La Revolución cree en la obra de la AHS

La Revoluci√≥n los apoya y los acompa√Īa no solo porque los necesita, sino porque cree en la obra de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS). As√≠ les asegur√≥ recientemente en la capital a los miembros de dicha organizaci√≥n, la primera secretaria del Partido en La Habana, Mercedes L√≥pez Acea, miembro del Bur√≥ Pol√≠tico.

Ocurrió en la Biblioteca Nacional José Martí, donde tuvo lugar la asamblea de balance de la AHS en el territorio, que contó con la presencia también de Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, y de otros dirigentes.

Fue en ese momento en que la Vicepresidenta del Consejo de Estado convoc√≥ a los noveles creadores a que continuaran ofreci√©ndole a la gente su mejor obra en los lugares m√°s necesitados, ¬ępara que en esas zonas desfavorecidas se produzcan las imprescindibles transformaciones no solo en lo econ√≥mico, sino tambi√©n en lo social, para que lleguen esos valores, esa cultura que nos humaniza.

¬ęCierto que hay limitaciones de recursos, pero el punto est√° en que lo poco que tengamos lo coloquemos donde m√°s frutos pueda dar, all√≠ donde sea m√°s √ļtil para todos, y en ello las instituciones tienen una responsabilidad m√°xima¬Ľ, concluy√≥ L√≥pez Acea despu√©s de escuchar intervenciones como la del DJ productor Reiniel Torres Thondike, quien puso el ejemplo de c√≥mo el Balneario Universitario, en Playa, se hab√≠a convertido otra vez en una opci√≥n atractiva para las nuevas generaciones.

¬ęEl Balneario, que se hallaba en una situaci√≥n casi de abandono, se ha trasformado en la casa de la cultura electr√≥nica. Fue una salida institucional para que los Dj y los productores promocionen la m√ļsica electr√≥nica que se realiza en Cuba, al tiempo que los j√≥venes contaban con un sitio de sano esparcimiento.

¬ęCon una programaci√≥n semanal¬† ha recibido a miles de visitantes. Ahora no solo falta emprender otras acciones constructivas, sino aumentar el n√ļmero de actividades y volcarnos con nuestras intervenciones fuera de la sede, en la comunidad¬Ľ, dijo.

A L√°zaro Joao, m√ļsico que estudia en la Universidad de las Artes (ISA), le preocupa, por su lado, que se vaya a descuidar la atenci√≥n a la cultura. ¬ęNo hablo solo de recursos financieros, sino de acompa√Īamiento, de amor, por parte de las instituciones y sus cuadros, que no pueden olvidar que, efectivamente, la cultura es escudo y espada de la naci√≥n¬Ľ.

La tambi√©n m√ļsico Marisol Pujols coincide plenamente con el colega L√°zaro Joao. Por tal raz√≥n recalca que urge que ¬ęlas instituciones se sensibilicen con la AHS, con lo que queremos hacer, que en lugar de entorpecer favorezcan los procesos creativos, porque no estamos en¬†¬†¬†¬†¬†¬† bandos diferentes. La preparaci√≥n del cuadro es vital, porque si no conocen, no pueden entender y menos ayudar¬Ľ.

Dialogar, dialogar

De cualquier modo, la investigadora Yazm√≠n Portales insisti√≥ en que no estamos en el tiempo de pedir de favor a las instituciones su atenci√≥n, ¬ęsino de exigirles que cumplan con sus obligaciones y que, adem√°s, con asiduidad rindan cuenta de su gesti√≥n a los creadores¬Ľ.

Indira Fajardo, de la sección de  Crítica e investigación, abogó por mantener a toda costa entre los asociados, y entre estos y las instituciones culturales, el diálogo y la participación.

¬ęPor ello es tan esencial que se sistematice ese di√°logo, que el intercambio sea perenne, y que se establezca una relaci√≥n coherente de modo que cuando se conciba el programa de desarrollo cultural se nos tenga en cuenta.

¬ęEn cuanto a nosotros, no debemos encerrarnos en nuestros nichos, pensando solo en la obra, es primordial socializar las experiencias, interactuar, dialogar y actuar asociados. ¬ŅC√≥mo es posible que se est√©n desarrollando eventos como Dialogar, dialogar o como Pensando Cuba, y no participemos, que nos perdamos el debate cultural y social que estos espacios propician?¬Ľ.

Por √ļltimo, la actual Presidenta de la Brigada Jos√© Mart√≠ convoc√≥ a sus compa√Īeros a que est√©n presentes en la ense√Īanza especializada y, por supuesto, en la general; o ocupar los espacios comunitarios, a desarrollar acciones que aporten a la sociedad¬Ľ.

Lirians Gordillo, de Cr√≠tica e investigaci√≥n, es de la opini√≥n de que mucho bien le har√≠a al pa√≠s si se tomaran en cuenta las investigaciones que se llevan a cabo a la hora de dise√Īar, analizar y aplicar las pol√≠ticas culturales y sociales.

Al igual que Fajardo, Lirians consider√≥ que la participaci√≥n va m√°s all√° de estar, ¬ęse trata de tambi√©n tener poder de decisiones en las estructuras en todos los niveles, para as√≠ no solo hacer e impulsar proyectos, sino tambi√©n incidir en la ejecuci√≥n de las pol√≠ticas culturales.

¬ęEs necesario incrementar los¬†¬†¬† espacios de intercambio y debate directo entre las instituciones de la cultura y los creadores. No basta con haber participado en la elaboraci√≥n de los programas de desarrollo cultural de los territorios, se impone involucrar a los artistas e intelectuales en la evaluaci√≥n sistem√°tica y la aplicaci√≥n de los mismos¬Ľ.

En otra l√≠nea de pensamiento, Michel Herrera, uno de los 12 m√ļsicos que con una obra musical participaron en la campa√Īa del X Congreso de la UJC, se refiri√≥, por su parte, a c√≥mo todav√≠a no se ve con la frecuencia deseada aquello que en verdad representa la vanguardia del arte cubano, en nuestros medios de difusi√≥n masiva. ¬ęAlgo hay que hacer de una sola vez para que nuestros mejores creadores sean realmente conocidos por el p√ļblico, como resultado de una promoci√≥n coherente y de que se trabaja desde las jerarqu√≠as¬Ľ.

Entretanto, el escultor Lesmes¬† Larroza consider√≥ primordial el hecho de que los asociados se incorporen con m√°s fuerza como profesores a la ense√Īanza art√≠stica. ¬ęLograr que haya un claustro que re√ļna maestros de mucha experiencia con j√≥venes miembros de la AHS es una manera de mantener la calidad del nivel medio profesional, al mismo tiempo visibilizar√≠a m√°s la organizaci√≥n, porque tambi√©n est√° sucediendo que una parte considerable de las nuevas generaciones no nos conoce¬Ľ.

La actriz Ismercy Salomón, quien por su alto reconocimiento ha sido jurado de algunos de los premios que otorga la AHS en la manifestación de artes escénicas y de la beca de creación El reino de este mundo, apoyó el hecho de que la organización siga protegiendo a los jóvenes con talento, con una obra de calidad, sobre todo porque hay quienes siguen buscando su realización fuera del país.

¬ęHay que apoyar a los creadores que tienen muchas ganas de hacer aqu√≠, que defienden su obra desde aqu√≠ y quieren contar lo que les pasa, mientras ans√≠an continuar super√°ndose. Por eso es tan valioso el quehacer de la AHS, porque les est√° brindando el necesario respaldo institucional. Y, claro, para esos j√≥venes es un gran m√©rito, un orgullo decir: nosotros pertenecemos a la AHS. Porque ella es nuestra gu√≠a.

¬ęEn tiempos en que se le dificulta¬† a los m√°s nuevos materializar sus proyectos art√≠sticos, son extremadamente importantes estas becas de la Asociaci√≥n, pero luego de otorgadas tambi√©n es fundamental tutorearlos, mantener una supervisi√≥n cualitativa, para que luego el p√ļblico pueda apreciar un resultado art√≠stico que se corresponda con el reconocimiento que se les ha entregado.

Y remarc√≥ la necesidad de que en el resto de las provincias, ¬ędonde por lo general no existen festivales internacionales de cine o de teatro¬Ľ se busque la manera de seguirles haciendo llegar ¬ęreferentes que los actualicen, que los ayuden a superarse, a tener una gu√≠a¬Ľ.

A modo de resumen

El Pabellón Cuba, sede nacional de la AHS, acaba de acoger el Consejo Nacional de la organización, finalizado el proceso de balance por todo el país, donde se analizaron los acuerdos que todavía quedan pendientes del II Congreso.

Seg√ļn dio a conocer Rubiel Garc√≠a, presidente de la AHS, por distintas razones existen a√ļn provincias en las que los asociados no pueden disfrutar plenamente de sus Casas del Joven Creador (CJC), lo cual incide en el funcionamiento de la organizaci√≥n en esos territorios. En ello tambi√©n incide que, en sentido general, hay falta de recursos para trabajar, de audio, etc.

Todavía es insuficiente la promoción que se realiza a proyectos de los jóvenes artistas, mientras se promueven productos culturales de muy baja calidad, en no pocas ocasiones con apoyos institucionales. Igual se echa de menos la presencia de la crítica artística y literaria en los medios, y espacios para el debate.

Inform√≥ Garc√≠a que en las asambleas fue una constante la preocupaci√≥n que existe con la aplicaci√≥n de la pol√≠tica cultural en instituciones del sector y otros espacios que trascienden al Mincult, incluyendo el sector no estatal. Tambi√©n se se√Īal√≥ la urgencia de realizar acciones que incidan en la formaci√≥n del gusto y en la apreciaci√≥n art√≠stica, y acercarse a√ļn m√°s a los centros educacionales, principalmente a las universidades.

Persiste entre los jóvenes artistas, afirmó, la idea de defender lo mejor de la cultura, desde nuestras tradiciones y para hacerle frente a la avalancha colonizadora que hoy se nos trata de imponer por diversas vías.

Tomado de Juventud Rebelde

Foto de portada: Carlos Becerra

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico