Inicio ¬Ľ

Leal en nuestra memoria

A solo unos días de la desaparición física de Eusebio Leal Spengler, El Historiador de la Ciudad, como todos lo conocían, la nación cubana comparte el duelo por este hombre que era de todos, porque su vida era Cuba.

El Centro de Convenciones de Santa Cecilia ser√°, hasta el 8 de agosto, el lugar de ofrenda p√ļblica y de muestras de gratitud para quien defini√≥ a la cultura como ‚Äúla escama met√°lica, la coraza moral, la defensa de todo pa√≠s, porque los valores se defienden con una armadura cultural s√≥lida‚ÄĚ.

Su pasi√≥n para las artes hizo que su apoyo al desarrollo de la cultura fuera visible e imprescindible para la vanguardia art√≠stica e intelectual de la isla. Por lo que los miembros y trabajadores de la filial principe√Īa de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z rindieron homenaje al hermoso legado de su memoria viva en cada cubano agradecido.

Cuba pierde con su muerte a uno de sus más ilustres hijos, a ese virtuoso de mente brillante, prolífica, con una oratoria encendida de palabras profundas, capaz de sumergirte con el mismo ímpetu en su visión del arte auténtico.

Artistas de la AHS firman el libro de condolencias/ Fotos: Alejandro Rodríguez Leiva

Nos mostró el camino acertado para defender nuestra historia como parte de nuestro presente y de hacer de Cuba un Patrimonio Cultural de la Humanidad, donde el entorno urbano se transforma en paisaje cultural en armonía con los valores patrimoniales y la modernidad.

‚ÄúDe pensamiento se ha forjado la naci√≥n cubana‚ÄĚ, frase que se refleja en la vida de Eusebio quien fue uno de los hombres que en los √ļltimos tiempos aport√≥ m√°s a la reafirmaci√≥n de nuestra identidad nacional.

Un titán de uniforme gris que no solo ha trascendido en el gremio de la intelectualidad antillana, sino que se convirtió en un hombre de su pueblo y con una obra que va más allá de la mera escritura, materializándose en cada uno de sus proyectos sociales y de restauración.

¬ŅCu√°nto amor y dedicaci√≥n se necesit√≥ para ver resurgir desde las ruinas a las iglesias, las casas, calles, paredes y castillos de su Habana adorada? Tengo la certeza absoluta de que tu ‚Äúnovia‚ÄĚ perenne extra√Īar√° siempre tu caminar diario por sus trechos adoquinados rescatando un patrimonio que hoy despide a su quijotesco andante con s√°banas blancas colgadas en sus balcones.

Ihordan Torres, Presidente de la AHS en Camag√ľey/Fotos: Alejandro Rodr√≠guez Leiva

Gracias a él, a su inspiración y liderazgo existen en el país ejemplos modélicos para la recuperación de las ciudades históricas y una voluntad política y gubernamental en la atención a la salvaguarda de nuestras esencias culturales.

Mi ciudad tambi√©n llora su muerte, su relaci√≥n con la tierra agramontina estuvo marcada por la admiraci√≥n a su historia y por lo que en ella hoy se hace. A√ļn recuerdo su visita a la comarca de pastores por el XVIII Simposio Internacional ‚ÄúDesaf√≠os en el Manejo y Gesti√≥n de Ciudades Patrimoniales‚ÄĚ donde nos habl√≥ sobre la eminente necesidad de aprender c√≥mo intervenir en un centro hist√≥rico de manera sustentable y positiva para lograr as√≠ esa comuni√≥n espont√°nea entre el habitante y la historia.

En sus palabras, ‚Äúla historia del Camag√ľey es abarcadora, es lo que ya ocurri√≥ y sigue ocurriendo y no se detiene en el tiempo. La historia requiere de la experimentaci√≥n, la arqueolog√≠a, el monumento, la prueba, la arquitectura, el valor inmaterial, una forma de vivir, de habitar y de amar que quiz√°s han tenido algunas personalidades.

‚ÄúTomar√≠amos a Ignacio y Amalia como s√≠mbolos de ese esp√≠ritu del Camag√ľey, el esp√≠ritu que se motiva en sentimientos, en valores muy altos, pero al mismo tiempo est√° cimentado en el amor profundo, en la comunicaci√≥n de esp√≠ritu, en la vocaci√≥n. Esto es lo que flota sobre nosotros y queda en la memoria‚ÄĚ.

Hoy Leal trasciende en el tiempo y quedar√° indudablemente en nuestra memoria.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ