue siendo la literatura de ese futuro incierto, pero con los pies bien puestos en el presente distópico que nos ha tocado vivir. Porque, especulación racional por medio, brinda un sinfín de posibilidades imaginativas y críticas y, además, entretiene. ¿Quién sabe? Tal vez sí hallemos al final la respuesta a este presente que ya ni siquiera comprendemos muy bien, si seguimos reflexionando en serio sobre a lo que nuestros actos pueden conducirnos.

¿Está la crítica cubana calificada para recibir las obras que se encaminan por las rutas del fantástico?

A pesar de que el fantástico cubano se encuentra en un buen momento (y los que piensan que no es así es que no recuerdan que han existido tiempos peores), entiendo que la crítica cubana ni siquiera se ha tomado muy en serio al género. Alcanzan los dedos de una mano para contar las obras que comprendan específicamente reflexiones formales sobre el estado del fantástico cubano actual. Muchas veces son los mismos autores los que, en un intento de suplir este vacío, valoran la obra de sus colegas. Para hacer crítica, seria y formal, es necesario poseer un bagaje de lecturas del género y para eso primero debe tenerse en cuenta al fantástico como una escritura tan “seria” como cualquier otra.

¿Puede hablarse de una promoción de jóvenes autores cubanos que se dedique al estudio y la escritura del género?

Sí existe un buen grupo de autores jóvenes que están escribiendo ahora mismo fantasía y ciencia ficción, y además creo que muy bien. Incluso aparecen nuevos autores cada año que cada vez se toman más en serio el hecho de escribir fantástico. Yo mismo pertenezco a una generación que creció leyendo las obras de autores hoy ya consagrados y que, por muy cliché que parezca la frase, han visto muchos de sus sueños hechos realidad en estos tiempos. Creo que el renglón más débil es el referente a los estudios y análisis teóricos.

Autores favoritos, libros favoritos, un joven escritor cubano que te fascine.

Esto siempre me cuesta bastante trabajo. Los autores: Frank Herbert, Orson Scott Card, J.R.R. Tolkien, Brandon Sanderson, Neil Gaiman, Andrzej Sapkowski, Edgar Allan Poe, Junot Díaz, Leonardo Padura.

Los libros (casi todos de los autores anteriores): El señor de los anillos, Dune, 1984, El juego de Ender, Hyperion, La breve y maravillosa vida de Oscar Wao, Al final de la senda.

El autor ¿todavía joven? cubano: Yoss. Y bueno, uno más joven, Eric Mota.

¿Cuánto valoras, en tu estatura de creador, un lauro tan importante como el Premio Calendario en cualquiera de sus categorías pero sobre todo en la de ciencia ficción?

El Premio Calendario ha devenido uno de los lauros más codiciados por los jóvenes escritores cubanos, entre otros motivos porque de cierta forma legitima su obra, sobre todo la de aquellos autores inéditos o noveles, amén de que en ocasiones funciona como motor impulsor para el propio ingreso a la AHS. Es una escala bastante acertada que coloca al autor en perspectiva con respecto al momento de su carrera en que se encuentra. En la categoría específica de CF, al poseer esta un espacio mucho más reducido que otros en el panorama literario y editorial del país, creo que su importancia inmediata aumenta porque brinda la posibilidad de publicación, que muchas veces viene a ser la opera prima de determinado autor.

¿Qué de nuevo trae tu obra al panorama, ya no desprolijo, del fantástico cubano?

Aportar algo nuevo a un género donde prácticamente se ha hablado de todo (y más en la CF, tan caracterizada por su feedback) es siempre algo muy difícil. Me gustaría pensar que, a pesar de nadar en aguas compartidas, el estilo narrativo y la forma de abordar los temas que propongo pueden ser factores que distingan mi propuesta de otras.

Si pudieras escoger a un autor cubano y a otro internacional con el que escribir algún cuento, relato o el capítulo de una novela, ¿quiénes serían?

El Yoss y Brandon Sanderson (a estos no tuve ni que pensarlos).

¿Puedes adelantar un poco qué nos trae tu libro Lo mejor es soñar, reciente mención en el Calendario 2017 de CF?

Es un libro conformado por 8 cuentos donde se alternan los subgéneros del space opera, la CF bélica, el cyber y el biopunk respectivamente. En ellos abordo algunos de los temas que, como autor, me interesa afrontar: el control de los procesos y manifestaciones mentales más íntimos del ser humano, como pueden ser sus sueños y recuerdos, sociedades totalitaristas dominadas por corporaciones o cultos religiosos donde el hombre ha dejado de importar como sujeto y lleva una vida edificada sobre la manipulación mediática o política. He tratado de mantener un ritmo lo más ágil posible, donde prime la peripecia y el exotismo, porque además de la reflexión me interesa mucho mantener el interés sincero del posible lector.

Los concursos te han sonreído a lo largo de tu carrera pero, ¿cómo valoras su alcance o importancia en la vida de un creador?

Muchos han catalogado de “mercenarios” a los escritores que envían sus textos a concursos con frecuencia. No creo bajo ningún concepto que un creador deba trabajar solo y específicamente con el fin de ganar un certamen cualquiera. Sin embargo, muchas veces estos constituyen la única oportunidad que queda para salir del anonimato, afianzarse o llamar la atención de las editoriales. No pienso que ganar un concurso sea una condición indispensable para ser buen escritor, pero sí un aspecto importante que puede impulsarte a alcanzar tus metas.

¿Hay otros géneros que te interesen además del fantástico?

He incursionado un poco en algunos textos de ficción realista y recién estoy trabajando en la génesis de una novela realista que coquetea con el absurdo y el discurso postmodernista.

Este año la Colección Ámbar de la Editorial Gente Nueva, especializada en la literatura de fantasía y ciencia ficción, cumple su primera década de vida, ¿ha ejercido alguna influencia para ti como lector (y autor), la existencia de esta colección? ¿Tienes plan para publicar dentro de Ámbar, ya sea en una antología o, quién sabe, tal vez algún título personal?

Ámbar ha constituido uno de los principales sostenes del fantástico cubano actual, y como lector del género he encontrado en sus títulos la gran mayoría de la producción cubana contemporánea, lo que me ha permitido estar al día sobre los diversos estilos y tendencias estilísticas y argumentales de los autores del patio. Tengo un cuento que está incluido ahora mismo dentro de la antología Los mundos de la guerra, de próxima publicación en la ya mencionada colección. Y bueno, ¿qué escritor inédito no aspira a publicar un título personal? Y si escribe CF, ¿qué mejor lugar que en Ámbar? Hace aproximadamente un año y medio que presenté en Ámbar mi hasta ahora única novela concluida, La marca de Kahim, finalista del Premio David 2015… crucemos los dedos entonces.

Para muchos de los lectores y aficionados del fantástico en Cuba, el nombre Raúl Piad ya comienza a darse a conocer. Cuéntanos, ¿cuándo leeremos tu opera prima?

Es algo difícil de pronosticar, pero sinceramente espero que pronto. Uno de mis mayores intereses es el de darme a conocer a los lectores quienes, al final, son los que tienen la última palabra y muy raras veces se equivocan.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • ¡Qué emoción! Uno de mis más entrañables amigos entrevistado por uno de mis ídolos, y el otro ídolo mecionado (Yoss). Me alegro verdaderamente por Raúl. Ojalá y logre yo un día lo que él ahora. Siempre supe que tenía talento para llegar a donde está. Saludos!

  • Suscripción

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico