Liset y sus gatos singulares en una casa fraterna

Dicen que los gatos siguen llegando como si por el mundo se hubiera regado la voz de que este es un refugio seguro. No es una invasi√≥n felina. ¬°Qu√© va! Los mininos llegan de paso, en una casual manera de cambiar de aires, vacacionar y hasta ‚Äúsocializar‚ÄĚ. Y muchos se marchan con la misma espontaneidad con la que llegan, relamiendo sus bigotes y con la cola en alto.

Aseguran que es f√°cil encontrar el lugar si preguntas la direcci√≥n: lleva por nombre ‚ÄúLa casa de los gatos perdidos‚ÄĚ, y ya casi todos la conocen por las historias que all√≠ suceden, y porque hasta un asunto de redes sociales se ha vuelto este hogar de tr√°nsito, que con amor sostienen Ricardo y su hija Ana. Una vivienda singular que ha creado para el disfrute de los ni√Īos y de la familia toda, la periodista, escritora y editora Liset Prego (Holgu√≠n, 1988) como un ‚Äúhermoso canto a la fraternidad y la tolerancia‚ÄĚ.

tomada del facebook de ediciones la luz

La casa de los gatos perdidos (Ediciones La Luz, 2019) re√ļne un manojo de historias entretejidas en la realidad animal que sucumbe al mundo de los humanos. En sus p√°ginas, donde todos son cuidados con igual dedicaci√≥n, ronronean gatos pardos, blancos, rayados, con manchas, de razas envidiables y comunes felinos de apariencia simple.

En un entramado diverso de voces gatunas, emergen una serie de caracteres felinos totalmente inadaptados a la sociedad, y que para sobrevivir tratan de encontrar fórmulas que le permitan adaptarse a su entorno. Cada uno de ellos: Pimienta, Susana, Tito, Garabato, Lilita, Osiris, Cosme, Fiona, Shakespeare, Macusa, opta por resistir a su manera, pero sin dejarse vencer por las situaciones diversas que enfrentan.

Camas, alimentos, peines, cascabeles, juguetes y otros objetos dispersos en cada una de las historias hablan mucho de la personalidad de estos gatos, porque si algo tienen ellos es personalidad; son felinos que brillan con luz propia. Son seres libres, empoderados, tecnológicos, enamorados, independientes, empáticos, orgullosos, protectores, ingeniosos y luchadores, a pesar de las circunstancias que mueven sus siete vidas.

Por otro lado, prevalece un largo viaje hacia la libertad, que se muestra como un derecho inalienable de cualquier criatura: escoger un destino o camino variable a cada uno, sin que lo obstruya el deseo de un due√Īo.

tomada del facebook de ediciones la luz

Esta primicia literaria de Liset Prego, con edici√≥n de Luis Yuseff, dise√Īo de Robert R√°ez y con las sugerentes ilustraciones de Dagnae Tom√°s, deja entrever su instinto maternal, que con la dignidad y prestancia que la caracterizan, apuesta por un futuro mejor para sus gatos, convirti√©ndolos en seres emancipados para la gran aventura de la vida.

Historias divertidas que, con un lenguaje sencillo abarcan un contenido que cuestiona patrones y conductas sociales, a partir de argumentos que apuestan decididamente por el bienestar animal y el mejoramiento humano, logrando un libro tan trepidante como el ritmo de cada relato.

Estoy segura, como afirma Rub√©n Rodr√≠guez en las palabras de contraportada, que ‚Äúestos gatos singulares encontrar√°n lugar en el coraz√≥n de los peque√Īos lectores, donde se ovillar√°n para ronronear sus lecciones de amor y vida‚ÄĚ, pues el afecto en este libro fluye de inicio a fin. Y muy atento siempre, quiz√°s sea usted de los seres felices que mantiene abiertas puertas y ventanas, y nunca se sabe por d√≥nde puede entrar un gato perdido.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ