Los colores del blanco y negro

Ha pasado m√°s de un a√Īo y a√ļn Irma ‚ÄĒel hurac√°n del que los meteor√≥logos consideraron como el m√°s imponente evento climatol√≥gico‚ÄĒ, que se haya formado en aguas del Atl√°ntico, arremet√≠a contra tierra cubana justamente por Cayo Romano, en la costa norte agramontina.

En que aquella tr√°gica noche del viernes 8 de septiembre, del pasado a√Īo, los zarpazos de esta ‚Äúpoderosa dama‚ÄĚ, encontr√≥ entre sus muchas miradas de enfados, la de un joven que quiso con su lente retratarle m√°s que sus entra√Īas, los hijos que le nacieron a Esmeralda, luego de su paso.

Resulta que la lectura de Alejandro Hern√°ndez √Ālvarez devel√≥ una muestra aut√©ntica y profunda,¬†Sendero a Ciudad Esmeralda,¬†en la que sus fotograf√≠as, expuestas en la galer√≠a Gestus, de la Casa del Joven Creador de esta terru√Īo dan un toque humano, sensible y lleno de esperanza, a la cat√°strofe que quiso arrebatar hasta la alegr√≠a de los habitantes esmeralde√Īos.

La muetsra re√ļne a 14 retratos que reflejan las emociones de los vecinos de este norte√Īo municipio ‚ÄĒel m√°s afectado tras el paso de Irma‚ÄĒ, es un inteligente flashazo en el que el joven autor prefiere reencontrar los colores, desde el blanco y negro de sus retratos, enfocados en las expresiones de sus personajes.

No hay raz√≥n para dejar de insistir en una manera referencial de mirar a Esmeralda desde la fotograf√≠a ‚Äúsin color‚ÄĚ. ‚ÄúTodo gris, todo negro, ‚ÄĒdice Mariela P√©rez-Castro en sus palabras al cat√°lago‚ÄĒ, como si no quisiera amanecer. Y a veces, como deseando hacerse visible de soslayo, la chispa del color que anuncia que algo se espera‚Ķ‚ÄĚ.

Sendero a ciudad de Esmeralda Alejandro HernandezY es que la magia de Alejandro radica esencialmente en los sentimientos encontrados que capta en su diestra c√°mara, los cuales persiguen como prop√≥sito esencial, el de nunca perder la certeza sobre una ciudad, ‚Äúdonde se conquistan un coraz√≥n, un latido y el valor necesario para seguir andando‚ÄĚ, cit√≥ la escritora P√©rez Castro.

En la sede de la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), desde la esperanza se llega a sentir, junto a Alejandro, nostalgia, amor, incertidumbre, pero tambi√©n miradas muy cercanas entre cubanos y cubanas; la solidaridad, el empe√Īo, y el deseo de seguir haciendo.

No es casual que Alejandro subrayara que con ‚Äúmi c√°mara como √ļnico equipaje part√≠ hacia ese territorio cuando el Proyecto Sociocultural Golpe a Golpe convivi√≥ con un pueblo devastado, pero a la vez con muchos deseos de levantarse‚ÄĚ. Se le antoja entonces al artista justificados y emotivos primeros planos, los cuales no solo captan con esmero la expresividad de las miradas, las cuales estremecen a quines se detienen a observarlas, sino un futuro adelantado; un terru√Īo trasformado.

No hay manipulación digital en Sendero a ciudad de Esmeralda, sino un apego a la gestualidad humana; y a sentimientos íntimos, que compartidos, puede ser el de muchos. Esta fue una de las más de cien actividades que la vanguardia artística joven desarrolló en el programa de la Feria de jóvenes creadores Golpe a golpe, evento que mostró el arte de los noveles creadores, sin distinción entre aficionados y profesionales.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ