La felicidad de Nu9ve (+Video)

Paloma Henríquez y Carlos Ernesto Varona comparten la vida de la música y esa otra —sutil pero visible— que no termina cuando los últimos acordes se apagan. Nu9ve es su propuesta musical, un dúo que han venido incubando desde las dinámicas de lo novedoso. Para algunos, Nu9ve resultará un nombre desconocido, con cierto olor a cábala numérica. Otros trascenderán este aspecto: serán aquellos que ya han escuchado la voz de Paloma y la música de Carlos Ernesto en algunos de los espacios musicales de La Habana. Durante varias semanas, incubamos juntos este intercambio de preguntas y respuestas a través de las redes sociales.

Ambos se conocieron de niños en la Escuela Elemental de Música “Alejandro García Caturla”, ¿cuánto han cambiado, uno y otro, en tantos años?

Carlos: De alguna manera siento que soy el mismo, aunque con más conocimiento debido a los años de experiencia. Creo que la esencia en sí misma no se transforma, algunas cosas en ti pueden cambiar pero no lo esencial. Musicalmente, gracias a la práctica profesional creo que he aprendido mucho y eso es un cambio para bien.

Paloma: He cambiado sobre todo en mi proyección hacia los demás, antes era más tímida. Pero también he conservado los buenos valores que me enseñó mi familia desde la niñez y he aprendido que la mejor premisa que tiene el ser humano es ser feliz y amar a la humanidad. Aunque luego de estudiar música en Caturla escogí otro rumbo profesional, siempre me mantuve cantando. Incluso llegué a acumular varios premios en los Festivales de Cultura de la Universidad de La Habana cuando era estudiante de Psicología. Sin embargo, creo que este último año ha sido el del salto en términos musicales, porque gracias al proyecto Nu9ve he aprendido muchísimas cosas de música que antes desconocía.

¿Cómo se funda el dúo Nu9ve? ¿De dónde proviene el nombre? ¿Es tal vez una cábala artística?

Carlos: El dúo Nu9ve se funda gracias a que Paloma y yo comenzamos una relación el pasado año. En ese entonces, Paloma acompañaba a Idalberto Valdés (Míster Acorde) y yo le propuse hacer un proyecto en común, pues hacía mucho tiempo tenía la idea de formar un proyecto personal y ya Paloma había empezado a escribir sus propias canciones. Ella aceptó y de hecho fue quien bautizó al dúo. En un inicio teníamos un montón de nombres pero ninguno nos convencía, hasta que un día Paloma me sugiere Nu9ve… y bueno, al preguntarle, ella me recordó toda una serie de experiencias de nuestra vida personal que se relacionaban con ese número. Una de ellas es que nos conocimos a los 9 años cuando yo estaba en el taller de música y ella ya era estudiante de canto coral en Caturla. Luego dejamos de vernos nueve años y nos reencontramos. Además, desde el punto de vista esotérico, el nueve es un número que nos persigue.

Paloma: Siempre pensamos que teníamos que saber defender el nombre y que además tuviera un significado emocional de importancia para nosotros.

¿Cómo llegan a conjugar la vida personal, una psicóloga y un músico de profesión, y cómo esto llega a impactar el trabajo del dúo?

Paloma: Muy bien. En la vida de pareja, más que la profesión, influye la personalidad. Nos complementamos. Tenemos una sensibilidad humana y artística muy similar y esto impacta de manera positiva en lo que hacemos. Siempre respetamos mucho el campo de saber de cada uno: yo escribo los temas y Carlos hace los arreglos, pensamos siempre en alternativas que puedan mejorar nuestro trabajo. Los dos somos muy soñadores aunque con los pies en la tierra.

¿Qué de nuevo trae Nu9ve al vasto panorama musical cubano? ¿Se definen ya dentro de una tendencia o estilo musical?

Carlos: La idea es que seamos dos pero que sonemos a nueve (risas). Es muy difícil crear un nuevo género musical ya que hay en estos momentos mucha fusión. Sin embargo, la novedad de Nu9ve estriba en el uso de las tecnologías y los programas para, dentro de la Trova, crear una sonoridad propia que nos distinga. Además, interactuamos no solo como un dúo donde Paloma canta y yo la acompaño, sino como un dúo donde ambos tocamos instrumentos. Con la ayuda de un programa para hacer música en vivo, en este caso el Ableton Live, podemos trabajar con más instrumentos que se van grabando en vivo y así logramos sonar como una banda.

¿A qué músicos admiran?

Paloma: Admiro a muchísimos. Del extranjero te puedo mencionar a los cantantes de jazz Ella Fitzgerald, Frank Sinatra, Etta James, Billie Holliday, Dinah Washington, Amy Winehouse. Me encantan Janis Joplin, Bob Marley y de la música pop actual, Tori Kelly y Bruno Mars. Adoro la música brasileña, en especial Chico Buarque y Tom Jobim. De la música más autóctona latinoamericana no puedo dejar de mencionar a Violeta Parra y a Mercedes Sosa. También he disfrutado mucho de la música de Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina y Fito Páez. Del Caribe me encanta Calle 13 (ahora Residente) y Marc Anthony. De los músicos cubanos he escuchado mucho a Benny Moré, María Teresa Vera, Silvio Rodríguez, Liuba María Hevia y David Torrens. Creo que todos estos compositores y cantantes han contribuido a mi manera de experimentar la música.

Carlos: En esencia a mí me gusta toda la música, creo que si me pongo a mencionar la lista sería casi infinita (risas). Además de lo que prefiere Paloma quiero agregar a los compositores de música renacentista, barroca, clásica, romántica. Y también a los compositores del siglo XX hasta la fecha, tanto internacionales como nacionales. Porque uno suele entender la música clásica desde una posición eurocéntrica, pero no podemos olvidar a músicos cubanos también importantes internacionalmente, desde Esteban Salas hasta Leo Brouwer.

¿Cuáles serían las concesiones que, como artistas, nunca estarían dispuestos a hacer?

Carlos: Entregarle un producto musical al público que no tenga calidad artística.

Paloma: Nunca haría una canción que denigrara o discriminara a algún sector de la sociedad, así como tampoco escribiría una canción que esgrimiera la violencia hacia los otros como paradigma a seguir.

¿Cuál es la importancia que le confieren al mercado, tanto nacional como internacional, en el impacto o alcance de la labor de un músico?

Paloma: Creo que el mercado en estos momentos rige la vida del músico. Para que este pueda hacerse conocido a nivel internacional, las compañías que lo representan son las que hacen una labor intensa de producción y de publicidad. Así hay muchos casos, desde grandes del pop como Michael Jackson hasta lo más reciente del trap como es el caso de Bad Bunny y Maluma. Cuba también está atravesada por relaciones mercantiles pues existen empresas musicales a través de las cuales se realiza la promoción y el pago de los artistas. Por tanto, el mercado a nivel nacional también es importante aunque existen organizaciones fuera del prisma del mercado, como la AHS, que ayudan mucho a los jóvenes artistas en su promoción y desarrollo artístico.

¿Temen las comparaciones con otras agrupaciones nacionales o foráneas que hayan apostado por un mismo formato de trabajo?

Carlos: La gente siempre va a comparar, de todas formas no conozco a nadie que haga el trabajo que propone nuestro proyecto, aunque eso no quiere decir que a lo mejor exista, solo que lo desconozco. Realmente no temo las comparaciones, de hecho creo que son necesarias porque actúan como un termómetro para conocer la calidad artística y la propia relación que se establece con el público.

Recientemente se han vinculado, como artistas, a la Asociación Hermanos Saíz. Supongo que eso geste en ustedes una serie de expectativas y planes futuros, ¿qué puede hacer la AHS para ayudar más a sus artistas a conseguir sus sueños?

Paloma y Carlos: La AHS debe seguir como hasta ahora ayudando a los artistas jóvenes. De hecho, hace poco estuvimos en una reunión en la AHS donde la esencia del debate era mejorar cada vez más todas las facilidades que brinda esta organización, así como reafirmar la función social para la cual fue creada.

Un reciente video clip del dúo ya puede visibilizarse en las diferentes redes sociales, ¿cómo se produjo el clip y por qué eligieron esa canción como la cara para presentar a Nu9ve?

Carlos: Realmente las cosas a veces surgen, no sin proponérselas pero de una manera un poco loca. Es un tema que me pareció que podía llegar de una manera fresca al público en general. En esos días estaba en Cuba una amiga de Paloma (Robin), que quería acompañarnos en uno de nuestros temas para cantar en la Peña de los Miércoles del Patio de la EGREM de Centro Habana. En una noche se nos ocurrió grabar ese tema con ella para dejarlo de recuerdo. Casualmente conocimos a una amistad de Robin que es estudiante de la FAMCA y nace la idea de hacer un clip con ese tema mientras ella estaba en La Habana. El video es un recuerdo de ese momento de unión y de azar.

Paloma: El video no fue un trabajo pensado como una cara para presentar al dúo aunque nos guste mucho ese tema: es solo una amalgama de casualidades que se fueron entrelazando, como Carlos comentaba.

Se han presentado ya en diversos espacios de la capital, ¿hasta dónde desean llegar con sus propuestas musicales? ¿Dónde puede acudir el público en busca de la música del dúo?

Carlos: Es difícil marcar un límite en una propuesta musical porque el arte no tiene un stop. Además, con el tiempo surgen nuevas ideas, nuevas tendencias, incluso se llega al perfeccionamiento de uno mismo. El límite no está en las ideas sino en el tiempo de vida que tienen los artistas.

Paloma: Actualmente nos seguimos presentando en la Peña de los Miércoles a las 5:30 pm en el Patio de la EGREM de Centro Habana, en San Miguel, entre Campanario y Lealtad. También nos presentamos ocasionalmente en la peña del Trovador Frank Martínez, los jueves en el Fresa y Chocolate a las 9:00 pm. Nuestra música se ha radiado en varios programas como Scala Máster, Suave y Fresco, En el Centro, En movimiento, entre otros. Hace poco también nos entrevistó el programa televisivo Sin Límites, donde dimos a conocer nuestro proyecto.

¿Es difícil insertarse en la dinámica cultural y musical de nuestro país, cuando tantas ofertas musicales, de menor o mayor calidad, predominan?

Paloma: Por experiencia, dado que somos un dúo que acaba de iniciar su trayectoria artística, sentimos que es difícil insertarnos, pero creo que poco a poco lograremos tener un espacio junto a los demás artistas que ya son conocidos por el pueblo cubano. Algo esencial para insertarnos es hacer y siempre trabajar.

Carlos: Realmente ahora estamos más enfocados en consolidar nuestro proyecto, aunque en un futuro darnos a conocer será una prioridad.

¿Qué es lo que categorizan como música de calidad y qué no?

Carlos: Principalmente hay algo esencial en la trova y es que las canciones deben tener una dramaturgia. O sea: la letra y la música deben estar interconectadas. La calidad artística radica en que ambas vayan de la mano para que pueda llegar la canción desde el sentimiento hacia las personas a través de ese idioma universal que es la música.

Paloma: Coincido con Carlos: para mí el arte es emoción, si uno como artista no es capaz de tocar a otra persona desde la emoción, no creo sencillamente que sea buen arte.

Si tuvieran que imaginar un camino para el dúo, ¿qué esperarían encontrar en él?

Paloma: Esperamos encontrar muchos retos en el camino. De hecho, ya es un reto llevar este proyecto a la realidad. Siempre desafíos que nos hagan crecer como artistas y también como seres humanos.

Carlos: Felicidad.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico