Todavía no Somos Familia

Durante mucho tiempo la televisión cubana pareciera sin combustible para crear un programa con la capacidad de paralizar a los hogares del país frente a la pequeña pantalla en las noches del sábado. Pese a varios intentos, la mejor opción al término del Noticiero (o incluso antes) es ahora la fuga hacia otro tipo de consumo audiovisual, basado, en la mayoría de los casos, en preferencias individuales.

[+]


¿aTRAPados en la modernidad?

«¿Trap?». ¿Así le dicen al trapeador ahora, a la trapishopping? Justo eso parece preguntarse, por la expresión de extrañeza que adquiere su arrugado rostro, el chofer que se muestra incapaz de nombrar lo que su almendrón va «vociferando» a «todo volumen» por las calles de La Habana. ¿Qué edad tendrá? ¿60, 70? Por ahí debe andar quien transporta a los pasajeros que con tal de llegar a algún lejano lugar han decidido «autoprovocarse» una migraña o adelantar desde bien temprano en la mañana el momento de discoteca, y quienes miramos con asombro al improvisado musicalizador, porque al menos en apariencia la lista (es decir, la música que se escucha) no va con el billete. De cualquier modo, no son bolerones lo que se apodera del éter, sino un estilo que, según afirman los que saben, surgió en Estados Unidos desde el pasado siglo, aunque es justo ahora cuando se ha hecho sentir en Iberoamérica y otras partes del mundo. [+]


La política de la promoción literaria

La mayor ganancia de la primera mención que recibí en el Premio David de poesía en el año 2012 fue el efecto rebote. Comencé a formar parte del grupo de creadores literarios de Cienfuegos, un miembro discretísimo, debo acotar, y así aparecieron oportunidades indecibles, sobre todo para despertar esa manía narrativa de lo inverosímil —o real maravilloso según Carpentier— que a uno le pasa.

[+]


¿Para quién se escribe?

Desconfío de aquellas personas que dicen escribir para sí mismas. O sea que descreo de su sinceridad, o, en el mejor de los casos, pienso que no saben de qué están hablando; pues resulta que estas personas son las mismas que publican un libro, leen en público, o viven chachareando constantemente de su creación y su percepción de la escritura. Jamás me he encontrado a alguien que me diga “escribo para mí y no quiero publicar ni mostrarle mis escritos a nadie, apenas sé para qué hablo de esto porque mi escritura no existe”. Esto me resultaría más verosímil. [+]


¡Ahora resulta que las flores caminan!

La primera vez que escuché hablar del Neopositivismo tuve que hacer mis mejores esfuerzos para contener la risa frente al profesor de Filosofía, uno que conserva mi admiración desde esos días de aula universitaria. No quería parecer irrespetuosa yo, pero aquella corriente de pensamiento me sonó absolutamente absurda. Vaya, que puestos a creerme algo hubiera digerido con mayor facilidad la propuesta del griego Heráclito quien afirmaba que el mundo provenía del fuego, lo que al cabo solo significaba el principio de cambio incesante producto del movimiento que producen los contrarios. Pero ese invento de los compañeritos del Círculo de Viena (Schlick, Neurath, A. J. Ayer, etc.), «oiga —pensaba yo creyéndome la bárbara—, hay que tener la cara muy dura para postularlo y hay que ser muy estúpido para tragárselo.» En esencia, y de forma muy simplificada, parte de su propuesta consistía en eliminar lo que llamaban pseudoproblemas y vocablos metafísicos como hambre, pobreza, lucha de clases…, eliminado el término quedaba eliminado también el fenómeno que este designaba. En esencia, para ellos la realidad se construye a través del lenguaje y, en esencia, la estúpida fui yo.

[+]


Ideas en el centro del debate

Estos días han sido muy intensos en las redes sociales. Una entrevista al reconocido intelectual cubano Enrique Ubieta, aparecida en Granma, donde sostiene que el llamado “centrismo” no es más que un disfraz de los que hoy pretenden restaurar el capitalismo en Cuba por la puerta de la cocina, [i] desató la ya conocida maquinaria de fango contra su persona.  Junto a los improperios y la manipulación, han salido a la palestra pública, contaminando en muchos casos la posibilidad de un debate serio y respetuoso, los oportunistas, resentidos y  hasta “conversos”; esos que antes fueron defensores a ultranza del dogma y ahora se presentan como abogados de la mayor pluralidad de ideas posibles. [+]


Mirar a Servando

Tomado de la Jiribilla

Basta pronunciar su nombre para invocar la belleza. Arquitecto del dibujo, orfebre del perfil, hechicero de las veladuras. Nadie como él para retratar la fusión de los cuerpos en el acto amatorio. Nadie ha logrado, como él, transformar el deseo en piel verdeazul, rutilante, pétrea y marítima al mismo tiempo, que fluyó sin fronteras, libre al fin por obra y gracia de pinceles y pigmentos.

[+]


Estrategias de aprendizaje informal y competencias mediáticas en la nueva ecología de la comunicación

Tomado del Caimán Barbudo

El alfabetismo ha sido definido como un proceso de aprendizaje que dura toda la vida y que tiene como objetivo básico el desarrollo de competencias de lectoescritura. La difusión de medios de comunicación como la televisión llevó a que los investigadores y educadores ampliaran el alcance de los procesos de alfabetización. En otras palabras, ya no bastaba el aprendizaje de la lectoescritura; ahora era necesario aprender a interpretar de manera crítica y, eventualmente, a crear contenidos audiovisuales.

[+]


El huidizo cuento de los muñequitos cubanos

A mi hijo le gusta, entre otras muchísimas cosas, los muñequitos de Elpidio Valdés; para él todos los caballos son Palmiches y le encanta subirse a una escoba o en una sombrilla o en un plumero (en todo menos en su caballo de rueditas) e imaginarse jinete ágil. Pocas cosas lo alegran más (excepto los dulces y los caramelos) que tener en sus manos un ejemplar de los animados del televisor. Por una cuestión u otra, y en contra de mi gusto más personal, tiene en su cajón a Mickey Mouse, un Monster Machine, a Winnie Pooh y su amigo tigre, un ejemplar minimalista de Dora la Exploradora… y en otros formatos figuran: una chancletas y una camiseta con Bob Esponja, otra con los protagonistas de Paw Patrol y un vaso del Rayo McQueen y el loco de Mate.

[+]


La música cubana: ¿un patrón o una moda?

Tomado de la Jiribilla

Autores: Fiorella Franco Duany y Nelson Hair Melik Marrero (estudiantes de periodismo)

“Soy negro, soy feo, pero soy tu asesino” es el estribillo de una de las canciones de un reguetonero contemporáneo de nuestro país. ¿Qué nos dice? ¿Qué opina la gente después de oír esto?

[+]