La sombra de los almendros: un regalo al alma

La Asociación Hermanos Saíz trae a la luz, al calor de la Feria Internacional del Libro, los títulos ganadores del Premio Calendario 2015. Para quienes habitamos la Isla de la Juventud tiene especial trascendencia el hecho de que un joven pinero haya sido merecedor de este importante reconocimiento.

La sombra de los almendros (Ed. Abril, 2016) pertenece a Daniel Zayas, quien ha encontrado ya un lenguaje literario muy propio, donde los personajes se acercan sin prejuicios al p√ļblico que eligi√≥: los adolescentes. Oficio dif√≠cil este de contar una historia a esa generaci√≥n que cursa la secundaria b√°sica, el preuniversitario o el polit√©cnico: una generaci√≥n de las nuevas tecnolog√≠as, y con un lenguaje cada vez m√°s informatizado. Y para eso va hasta una √©poca lejana, la Isla de Pinos prerrevolucionaria, a darle vida a Ernesto, un ni√Īo que se queda hu√©rfano y tiene que sobrevivir a la violencia f√≠sica de su padre, y entretanto conoce el amor y a dos presos pr√≥fugos de Presidio Modelo.

En estas p√°ginas Daniel refiere problemas que persisten en una sociedad marcada por el constante ir y venir de migrantes que en esta isla han dejado su huella. No tiene miedo de abordar una etapa de la historia que ha escuchado a trav√©s de otros que s√≠ la vivieron, y por eso el m√©rito de traernos a la Nueva Gerona de la primera mitad del siglo pasado es suficiente para quedar cautivados por los senderos de esa fantas√≠a que un ni√Īo es capaz de inventarse. Con una recreaci√≥n casi exacta, vuelven a levantarse edificios antiguos, a transitarse calles que quedaron en el olvido y a zarpar los barcos que anta√Īo un√≠an los dos extremos del mar que rodea a La Isla.

No se trata de una novela hist√≥rica, sino de un pretexto para colocar a su personaje en una etapa donde todo era diferente. Donde quienes habitaban estas tierras on√≠ricas se preocupaban solo por vivir d√≠a a d√≠a sin necesitar el contacto con la gran ciudad. En medio de esta atm√≥sfera se desarrolla el argumento que lleva al lector por los senderos de un camino repleto de almendros que esparcen sus hojas y olor caracter√≠sticos. Pero ¬Ņtiene Daniel algo que lo une √≠ntimamente a su personaje?, ¬Ņacaso se trata de √©l mismo queriendo revivir un pasado que no le toc√≥?

Tal vez las respuestas a estas preguntas nunca las sepamos, porque son de esos secretos que prefiere mantener el autor bajo la mesa para que uno se crea todo lo que cuenta en sus páginas. Lo que sí es imposible es no sentir el fuerte vínculo entre la historia pinera y el protagonista. Cada paso que da por la ciudad liliputiense que fue Nueva Gerona, se convierte en una aventura donde piratas y corsarios trastocan sus espadas en juegos infantiles, y por ende, la esencia misma de quienes habitan estos muros del pasado.

Un serio trabajo investigativo le permiti√≥ al autor de La sombra‚Ķ acercar al lector a eso que nos hace sentir orgullosos de vivir en esta isla. No se trata de una metr√≥polis superpoblada, pero s√≠ de un sitio con esa pizca de salitre y m√°rmol que revive cada segundo del pasado. Quiz√°s por eso Daniel alcanza con su √ļltimo libro un grado de madurez con respecto a su concepci√≥n literaria que sirve de ejemplo para mostrar el estadio superior que va ocupando entre los de su generaci√≥n. No es ambicioso plantear que por buenos senderos anda y mucho menos esperar la continuidad de la historia, que en su √ļltima p√°gina deja a quien la lee con deseos de seguir la aventura, ya que desde la partida de un buque, la ciudad no dice adi√≥s, sino hasta pronto.

Es as√≠ como hoy, en pleno siglo XXI, donde el reguet√≥n e internet son parte de un mismo proceso, a los j√≥venes cubanos es posible hablarles sin miedo e inventar personajes que se parezcan a ellos. No son s√ļper h√©roes ni tampoco chicos a quienes el destino les sonri√≥ con la mejor de las suertes. Son tan cercanos a nosotros, que sin darnos cuenta podemos llegar a ser ellos mismos. Solo queda que estas p√°ginas perfumadas por los almendros de la ciudad caigan en las manos de aquellos que las inspiraron. Puede ser un buen regalo para enaltecer el alma.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico