«Las revistas acad√©micas le han dado el golpe de gracia al ensayo»

Creci√≥ en Cabaigu√°n, entre los libros de sus padres y la finca del abuelo, donde le fascinaba montar a caballo. En el preuniversitario comenz√≥ a leer en serio; all√≠ se inscribi√≥ con un amigo en un programa de investigaci√≥n. Aunque ¬ęel incentivo verdadero era tener autorizaci√≥n para salir de la escuela¬Ľ, se plantaron en la biblioteca provincial de Sancti Sp√≠ritus y como resultado obtuvieron el primer lugar en un evento cient√≠fico del IPVC. ¬ęEsa fue mi primera rudimentaria investigaci√≥n¬Ľ, recuerda Hamlet Fern√°ndez D√≠az, con quien converso para conocer detalles sobre su libro in√©dito La acera del sol‚Ķ Impactos de la pol√≠tica cultural socialista en el arte cubano (1961-1981), que mereci√≥ el Premio de Ensayo Alejo Carpentier (2019).

¬ŅCu√°l fue la g√©nesis del libro?

No lo hubiera escrito si Desiderio Navarro no me hubiera pedido un ensayo sobre el quinquenio gris en las artes visuales. Me encontraba en el proceso de defensa de mi tesis de doctorado. Se lo hice saber, pero él insistió. El ensayo, que debió haber sido de unas cuarenta o cincuenta páginas, se convirtió en un libro de más de doscientas. Desiderio pudo leer más o menos la mitad. Cuando terminé de escribir y estuve listo para enviarle el manuscrito, justo en esos días, sobrevino su muerte.

El volumen cubre el periodo 1961-1981, el cual incluye el quinquenio gris. ¬ŅNo corr√≠as el riesgo de que el peso del ensayo se inclinara hacia esa etapa?

Me di cuenta de que no podía limitar el análisis al periodo 1971-1976, flanqueado en ambos extremos por el Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura y por la creación del Ministerio de Cultura, respectivamente. Varios autores, empezando por Desiderio, ya habían cuestionado esa periodización, por ser más que gris y más que un quinquenio.

El pensamiento que se hace dominante en la política cultural en términos de institucionalización oficial a partir de 1971, ni siquiera tiene su origen en la propia Revolución, sino que viene de mucho más atrás, del seno del Partido Socialista Popular. A partir de 1976 ese pensamiento y sus políticas no desaparecen. Necesitaba mirar hacia atrás y hacia adelante, para que ese momento crítico que se enmarca entre 1971 y 1976 pudiera ser comprendido como parte de un proceso mucho más englobante y complejo: la lucha al interior del proceso revolucionario entre varias perspectivas intelectuales y políticas, para imponer un canon desde el cual trazar la política cultural.

En el caso de la pl√°stica, exist√≠a el lugar com√ļn de que como los artistas que adquieren protagonismo en los a√Īos 70 son los de la primera generaci√≥n formada por el sistema de ense√Īanza art√≠stica creado por la Revoluci√≥n ‚ÄĒque en su mayor√≠a hicieron en ese momento un arte bastante tradicional, figurativo, complaciente con los temas sociales, comprometidos con el proceso‚ÄĒ, entonces el efecto del quinquenio gris en las artes visuales nunca se percibi√≥ tan dram√°tico como en el caso del teatro, la narrativa, la poes√≠a, las ciencias sociales, etc. Da la impresi√≥n de haber sido la manifestaci√≥n m√°s alineada con la pol√≠tica oficial.¬†

El problema consiste en que las v√≠ctimas, en la pl√°stica, hab√≠an quedado atr√°s, en los a√Īos 60. El primer g√©nero art√≠stico fuertemente cuestionado desde el inicio de la Revoluci√≥n fue la abstracci√≥n. La primera discusi√≥n est√©tica permeada por lo pol√≠tico-ideol√≥gico que acontece en la Revoluci√≥n, pero que ven√≠a de atr√°s, tuvo como objeto una manifestaci√≥n visual: el arte abstracto.

En la medida en que avanzaron los 60, los artistas más significativos, los que desarrollaron el lenguaje más singular y revolucionario en términos estéticos, fueron incomprendidos, marginados y excluidos. Cuando se aprueba la nefasta Declaración del Congreso de Educación y Cultura, ya esos artistas estaban fuera de circulación. En los casos más dramáticos habían dejado de crear; abandonaron su oficio más visceral, sobre todo porque tuvieron la grandeza moral de sacrificar su talento y su obra en pos del ideal, de la utopía revolucionaria, y se hicieron a un lado ante la incomprensión y la hostilidad de algunos que ostentaron poder para vetar.        

Por eso, para que la historia estuviera completa, había que comenzar desde el origen mismo de las polémicas, para así hacer emerger las contradicciones, las relaciones de poder que subyacen en los procesos culturales, los aspectos progresistas y los retardatarios, que se expresan en un experimento social tan singular como el cubano. Por supuesto, para la plástica los conflictos no desaparecieron a partir de 1981, pero sí se comienza a configurar un contexto diferente, de otra complejidad, que ha sido hasta el momento bastante bien estudiado por la crítica y la historiografía.

¬ŅEn Cuba hay suficientes ensayistas j√≥venes dedicados a las artes visuales?

Hay suficientes jóvenes muy bien formados para dedicarse al ensayo, pero existen problemas que no favorecen que se desarrollen. El primero es el medio editorial. Resulta difícil publicar un ensayo con una extensión que exceda los estándares de las revistas culturales del país. Por ejemplo, Artecubano y Cine Cubano tienen una sección de ensayo, sin embargo, un texto de apenas 20 cuartillas no es publicable en ellas porque excede sus normas; uno termina escribiendo textos más breves, con menos fondo investigativo, con menos referencial teórico, menos densos.

Por otra parte, tenemos pocas revistas académicas y su fuerte es el artículo, que exige rigor investigativo y teórico; manejar bibliografía abundante y actualizada; profundidad en el análisis… Por ello, es mucho más rígido que el ensayo, no deja mucho espacio para la creatividad, la experimentación, el uso estético del lenguaje, la especulación arriesgada. Creo que se trata de un fenómeno global: el ensayo agoniza. Las revistas académicas le han dado el golpe de gracia al ensayo como género.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ