Lina de Feria sobre el estilo y la palabra

En una computadora de escritorio amarilleada por la incidencia de las luces y los a√Īos, escribe, a sus setenta de edad, Lina de Feria, la poeta a quien est√° dedicada la pr√≥xima Feria Internacional del Libro. Su apartamento tiene un aire escueto, con algo de lobreguez y con mucho del ruido que proviene de la calle L√≠nea. La contaminaci√≥n sonora penetra justo por la √ļnica ventana a la derecha del ordenador. Le pregunto si no le estorba a la hora de redactar. Ella dice que no, que es as√≠ como labora. Ya por costumbre.

Vive en el edificio L√≠nea 207, desde el a√Īo 1967, el mismo en que recibi√≥ el premio David por el libro Casa que no exist√≠a.

Otros azares o signos que apuntan algunas de sus biograf√≠as son que naci√≥ en Santiago de Cuba, que fue Jefa de Redacci√≥n de la revista cultural El Caim√°n Barbudo y redactora de la p√°gina cultural del peri√≥dico Juventud Rebelde. Fue redactora de notas en Radio Enciclopedia. Fue asesora literaria en G√ľines. Trabaj√≥ para la Editorial Jos√© Mart√≠. Presenta una extensa obra en la poes√≠a cubana. M√°s de una veintena de libros. El diez de diciembre la AHS le otorgar√° el premio Maestro de Juventudes.

Pero desbrocemos un punto de iniciación en Lina de Feria.

¬ŅCu√°les son sus comienzos en la literatura?

Desde ni√Īa tuve vocaci√≥n art√≠stica. Tuve una buena formaci√≥n; a eso de los trece se me plante√≥ escoger entre ballet, piano y viol√≠n, pero me di cuenta de que mi verdadera vocaci√≥n era la literatura, porque apareci√≥ desde muy pronto, creo que desde los nueve, cuando empec√© a recibir premios en la escuela por la redacci√≥n de algunos trabajos de clases. Luego ya fue mi inmersi√≥n. Conoc√≠ por la lectura a Gustavo Adolfo B√©cquer y a Juan Ram√≥n Jim√©nez. Con esa poes√≠a superior, y despu√©s la obra de Rafael Alberti, empec√© a constituirme de una poes√≠a propia. Todo ocurre desde muy joven y, en verdad, la carrera ha sido la que ha querido para m√≠ el destino.

¬ŅPor qu√© escoge la poes√≠a?

La poesía, porque decididamente cuando proyectaba mis ideas alrededor de lo poético me sentía plena, mucho más que tecleando el piano, mucho más que tocando el violín. Cuando me convencí de esto, decidí formarme. Estudié Filología. Estudié Artes. Y así fui estableciéndome, junto a la lectura. Aprendí a leer desde una edad muy temprana. Fui dilucidando que la literatura era ese mundo maravilloso donde uno no descansa nunca, donde uno está fraguando continuamente.

¬ŅQu√© memorias conserva de los tiempos de estudiante?

Fueron los mejores. Es la raz√≥n de que est√© tan ligada a la juventud ahora, porque como se dir√≠a, siento nostalgia por la persona que yo era cuando estudiaba letras. Era una gente vital, una gente completa, por los estudios de entonces. La escuela era la mejor que ten√≠amos por aquellos a√Īos. Estaban, por ejemplo, Mirta Aguirre, Graziella Pogolotti, Retamar. Fue una escuela imperecedera. A mi paso por ella entregu√© mis √°nimos y llegu√© a ser responsable de Cultura de la escuela, de la Facultad de Letras. Con certeza significaron a√Īos de los m√°s preciados de mi vida, en los que la pureza se ligaba a una inocencia natural de la cual, despu√©s, se despierta.

¬ŅC√≥mo valora la literatura cubana de los j√≥venes autores, de la poes√≠a que se hace hoy por j√≥venes, cuando se imponen nuevas formas, nuevos discursos?

Es obvio que la juventud quiere decir trasgresión. Pero miro las cosas desde el ángulo de la esperanza. También la juventud, la gente joven, está llena de posibilidades, de hope como se diría, de ilusión, y es este el ángulo que en lo fundamental me interesa de la juventud de hoy. Esto de que son capaces de tener la suficiente flexibilidad en los estados de ánimo como para crear una nueva plataforma de acuerdo con los cambios que se necesitan. Creo que los jóvenes son cercanos a mí. Pienso en un Lázaro Castillo, en una Elaine Vilar. Ambos con mucho talento. Una juventud que ha dado a la Revolución la frescura de sus mentes, y eso es lo que en realidad hay que buscar: nuevos modos, pero nuevos modos con una calidad determinada. No todo lo que es trasgresor, es necesariamente joven.

¬ŅC√≥mo describir√≠a el per√≠odo en que estuvo al frente de la Redacci√≥n del Caim√°n Barbudo?

Yo viv√≠ el Caim√°n Barbudo por los a√Īos sesenta. Hasta el setenta. Etapa dura. Estaban los trabajos productivos. Aunque se le llama la d√©cada encantada, la d√©cada maravillosa. Fueron a√Īos de est√≠mulo para contribuir a la formaci√≥n econ√≥mica del pa√≠s. Sin embargo, hacer cultura era dif√≠cil, puesto que hab√≠a determinadas reglas, dogmatismos. Se daba una actitud negativa muy f√°cilmente. Entonces la lucha era por sembrar buena cultura, aparte de todo, para lograr desde el Caim√°n Barbudo ir introduciendo en el conocimiento de los j√≥venes qui√©n era, por ejemplo, Garc√≠a M√°rquez, Roque Dalton, otras grandes figuras de ese momento. Del llamado Boom de la literatura latinoamericana. Ciertamente nos toc√≥ hacer revistas muy dif√≠ciles. Algunas fueron incluso vetadas por considerarse demasiado trasgresoras. Algunas tra√≠an formas del erotismo que eran muy fuertes, cuando hab√≠a una cierta censura alrededor de lo er√≥tico. Pero podemos decir que aquello sirvi√≥ de antecedente para la gran cultura que hay en la actualidad.

Este a√Īo recibe el premio Maestros de Juventudes. ¬ŅQu√© representa para usted?

Mi madre era pedagoga. Fue ella quien me ense√Ī√≥ a ver c√≥mo, mediante el magisterio, se impulsaban a veces altos valores que el propio pedagogo pon√≠a en pr√°ctica. Influir para bien es gratificante. El premio me hace muy feliz, ya que reconoce que participo en la formaci√≥n de los j√≥venes, que en ellos est√°, de alguna forma, mi trabajo.

Con todo, ¬Ņcu√°l ha sido el mayor logro de Lina de Feria?

Es difícil de ver. Mas el logro, sin dudas, está en la obra. Yo tengo ya veintiséis libros, y salen seis más para la próxima Feria Internacional del Libro. En 2016. Como decía, el resultado va en la obra. Justamente porque yo nunca pensé que estaría creando al cabo de siete décadas de vida. En la Feria se presentará un nuevo libro de mi autoría, dedicado a Luis de Góngora, con el título Las nuevas soledades. Este libro reciente todavía imprime un trabajo que tiene que ver con mi estilo y mis características. Es mi estilo y mi palabra. He ahí, creo, un logro amplio a destacar. Haber conseguido un estilo propio. Y una obra propia.

Foto: AHS

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Muchas FELICIDADES PARA Lina de Feria en lo particular la tengo bien de cerca por participar junto a la AHS de Ciego de Avila en Los Juegos Florales y en el Area de la AHS de la feria del Libro Sin Pestillo bien merecido todos sus Premios y espero que se haga justicia con entregarle el Premio Nacional este a√Īo

  • Es cierto, Lina, la juventud posee una fuerza trasgresora que a menudo no sabe qu√© hacer con ella; pero conf√≠o en que siempre habr√°n Linas que nos inspiren a focalizar el telescopio.

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ