La sugerencia del chef

Pienso que el sentimiento puede m√°s que la palabra

                                                                    Y en cada caso siempre encuentras la razón.

                                                                     Pienso que una sonrisa vale tanto en este tiempo

¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†Que puede a veces hasta curarte alg√ļn dolor.

                                                                                                           (José Aquiles)

Cortesía de José Aquiles

Aquel hombre percibi√≥ que muchos a su alrededor desfallec√≠an. De inmediato comenz√≥ a alimentarlos. Enseguida se hizo noticia. Las filas para entrar al recinto tomaron las calles, a veces se le ve√≠a ansiosa a la muchedumbre mientras las d√°divas se multiplicaban. La afluencia es heterog√©nea: algunos en la madurez de sus a√Īos, otros muy j√≥venes, uno que otro ni√Īo, familias enteras o almas en el af√°n de despojarse de la soledad. Fueron recibidos con la carta a la mano y resultaron saciados. As√≠ creci√≥ la congregaci√≥n hasta desbordar el lugar, llegaron feligreses de comarcas aleda√Īas. Tal fue la bendici√≥n que ni la lluvia los apart√≥ de las citas.¬†

Transcurre casi ya una d√©cada desde que es este hecho acontece en Santiago de Cuba. Soy testigo de c√≥mo se adereza el banquete con canciones y otras m√ļsicas, conversaciones y hasta chistes para altas dosis de materia gris. Cuando experimento hambre corro primero a saciar mi esp√≠ritu, ellos tambi√©n.

No intento falsear escritura sagrada alguna ni llevarlos a la literatura de remotos parajes.

Supongo que cuando los jugos gastro-neuronales de varios coinciden, surge un acontecimiento sociocultural.

‚ĶPara espantar los temblores y ciclones yo te invito a la pe√Īa del Men√ļ

Con un guarachoso estribillo y durante su primer decenio, el anfitri√≥n, el trovador Jos√© Aquiles Virelles junto a un equipo de c√≥mplices reciben a la concurrencia el primer s√°bado de cada mes en el patio del Centro Cultural Francisco Prat Puig. Julio de 2010 registra el surgimiento de la pe√Īa El Men√ļ. El creador, productor musical y promotor irrumpi√≥ en el panorama art√≠stico-cultural de la urbe en un momento de emergencias.

Digo esto no porque Santiago haya mostrado jam√°s un rostro desolado en cuanto a la creaci√≥n ni a las propuestas art√≠sticas para el p√ļblico. Y es en ese uso del singular a m√≠ entender donde radica muchas veces el conflicto que genera insatisfacciones en las espiritualidades de los individuos. Urge hablar de p√ļblicos, de una concepci√≥n plural desde las pol√≠ticas culturales, y no creer que en la unicidad de conceptos est√©tico-art√≠sticos todos hallar√°n representadas sus motivaciones. Si bien la caribe√Īa regi√≥n cubana tiene caracter√≠sticas que desde las manifestaciones del arte particularizan su psicolog√≠a social, hay quienes prefieren trascender la imagen de perfil.

 Mi idea no es sinónimo de una promoción de lo entendido como cultura elitista, es sinónimo de una cultura social y artística diversa, donde existan OPCIONES que no se deslegitiman entre sí.

Pues bien, El Men√ļ salv√≥ la mesa espiritual de muchos santiagueros y visitantes. Tiene como predecesora la pe√Īa de Los Escorpiones, que en la d√©cada de los 90 aun√≥ a la vanguardista generaci√≥n trovadoresca y literaria del momento. La concepci√≥n actual ampl√≠a las pretensiones. Aunque tanto Aquiles como otros trovadores en este decenio han interpretado muchas de sus piezas, este es un espacio que promueve los valores del arte y la cultura en sus manifestaciones plurales.

Festival Internacional de Coros de 2019/ Cortesía de José Aquiles

Con esta premisa las memorias apuntan la contribuci√≥n¬† de poetas y escritores, artistas de la escena, historiadores, deportistas, artistas de las artes pl√°sticas, presentadores de televisi√≥n, investigadores de las ciencias sociales y humanistas, narradores orales, chef de cocina, m√ļsicos cubanos y del panorama internacional, entre otros personajes cuyas huellas se hacen patentes en el Santiago de hoy.

En el caso particular de las expresiones musicales variada es la experiencia. Sus invitados van desde la voz y guitarra, a las agrupaciones de la m√ļsica de c√°mara, formaciones vocales, jazzistas, septetos soneros, formatos de percusi√≥n como Los tambores de Bonne y agrupaciones congueras.

Evito detenerme en la menci√≥n de nombres de los protagonistas de estos cap√≠tulos y formaciones art√≠sticas puesto que siempre entra√Īa omisiones y porque el prop√≥sito de mis palabras no es jerarquizar la val√≠a de los invitados, de eso ya se ocupa Jos√© Aquiles en cada emisi√≥n. Si menciono de modo excepcional el caso de Los tambores es porque no hallo equivalencia alguna para una agrupaci√≥n √ļnica de su tipo en el pa√≠s. La encomienda que me ocupa es el reconocimiento al espacio en cuesti√≥n como dinamizador de la pol√≠tica cultural en el territorio.

José Aquiles junto a Darina, Giselle Lage y Grisel Gomez/ cortesía de José Aquiles

Los encuentros propician la confluencia entre figuras legitimadas de los √°mbitos ya mencionados y figuras noveles en cualquiera de los lenguajes de la creaci√≥n. Aquiles ha presentado a j√≥venes m√ļsicos que con cercana posterioridad obtuvieron importantes lauros a partir de los cuales tomaron impulso sus carreras. En otras oportunidades ya abord√© el paso por esta pe√Īa de los entonces emergentes proyectos de j√≥venes jazzistas en la ciudad.

Una de las secciones de mayor interés para los asistentes es la entrevista al invitado. El anfitrión guía el coloquio no solo hacia aquellos aspectos relevantes del quehacer profesional de dicha persona, incluye además indagaciones acerca de temáticas polémicas del entorno sociocultural santiaguero y cubano. Usted puede coincidir o no con las percepciones del entrevistado, lo que es seguro es el tratamiento desprejuiciado del plato a la mesa.

Otro momento que la asistencia aguarda es la sección Lo que trae Reynaldo. Con la conducción del escritor y promotor Reynaldo García Blanco, es el tiempo en que la risa hace catarsis colectiva por medio de curiosidades y un humor que desafía el intelecto.

El Men√ļ incluye en sus ofertas las ediciones de festivales de la m√ļsica y otras celebraciones del Sistema de la Cultura. Cr√©anme, a veces se torna dif√≠cil acceder a la mesa. Siempre es un encuentro nutritivo para las esencias humanas.

Seguramente Aquiles tendrá a buen recaudo de guitarra varias ideas en cocción para la próxima cena. Mientras esperamos, los fieles encontramos maneras para la degustación.

Amaneciste contando a tus heridas

cómo es que al tiempo le sangra

la vida en nuestro canto

Iluminando mi espacio

con tu palabra encendida

comienzo de pronto a crecer.

(Frag. ‚ÄúMira‚ÄĚ, Jos√© Aquiles)

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Soy una de las tantas personas que aman ese espacio de ensue√Īo y me siento dichosa por la posibilidad de disfrutar, aunque no tanto como quisiera, de todo el arte y la emoci√≥n que all√≠ acontecen. Es un espacio donde se puede encontrar paz y felicidad, abrazar amigos, entonar canciones, descubr√≠ un caluroso aplauso. Su anfitri√≥n, mi amigo, su m√ļsica ignotiza el alma y muestra las aperturas hacia el universo. En fin resulta delicioso degustar tan valioso men√ļ. Gracias por mantener la llama de una cena siempre grata. Gracias Jos√©.

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ