La historieta cubana exige espacio

Cuando la editorial italiana Sergio Bonelli le ofreci√≥ a Orestes Su√°rez un contrato en los a√Īos 90, temi√≥. Comprometerse con el mercado del c√≥mic europeo lo obligar√≠a a asumir un ritmo de trabajo m√°s r√°pido que pod√≠a poner en riesgo la calidad y, como consecuencia, llevar a la cancelaci√≥n del convenio.

Fue una reacci√≥n l√≥gica, pero sin fundamentos. El mism√≠simo Alberto Breccia, maestro de maestros, le hab√≠a advertido que reun√≠a todo lo necesario para dibujar en cualquier editorial extranjera. Y as√≠ ha sido durante 25 a√Īos. No obstante, con anterioridad Orestes hab√≠a publicado en las revistas cubanas Pionero, Zunz√ļn, P√°salo, Pablo y C√≥micos, que le granjearon multitud de seguidores, algunos de los cuales son hoy historietistas notables. Eso bastar√≠a para reconocerlo como Maestro de Juventudes.

¬ŅCu√°ndo comenz√≥ su inter√©s por el dibujo?

Despu√©s de los cinco a√Īos, en la segunda mitad de los a√Īos 50, intent√© hacer las historias m√≠as. Nac√≠a una pasi√≥n sin yo darme cuenta. Una noche mi padre se sent√≥ a la mesa para descubrir lo que me ten√≠a tan ocupado. Estaba tratando de hacer algunos dibujos, me fijaba en un c√≥mic del western norteamericano, eran los que m√°s me gustaban. Mi padre me dijo: ‚ÄúTe reto a que hagas este dibujo mejor que yo‚ÄĚ. Empez√≥ a dibujar un mulo sentado, de cuando viv√≠amos en el campo, en Pinar del R√≠o, antes de venir a La Habana. No pude hacer un dibujo mejor que el suyo, pero ese reto me sirvi√≥ como punto de partida para seguirlo intentando hasta el d√≠a de hoy.


cortesía del entrevistado

¬ŅQu√© reglas usted ha acatado para trabajar muchos a√Īos con una editorial extranjera?

El respeto al trabajo es la garant√≠a del triunfo. La permanente exigencia en la calidad, m√°s la rapidez de ejecuci√≥n caracterizaron un punto importante en mi consolidaci√≥n profesional. Hay que regirse por los intereses de producci√≥n y cumplir objetivos comerciales. Recibo el guion y lo llevo al papel en la forma que se me indica; el dise√Īo de los personajes ya est√° establecido. Estos par√°metros que identifican el dise√Īo y las caracter√≠sticas de los personajes son inviolables. No todos los dibujantes est√°n dispuestos a seguir un r√©gimen con estas caracter√≠sticas.

¬ŅQu√© dificultades tienen hoy en Cuba los j√≥venes historietistas?

Debe existir una revista especializada que les permita participar para ver sus trabajos y compararlos con los demás. Ellos necesitan publicar periódicamente; un profesional de la historieta que no la practica a diario pierde habilidades.

Hacer historietas con el objetivo de cubrir un plan educativo en pocas revistas no cubre las expectativas de un buen historietista, ni tampoco las de los lectores.

Eso defrauda a muchos y los obliga a vender su arte a empresas extranjeras, cuando en verdad se podría aprovechar el talento en nuestro país. Si hoy no tenemos dónde publicar todo lo que seamos capaces de crear para satisfacer las expectativas de los lectores, coleccionistas, bibliotecarios, etc., no puede haber desarrollo para los autores de la historieta y, por ende, tienen que sentirse frustrados.


cortesía del entrevistado

Pero si cada a√Īo se publican libros de historietas, ¬Ņpor qu√© considera que hay indiferencia por el g√©nero?

No se puede afirmar que exista una producción de historietas vasta, sostenida. Cuando surja de nuevo una casa editorial especializada en la historieta, entonces dejaré de sentir la indiferencia. Mostrar los trabajos con periodicidad en revistas o libros es fundamental para que cualquier profesional pueda tener un sentido de pertenencia y un correcto conocimiento de lo que hace mediante la comparación y la competencia amistosa. La historieta cubana exige espacio para su desarrollo.

Valiosas p√°ginas originales de nuestra historieta se han perdido o vendido a coleccionistas extranjeros. ¬ŅC√≥mo piensa conservar sus obras?

Estoy dedic√°ndole parte de mi limitado tiempo a la revisi√≥n de las p√°ginas escaneadas y digitalizadas de Camila, Yakro, Resplandor, Voluntad f√©rrea, Me voy a Espa√Īa, La √ļltima sonrisa… entre otras muchas; aunque a√ļn me faltan varios t√≠tulos por digitalizar. Estoy feliz por haber logrado este peque√Īo rescate. He pensado pasarle a la Vitrina de Valonia toda esta documentaci√≥n para que la nueva generaci√≥n la aprecie. Los originales de Tex Willer que he venido realizando para la Editorial Sergio Bonelli se ofertan en ventas p√ļblicas, en ferias y librer√≠as especializadas del fumetto italiano.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ